Be­li­ce, una ex­plo­sión de co­lo­res en el Ca­ri­be cen­troa­me­ri­cano

Mercados & Tendencias El Salvador - - Tecnología -

Con su exó­ti­ca fau­na y la di­ver­si­dad de sus re­cur­sos, la pe­que­ña na­ción es un lu­gar inigua­la­ble pa­ra los vi­si­tan­tes que quie­ren des­cu­brir la na­tu­ra­le­za, la his­to­ria y sus te­so­ros.

EBo­ris Ríos

ran apro­xi­ma­da­men­te los do­ce del me­dio­día cuan­do di­vi­sa­mos las aguas cris­ta­li­nas y el co­lor tur­que­sa que ro­dean, cual for­ta­le­za, el te­rri­to­rio de Be­li­ce. Un sol vi­bran­te e in­can­des­cen­te ilu­mi­na­ba con ní­ti­dos co­lo­res el es­ce­na­rio que pron­to ex­pe­ri­men­ta­ría­mos al des­cen­der a tie­rra fir­me; un es­pec­tácu­lo que in­vi­ta a los aman­tes de las aven­tu­ras a so­ñar con otros mun­dos. Tu­ve el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra to­mar unas fo­tos y des­pe­dir el her­mo­so pa­no­ra­ma que se apre­cia­ba des­de los cie­los. Un par de mi­nu­tos des­pués el ca­pi­tán, por fin, nos dio la bien­ve­ni­da a Be­li­ce, un país cu­yas cos­tas es­tán ba­ña­das por el Mar Ca­ri­be.

Ya en tie­rra fir­me lle­ga­mos al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Philip SW Gold­son, que sir­ve a la Ciu­dad de Be­li­ce, la más gran­de del país, don­de ten­dría­mos co­mo pri­mer des­tino a San Ignacio, a tra­vés de Yu­te Ex­pe­di­tion.

Na­tu­ra­le­za, Cul­tu­ra y pla­yas

Tan pron­to lle­gue a Be­li­ce, la na­tu­ra­le­za se en­car­ga­rá de dar­le la bien­ve­ni­da y lo­grar que ten­ga las va­ca­cio­nes de su vi­da. Es di­fí­cil ima­gi­nar un lu­gar más per­fec­to que és­te pa­ra en­con­trar­se con la na­tu­ra­le­za. Us­ted po­drá ex­pe­ri­men­tar bos­ques tro­pi­ca­les, arre­ci­fes, cue­vas y cavernas, ríos y sen­de­ros na­tu­ra­les. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue en el Ho­tel The Lod­ge, en Chaa Creek, un pa­ra­di­sia­co lu­gar ro­dea­do por una fron­do­sa ve­ge­ta­ción, un cli­ma agra­da­ble y una paz que en cues­tión de se­gun­dos lo des­co­nec­ta de la aje­trea­da vi­da ci­ta­di­na. La gas­tro­no­mía y ca­li­dad de la aten­ción son sus prin­ci­pa­les car­tas de pre­sen­ta­ción. Con­si­de­ra­do el pri­mer ho­tel de sel­va en Be­li­ce, abrió sus puer­tas en 1981 y en los úl­ti­mos años ha ex­pe­ri­men­ta­do un gran cre­ci­mien­to del nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Al día si­guien­te nos es­pe­ra­ba, co­mo se­gun­do des­tino, vi­si­tar Ca­ra­col o El Ca­ra­col. Sa­li­mos del ho­tel con rum­bo a es­te si­tio ar­queo­ló­gi­co ma­ya pre­co­lom­bino lo­ca­li­za­do en el dis­tri­to Ca­yo.

Cuan­do se en­tra a es­te lu­gar se per­ci­be una ciu­dad que tu­vo en su mo­men­to un pa­sa­do de gran­de­za, ya que en ella vi­vie­ron más de 15 mil

per­so­nas, en una épo­ca en la cual es­ta can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ba po­der y ri­que­za. Re­co­rrer sus sen­de­ros de pie­dra lo ha­ce sen­tir el des­cu­bri­dor de un mundo fas­ci­nan­te, al que de­ja­mos atrás ha­ce mu­chos años, pe­ro que aún se man­tie­ne im­po­nen­te a los ojos de quie­nes lo vi­si­tan. La ca­rre­te­ra que ac­ce­de a Ca­ra­col es el pre­lu­dio de la aven­tu­ra o del des­cu­bri­mien­to de es­te in­creí­ble lu­gar. Las ca­si cua­tro horas que re­quie­re ir des­de San­ta Ele­na o San Ignacio po­drían ha­cer­se lar­gas, si no fue­ra que en el ca­mino es po­si­ble pa­rar en una de las cas­ca­das más bo­ni­tas de Be­li­ce, las Se­ven Sis­ter Falls o Río on Pools. Un lu­gar digno de ser vis­to.

Una vez den­tro del com­ple­jo pue­de ca­mi­nar por pe­que­ños sen­de­ros que dan ac­ce­so a lu­ga­res co­mo el ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co y a las di­ver­sas es­truc­tu­ras y tem­plos Ma­yas.

Lue­go de nues­tra sa­li­da de Ca­ra­col lle­gó la ho­ra de al­muer­zo. Al re­gre­so de la

La lí­nea cos­te­ra, que tie­ne una lon­gi­tud de más de 386 ki­ló­me­tros, cuen­ta con una va­rie­dad in­ter­mi­na­ble de mag­ní­fi­cas pla­yas pa­ra to­dos los gus­tos

tra­ve­sía pa­sa­mos por el Ho­tel Blan­ca­nuex Lod­ge, un com­ple­jo de lu­jo don­de las cas­ca­das caen en las pis­ci­nas de co­lor tur­que­sa por en­ci­ma del do­sel de la sel­va. Su en­torno de mon­ta­ña re­mo­ta le per­mi­ti­rá ex­plo­rar la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción de los ma­yas y co­no­cer sus vi­vien­das con te­cho de pa­ja.

Ter­mi­na­da la jor­na­da re­gre­sa­mos al ho­tel se­de y nos pre­pa­ra­mos pa­ra la no­che.

Ce­na­mos en el res­tau­ran­te Gua­va Limb, que cuen­ta con un am­bien­te aco­ge­dor, bue­na música y una aten­ción per­so­na­li­za­da. La co­mi­da más co­mún es “ri­ce and beans” (arroz y fri­jo­les), acom­pa­ña­do con po­llo, car­ne de cer­do o de res, pes­ca­do o ver­du­ras. El agua de co­co y los plá­ta­nos fri­tos dan un sa­bor tro­pi­cal a las co­mi­das.

Sol, pla­ya y are­na

Be­li­ce ofre­ce una in­fi­ni­dad de pla­yas pa­ra el pla­cer tu­rís­ti­co. La lí­nea cos­te­ra, que tie­ne una lon­gi­tud de más de 386 ki­ló­me­tros, cuen­ta con una va­rie­dad in­ter­mi­na­ble de mag­ní­fi­cas pla­yas pa­ra to­dos los gus­tos; las que in­vi­tan a los vi­si­tan­tes a prac­ti­car va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des y ha­cer su via­je a Be­li­ce una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Nos hos­pe­da­mos en el Ho­tel Jaguar Reef, en Hop­kins, un ho­tel de pla­ya que cuen­ta con el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra es­ca­par del es­trés. Des­de allí se pue­den vi­si­tar di­ver­sas is­las que cuen­tan con her­mo­sas pla­yas, idea­les pa­ra na­dar, bu­cear, prac­ti­car snor­ke­ling, ka­yak, pes­ca y mu­chos de­por­tes acuá­ti­cos más. Las pla­yas de las is­las, que son pa­cí­fi­cas pa­ra sus vi­si­tan­tes, cuen­tan con una ex­ce­len­te in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca y una muy pla­cen­te­ra at­mós­fe­ra. El agua azul que las ro­dea es una atrac­ción sin igual y los si­tios de bu­ceo de pri­me­ra cla­se atraen a los aman­tes de es­te de­por­te des­de to­do el mundo.

Su iden­ti­dad

El país cuen­ta con una ri­ca di­ver­si­dad de cul­tu­ras, nin­gu­na de las cua­les es do­mi­nan­te. Us­ted po­drá apre­ciar una mez­cla de ma­yas, ga­ri­na­gu, tam­bién co­no­ci­dos co­mo ga­ri­fu­nos, una mez­cla que in­clu­ye es­pa­ño­les, in­dí­ge­nas, me­no­ni­tas, que son des­cen­dien­tes de ale­ma­nes y una mez­cla de otras cul­tu­ras, co­mo chi­nos y li­ba­ne­ses. El idio­ma ofi­cial en Be­li­ce es el in­glés, pe­ro los crio­llos (el gru­po ét­ni­co más gran­de) ha­blan su pro­pio y co­lo­ri­do dia­lec­to así co­mo el in­glés es­tán­dar. El es­pa­ñol es prin­ci­pal len­gua­je en el nor­te del país y en al­gu­nos pue­blos del oes­te, por lo que le se­rá fá­cil co­mu­ni­car­se. Fui­mos in­vi­ta­dos a vi­vir una ex­pe­rien­cia cul­tu­ral con los ga­ri­fu­nos, que a ori­llas del mar dan­za­ron al son del tam­bor y las pal­ma­das. Fi­nal­men­te, lle­gó el mo­men­to de re­gre­sar a la reali­dad y lue­go de una inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia en Be­li­ce cul­mi­nó nues­tro via­je.

Por to­do es­to mu­cha gen­te pen­sa­rá de Be­li­ce co­mo un país exó­ti­co pa­ra su des­tino tu­rís­ti­co. Mu­chos tam­bién lo ima­gi­na­rán co­mo un lu­gar re­mo­to lleno de flo­ra y fau­na pri­mi­ti­va. Otros que pien­sen via­jar lo ima­gi­na­rán co­mo un país con pla­yas de are­na blan­ca, aguas cris­ta­li­nas y mon­ta­ñas de co­ral sur­gien­do a la su­per­fi­cie. Ven tam­bién una tie­rra do­ta­da con ma­jes­tuo­sos tem­plos Ma­yas, gen­te mis­te­rio­sa y lu­ga­res que na­die la ha vi­si­ta­do en más de mil años. To­do es­to es ver­dad. ¡No de­je de se­guir ex­plo­ran­do lo que Be­li­ce le ofre­ce! Agra­de­ce­mos a CO­PA Air­li­nes

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.