Es­pa­ña y el ‘pro­cés’, es­pe­jo de las de­sigual­da­des y po­pu­lis­mos que ame­na­zan Eu­ro­pa

Ver­ti­ges du sé­pa­ra­tis­me.

Vocable (Espagnol) - - Édito / Sommaire - POR F.J. CA­LE­RO

L’op­po­si­tion Nord/Sud, en­tre ré­gions ri­ches et pau­vres est-elle la seu­le rai­son des ten­ta­tions sou­ve­rai­nis­tes en Eu­ro­pe ? L’om­bre du "ca­ta­la­ne­xit" me­na­ce t-elle en­co­re à quel­ques jours des élec­tions ré­gio­na­les ca­ta­la­nes? Qu'en se­ra t-il à l’is­sue du scru­tin ?

Co­mo con la Li­ga Nor­te en Ita­lia, son siem­pre las re­gio­nes más ri­cas las que re­cla­man la in­de­pen­den­cia. Ca­si pa­re­ce es­cu­char­se la voz de la des­pre­cia­ble Mar­ga­ret That­cher (di­cien­do) "quie­ro que me de­vuel­van mi di­ne­ro"», es­cri­bía la re­vis­ta sa­tí­ri­ca Char­lie Heb­do en un du­rí­si­mo edi­to­rial con­tra el pro­cés ca­ta­lán. Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta el 20 % del PIB y com­pi­te con Ma­drid co­mo mo­tor eco­nó­mi­co de Es­pa­ña. An­te la an­gus­tia de los in­de­pen­den­tis­tas por lo­grar su Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, los co­rres­pon­sa­les de me­dios ex­tran­je­ros no se ex­pli­can por qué que­rrían los ri­cos ca­ta­la­nes la se­ce­sión. 2. La cri­sis eco­nó­mi­ca y las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad han mi­na­do la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y es­pa­ño­las, pro­pi­cian­do el au­ge de po­pu­lis­mos rup­tu­ris­tas. En Ita­lia, las ri­cas Vé­ne­to y Lom­bar­día or­ga­ni­za­ron ha­ce dos me­ses, a los po­cos días del 1 de Oc­tu­bre ca­ta­lán, sen­dos re­fe­ren­dos con-

vo­ca­dos por la Li­ga Nor­te pa­ra as­pi­rar a una ma­yor au­to­no­mía fi­nan­cie­ra. «Es­ta­mos can­sa­dos de dar 80 000 mi­llo­nes de eu­ros a las ar­cas del Es­ta­do», ale­gó uno de los lí­de­res del par­ti­do xe­nó­fo­bo, Pao­lo Gri­mal­di, en una suer­te de ver­sión light del "Ro­ma la­dro­na" que po­pu­la­ri­zó su par­ti­do en los años no­ven­ta pa­ra in­de­pen­di­zar de for­ma sim­bó­li­ca a lo que lla­man la Pa­da­nia.

LA BRE­CHA

3. Al tiem­po que re­na­cen los na­cio­na­lis­mos eu­ro­peos, la bre­cha en­tre las re­gio­nes más ri­cas y las más po­bres de los paí­ses de la zo­na del eu­ro ha au­men­ta­do des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra, se­gún un aná­li­sis re­cien­te de The Eco­no­mist. El pro­me­dio que ha­ce el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co una de­ce­na de paí­ses oc­ci­den­ta­les, en­tre los que se en­cuen­tra Es­pa­ña, mues­tra que la de­sigual­dad re­gio­nal es­ta­ba dis­mi­nu­yen­do en los años pre­vios a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007-08, pe­ro ha au­men­ta­do des­de en­ton­ces. «En tiem­pos de aus­te­ri­dad y neo­li­be­ra­lis­mo (in­clu­so en pleno au­ge de Ale­ma­nia), don­de se dispu­tan los pre­su­pues­tos de re­dis­tri­bu­ción, in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción, etc. Las re­gio­nes más fuer­tes no quie­ren sub­si­diar las par­tes más dé­bi­les del es­ta­do», di­ce a ABC el so­ció­lo­go ale­mán Oli­ver Nacht­wey, es­pe­cia­li­za­do en de­sigual­dad y que aca­ba de pu­bli­car el li­bro La so­cie­dad del des­cen­so.

4. La glo­ba­li­za­ción ha­ce que las re­gio­nes ya fuer­tes sean más fuer­tes y las más dé­bi­les sean más dé­bi­les. En Ale­ma­nia la re­gión más prós­pe­ra eco­nó­mi­ca­men­te es Ba­vie­ra, en el sur, y el es­tan­ca­mien­to se re­gis­tra en el nor­te y el es­te. Es­te com­por­ta­mien­to se re­pi­te en Ita­lia en­tre el vi­go­ro­so nor­te y el frá­gil sur. Pa­ra Nacht­wey, «Eu­ro­pa ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en in­fluir a los po­lí­ti­cos pa­ra im­ple­men­tar po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les. La cons­truc­ción de mer­ca­dos li­bres sin una ver­da­de­ra ar­mo­ni­za­ción so­cial fue un ins­tru­men­to adi­cio­nal pa­ra pro­du­cir re­la­cio­nes la­bo­ra­les frac­tu­ra­das en Eu­ro­pa». En Francia, Em­ma­nuel Ma­cron ha lo­gra­do su pri­me­ra vic­to­ria en la Unión Eu­ro­pea con la re­for­ma de la di­rec­ti­va pa­ra los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos, que ten­drán las mis­mas con­di­cio­nes —suel­do in­clui­do— que los lo­ca­les. La re­for­ma, re­cha­za­da por los paí­ses del Es­te por­que es­ti­man que es­ta me­di­da per­ju­di­ca la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus eco­no­mías, es un pa­so im­por­tan­te pa­ra de­te­ner com­pe­ten­cia de­sigual de los ba­jos sa­la­rios trans­na­cio­na­les. Ala­ba­do fue­ra de Francia por su agen­da pro­fun­da­men­te eu­ro­peís­ta, Ma­cron se en­fren­ta ca­da día a una fe­roz opo­si­ción de gran par­te del elec­to­ra­do ga­lo e in­clu­so en el seno de su pro­pio par­ti­do.

5. Con la cri­sis eco­nó­mi­ca, los vie­jos Es­ta­dos eu­ro­peos han te­ni­do que en­fren­tar­se a de­sa­fíos ge­ne­ra­dos por la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, la in­mi­gra­ción o el cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro tam­bién a las de­man­das de las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes de que­rer for­mar par­te de una ma­ne­ra más ac­ti­va en la to­ma de de­ci­sio­nes. La fal­ta de con­ver­gen­cia a ni­vel lo­cal, es­ta­tal y eu­ro­peo ha al­te­ra­do los ci­mien­tos de lo po­lí­ti­co. Pa­ra evi­tar la re­su­rrec­ción del Ma­ri­ne Le Pen y su Fren­te Na­cio­nal, hoy en ho­ras ba­jas, el pre­si­den­te fran­cés ha lan­za­do su es­tra­te­gia «La Eu­ro­pa que pro­te­ge», ci­men­ta­da en unas gran­di­lo­cuen­tes pro­me­sas de ma­yor de­fen­sa de los in­tere­ses in­di­vi­dua­les. La glo­ba­li­za­ción sig­ni­fi­có du­ran­te años el aba­ra­ta­mien­to del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la des­apa­ri­ción de las fron­te­ras, pe­ro en la prác­ti­ca, co­mo sub­ra­ya un lar­go ar­tícu­lo de The Guar­dian ha­ce unos me­ses so­bre es­te fe­nó­meno, ha ter­mi­na­do su­po­nien­do la des­lo­ca­li­za­ción des­de los paí­ses ri­cos don­de la mano de obra era ca­ra, ha­cia los paí­ses po­bres, don­de la mano de obra era más ba­ra­ta. Los ha­bi­tan­tes de los paí­ses ri­cos tie­nen que acep­tar en­ton­ces sa­la­rios más ba­jos pa­ra no per­der sus em­pleos.

6. Pe­se a que la de­sigual­dad de in­gre­sos den­tro de los paí­ses de la UE co­men­zó a caer en 2016, el 20 % de los ho­ga­res más ri­cos tu­vo unos in­gre­sos 5,1 ve­ces su­pe­rior al 20 % más po­bre, y en Es­pa­ña esa pro­por­ción es­tá li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de seis ve­ces y me­dia, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Bru­se­las si­túa a Es­pa­ña en la ca­te­go­ría de “si­tua­cio­nes crí­ti­cas” jun­to a Bul­ga-

La glo­ba­li­za­ción ha­ce que las re­gio­nes ya fuer­tes sean más fuer­tes y las más dé­bi­les sean más dé­bi­les

ria, Lituania o Gre­cia en cuan­to a la bre­cha sa­la­rial, e in­ci­de en que aún no ha re­cu­pe­ra­do los ni­ve­les de igual­dad por ren­tas de an­tes de la cri­sis. Exis­te una Es­pa­ña ri­ca y otra po­bre mar­ca­da por el de­te­rio­ro del mer­ca­do la­bo­ral: si Na­va­rra y País Vas­co cuen­tan con el por­cen­ta­je más ba­jo en ries­go de po­bre­za (el 9 % se­gún el INE), se­gui­das por Ca­ta­lu­ña con el 13,2 mien­tras que en An­da­lu­cía, Ca­na­rias y Ceu­ta so­bre­pa­sa el 35 %. «Una co­sa es la igual­dad y otra la po­bre­za. La eli­mi­na­ción de la po­bre­za de­pen­de mu­cho de po­lí­ti­cas so­cia­les, que son po­lí­ti­cas es­ta­ta­les. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es fun­da­men­tal­men­te ac­ti­vi­dad pri­va­da, hay re­gio­nes más ri­cas y otras más po­bres, se­rán de­sigua­les otra co­sa es que la po­lí­ti­ca es­ta­tal ha­gan que es­ta de­sigual­dad lle­gue al um­bral de la po­bre­za», sos­tie­ne a es­te dia­rio el eco­no­mis­ta Fer­nan­do Ra­mí­rez, au­tor jun­to al tam­bién con­sul­tor Cé­sar Mo­li­nas del li­bro La cri­sis exis­ten­cial de Eu­ro­pa.

ES­TA­DO DE BIE­NES­TAR

7. El Es­ta­do de bie­nes­tar en Es­pa­ña es uni­ver­sal: las au­to­no­mías cuen­tan con com­pe­ten­cias en Sa­ni­dad y Edu­ca­ción pe­ro no en se­gu­ros por des­em­pleo, ni pen­sio­nes. «Si lle­go pre­su­pues­ta­ria­men­te ago­bia­do, la cri­sis la voy a ges­tio­nar mal por­que no voy a po­der in­ver­tir y gas­tar en ese mo­men­to. No es que los ges­to­res que es­tén al fren­te du­ran­te la cri­sis lo es­tén ha­cien­do mal, les han de­ja­do una ma­la si­tua­ción los an­te­rio­res. Les ha ido me­jor a los paí­ses que han po­di­do in­ver­tir du­ran­te la cri­sis y re­for­zar la red de pro­tec­ción so­cial de una for­ma más efi­caz. La ca­ja úni­ca de la pro­tec­ción so­cial no pue­de de­pen­der de don­de vi­vas. Lo que se man­tie­ne a ni­vel lo­cal es aque­llo que es­té más cer­ca del ciu­da­dano», ase­ve­ran los eco­no­mis­tas.

8. Aun así, mien­tras que la di­fe­ren­cia de ren­ta per cá­pi­ta en­tre la re­gión es­pa­ño­la más ri­ca y la más po­bre se ha man­te­ni­do sin su­frir gran­des va­ria­cio­nes en los úl­ti­mos quin­ce años pe­se a la se­ve­ra cri­sis es­pa­ño­la, en Reino Uni­do la bre­cha se ha dis­pa­ra­do. De es­ta for­ma, que se man­ten­gan o no lo las de­sigual­da­des en­tre re­gio­nes «no tie­ne mu­cho que ver con el gra­do de cen­tra­li­za­ción o des­cen­tra­li­za­ción del Es­ta­do de bie­nes­tar», ex­po­ne el in­ves­ti­ga­dor ale­mán. En Sue­cia o Francia, con un ti­po más cen­tra­li­za­do de Es­ta­do de bie­nes­tar, el au­men­to de la de­sigual­dad ha si­do mo­de­ra­do. «El au­men­to de la de­sigual­dad en Gran Bre­ta­ña tie­ne mu­cho que ver con los efec­tos a lar­go pla­zo del neo­li­be­ra­lis­mo y la pri­va­ti­za­ción, la caí­da de las ma­nu­fac­tu­ras y el sur­gi­mien­to de un sec­tor fi­nan­cie­ro que es más gran­de que los de­más y tie­ne más in­fluen­cia en la de­sigual­dad to­tal que Wall Street ge­ne­ra en la eco­no­mía de EE. UU.», aña­de el so­ció­lo­go.

9. La uni­for­mi­dad pro­pia de la glo­ba­li­za­ción no va re­ñi­da con pre­ten­der la di­fe­ren­cia cul­tu­ral y exal­tar lo lo­cal co­mo se ha vis­to con el au­ge del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán o la vic­to­ria del Bre­xit, ba­sa­da en un fuer­te sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta. «¿Es­to es bueno? A mí no me lo pa­re­ce por­que, co­mo de­cía el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, (Jean-Clau­de) Junc­ker, si ges­tio­nar a 27 es di­fí­cil, a 90 es im­po­si­ble. Hay que bus­car la for­ma en la que sea­mos ca­pa­ces de con­vi­vir ca­da uno de no­so­tros con más de una iden­ti­dad. Por qué no po­de­mos sen­tir di­fe­ren­tes co­sas. Cla­ro que se pue­de, no es­tá re­ñi­do. Lo que hay que pro­cu­rar es que no sean ex­clu­yen­tes», ex­po­ne Ra­mí­rez.

(SI­PA)

La es­te­la­da in­de­pen­den­tis­ta.

(Si­pa)

Car­les Puig­de­mont en un ac­to de cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes re­gio­na­les del 21 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.