¿Qué hay de­trás del in­te­rés de Chi­na por la eco­no­mía pa­na­me­ña?

Mercados & Tendencias El Salvador - - Negocios -

Pa­na­má ha desa­rro­lla­do una pla­ta­for­ma lo­gís­ti­ca que cu­bre a Amé­ri­ca La­ti­na y otros mer­ca­dos, la que fue uti­li­za­da du­ran­te mu­chos años por el “dra­gón asiá­ti­co”. Ob­te­ner be­ne­fi­cios de es­ta re­la­ción y de los acuer­dos se­rán re­tos que de­be­rán en­fren­tar el país ca­na­le­ro y sus em­pre­sa­rios.

Boris Ríos

El re­cien­te es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Pa­na­má y Chi­na, tras el rom­pi­mien­to con Tai­wán, ha de­ja­do sen­ta­do el rol es­tra­té­gi­co que pue­de ju­gar Pa­na­má en la ini­cia­ti­va “La Fran­ja y la Ru­ta”, pro­pues­ta en 2013 por el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping, bus­ca au­men­tar la co­ne­xión en­tre los paí­ses a ni­vel eco­nó­mi­co, co­mer­cial, po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro.

Wei Qiang, em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na en Pa­na­má, ase­gu­ró que la po­si­ción geo­grá­fi­ca del país ca­na­le­ro, lo con­vier­te en una bi­sa­gra del trans­por­te, el co­mer­cio y la lo­gís­ti­ca en la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, un terri- to­rio atrac­ti­vo pa­ra el gi­gan­te asiá­ti­co. “Pa­na­má tie­ne un rol bi­la­te­ral y mul­ti­la­te­ral en es­te plan”, se­ña­ló Qiang.

Chi­na ha de­mos­tra­do que bus­ca un desa­rro­llo que va más allá de lo eco­nó­mi­co y la com­pe­ten­cia, pues in­ten­ta me­jo­rar la coo­pe­ra­ción en­tre las na­cio­nes y que los be­ne­fi­cios sean ge­ne­ra­li­za­dos pa­ra to­dos los miem­bros de la sociedad. In­clu­so ha ma­ni­fes­ta­do la vo­lun­tad de es­tre­char la coo­pe­ra­ción y las re­la­cio­nes, co­mo nue­vos so­cios en ma­te­ria po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y co­mer­cial des­de el pa­sa­do 13 de ju­nio de 2017.

No obs­tan­te, en lo que con­cier­ne a ol­fa­tear las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios y ha­cer cre­cer el co­mer­cio en­tre am­bos paí­ses, to­da­vía hay mu­cha te­la pa­ra cor­tar.

De acuer­do al Cen­tro de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, In­dus­trias y Agri­cul­tu­ra de Pa­na­má (CEECAM), la de­ci­sión ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo, ya que se abre la po­si­bi­li­dad de pac­tar acuer­dos co­mer­cia­les con un país de más de mil tres­cien­tos mi­llo­nes de per­so­nas, in­cre­men­tan­do las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes, ade­más de atraer nue­vas in­ver­sio­nes a sue­lo pa­na­me­ño.

Se­rá vi­tal co­no­cer en pro­fun­di­dad sus re­que­ri­mien­tos en el trans­por­te de mer­can­cías en la re­gión, así co­mo sus de-

man­das de di­fe­ren­tes pro­duc­tos, pa­ra vi­sua­li­zar las opor­tu­ni­da­des de in­ter­cam­bio en am­bas vías. En lo que res­pec­ta a las fu­tu­ras in­ver­sio­nes en la am­plia­ción del Ca­nal, de­be­rán ser to­ma­das en cuen­ta las es­tra­te­gias chi­nas en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Hay que re­cor­dar que ese tra­ta de un país que re­pre­sen­ta el 20% de la po­bla­ción mun­dial, es la se­gun­da eco­no­mía glo­bal, y se es­ti­ma que en 30 años sea la pri­me­ra. Es el se­gun­do usua­rio del Ca­nal de Pa­na­má, re­pre­sen­tan­do el 18.9% de la car­ga que tran­si­ta, su­pe­ra­do por Es­ta­dos Uni­dos, el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, que re­pre­sen­ta el 67% del trán­si­to. Ade­más, es el pri-

EDI­CIÓN 125

mer pro­vee­dor de mer­can­cías de la Zo­na de Li­bre de Co­lón, que ha ser­vi­do co­mo un cen­tro de dis­tri­bu­ción a la re­gión de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

Tsu­na­mi de in­ver­sio­nes

Los sec­to­res lo­gís­ti­co, co­mer­cial, ma­rí­ti­mo, cons­truc­ción y tu­rís­ti­co; se per­fi­lan co­mo atrac­ti­vos pa­ra las in­ver­sio­nes chi­nas en Pa­na­má.

Ro­ger Du­rán, ase­sor eco­nó­mi­co y es­pe­cia­lis­ta en Pro­yec­tos del Cen­tro Na­cio­nal de Com­pe­ti­ti­vi­dad (CNC), sos­tu­vo que cier­ta­men­te exis­te un fu­tu­ro pro­mi­so­rio en la re­la­ción, aun­que va de­pen­der del ni­vel de apro­ve­cha­mien­to que se le pue­da dar.

La ban­ca Chi­na bus­ca for­ta­le­cer­se en Pa­na­má El pa­sa­do mes de enero vi­si­ta­ron Pa­na­má re­pre­sen­tan­tes del Bank of Chi­na Li­mi­ted y del Ban­co In­dus­trial y Co­mer­cial de Chi­na (ICBC, por sus si­glas en in­glés), pa­ra pro­fun­di­zar su pre­sen­cia en el mer­ca­do lo­cal. Am­bas en­ti­da­des han da­do a co­no­cer su in­te­rés en es­ta­ble­cer ope­ra­cio­nes en Pa­na­má con di­vi­sas chi­nas, ope­ra­cio­nes ban­ca­rias offs­ho­re y ofre­cer fi­nan­cia­mien­to pa­ra obras de in­fra­es­truc­tu­ra, di­jo Wei Qiang, em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na en Pa­na­má. Es­pe­cí­fi­ca­men­te el ICBC, el ban­co más im­por­tan­te del mundo en ca­pi­tal, es uno de los que se ha mos­tra­do in­tere­sa­do en es­ta­ble­cer­se en Pa­na­má, aco­tó Qiang. En cuan­to al es­ta­ble­ci­mien­to de “La Fran­ja y la Ru­ta” de la se­da en­tre Chi­na, Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, in­di­có que el país cen­troa­me­ri­cano tie­ne dos ro­les: “pue­de ju­gar un pa­pel bi­la­te­ral e irra­diar la coo­pe­ra­ción con la re­gión”.

“El go­bierno na­cio­nal de­be con­tar con una es­tra­te­gia cla­ra y rea­li­zar es­tu­dios que fa­ci­li­ten la op­ti­mi­za­ción de nues­tras re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras. Di­cho es­to, es im­por­tan­te que ten­ga­mos cla­ro, a ni­vel país, có­mo po­de­mos co­no­cer las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios que pue­den ser pro­mi­so­rias en Chi­na (vis­to aquí co­mo un im­por­ta­dor)”, ma­ni­fes­tó Du­rán.

Un te­ma muy de cor­to pla­zo del que se ha­bla es el del tu­ris­mo. Ya se pro­gra­man via­jes aé­reos des­de el país asiá­ti­co ha­cia Pa­na­má. Por otro la­do, el sec­tor agrí­co­la po­dría desa­rro­llar no so­lo su as­pec­to pro­duc­tor sino co­mo im­por­ta­dor. Pa­na­má tam­bién es­tá en­tran­do en el ra­dar del mundo mi­ne­ro, Chi­na es un im­por­ta­dor im­por­tan­te de co­bre y den­tro de un par de años se pre­vé que es­té ex­por­tan­do es­te me­tal, por lo cual se­ría de su­ma im­por­tan­cia que se le dé un buen va­lor agre­ga­do al mis­mo.

El te­ma fo­res­tal, opi­nó Du­rán, tam­bién es pro­mi­so­rio, pe­ro de­pen­de­rá de có­mo el país ma­ne­je sus re­cur­sos na­tu­ra­les en for­ma res­pon­sa­ble.

Las nue­vas re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Pa­na­má y Chi­na re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad pa­ra la Zo­na Li­bre de Co­lón, pues le ofre­cen al país asiá­ti­co gran­des fa­ci­li­da­des pa­ra que re­ex­por­te sus pro­duc­tos a to­do el mundo. Si bien Chi­na ya uti­li­za ha­ce mu­cho tiem­po a la Zo­na Li­bre de Co­lón co­mo un gran cen­tro de dis­tri­bu­ción re­gio­nal, se pue­de es­pe­rar una pro­fun­di­za­ción del mis­mo. Da­da la im­por­tan­cia que tie­nen los puer­tos chi­nos, la pre­gun­ta es ¿có­mo se pue­de apro­ve­char eso pa­ra dar más va­lor agre­ga­do a sus ac­ti­vi­da­des por­tua­rias en Pa­na­má?

“Se­gui­mos en­fo­ca­dos en traer al mundo a la Zo­na Li­bre y sien­do Chi­na el prin­ci­pal pro­vee­dor nos lle­va a tra­ba­jar pa­ra au­men­tar la pre­sen­cia de sus em­pre­sas”, di­jo Ma­nuel Gri­mal­do, ge­ren­te ge­ne­ral de la Zo­na Li­bre de Co­lón (Zo­li­col). De 2009 a 2015 se es­ta­ble­cie­ron 9 em­pre­sas de ca­pi­tal chino; y de enero a agos­to del 2017 las im­por­ta­cio­nes al­can­za­ron la ci-

De 2009 a 2015 se es­ta­ble­cie­ron en la Zo­na Li­bre de Co­lón 9 em­pre­sas de ca­pi­tal chino;

las im­por­ta­cio­nes al­can­za­ron la ci­fra de US$2,272 mi­llo­nes”, el sec­tor em­pre­sa­rial es­pe­ra un ma­yor ac­ce­so al mer­ca­do chino, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la ne­go­cia­ción de un Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio,

fra de US$2,272 mi­llo­nes”, de­ta­lló Gri­mal­do.

En­tre los prin­ci­pa­les im­por­ta­do­res de la Zo­na se des­ta­can: Chi­na Con­ti­nen­tal con US$3,083.9 mi­llo­nes; Sin­ga­pur con US$1,511.3 mi­llo­nes; E.E.U.U. con US$951.0 mi­llo­nes; Viet­nam con US$374.5; Mé­xi­co con US$315.1 y Hong Kong con US$241.1 mi­llo­nes; lo que re­pre­sen­ta el 70.6% del to­tal, de acuer­do a las cifras de enero a di­ciem­bre de 2017.

Por otra par­te, a jui­cio de Du­rán, el te­ma de aban­de­ra­mien­to de na­ves se per­fi­la bien, por lo que se­ría ideal que las ac­ti­vi­da­des que gi­ran al­re­de­dor de la ma­ri­na mer­can­te (hi­po­te­cas, in­dus­tria au­xi­liar, etc.), pue­dan ser desa­rro­lla­das en Pa­na­má.

“Es po­si­ble que uti­li­cen nues­tro cen­tro fi­nan­cie­ro pa­ra desa­rro­llar mu­chas de sus ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, no so­lo pa­ra el mer­ca­do lo­cal, sino pa­ra el re­gio­nal, pues no exis­te un im­pe­di­men­to a la uti­li­za­ción de di­fe­ren­tes mo­ne­das en las transac­cio­nes. Me pa­re­ce que en los te­mas de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción po­de­mos es­ta­ble­cer alian­zas que al­can­cen no so­lo al sec­tor pro­duc­ti­vo, sino tam­bién al sec­tor aca­dé­mi­co; en el cual los acuer­dos con sus uni­ver­si­da­des pue­den ge­ne­rar be­ne­fi­cios a nues­tras ins­ti­tu­cio- nes, al ele­var sus ca­pa­ci­da­des”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta del CNC.

Ade­más, se pue­de adi­cio­nar que el sec­tor pú­bli­co po­drá rea­li­zar ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras en Chi­na, con con­di­cio­nes in­tere­san­tes.

En 2016 el en­vío de bie­nes pa­na­me­ños ape­nas al­can­zó los US$35.5 mi­llo­nes, mien­tras que el dra­gón asiá­ti­co re­ba­só los mil mi­llo­nes de dó­la­res. Co­mo si fue­se po­co, las im­por­ta­cio­nes chi­nas a la Zo­na Li­bre de Co­lón pue­den lle­gar a ex­ce­der fá­cil­men­te los US$3 mil mi­llo­nes.

A pe­sar de ello la si­tua­ción po­dría cam­biar pau­la­ti­na­men­te, ya que ape­ga­dos al nue­vo es­ta­tus el país se en­cuen­tra en un buen mo­men­to pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción más pro­fun­da, que per­mi­ta in­cre­men­tar las ac­tua­les re­la­cio­nes co­mer­cia­les. “Es­pe­ra­mos un in­cre­men­to im­por­tan­te de la in­ver­sión chi­na, que en los úl­ti­mos años ha dis­mi­nui­do”, se­gún las pro­yec­cio­nes del CEECAM.

Pa­na­má ha desa­rro­lla­do una pla­ta­for­ma lo­gís­ti­ca que cu­bre a Amé­ri­ca La­ti­na y otros mer­ca­dos que du­ran­te años ha si­do uti­li­za­da por Chi­na. Su pro­fun­di­za­ción es muy im­por­tan­te pa­ra el país, en áreas de desa­rro­llo po­ten­cial co­mo la zo­na in­ter­oceá­ni­ca al­re­de­dor del Ca­nal de Pa­na­má, así co­mo la zo­na lo­gís­ti­ca del ae­ro­puer­to de To­cu­men, con em­pre­sas del ru­bro y con va­lor agre­ga­do de pro­duc­tos mé­di­cos, tec­no­ló­gi­cos y far­ma­céu­ti­cos; en­tre otros.

EDI­CIÓN 125

“Pa­ra es­to, la em­pre­sa de­bió ha­ber res­pon­di­do a las de­man­das plan­tea­das por esa sociedad en es­pe­cial y ali­nea­do to­da su ex­pe­rien­cia a esas exi­gen­cias”, ex­pli­ca el ex­per­to.

La ta­rea no es sen­ci­lla y el re­to es im­por­tan­te. Hay que con­si­de­rar que la glo­ba­li­za­ción, por de­fi­ni­ción, ha ido bo­rran­do las ba­rre­ras geo­grá­fi­cas y se vi­ve una era en la que la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción han ido di­si­pan­do tam­bién las ba­rre­ras que an­tes eran evi­den­tes en­tre sec­to­res y ca­te­go­rías. “Di­chas ba­rre­ras ayu­da­ban en el pa­sa­do a en­ten­der có­mo ju­gar en ca­da te­rreno. La ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da al ma­du­rar den­tro de un sec­tor, ayu­da­ba a en­ten­der e in­clu­so de­fi­nir los có­di­gos del jue­go”, ase­gu­ra Cons­tan­za Ga­be­lich Ve­ga, Di­rec­tor of Con­sul­tancy & Stra­tegy, Mé­xi­co, Cen­tral Amé­ri­ca &The Ca­rib­bean; de In­ter­brand.

por cam­bios or­ga­ni­za­cio­na­les, tec­no­ló­gi­cos y re­gu­la­to­rios, en­tre otros; y “pa­ra ca­da uno de ellos he­mos te­ni­do que desa­rro­llar la re­si­lien­cia ne­ce­sa­ria”, ase­gu­ra el CEO.

Por ejem­plo, ex­pli­ca Gon­zá­lez, la trans­for­ma­ción di­gi­tal que ha vi­vi­do la or­ga­ni­za­ción in­clu­ye des­de la ro­bo­ti­za­ción de cier­tos pro­ce­di­mien­tos, has­ta la di­gi­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos de pro­duc­ción y los de la toma de pe­di­dos de sus clien­tes a tra­vés de una apli­ca­ción web.

MALHER

La com­pa­ñía ini­ció sus ope­ra­cio­nes en la dé­ca­da de los 50, gra­cias a la ini­cia­ti­va, el es­fuer­zo y el in­ge­nio de Mi­guel Án­gel Mal­do­na­do y su es­po­sa Ma­ría Gar­cía. En 1963, la Sopa de Po­llo con Fi­deos sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra dar­le el nom­bre a la em­pre­sa, que a par­tir de ese en­ton­ces se lla­mó Malher. A la em­ble­má­ti­ca sopa le si­guie­ron pro­duc­tos co­mo el Con­so­mé de Po­llo y su va­ria­do ca­tá­lo­go de sa­zo­na­do­res, al­can­zan­do el li­de­raz­go en la dé­ca­da de los 80, cuan­do pa­só a ser par­te de los ho­ga­res de los con­su­mi­do­res a ni­vel na­cio­nal y re­gio­nal.

En la ac­tua­li­dad, con más de 1,000 em­plea­dos en su plan­ti­lla, Malher re­co­no­ce que su en­fo­que en la in­no­va­ción y en sa­tis­fa­cer a sus con­su­mi­do­res ha con­so­li­da­do el li­de­raz­go de la com­pa­ñía. Por ello, el pro­fun­do co­no­ci­mien­to de sus con­su­mi­do­res, sus gus­tos y pre­fe­ren­cias, así co­mo el com­pro­mi­so con su nu­tri­ción, sa­lud y bie­nes­tar, han si­do las claves de su éxi­to.

LA CO­LO­NIA

Con la fi­na­li­dad de lle­var a las fa­mi­lias hon­du­re­ñas una in­com­pa­ra­ble ex­pe­rien­cia de com­pra y ser­vi­cio al clien­te, en 1975 na­ció Su­per­mer­ca­dos La Co­lo­nia. Hoy en día La Co­lo­nia cuen­ta con 44 su­per­mer­ca­dos, ubi­ca­dos en las ciu­da­des de Te­gu­ci­gal­pa, San Pe­dro Su­la, Cho­lu­te­ca, Co­ma­ya­gua, Si­gua­te­pe­que, Dan­lí, Ju­ti­cal­pa, El Pro­gre­so, La Cei­ba, Te­la, Ca­ta­ca­mas, Cho­lo­ma y San Lo­ren­zo.

¿Cuál ha si­do la cla­ve de su éxi­to? Se­gún sus di­rec­ti­vos, el ser­vi­cio al clien­te ha ju­ga­do un rol muy im­por­tan­te en el éxi­to de la em­pre­sa, cu­yo ca­pi­tal es 100% hon­du­re­ño. “Nues­tro surtido di­fe­ren­cia­do mar­ca una di­fe­ren­cia en la ofer­ta a nues­tros clien­tes”, ex­pli­can.

Con 2,600 co­la­bo­ra­do­res en el país y con el le­ma “Pa­ga me­nos, vi­ve me­jor”, Su­per­mer­ca­dos La Co­lo­nia fue re­co­no­ci­da por la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Cen­troa­me­ri­ca­na (UNITEC) co­mo una de las 5 mar­cas más ad­mi­ra­das y pre­fe­ri­das por los hon­du­re­ños. Ade­más ha si­do re­co­no­ci­da co­mo una em­pre­sa so­cial­men­te res­pon­sa­ble, gra­cias a sus bue­nas prác­ti­cas, va­lo­res y éti­ca. En la ac­tua­li­dad cuen­ta en el país con 43 tien­das, con un cre­ci­mien­to pro­me­dio de 5 tien­das anua­les.

Pa­ra man­te­ner su li­de­raz­go la com­pa­ñía sa­be que de­be in­ver­tir pa­ra re­no­var­se cons­tan­te­men­te, no so­lo a ni­vel de ima­gen. Por ello reali­zó im­por­tan­tes in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo el Cen­tro de Pro­ce­sa­mien­to de Car­nes (CPC), que es una plan­ta de pro­duc­ción con equi­pos avan­za­dos y sis­te­mas in­te­gra­dos que ase­gu­ran la hi­gie­ne y ca­li­dad de las car­nes. La ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da del cen­tro le per­mi­te pro­ce­sar men­sual­men­te 1,200 re­ses y 2,000 por­ci­nos.

FICOHSA

Gra­cias a la ini­cia­ti­va de un gru­po de em­pre­sa­rios hon­du­re­ños fue crea­da, en 1991, la Fi­nan­cie­ra Co­mer­cial Hon­du­re­ña S. A., a la que le si­guió el Ban­co Ficohsa, que abrió sus puer­tas al pú­bli­co en 1994. En 1995 la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ban­cos y Se­gu­ros (CNBS) au­to­ri­zó la ope­ra­ción del Gru­po Fi­nan­cie­ro Ficohsa, con­for­ma­do por Ban­co Ficohsa, Ficohsa Se­gu­ros, Ficohsa Ca­sa de Cam­bio y Ficohsa Ca­sa de Bol­sa.

Co­mo par­te de su es­tra­te­gia de ex­pan­sión abrió ope­ra­cio­nes en Pa­na­má, Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua; con­vir­tién­do­se en uno de los gru­pos con ma­yor cre­ci­mien­to en la re­gión.

Con 3,000 em­plea­dos a ni­vel re­gio­nal, Ban­co Ficohsa ha de­fi­ni­do una es­tra­te­gia orien­ta­da a di­fe­ren­ciar­se de los otros ban­cos en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, la cual se ba­sa en pro­por­cio­nar un ex­ce­len­te ser­vi­cio al clien­te, el em­po­de­ra­mien­to de los em­plea­dos y com­par­tir el éxi­to con la co­mu­ni­dad. “Los clien­tes son el mo­tor que nos mo­ti­va to­dos los días a ser me­jo­res. Que­re­mos brin­dar­les pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que les ayu­den a pla­ni­fi­car sus finanzas y a ma­ne­jar me­jor su pre­su­pues­to”, ase­gu­ran di­rec­ti­vos de la en­ti­dad.

Lle­gar al lu­gar pre­fe­ren­cial que ocu­pa no ha si­do co­sa sen­ci­lla, por lo que la en­ti­dad es­tá en­fo­ca­da en afron­tar los desafíos que ge­ne­ra el mer­ca­do ac­tual. Una de las es­tra­te­gias orien­ta­das al cre­ci­mien­to es la que in­ten­ta sa­tis­fa­cer las de­man­das de la ge­ne­ra­ción más jo­ven. Pa­ra ello ha desa­rro­lla­do una nue­va pla­ta­for­ma om­ni­ca­nal, cons­trui­da en torno a un con­cep­to de ar­qui­tec­tu­ra orien­ta­da a los ser­vi­cios y tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. “El pro­gre­so en el área tec­no­ló­gi­ca ha si­do po­si­ble, no re­em­pla­zan­do al per­so­nal con má­qui­nas sino in­cre­men­tan­do la ac­ción del Ban­co en áreas es­tra­té­gi­cas, co­mo ope­ra­cio­nes y tec­no­lo­gía”, se de­ta­lla.

GRU­PO TE­RRA

Gru­po Te­rra fue fun­da­do en 1978 por Fredy Nas­ser co­mo un con­glo­me­ra­do de in­ver­sión di­ver­si­fi­ca­da, con un én­fa­sis en el sec­tor ener­gé­ti­co. Su for­ta­le­za es vi­sua­li­zar, in­ver­tir y desa­rro­llar opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios, an­ti­ci­pan­do ten­den­cias y po­ten­cian­do re­cur­sos.

Des­pués de 40 años, Gru­po Te­rra es un gru­po em­pre­sa­rial con una re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria en Cen­troa­mé­ri­ca des­de el 2002, que en 2013 co­men­zó su ex­pan­sión a La­ti­noa­mé­ri­ca.

Su li­de­raz­go se ca­rac­te­ri­za por la vi­sión de ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios que pro­mue­van el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, an­ti­ci­pan­do ten­den­cias y po­ten­cian­do re­cur­sos. “Es­ta­mos com­pro­me­ti­do con la sos­te­ni­bi­li­dad, la crea­ción de va­lor y el desa­rro­llo de los paí­ses y las co­mu­ni­da­des en las que ope­ra­mos”, in­di­can sus di­rec­ti­vos, quie­nes ase­gu­ran que la sos­te­ni­bi­li­dad de la em­pre­sa va más allá del cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas, fis­ca­les o la­bo­ra­les; y que “la in­ter­ac­ción con nues­tras par­tes in­tere­sa­das es la úni­ca for­ma de va­li­dar el im­pac­to po­si­ti­vo, más allá del ne­go­cio y lo co­mer­cial”.

La or­ga­ni­za­ción ase­gu­ra que gran par­te de su éxi­to des­can­sa en sus co­la­bo­ra­do­res, a quie­nes con­si­de­ra “su re­cur­so más va­lio­so”. Por ello apues­tan a una plan­ti­lla di­ver­sa, con la fi­na­li­dad de ser una em­pre­sa in­clu­si­va, cen­tra­da en crear una cul­tu­ra en la que las di­fe­ren­cias po­ten­cian y las si­mi­li­tu­des unen a to­dos, en una com­pa­ñía mo­der­na, in­no­va­do­ra y mul­ti­la­ti­na.

Es­te gru­po em­pre­sa­rial de ca­pi­tal hon­du­re­ño, que ini­ció co­mo una pe­que­ña em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria ha­ce 40 años, ha cre­ci­do has­ta ser hoy una de las cor­po­ra­cio­nes pri­va­das más só­li­das de la re­gión, con pre­sen­cia en 9 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca: Gua­te­ma­la, Be­li­ce, El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua, Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má, Co­lom­bia y Pe­rú; en los que cuen­ta con más de 17,300 co­la­bo­ra­do­res di­rec­tos e in­di­rec­tos.

EDI­CIÓN 125

AU­TO­RI­DAD DEL CA­NAL DE PA­NA­MA

En 1880 ofi­cial­men­te se dio ini­cio a la cons­truc­ción del Ca­nal de Pa­na­má por par­te de los fran­ce­ses, di­ri­gi­dos por Fer­nan­do De Les­seps, aun­que lue­go el pro­yec­to pa­só a ma­nos de los nor­te­ame­ri­ca­nos. Fue inau­gu­ra­do en 1914 y des­de en­ton­ces se con­vir­tió en una re­fe­ren­cia del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

Su es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to ha es­ta­do de­fi­ni­da por va­rias lí­neas de ac­ción, orien­ta­das a ha­cer cre­cer el ne­go­cio au­men­tan­do el vo­lu­men de to­ne­la­das, pa­ra ge­ne­rar ma­yo­res in­gre­sos; ade­más de ma­xi­mi­zar la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio me­dian­te la eficiencia, la pro­duc­ti­vi­dad y la ges­tión efec­ti­va de ries­gos, a tra­vés del tra­ba­jo de sus 9,721 co­la­bo­ra­do­res.

Pa­ra los di­rec­ti­vos del Ca­nal de Pa­na­má, sus for­ta­le­zas ra­di­can en la ca­pa­ci­dad de es­tre­char las re­la­cio­nes con los clien­tes, for­ta­le­cer la in­te­li­gen­cia de ne­go­cios y ga­ran­ti­zar la apli­ca­ción de me­jo­res prác­ti­cas y de buen go­bierno cor­po­ra­ti­vo.

El tra­ba­jo ha ren­di­do fru­tos y en 2016 fu inau­gu­ra­do el Ca­nal Am­plia­do, un pro­yec­to va­lo­ra­do en unos US$5,250 mi­llo­nes, con lo que la Au­to­ri­dad re­afir­mó su li­de­raz­go.

Sin em­bar­go, los desafíos siem­pre es­tán pre­sen­tes. En­tre los más im­por­tan­tes se des­ta­can la di­ver­si­fi­ca­ción de los in­gre­sos a tra­vés de ne­go­cios com­ple­men­ta­rios, la ma­xi­mi­za­ción de la ren­ta­bi­li­dad y la ope­ra­ción efi­cien­te de la vía; así co­mo ase­gu­rar la dis­po­ni­bi­li­dad y la ca­li­dad del agua.

CO­PA

Re­co­no­ci­da co­mo “la más pun­tual de La­ti­noa­mé­ri­ca” por la con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal Flight Stats, Co­pa es, sin du­da, una em­pre­sa em­ble­ma de la re­gión.

Fun­da­da en 1947 co­mo Com­pa­ñía Pa­na­me­ña de Avia­ción, se ha con­ver­ti­do en el pro­vee­dor lí­der de ser­vi­cios aé­reos de pa­sa­je­ros y car­ga, a tra­vés de sus dos prin­ci­pa­les sub­si­dia­rias, Co­pa Air­li­nes y Co­pa Co­lom­bia, ae­ro­lí­neas que ofre­cen ac­tual­men­te ser­vi­cio a 75 des­ti­nos en 31 paí­ses, en Nor­te, Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

IN­DUS­TRIAS BANILEJAS

Con el ob­je­ti­vo de de­di­car­se a la com­pra, ela­bo­ra­ción y ven­ta de ca­fé, Ma­nuel de Je­sús Pe­re­lló Báez fun­dó en 1945 In­dus­trias Banilejas ( In­du­ban). Gra­cias a la ca­li­dad de sus pro­duc­tos In­du­ban ha po­si­cio­na­do sus mar­cas co­mo una re­fe­ren­cia en el mer­ca­do del ca­fé do­mi­ni­cano, prin­ci­pal­men­te con el Ca­fé San­to Do­min­go, su mar­ca in­sig­nia.

Es­te lo­gro ha re­que­ri­do la im­ple­men­ta­ción de va­rios pro­gra­mas de mo­der­ni­za­ción y gran­des in­ver­sio­nes, pa­ra se­guir am­plian­do su pre­sen­cia en el mer­ca­do lo­cal y en otras na­cio­nes don­de re­si­den do­mi­ni­ca­nos, con el ob­je­ti­vo de pro­du­cir, con tec­no­lo­gía de van­guar­dia, un ca­fé con la más al­ta ca­li­dad .

En di­ver­sas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, el pre­si­den­te de In­du­ban, Ra­fael Pe­re­lló, ha reite­ra­do el com­pro­mi­so de se­guir im­pul­san­do la in­dus­tria do­mi­ni­ca­na con fi­nes de co­mer­cia­li­zar su pro­duc­to en otros mer­ca­dos.

Se­gún ma­ni­fes­tó Pe­re­lló, to­do el equi­po de In­du­ban es­tá cons­cien­te de que el fu­tu­ro es ex­por­tar, por lo que han op­ta­do por rea­li­zar gran­des in­ver­sio­nes pa­ra dar a co­no­cer aún más el ca­fé do­mi­ni­cano.

Pa­ra cum­plir con es­te ob­je­ti­vo, en 2016 In­dus­trias Banilejas co­men­zó la pro­duc­ción de se­mi­llas de va­rie­da­des de ca­fé re­sis­ten­tes a la ro­ya.

El pro­yec­to pre­sen­tó sie­te va­rie­da­des de se­mi­llas, en­tre las que fi­gu­ran la Lem­pi­ra, CR-95, Acauá, Tu­pí, Oba­tá, las cua­les tie­nen un ren­di­mien­to mí­ni­mo es­pe­ra­do de 300 li­bras por hec­tá­rea.

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.