Descubre Magazine

Châ­teau de Che­verny

- Este · France · Felipe, Prince of Asturias · House of Valois · Pope Francis · Compact Disc · Poitiers · Henry III of England · Blois · Orléans · Ministry of External Affairs · Mona Lisa · Mona Lisa · Italy · Philip VI of France · Louis XII of France · Beaune · Henry II of France · Chaumont · House of Medici · Henry IV of England · Marie de' Medici · Mademoiselle · Damien Monier

El Châ­teau de Che­verny aco­ge ca­da año a más de 450 000 vi­si­tan­tes. Sin em­bar­go, ubi­ca­do en la re­gión de Loi­ret-cher es uno de los po­cos cas­ti­llos del Loi­ra que aún es­tá habitado. Abier­to al pú­bli­co des­de 1922, el si­tio ha si­do trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción por la mis­ma fa­mi­lia du­ran­te más de seis si­glos. Sus due­ños ha­cen to­do lo po­si­ble pa­ra pre­ser­var el al­ma del lu­gar con sus mue­bles y sus an­ti­guos in­te­rio­res, una de­mos­tra­ción del ar­te de vi­vir al es­ti­lo fran­cés. Es­te es el ca­so de la Mar­que­sa de Vi­bra­ye.

Con su es­po­so Char­les-an­toi­ne, vi­ven en 250 m2, una cuar­ta par­te del Cas­ti­llo. Al ca­sar­se con el due­ño del Cas­ti­llo, Cons­tan­ce du Clo­sel ha acep­ta­do sa­cri­fi­car par­te de su vi­da pri­va­da pa­ra la aper­tu­ra del re­cin­to al pú­bli­co. Un equi­li­brio siem­pre fá­cil de ges­tio­nar: Che­verny es uno de los cas­ti­llos más vi­si­ta­dos del Loi­ra.

Che­verny cuen­ta en­tre los cas­ti­llos más fa­mo­sos de Fran­cia. Es una pro­pie­dad se­ño­rial cu­yas tie­rras han per­te­ne­ci­do a la mis­ma fa­mi­lia du­ran­te más de seis si­glos.

El nom­bre Che­verny apa­re­ce por pri­me­ra vez en los ac­tos notariales en en 1315 de Blé­sois. Jean Hu­rault ad­quie­re el lu­gar de Che­verny a me­dia­dos del si­glo XIV. Sus hi­jos desem­pe­ñan fun­cio­nes privilegia­das que con­tri­bui­rán a dar­le a la tie­rra de Che­verny to­do su es­plen­dor. La fa­mi­lia es en­no­ble­ci­da por Fe­li­pe VI de Va­lois a prin­ci­pios del si­glo XIV. Luis XII au­to­ri­za a Raoul Hu­rault a cons­truir en sus tie­rras un cas­ti­llo for­ti­fi­ca­do.

Raoul, ge­ne­ral de Fi­nan­zas de Fran­cis­co I, quien es­ca­po a la pur­ga de­ci­di­da por el Rey en­tre sus fi­nan­cie­ros y acree­do­res. Raoul tam­bién se ha­bía ca­sa­do con la hi­ja del más fa­mo­so de ellos: Beau­ne de Sem­blan­cay, que mu­rió ahor­ca­do.

Más tar­de Che­verny fue ven­di­do al ca­pe­llán del rey En­ri­que II, quien a su vez ce­de el lu­gar a la fa­mo­sa Dia­ne de Poi­tiers, aman­te de Hen­ri II. Vi­vió en Che­verny unos diez años an­tes de es­ta­ble­cer­se en Chau­mont cuan­do Cat­he­ri­ne de Me­di­ci la ex­pul­só de Che­non­ceau. El do­mi­nio es­ca­pa por pri­me­ra vez al Hu­rault du­ran­te quin­ce años.

Phi­lip­pe Hu­rault en­con­tró la tie­rra de su fa­mi­lia en 1565. Phi­lip­pe Hu­rault, con­de de Che­verny y Ca­ba­lle­ro de la Or­den del Es­pí­ri­tu San­to, fue el Can­ci­ller de los Re­yes En­ri­que III y En­ri­que IV. Henry III lo re­pu­dia po­co an­tes del ase­si­na­to del du­que de Gui­sa en Blois. Phi­lip no te­nía san­gre en sus ma­nos. De es­te mo­do, En­ri­que IV lo res­tau­ra a su po­si­ción, de quien es uno de los con­se­je­ros más va­lio­sos.

Aún habitado, es el me­jor cas­ti­llo amue­bla­do del Va­lle del Loi­ra. Su hi­jo Hen­ri, te­nien­te ge­ne­ral de Or­leans, es fa­mo­so por su ar­dor y su ca­rác­ter aser­ti­vo. Él vi­vi­rá un dra­ma con­yu­gal, que lo obli­ga­rá a aban­do­nar los mis­te­rios del po­der. Se ca­só en se­gun­do ma­tri­mo­nio con

Mar­gue­ri­te Gai­llard Mo­ri­niè­re. Sin du­da pa­ra tra­zar una lí­nea so­bre un pa­sa­do do­lo­ro­so, Hen­ri y Mar­gue­ri­te de­ci­den al­re­de­dor de 1625, en la cons­truc­ción del Cas­ti­llo ac­tual. Las obras son de tal mag­ni­tud que ni Hen­ri ni Mar­gue­ri­te ve­rán ter­mi­na­das por com­ple­to « la ma­ra­vi­lla na­ci­da del amor ». Su hi­ja Eli­sa­beth, Mar­que­sa de Mont­glas, com­ple­ta la de­co­ra­ción in­te­rior.

El re­sul­ta­do fi­nal es es­plén­di­do. A es­te res­pec­to, la Gran­de Ma­de­moi­se­lle, hi­ja de Gas­ton d’or­léans, des­cri­be a Che­verny co­mo un « palacio en­can­ta­do » ...

Des­afor­tu­na­da­men­te, los hi­jos de Eli­sa­beth tie­nen po­co in­te­rés en Che­verny que de nue­vo ven­di­do más tar­de, cae pri­me­ro en ma­nos del con­de de Har­court y los de Du­fort en 1764. Jean-ni­co­las Du­fort de Che­verny ocu­pa en es­te mo­men­to la po­si­ción in­tro­duc­to­ria de los em­ba­ja­do­res en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res.

Che­verny le de­be mu­cho.

Por un la­do, pu­do res­tau­rar una pro­pie­dad des­cui­da­da en per­fec­to es­ta­do du­ran­te va­rios años. Por otro la­do, su tem­pe­ra­men­to y cua­li­da­des di­plo­má­ti­cas (in­he­ren­tes a sus fun­cio­nes an­te­rio­res) le per­mi­ten cru­zar sin de­ma­sia­do da­ño fí­si­co y ma­te­rial, el do­lo­ro­so pe­río­do re­vo­lu­cio­na­rio. Sin em­bar­go, se se­pa­ra de Che­verny en la muer­te de su hi­jo en 1799.

Di­fe­ren­tes pro­pie­ta­rios tie­nen éxi­to en po­co tiem­po, has­ta que An­ne De­nis Hu­rault, Mar­qués de Vi­bra­ye, des­cen­dien­te de Raoul Hu­rault, lo ad­qui­rió en 1825.

Che­verny pa­só por otro pe­río­do di­fí­cil de la his­to­ria: el de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en el que fue re­qui­sa­do por el es­ta­do. Sir­vió co­mo al­ma­cén pa­ra el mo­bi­lia­rio na­cio­nal y co­bi­jo, en­tre otros, los mue­bles del Mu­seo Cluny de 1940 a 1944, ba­jo la di­rec­ción del con­ser­va­dor de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, Jac­ques Gué­rin. Se­gún los informes, la Mo­na Li­sa tam­bién hi­zo una vi­si­ta a Che­verny.

La es­plén­di­da de­co­ra­ción in­te­rior es obra del Bloi­so­is Jean Mo­nier. Es­te úl­ti­mo, en su tiem­po, se ha­bía be­ne­fi­cia­do del apo­yo de la rei­na Ma­ría de Mé­di­cis, que lo en­vió a per­fec­cio­nar su ta­len­to en Ita­lia. A su re­gre­so, ella lo con­tra­tó en el Pa­lais du Lu­xem­bourg. Lue­go re­gre­só a Blois, su ciu­dad na­tal. Co­ro­na­do con un me­re­ci­do éxi­to, es lla­ma­do a Che­verny pa­ra ejer­ci­tar su ta­len­to.

La vi­si­ta es gra­tui­ta o guia­da ba­jo pe­ti­ción pa­ra gru­pos. Hay mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra or­ga­ni­zar vi­si­tas, even­tos y se­mi­na­rios: los vi­si­tan­tes pue­den ate­rri­zar en he­li­cóp­te­ro en el cés­ped del Cas­ti­llo, es­ta­cio­nar­se fren­te al Cas­ti­llo con sus vehícu­los du­ran­te un mi­tin tu­rís­ti­co o dis­fru­tar de una vi­si­ta al ex­te­rior.

Cua­ren­ta em­plea­dos per­ma­nen­tes y ca­si 20 per­so­nas más ha­cen la tem­po­ra­da de ve­rano es­to ase­gu­ra las vi­si­tas, re­cep­ción pú­bli­ca, ad­mi­nis­tra­ción de pro­pie­da­des, man­te­ni­mien­to de jar­di­nes y bos­ques, el buen fun­cio­na­mien­to de la ven­ta de en­tra­das, la ges­tion de las tien­das y el Mu­seo Tin­tín.

Un lu­gar de en­sue­ño con mu­cha his­to­ria que com­par­tir.

CH­TEAU DE CHE­VERNY

41700 Che­verny www.cha­teau-che­verny.fr/

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from France