La vo­lun­tad de Dios y el Es­ta­do de De­re­cho

Mercados & Tendencias El Salvador - - Opinión -

"Ima­gi­ne­mos un mundo don­de la re­li­gión ri­ja el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas, en lu­gar de las le­yes, co­mo ha si­do has­ta aho­ra. Es de­cir que pa­se­mos de un Es­ta­do ba­sa­do en el de­re­cho, a otro en el que la re­li­gión (con sus mi­llo­nes de in­ter­pre­ta­cio­nes po­si­bles) de­fi­na lo que so­cial­men­te se pue­de ha­cer. En es­te con­tex­to, ima­gi­ne que us­ted quie­re cum­plir su sue­ño de cons­truir la ca­sa que ha te­ni­do en men­te to­da su vi­da, re­vi­sa con su ar­qui­tec­to, in­ge­nie­ro y abo­ga­do de con­fian­za, el diseño que le­van­ta­rá so­bre la pro­pie­dad que ha com­pra­do con los aho­rros de to­da su vi­da y cum­ple con los re­qui­si­tos téc­ni­co-le­ga­les pa­ra ser cons­trui­da. Es de­cir, que se to­ma­rán las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra con­tra­rres­tar el po­ten­cial da­ño am­bien­tal, se con­tra­ta­rá una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da y se lle­va­rán bi­tá­co­ras al res­pec­to; pe­ro a pe­sar de cum­plir los re­qui­si­tos pa­ra cons­truir su ca­sa, el fun­cio­na­rio pú­bli­co se rehú­sa a en­tre­gar los per­mi­sos: “Por­que así es la vo­lun­tad de Dios”.

Se ase­so­ra con su abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo y en­cuen­tran que el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo del fun­cio­na­rio pú­bli­co en­car­ga­do de en­tre­gar per­mi­sos ado­le­ce de vi­cios in­sub­sa­na­bles, pues vio­la prin­ci­pios ele­men­ta­les del Es­ta­do de De­re­cho, por lo que le in­di­ca: “No hay pro­ble­ma, po­de­mos ape­lar y fá­cil­men­te re­ver­ti­re­mos es­ta de­ci­sión”. A lo que nue­va­men­te, 3 me­ses des­pués de es­tar en la do­lo­ro­sa es­pe­ra de ver­se fren­te a un sue­ño ro­to, del fa­llo de la ape­la­ción se­ña­la que “Dios se ha pro­nun­cia­do por su buen sier­vo y se man­tie­ne el cri­te­rio di­vino re­ve­la­do por el don de la pro­fe­cía.” Ade­más, el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo im­pug­na­do vie­ne con una ex­ten­sa fun­da­men­ta­ción en un ex­tra­ño len­gua­je que no en­tien­de, pe­ro que le han ex­pli­ca­do que ha si­do fun­da­men­ta­do en “len­guas”.

An­te es­te pa­no­ra­ma, co­rres­pon­de in­ter­po­ner un jui­cio con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo, con la mis­ma fi­na­li­dad: anu­lar el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo por ir en con­tra de la cien­cia o técnica de una de­ter­mi­na­da in­dus­tria, ade­más de vio­len­tar las le­yes en­car­ga­das de re­gu­lar lo re­fe­ren­te a las cons­truc­cio­nes de obras ci­vi­les. Pe­ro nue­va­men­te nos to­pa­mos con un re­vés, por­que el blo­que de dipu­tados re­li­gio­sos ha es­ta­ble­ci­do que los ac­tos fun­da­men­ta­dos en la vo­lun­tad de Dios son in­ape­la­bles, por­que no se pue­de ir en con­tra de la pa­la­bra de Dios. Es­to es un ejem­plo, que pue­de lle­gar a ser una reali­dad en al­gu­nos paí­ses.

El fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so con po­der po­lí­ti­co, no so­lo re­pre­sen­ta un ries­go en el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca, sino que tam­bién lo es pa­ra la li­ber­tad re­li­gio­sa. Bas­ta con ima­gi­nar que se cree un re­gis­tro de per­so­nas por re­li­gión, que es­ta­blez­ca pre­fe­ren­cias pa­ra ele­gir a per­so­nas en de­ter­mi­na­dos car­gos a aque­llas que ten­gan ca­pa­ci­dad de ora­ción, que pro­fe­sen de­ter­mi­na­da fe, que sean bue­nos can­tan­tes y ani­ma­do­res de cultos; o que, por el con­tra­rio, ex­clu­ya a las per­so­nas que no sean de de­ter­mi­na­da re­li­gión de la po­si­bi­li­dad de ocu­par car­gos pú­bli­cos. Así se es­ta­ble­ce­rían car­gos pa­ra de­ter­mi­na­das po­si­cio­nes que, ade­más de te­ner las com­pe­ten­cias téc­ni­cas, sean “evan­gé­li­cos”. O bien se em­pie­cen a es­ta­ble­cer gru­pos in­ter­nos en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, que son fi­nan­cia­das con los im­pues­tos de los miem­bros todas las re­li­gio­nes; con per­so­nas que per­te­nez­can al­gu­na de ellas. So­lo ima­gi­ne el ries­go que es­to re­pre­sen­ta­ría si un gru­po de fun­da­men­ta­lis­tas re­li­gio­sos co­mien­za a im­po­ner su for­ma de vi­vir, la cual es com­ple­ta­men­te vá­li­da, pe­ro de­be man­te­ner­se en el ám­bi­to de lo pri­va­do.

El Es­ta­do de De­re­cho es la ga­ran­tía de que exis­te un te­rreno neu­tral en don­de todas las per­so­nas, sin im­por­tar su fe o cre­do re­li­gio­so, pue­den co­exis­tir y no de­ben te­mer al­gu­na san­ción al res­pec­to, por cuan­to exis­te una ga­ran­tía de tra­to igua­li­ta­rio y no dis- cri­mi­na­to­rio an­te la ley. Los Es­ta­dos de­ben ga­ran­ti­zar que todas las per­so­nas ten­drán de­re­cho a vi­vir una vi­da li­bre, sin dis­cri­mi­na­cio­nes y con la ca­pa­ci­dad ple­na de de­ter­mi­nar su iden­ti­dad re­li­gio­sa, sin ser coac­cio­na­das a for­mar par­te de de­ter­mi­na­do cul­to. Bas­ta re­cor­dar los ró­tu­los de la Ale­ma­nia Na­zi en Eu­ro­pa y la prohi­bi­ción de que los ju­díos in­gre­sa­ran a de­ter­mi­na­dos es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, con la úni­ca ex­cu­sa que no po­dían in­gre­sar ju­díos.

Abrir la puer­ta a un es­ta­do fun­da­men­ta­lis­ta es cla­var una da­ga al co­ra­zón del Es­ta­do de De­re­cho y po­ne en ries­go no so­lo a las mi­no­rías LGBT, que son so­la­men­te el an­zue­lo pa­ra el pez, sino que po­ne en ries­go a to­da la hu­ma­ni­dad. ¿Có­mo ex­pli­ca­mos el ex­tre­mis­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co, que ha eje­cu­ta­do ho­mo­se­xua­les por me­dio de de­ca­pi­ta­cio­nes? Los es­ta­dos fun­da­men­ta­lis­tas em­po­de­ran a los he­chos ex­tre­mis­tas, co­mo el que acon­te­ció el día 7 de fe­bre­ro en Cos­ta Ri­ca, cuan­do un gru­po de ma­dres de fa­mi­lia, ac­tuan­do co­mo ván­da­las, se to­ma­ron la li­ber­tad de ce­rrar una es­cue­la pú­bli­ca y al igual que los mi­li­tan­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co, cla­ma­ban el ase­si­na­to de ho­mo­se­xua­les, es­to a todas lu­ces es ile­gal y pu­ni­ble pe­nal­men­te ba­jo la ley cos­ta­rri­cen­se.

EDI­CIÓN 125

Du­ran­te el úl­ti­mo si­glo los fu­ma­do­res adul­tos han te­ni­do que en­fren­tar a un mundo mo­no­cro­má­ti­co, por no de­cir ma­ni­queo, don­de só­lo ha­bi­tan dos prin­ci­pios opues­tos. Por un la­do, el blan­co, que re­pre­sen­ta de­jar de fu­mar y por otro el ne­gro, que re­pre­sen­ta con­ti­nuar ha­cién­do­lo. Es­to es lo que al­gu­nos lla­man el pa­ra­dig­ma del “Quit or Die”, ba­sa­do en una con­cep­ción dua­lis­ta que mues­tra las ca­ras opues­tas de una mis­ma mo­ne­da, el blan­co o ne­gro, el to­do o na­da, el va­so lleno o el va­so va­cío.

Por for­tu­na, las re­vo­lu­cio­nes cien­tí­fi­cas han de­mos­tra­do que los pa­ra­dig­mas tam­bién se pue­den po­ner en jui­cio y que la cien­cia, la in­no­va­ción y el pro­gre­so tam­bién pue­den abrir un am­plio cam­po pa­ra la trans­for­ma­ción y el cam­bio. Es por es­to que los úl­ti­mos desa­rro­llos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos aho­ra su­po­nen que los fu­ma­do­res no es­ta­rían ne­ce­sa­ria­men­te atra­pa­dos en el dua­lis­mo ra­di­cal del “Quit or Die” sino que, en cam­bio, po­drían te­ner me­jo­res y me­nos ries­go­sas al­ter­na­ti­vas pa­ra con­ti­nuar fu­man­do.

An­tes de en­trar en de­ta­lle de­be­mos par­tir des­de dos pre­mi­sas bá­si­cas. La pri­me­ra: la ni­co­ti­na es adic­ti­va y no es­tá li­bre de ries­go, pe­ro no es la cau­sa prin­ci­pal de las en­fer­me­da­des aso­cia­das al ta­ba­quis­mo. La se­gun­da: los más de 6000 com­po­nen­tes en­con­tra­dos en el hu­mo del ci­ga­rri­llo, ge­ne­ra­dos por la que­ma del ta­ba­co y otros ma­te­ria­les, son la cau­sa prin­ci­pal de las en­fer­me­da­des. Aho­ra, ¿qué pa­sa­ría si en vez de que­mar el ta­ba­co, lo ca­len­ta­mos? ¿Re­du­ci­ría­mos la for­ma­ción de los com­po­nen­tes da­ñi­nos que son liberados? Jus­to acá ocu­rre la re­vo­lu­ción.

Mi nom­bre es Nveed, Di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes Es­tra­té­gi­cas en Philip Mo­rris In­ter­na­tio­nal y, al igual que mu­chos de mis 400 co­le­gas del de­par­ta­men­to cien­tí­fi­co, lle­vo va­rios años es­tu­dian­do las for­mas de re­du­cir el da­ño del ta­ba­quis­mo. Con­si­de­ran­do que la com­bus­tión del ta­ba­co es la fuen­te de los com­po­nen­tes más da­ñi­nos en­con­tra­dos en el hu­mo, des­de el 2008 he­mos es­ta­do desa­rro­llan­do un por­ta­fo­lio de pro­duc­tos li­bres de hu­mo, que ca­lien­tan en vez de que­mar ta­ba­co o ni­co­ti­na li­qui­da. Al eli­mi­nar la que­ma es­ta­mos re­du­cien­do la for­ma­ción, la to­xi­ci­dad y la ex­po­si­ción a los com­po­nen­tes da­ñi­nos, o po­ten­cial­men­te da­ñi­nos, en más de un 90%, en com­pa­ra­ción con el ci­ga­rri­llo. A la fe­cha, más de 3.7 mi­llo­nes de fu­ma­do­res ya se han con­ver­ti­do en usua­rios de nues­tro pri­mer pro­duc­to, IQOS, re­pre­sen­tan­do cer­ca de 8.000 per­so­nas por día, se­gún los da­tos más re­cien­tes.

Lo an­te­rior es el fru­to de años de una ex­tra­or­di­na­ria in­ves­ti­ga­ción que hoy cons­ti­tu­ye el co­mien­zo de la re­vo­lu­ción en la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es­ti­ma que pa­ra el 2025 ha­brán más de 1.100 mi­llo­nes de fu­ma­do­res, una ci­fra alar­man­te que no só­lo con­fir­ma que el pa­ra­dig­ma del “Quit or Die” no ge­ne­ra nin­gún re­sul­ta­do, sino que tam­bién en­vía un lla­ma­do, fuer­te y cla­ro, a desa­rro­llar pro­duc­tos pa­ra aque­llos fu­ma­do­res adul­tos que lu­chan por de­jar de fu­mar o pa­ra los que, sim­ple­men­te, quie­ren con­ti­nuar con el con­su­mo de ni­co­ti­na.

Los pa­ra­dig­mas pue­den ser sus­ti­tui­dos to­tal o par­cial­men­te y, por lo tan­to, po­dría exis­tir un prin­ci­pio adi­cio­nal - el “switch” - en el dua­lis­mo ra­di­cal del “Quit or Die” que los fu­ma­do­res adul­tos en­fren­tan dia­ria­men­te. Por nues­tra par­te ya ini­cia­mos el cam­bio y nos es­ta­mos trans­for­man­do, con la am­bi­ción de re­em­pla­zar to­dos los ci­ga­rri­llos por al­ter­na­ti­vas me­nos da­ñi­nas. Es­ta es una re­vo­lu­ción que no po­de­mos al­can­zar so­los co­mo com­pa­ñía; es por ello que los or­ga­nis­mos de sa­lud pú­bli­ca, re­gu­la­do­res, go­bier­nos, ex­per­tos y fu­ma­do­res adul­tos tam­bién ten­drán que ju­gar un rol ac­ti­vo pa­ra con­ver­tir es­ta opor­tu­ni­dad en una reali­dad.

Hoy la cien­cia es­tá trans­for­man­do la in­dus­tria y les ofre­ce a los fu­ma­do­res adul­tos una ga­ma de op­cio­nes in­no­va­do­ras, ba­sa­das en la cien­cia, que brin­dan un ma­yor gra­do de au­to­no­mía a las de­ci­sio­nes que to­men.

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.