Cos­ta Ri­ca a las puer­tas de com­ple­jos re­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos

RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS Y PRE­MIOS

Mercados & Tendencias El Salvador - - Apertura - Jo­vel Ál­va­rez / Ser­gio Zu­ñi­ga

Una ra­dio­gra­fía del país pre­sen­ta desafíos claves en ma­te­ria fis­cal, in­fra­es­truc­tu­ra, se­gu­ri­dad, em­pleo y edu­ca­ción.

Tras la pro­me­sa de po­si­cio­nar a Cos­ta Ri­ca co­mo un país de pri­mer mundo, ca­da cua­tro años el go­bierno de turno plan­tea la es­pe­ran­za a su ciu­da­da­nía de un fu­tu­ro me­jor en dis­tin­tas áreas. El es­ce­na­rio ac­tual es un país frac­tu­ra­do y con múl­ti­ples desafíos so­cia­les y eco­nó­mi­cos an­te el fan­tas­ma de una go­ber­na­bi­li­dad in­sos­te­ni­ble. Quie­nes acu­die­ron a las ur­nas el pa­sa­do 4 de fe­bre­ro se en­con­tra­ron fren­te un di­le­ma di­vi­di­do en tre­ce: una do­ce­na de hom­bres y una mu­jer que as­pi­ra­ban a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca pa­ra es­ta­ble­cer un nue­vo rum­bo a un país que an­he­la el pro­gre­so, pe­ro que lo ob­tie­ne a una ve­lo­ci­dad in­sa­tis­fac­to­ria. De esos 13 ros­tros, tras no ha­ber al­can­za­do el 40% de vo­tos vá­li­dos re­que­ri­dos, so­la­men­te los dos can­di­da­tos con ma­yor vo­ta­ción pa­san a una se­gun­da ron­da el pró­xi­mo 1 de abril, se tra­ta del as­pi­ran­te del par­ti­do ofi­cia­lis­ta, Car­los Al­va­ra­do, y el dipu­tado del blo­que evan­gé­li­co, Fa­bri­cio Al­va­ra­do.

Con el pa­no­ra­ma ya es­tu­dia­do por mu­chos ¿qué re­tos en­fren­ta­rá quien os­ten­te la pre­si­den­cia du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años? Mer­ca­dos & Ten­den­cias se dio a la ta­rea de ana­li­zar cua­tro áreas claves pa­ra el desa­rro­llo de Cos­ta Ri­ca. Se­gu­ri­dad ciu­da­da­na

Las reali­da­des alar­man­tes en paí­ses ve­ci­nos pa­re­cen acer­car­se pe­li­gro­sa­men­te a es­te país. La per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad au­men­ta jun­to a la ta­sa de ho­mi­ci­dios (el año 2017 ce­rró con 12 ase­si­na­tos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes). Los ana­lis­tas atri­bu­yen par­te de es­tas cifras a la fal­ta de un cuer­po po­li­cial coor­di­na­do y en co­la­bo­ra­ción efec­ti­va con las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les. Ir por la ca­lle con el mie­do a un asal­to, a ser atra­ca­do en ca­sa, ser víc­ti­ma de un se­cues­tro ex­prés, o te­mer el ro­bo del au­to­mó­vil son es­ce­na­rios que ca­da vez más evi­tan los cos­ta­rri­cen­ses. A la lis­ta

EDI­CIÓN 125

de crí­me­nes te­mi­dos por los ciu­da­da­nos se su­man los de­li­tos se­xua­les, los ho­mi­ci­dios y el nar­co­trá­fi­co. El pró­xi­mo go­bierno de­be­rá em­pren­der me­di­das que res­ta­blez­can la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en los cuer­pos de se­gu­ri­dad y per­mi­tan la sa­na con­vi­ven­cia de los cos­ta­rri­cen­ses, mis­ma que ha si­do su se­llo des­de ha­ce ca­si sie­te dé­ca­das.

Edu­ca­ción

Si bien es­te ru­bro es uno de sus prin­ci­pa­les or­gu­llos, hoy se en­fren­ta a pla­nes de es­tu­dio que pa­re­cen ob­viar el pa­re­cer de los es­tu­dian­tes (sus be­ne­fi­cia­rios) y que ge­ne­ran in­con­for­mi­dad en una bue­na par­te de los pa­dres, au­na­do a una in­fra­es­truc­tu­ra que to­da­vía se en­fren­ta a una ne­ce­si­dad de me­jo­ra. Los do­cen­tes de­be­rán ser do­ta­dos ca­da vez más de las he­rra­mien­tas pe­da­gó­gi­cas y tec­no­ló­gi­cas que nos acer­quen a los es­que­mas edu­ca­ti­vos de pri­mer mundo. La do­ta­ción de be­cas a es­tu­dian­tes en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad y un se­gui­mien­to es­pe­cí­fi­co en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo de es­tos es­tu­dian­tes, es ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar­les opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra en el fu­tu­ro.

Pa­ra Leo­nar­do Gar­nier, ex Mi­nis­tro de Edu­ca­ción en dos pe­río­dos (2006-2014) el prin­ci­pal re­to que tie­ne la edu­ca­ción cos­ta­rri­cen­se va en dos vías: la pri­me­ra en la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va y el se­gun­do en la ca­li­dad. En el ca­so de la pri­me­ra vía Cos­ta Ri­ca ha da­do im­por­tan­tes pa­sos pa­ra te­ner una co­ber­tu­ra en pri­ma­ria de más de 90%, sin em­bar­go si­gue sien­do un re­to que la edu­ca­ción lle­gue a ma­yor par­te de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en se­cun­da­ria, don­de las ta­sas de de­ser­ción se in­cre­men­tan. En cuan­to a la ca­li­dad, el ex mi­nis­tro in­di­ca que el prin­ci­pal re­to es­tá en me­jo­rar la ca­li­dad do­cen­te des­de las ca­pa­ci­da­des de es­te gre­mio. Es­te pun­to es de­li­ca­do pues re­quie­re de me­ca­nis­mos que pue­dan ser im­ple­men­ta­dos des­de la le­ga­li­dad y que mi­dan lo ma­yor­men­te po­si­ble la eficiencia y los re­sul­ta­dos en el es­tu­dian­ta­do.

Des­em­pleo

Cos­ta Ri­ca ce­rró 2017 con 220 mil per­so­nas des­em­plea­das, pa­ra una ta­sa 9,1%, se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­so. Des­de ha­ce dé­ca­das, la crea­ción de em­pleo ha si­do la ban­de­ra de la ma­yo­ría de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, sin em­bar­go, la eco­no­mía si­gue sien­do im­pac­ta­da de for­ma di­rec­ta por la ca­ren­cia de tra­ba­jo. Ana­lis­tas han in­sis­ti­do a lo lar­go de es­ta cam­pa­ña en la im­por­tan­cia del for­ta­le­ci­mien­to de la in­dus­tria pri­va­da en el país y la bús­que­da de más in­ver­so­res ex­tran­je­ros que em­pleen ma­nos cos­ta­rri­cen­ses pa­ra sus em­pre­sas.

Sin em­bar­go, las car­gas so­cia­les, fru­to de la re­for­ma so­cial y la­bo­ral que enor­gu­lle­ce a Cos­ta Ri­ca em­pie­zan a ser un pe­sa­do far­do pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra, que de­be su­mar­le ade­más, el al­to pre­cio de la elec­tri­ci­dad; lo que re­pre­sen­ta un re­to, de có­mo ser atrac­ti­vos pa­ra la em­pre­sa ex­tran­je­ra que en va­rias ra­mas ha sa­li­do del país en bus­ca de mer­ca­dos más ba­ra­tos. Los go­bier­nos han apos­ta­do por la mano de obra ca­da vez más pre­pa­ra­da a ni­vel téc­ni­co y aca­dé­mi­co, co­mo la me­jor ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va; y eso es una ve­ta que los can­di­da­tos han pro­me­ti­do ex­plo­tar; jun­to a la bús­que­da de op­cio­nes en el cos­to ope­ra­ti­vo de las in­dus­trias.

Po­bre­za Un lo­gro cos­ta­rri­cen­se de la úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do po­si­cio­nar­se de for­ma po­si­ti­va an­te el ex­tran­je­ro en ma­te­ria am­bien­tal y tu­rís­ti­ca. No obs­tan­te, de­trás de sus be­lle­zas, los anun­cios de te­le­vi­sión o pan­car­tas gi­gan­tes al la­do de las au­to­pis­tas se es­con­den 27 300 fa­mi­lias que vi­ven en po­bre­za y po­bre­za ex­tre­ma en es­te país. Es­ta po­bla­ción ba­ta­lla día a día sin las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra vi­vir: agua po­ta­ble, elec­tri­ci­dad, dre­na­jes, etc. Es­ta reali­dad re­pre­sen­ta el 3% de la po­bla­ción cos­ta­rri­cen­se. Au­na­do a es­to, hay un 15% de ciu­da­da­nos vul­ne­ra­bles que no es­tán cu­bier­tos por el Se­gu­ro So­cial, y un 50% que no re­ci­be nin­gún ti­po de ayu­da so­cial. En el te­ma de la po­bre­za, Gar­nier in­di­ca que por me­dio de la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va y ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de for­ma­ción pa­ra las ac­tua­les ge­ne­ra­cio­nes ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo en la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za, pues los ín­di­ces ba­jos que ac­tual­men­te te­ne­mos tie­nen una re­la­ción di­rec­ta con las de­fi­cien­cias edu­ca­ti­vas del pa­sa­do.

Co­rrup­ción Co­mo po­cas ve­ces en el pa­sa­do, el nue­vo go­ber­nan­te lle­ga­rá a Za­po­te con una som­bra de co­rrup­ción que to­ca al go­bierno en dis­tin­tos ám­bi­tos, y una pal­pa­ble in­con­for­mi­dad en los ciu­da­da­nos por la im­pu­ni­dad que ri­ge so­bre es­tos ca­sos. Los cos­ta­rri­cen­ses han com­pro­ba­do que no bas­ta con un com­pro­mi­so éti­co por par­te del man­da­ta­rio en el com­ba­te a la co­rrup­ción, si los al­tos fun­cio­na­rios de los di­fe­ren­tes po­de­res no se ape­gan al mar­co ju­rí­di­co y di­ri­gen sus ac­tos con trans­pa­ren­cia. La ren­di­ción de cuen­tas es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la Cos­ta Ri­ca de hoy, de ahí na­cen ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas co­mo “Tres de tres” (ya im­ple­men­ta­da en Mé­xi­co), en la que los as­pi­ran­tes a pues­tos de elec­ción se com­pro­me­ten a ha­cer pú­bli­cas sus de­cla­ra­cio­nes pa­tri­mo­nia­les, de in­tere­ses y com­pro­ban­tes de pa­go de im­pues­tos.

Pa­ra el ana­lis­ta po­lí­ti­co, Gus­ta­vo Ara­ya, más que el te­ma de la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad es uno de los te­mas que más afec­tan la per­cep­ción ne­ga­ti­va en los go­ber­nan­tes y el sis­te­ma, de acuer­do a es­tu­dios rea­li­za­dos a la po­bla­ción 1 de ca­da 5 cos­ta­rri­cen­ses con­si­de­ra que el te­ma de la co­rrup­ción es el más gra­ve en Cos­ta Ri­ca.

Dé­fi­cit fis­cal El go­bierno en­tran­te se en­fren­ta­rá a una reali­dad que en cam­pa­ña siem­pre se to­ca, y se­gún sus pro­gra­mas de go­bierno, es fá­cil de re­sol­ver. Sin em­bar­go, los es­fuer­zos he­chos has­ta aho­ra no han aca­ba­do con el dé­fi­cit fis­cal. En aras de una es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, el go­bierno en­tran­te de­be­rá fi­jar me­di­das con­cre­tas pa­ra el re­cor­te de gas­tos y del ta­ma­ño del es­ta­do. Un ru­bro que de­be me­jo­rar en su efec­ti­vi­dad es la re­cau­da­ción de im­pues­tos. El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de­be­rá pro­cu­rar que quien más tie­ne sea quien más pa­gue. Una re­cau­da­ción jus­ta, eso pi­den los con­tri­bu­yen­tes, no nue­vas car­gas im­po­si­ti­vas.

EDI­CIÓN 125

Fitch Ra­tings pro­nos­ti­ca mo­de­ra­do cre­ci­mien­to en Ni­ca­ra­gua es­te 2018

Des­pués de in­cre­men­tar­se el cré­di­to co­mo me­dia 21.5% en­tre 2012 y 2016, im­pul­sa­do por una ex­pan­sión eco­nó­mi­ca que se si­tuó en 5.2% en pro­me­dio anual, Fitch Ra­tings con­si­de­ra que el 2018 con­ti­nua­rá con su pro­ce­so de cre­ci­mien­to más len­to, tal co­mo se ob­ser­vó el año pa­sa­do. La en­ti­dad ase­gu­ra que la ban­ca se ha fa­vo­re­ci­do de los años de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y es­te año no se­rá la ex­cep­ción, aun­que de una ma­ne­ra más li­mi­ta­da, da­do a la des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el que se ubi­ca­rá en 4.5%.

Air Fran­ce-klm: Sie­te vue­los por se­ma­na en­tre Cos­ta Ri­ca y Eu­ro­pa

El Gru­po Air Fran­ce – KLM si­gue apos­tan­do por la co­ne­xión en­tre Eu­ro­pa y San Jo­sé. Du­ran­te el in­vierno eu­ro­peo 2018-2019; ope­ra­rá un vue­lo ca­da día de la se­ma­na en­tre Cos­ta Ri­ca y Eu­ro­pa du­ran­te la tem­po­ra­da al­ta, crean­do apro­xi­ma­da­men­te sie­te mil nue­vos asien­tos, lo cual res­pon­die­ron ade­cua­da­men­te la de­man­da de los clien­tes. En 2016, Air Fran­ce ini­ció la ru­ta de Pa­rís a San Jo­sé con dos vue­los per­ma­nen­tes por se­ma­na, lue­go tres vue­los du­ran­te 2017-2018 y pa­ra la tem­po­ra­da si­guien­te se au­men­ta­rá a cua­tro tra­mos. Por otro la­do, KLM co­men­zó con dos vue­los pa­ra la ru­ta Áms­ter­dam-san Jo­sé en oc­tu­bre 2017, en 2018-2019, se am­pli­fi­ca­rá su ofer­ta con tres vue­los se­ma­na­les.

Cos­ta Ri­ca par­ti­ci­pa en la ma­yor fe­ria eu­ro­pea de fru­tas y ve­ge­ta­les

Los pro­duc­tos de fru­tas y ve­ge­ta­les de Cos­ta Ri­ca se pro­mo­cio­na­ron en la fe­ria Fruitlo­gis­ti­ca Ber­lin, la fe­ria más im­por­tan­te en el sec­tor agrí­co­la en el mer­ca­do eu­ro­peo; 16 em­pre­sas par­ti­ci­pan en es­te even­to pa­ra ex­pan­dir la co­mer­cia­li­za­ción. La pro­duc­ción que se pro­mue­ve son de cha­yo­te, pi­ña, ba­nano, pa­pa­ya, co­co, raí­ces y tu­bércu­los, en­tre otros. La re­pre­sen­ta­ción cos­ta­rri­cen­se se com­po­ne por Pro­mo­to­ra del Co­mer­cio Ex­te­rior de Cos­ta Ri­ca y las fir­mas TROPIFOODS, Ja­la­ram Fruit, Ve­ri­ta Tro­pi­cal, Pro­bio, BYC Ex­por­ta­do­res, Pro­duc­tos Agro­pe­cua­rios VI­SA, Upa­la Agri­co­la, Ex­por­ta­gi, Cos­ta de Oro, Ba­lan­ta, Chest­nut Hills Farms, Ex­por­ta­cio­nes Mi­che­lle SM, Fruit Mar­ke­ting, Tie­rra Nues­tra La­ti­na, Rak­so Ex­port y Eco Sweet Or­ga­nic Pi­neap­ple.

En los úl­ti­mos 10 años Ro­me­ro Pi­ne­da ha re­ci­bi­do más de 100 pre­mios y no­mi­na­cio­nes de las más pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes eva­lua­do­ras de abo­ga­dos co­mo Cham­bers and Part­ners, Le­gal 500, IFLR 1000, LACCA y otras.

Du­ran­te 40 años la fir­ma uti­li­zó un lo­go, que de­no­ta­ba ele­gan­cia, co­no­ci­mien­to y tra­di­ción, que me­re­ció de re­co­no­ci­mien­tos y pre­mios, no so­lo por su for­ma sino por el tra­ba­jo de los ta­len­to­sos abo­ga­dos que es­tán de­trás de es­ta ima­gen.

La mar­ca Ro­me­ro Pi­ne­da se com­po­ne del lo­go­ti­po (”Ro­me­ro­pi­ne­da”) y el sím­bo­lo o iso­ti­po (R, P, A). El lo­go­ti­po trans­mi­te el pres­ti­gio y la tra­di­ción his­tó­ri­ca de la fir­ma. Su ti­po­gra­fía, de ins­pi­ra­ción ro­ma­na, do­mi­na la bús­que­da de la par­te más doc­ta del des­pa­cho, al tiem­po que ape­la al pres­ti­gio y a la per­ma­nen­cia en el tiem­po del bu­fe­te. Ade­más, el co­lor azul ape­la a su tra­di­ción ju­rí­di­ca, es­ta­bi­li­dad y sol­ven­cia. Su iso­ti­po, es­ti­li­za­do y ele­gan­te, com­bi­na la tra­di­ción, la crea­ti­vi­dad y la mo­der­ni­dad. Lo cons­ti­tu­yen las ini­cia­les “R”, “P” y “A”, que se han con­ver­ti­do en la he­ren­cia de la an­te­rior eta­pa grá­fi­ca y en una se­ñal de la iden­ti­dad de la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.