El las­tre de la trans­pa­ren­cia

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO -

La co­rrup­ción es el prin­ci­pal pro­ble­ma que afec­ta a la eco­no­mía cen­troa­me­ri­ca­na. ¿Cuán­to di­ne­ro dre­nó es­te fla­ge­lo?

En los úl­ti­mos años, las de­nun­cias de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to con al­ta ex­po­si­ción me­diá­ti­ca pa­re­cen ser un fac­tor co­mún en los paí­ses de la re­gión. En El Salvador, el ex­pre­si­den­te Fran­cis­co Flo­res fue acu­sa­do de la apro­pia­ción de do­na­cio­nes que reali­zó el Go­bierno de Tai­wán a su país lue­go de los te­rre­mo­tos de 2001. Tam­bién los ex­pre­si­den­tes Mau­ri­cio Fu­nes y An­to­nio Sa­ca en­fren­tan pro­ce­sos por ac­ti­vi­da­des irre­gu­la­res e ilí­ci­tas du­ran­te sus go­bier­nos. En Pa­na­má, las de­nun­cias con­tra el ex­pre­si­den­te Ri­car­do Mar­ti­ne­lli in­clu­yen pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des co­mo la so­bre­fac­tu­ra­ción en un con­tra­to de US$45 mi­llo­nes, por la com­pra de co­mi­da pa­ra es­cue­las pú­bli­cas, uso de cuen­tas se­cre­tas pa­ra co­me­ter frau­des, así co­mo el co­bro de co­mi­sio­nes por e asión fis­cal e in­dul­tos cues­tio­na­dos, en­tre otras co­sas.

Mien­tras tan­to, en Gua­te­ma­la en 2015 sur­gió el Ca­so la Lí­nea, en el que la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la ( CICIG) y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ( MP) des­man­te­la­ron una es­truc­tu­ra cri­mi­nal crea­da pa­ra eva­dir el pa­go de im­pues­tos en las adua­nas gua­te­mal­te­cas y en la que apa­re­cen vin­cu­la­dos el ex­pre­si­den­te Ot­to Pé­rez Mo­li­na y su en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti y otros fun­cio­na­rios de me­dio y al­to ran­go. Hon­du­ras, por su par­te, cuen­ta en­tre sus ca­sos de más al­to im­pac­to, el de la de­frau­da­ción al Ins­ti­tu­to Hondureño de Se­gu­ri­dad So­cial (IHSS) du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del e pre­si­den­te or­fi­rio Lo­bo, cuan­do se con­for­mó una red pa­ra de­frau­dar a la ins­ti­tu­ción, la cual se pre­su­me que sus­tra­jo apro­xi­ma­da­men­te US$335 mi­llo­nes pro­duc­to de so­bor­nos, so­bre­va­lo­ra­ción de su­mi­nis­tros y equi­pa­mien­to mé­di­co, ne­go­cia­ción con em- pre­sas fan­tas­mas y con­tra­tos ce­le­bra­dos al mar­gen de la Ley de Con­tra­ta­ción del Es­ta­do.

Es­tos son so­lo al­gu­nos de los múl­ti­ples es­cán­da­los de co­rrup­ción sur­gi­dos en años re­cien­tes en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, y en los cua­les han re­sul­ta­do in­vo­lu­cra­das las al­tas au­to­ri­da­des de los po­de­res del es­ta­do, etc.), po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. Es­to ha ge­ne­ra­do una con­cien­cia cre­cien­te so­bre los cos­tos de ese fe­nó­meno so­cial.

Y es que se­gún el in­for­me “Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción. Las Per­so­nas y la Co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na”, de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, la co­rrup­ción en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, el de­te­rio­ro de los de­re­chos hu­ma­nos y de­bi­li­ta­mien­to de las es­truc­tu­ras de go­ber­nan­za, son aún las pie­dras de tro­pie­zo pa­ra mu­chos paí­ses de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, im­pi­dien­do su avan­ce en sus ni­ve­les de trans­pa­ren­cia. Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del es­tu­dio es que la ma­yo­ría de per­so­nas (cer­ca del 62% de los en­cues­ta­dos) con­si­de­ra que la co­rrup­ción au­men­tó. Par­ti­cu­lar­men­te a ni­vel cen­troa­me­ri­cano es­ta afir­ma­ción fue ec a por el 53% de los en­tre­vis­ta­dos, sien­do Cos­ta Ri­ca, El Salvador y Hon­du­ras los paí­ses con la peor per­cep­ción.

El do­cu­men­to apun­ta que a mu­chas per­so­nas en la re­gión les preo­cu­pa el ni­vel de co­rrup­ción, ya que ca­si dos ter­cios de los en­cues­ta­dos ma­ni­fes­ta­ron que es­te fe­nó­meno es­tá au­men­tan­do, y más de la mi­tad sos­tu­vo que el go­bierno desem­pe­ña un pa­pel de­fi­cien­te en la luc a con­tra es­te fla elo. esul­ta preo­cu­pan­te ob­ser­var que dos ins­ti­tu­cio­nes cu­yo rol es cla­ve pa­ra una go­ber­nan­za efec­ti­va son per­ci­bi­das por los ciu­da­da­nos co­mo las más co­rrup­tas: la po­li­cía y los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos por vo­to po­pu­lar”, apun­ta el es­tu­dio de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal.

Asi­mis­mo, al con­sul­tar qué tan co­rrup­tos se per­ci­ben di­ver­sos gru­pos de po­der en ca­da país, los re­sul­ta­dos apun­tan a que el 47% de los en­cues­ta­dos creen que la ma­yo­ría son co­rrup­tos en la po­li­cía y en el Con­gre­so. En­tre tan­to, el por­cen­ta­je ba­ja a 45% al eva­luar a los go­bier­nos lo­ca­les, 43% a los fun­cio­na­rios que de­pen­den del pre­si­den­te, 40% a jue­ces y ma­gis­tra­dos, y 36% de los en­tre­vis­ta­dos cree que los eje­cu­ti­vos de em­pre­sas son su­ma­men­te co­rrup­tos. En cuan­to a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, más de la mi­tad de los ciu­da­da­nos, el 53%, con­si­de­ra que su Go­bierno es­tá ha­cien­do mal es­ta ta­rea.

De acuer­do con Car­los Melgar, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (ICEFI), las me­di­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de­mues­tran que to­da­vía no se es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción en los paí­ses del área. Par­ti­cu­lar­men­te en Gua­te­ma­la, ase­gu­ra, “no hay una in­ten­ción cla­ra por par­te del Go­bierno de que­rer sa­lir del seg­men­to de paí­ses con al­tos

En cuan­to a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, el 53% de los ciu­da­da­nos con­si­de­ra que su Go­bierno es­tá ha­cien­do mal es­ta ta­rea.

Au­men­tó Fuen­te: Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción

ni­ve­les de co­rrup­ción y es­ta mis­ma fal­ta de ac­ción es­tá a ra an­do la des­con­fian a ciu­da­da­na ha­cia las au­to­ri­da­des”.

En ese sen­ti­do, Melgar se­ña­la que las ac­cio­nes de­ben ir en la lí­nea de la trans­pa­ren­cia pa­ra acor­tar la des­con­fian a na­tu­ral, sin em­bar­go, más pa­re­ce que se si­gue abo­nan­do a la des­con­fian a de la ciu­da­da­nía. “Se ven ac­cio­nes que re­tro­ce­den las in­ten­cio­nes de trans­pa­ren­cia y le­jos de ir en la vía co­rrec­ta, se es­tán dan­do me­ca­nis­mos re­gre­si­vos”, ex­pre­sa.

En­tre tan­to, en Cos­ta Ri­ca, la En­cues­ta Na­cio­nal de Per­cep­ción de la Co­rrup­ción 2017, rea­li­za­da por la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, re­ve­ló que la co­rrup­ción es el se­gun­do ma­yor pro­ble­ma de ese país, so­lo su­pe­ra­do por el de se­gu­ri­dad. En es­te ca­so, la ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos, un 85%, con­si­de­ra que hay mu­cha co­rrup­ción y un 61% opina que es­te fe­nó­meno ha au­men­ta­dos en los úl­ti­mos años.

Cán­cer de la de­mo­cra­cia

Los ex­per­tos ca­ta­lo­gan la co­rrup­ción co­mo un cán­cer que aten­ta con­tra la de­mo­cra­cia, ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, aleja la in­ver­sión en los paí­ses, y des­di­bu­ja la cre­di­bi­li­dad, trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas an­te la so­cie­dad. Pa­ra Jo­nat­han Men­kos Zeis­sig, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del ICEFI, “es un cán­cer que es­tá ma­tan­do la de­mo­cra­cia al des­truir la con­fian a la co esión so­cial, que pros­ti­tu­ye la ins­ti­tu­cio­na­li­dad p bli­ca fren­te a los fi­nes par­ti­cu­la­res”.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre y que ele­va los cos­tos. La in­cer-

54 37 39 29 32 28

ti­dum­bre lle­ga por­que los in­ver­sio­nis­tas con­si­de­ran que los con­cur­sos y los trá­mi­tes no son se­gu­ros, al igual que los co­bros. “Hay mu­cha dis­cre­cio­na­li­dad de par­te de los fun­cio­na­rios y los po­lí­ti­cos, y son pro­pen­sos a ce­der a un so­borno”, in­di­ca Jai­me López, coor­di­na­dor del Cen­tro de Asis­ten­cia Le­gal y An­ti­co­rrup­ción (Alac), de la Fun­da­ción Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo (Funde) de El Salvador.

Es­to que­da de­mos­tra­do por el Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción, que re­ve­la que ca­si la ter­ce­ra par­te de usua­rios de ser­vi­cios pú­bli­cos pa­gó

(de 174 paí­ses) 47 94 80 126 115 133 55 39 39 31 28 27 Fuen­te: Icefi, con ba­se en in­for­ma­ción de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal. (de 168 paí­ses) 40 72 72 112 123 130

al­gún ti­po de so­borno en los úl­ti­mos 12 me­ses pre­vios al es­tu­dio, lo cual equi­va­le a ca­si 90 mi­llo­nes de per­so­nas en los 20 paí­ses en­cues­ta­dos. Por ejem­plo, se se­ña­la que apro­xi­ma­da­men­te una de ca­da cin­co per­so­nas que asis­tie­ron a hos­pi­ta­les y es­cue­las pa­ga­ron un so­borno, die­ron un re­ga­lo o hi­cie­ron al­gún fa­vor al fun­cio­na­rio o em­plea­do pú­bli­co pa­ra con­se­guir ac­ce­so al ser­vi­cio re­que­ri­do. Sin em­bar­go, so­la­men­te el 9% de quie­nes pa­ga­ron so­bor­nos de­nun­cia­ron el he­cho an­te las au­to­ri­da­des.

En Cen­troa­mé­ri­ca, un 24% de los en­cues­ta­dos en Cos­ta Ri­ca y un 38% de los de anamá afir­ma­ron aber pa­ga­do so­bor­nos. Asi­mis­mo, más del 51% de los en­tre­vis­ta­dos en Hon­du­ras acep­tó ha­ber pa­ga­do so­borno al uti­li­zar el sis­te­ma de jus­ti­cia; mien­tras que en­tre el 21% y 30% de los en­cues­ta­dos en El Salvador, Hon­du­ras y Pa­na­má de­bió pa­gar so­bor­nos pa­ra ac­ce­der a ser­vi­cios pú­bli­cos de edu­ca­ción o sa­lud. Por su par­te, Gua­te­ma­la tie­ne el más al­to por­cen­ta­je de so­bor­nos en el ist­mo (en­tre 21% y 30%) pa­ga­dos a la po­li­cía.

Pa­ra re­du­cir los so­bor­nos en los ser­vi­cios pú­bli­cos, se

Ín­di­ce de Per­cep­ción de la Co­rrup­ción de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal: (de 174 paí­ses) 41 87 95 123 136 145

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.