Ri­car­do Da­rín, se­duc­tor in­do­ma­ble

Re­tour sur la ca­rriè­re du plus em­blé­ma­ti­que des ac­teurs ar­gen­tins.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

Ri­car­do Da­rín de­vient le 3 jan­vier le pro­chain pré­si­dent de l’Ar­gen­ti­ne dans le th­ri­ller po­li­ti­que El Pre­si­den­te de San­tia­go Mitre. Par son cha­ris­me, son char­me et sa ver­sa­ti­li­té ca­mé­léo­nes­que, il est de­ve­nu un ac­teur in­con­tour­na­ble du ci­né­ma la­ti­noa­mé­ri­cain et es­pag­nol de­puis ces vingt der­niè­res an­nées. Re­tour sur la ca­rriè­re ex­tra­or­di­nai­re de ce mons­tre sa­cré.

Es­tá sen­ta­do en un res­tau­ran­te ar­gen­tino de Ma­drid. Tie­ne ros­tro co­mo de pe­rro lo­bo. O de husky si­be­riano. Los ojos cla­ros y au­da­ces, pe­ro ami­ga­bles; las pu­pi­las achi­ca­das por el cho­rro de luz. Un ros­tro an­cho y asil­ves­tra­do por la ca­be­lle­ra y la bar­ba pla­tea­das. Frun­ce el ce­ño. Tam­bién son­ríe. Se emo­cio­na. De­ja que la con­ver­sa­ción le lle­ve co­mo quien sa­le a dar una vuel­ta sin rum­bo. “Nos fui­mos de via­je”, di­ce cuan­do una co­sa lle­va a la otra y pier­de el hi­lo. “Me en­can­ta ir­me de via­je”. Ha­bla­ba de las hor­mi­gas, y eso de­ri­vó en un cuen­to de Ju­lio Cor­tá­zar —“Cor­tá­zar, buah, nos po­ne­mos en pie”—, pe­ro to­do ha­bía co­men­za­do en otro si­tio: “Yo creo que es­ta­mos me­dio dor­mi­dos”. Ha­bla de la ciu­da­da­nía, “en ge­ne­ral”.

2. Es­cu­char­le es co­mo oír ha­blar a uno de sus per­so­na­jes. Te atra­pa con su voz de li­ja, dis­cu­rre co­mo un hom­bre co­rrien­te, na­rra lo que ha vi­vi­do, con­fie­sa sus con­tra­dic­cio­nes, se ilu­mi­na cuan­do to­ca su ofi­cio. Su discurso, en oca­sio­nes, se vuel­ve po­lí­ti­co en el sen­ti­do cí­vi­co del tér­mino. El del hom­bre de la ca­lle, que ha atra­ve­sa­do dic­ta­du­ras, jun­tas mi­li­ta­res, co­lap­sos eco­nó­mi­cos. A ve­ces, cuan­do ha­bla, pa­re­ce que no fue­ra Da­rín. Y se trans­for­ma, por ejem­plo, en Si­món, ex­per­to en de­mo­li­cio­nes y ex­plo­si­vos al que la grúa le ha le­van­ta­do el co­che y no en­cuen­tra for­ma de re­cla­mar, de sub­sa­nar el error, de lle­gar a ca­sa a tiem­po pa­ra el cum­plea­ños de la hi­ja. El ar­que­ti­po del ar­gen­tino enoja­do, al que le fal­ta

una go­ta pa­ra que des­bor­de el va­so. Bom­bi­ta, el hé­roe de Re­la­tos sal­va­jes:

3. –Es­ta­mos me­dio dor­mi­dos. Cuan­do uno es­tá al tan­to de los mal­tra­tos, las hu­mi­lla­cio­nes, los atro­pe­llos, las pos­ter­ga­cio­nes… Me pre­gun­to: ¿ha­brá si­do siem­pre así? ¿Has­ta cuán­do va­mos a se­guir asis­tien­do con na­tu­ra­li­dad a las abe­rra­cio­nes? ¿Cuán­ta gen­te va­mos a ne­ce­si­tar ver dur­mien­do en la ca­lle pa­ra dar­nos cuen­ta de que al­go n oh ai do bien? Est a mo shi­per dom es tic ados. Lle­ga­mos a la con­clu­sión: “Bueeeno, es­pe­ra­re­mos a quel as­co­sas­cam­bi en; aque­lo que nos pro­met enl os se­ño­res de turn op or las­ví as co­rrec tas­se mo­di­fi­que”. Pe­ro no pa­re­ce que va­ya­mos en esa di­rec­ción. Al con­tra­rio: de pron­to un se­ñor ab­so­lu­ta­men­te in­to­le­ran­te de­ci­de en el nor­te que aho­ra se va a ca­gar en tan­tos ciu­da­da­nos. No les po­ne­mos ca­ra y cuer­po a los nú­me­ros. Y los nú­me­ros son fríos. Al­go se nos ador­me­ció. Y con to­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, en me­di­ci­na, en cien­cia, hay al­go que me des­pier­ta cu­rio­si­dad: la avi­dez del ser hu­mano, so­bre to­do de quie­nes cor­tan el ba­ca­lao, por en­con­trar lu­ga­res pa­ra vi­vir fue­ra del pla­ne­ta. Co­mo si la es­pe­cie ya su­pie­ra que es­tá ha­cien­do mier­da el há­bi­tat y ne­ce­si­ta otro.

4. Y ahí co­mien­za a ha­blar de las hor­mi­gas. A vis­ta de pá­ja­ro, la ca­rre­ra de Da­rín se po­dría me­dir en tiem­pos geo­ló­gi­cos: tie­ne 60 años y lle­va 58 y me­dio en los es­ce­na­rios, sus pa­dres, que eran ac­to­res, lo plan­ta­ron por pri­me­ra vez en un pla­tó con año y me­dio. Su pri­mer re­cuer­do trans­cu­rre en un es­tu­dio de ra­dio jun­to a Nor­ma Alean­dro y Al­fre­do Al­cón. Él re­cuer­da so­bre to­do al ope­ra­dor de so­ni­do, ca­cha­rrean­do pa­ra si­mu­lar tor­men­tas, pa­sos, por­ta­zos. Le to­ca­ban un bra­zo pa­ra que en­tra­ra. “Es­ta­ba siem­pre dis­traí­do”.

PORTEÑO

5. De pron­to, en el res­tau­ran­te, irrum­pe un gru­po con la al­ga­ra­bía de los re­cién lle­ga­dos. Da­rín ele­va la mi­ra­da: “¡No me lo creo!”. Na­ta­lia Ver­be­ke, por­te­ña co­mo él, em­ba­ra­za­dí­si­ma. Fue­ron com­pa­ñe­ros de re­par­to en El hi­jo de la no­via (2001), can­di­da­ta al Óscar a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa. La pri­me­ra, por­que Da­rín ha pro­ta­go­ni­za­do tres de las sie­te cin­tas ar­gen­ti­nas no­mi­na­das en es­ta ca­te­go­ría. Re­pi­tió (y lo ga­nó) con El se­cre­to de sus ojos (2009). Y con Re­la­tos sal­va­jes ha­ce un par de años.

6. Cuan­do re­gre­sa a la me­sa, pre­gun­ta por dón­de iba. Ha­bla­ba de es­tar aten­to o dis­traí­do: “Cuan­do mis pa­dres se se­pa­ra­ron, me afe­rré a la ca­lle. Es­ta­ba to­do el tiem­po fue­ra. Y em­pe­cé a per­ci­bir có­mo fun­cio­na: no puedes per­mi­tir­te es­tar dis­traí­do. Has de es­tar aten­to a to­do. Te­ner vi­sión pe­ri­fé­ri­ca, 360, in­ten­tar sa­ber qué es­tá ocu­rrien­do de­trás de ti, no so­lo de fren­te”. Ha­bla de su ba­rrio, el On­ce: “Es Bangkok. Un cen­tro co­mer­cial co­pa­do por la co­lo­nia ju­día, aho­ra por la co­rea­na y chi­na; la zo­na tex­til, don­de se en­cuen­tran las gran­des tien­das, con una enor­me es­ta­ción de óm­ni­bus y fe­rro­ca­rril. Y mu­cha mo­vi­da. De to­do ti­po. Ha­bía gen­te fan­tás­ti­ca, tra­ba­ja­do­res, es­tu­dian­tes. Y de to­do lo de­más, tam­bién”.

7. Cuan­do el rea­li­za­dor Fabián Bie­linsky lo eli­gió pa­ra Nue­ve rei­nas (2000), le pro­pu­so vi­si­tar lu-

ga­res reales pa­ra im­preg­nar­se del am­bien­te y sus per­so­na­jes. Da­rín le res­pon­dió: “Cre­cí en la ca­lle, en el On­ce. Los conozco de me­mo­ria a to­dos. Puedo ha­cer la des­crip­ción de ca­da uno de ellos. Sé có­mo son. Có­mo fun­cio­nan”. Hé­roes y vi­lla­nos. Es­ta­fa­do­res y es­ta­fa­dos. La gen­te co­rrien­te. Su ros­tro, al fi­nal de Nue­ve rei­nas, cuan­do ha em­pe­za­do el co­rra­li­to y el ban­co no le de­ja co­brar un che­que, po­dría ser el de to­da Ar­gen­ti­na: pá­li­do, los ojos per­di­dos y un hi­lo de san­gre co­rrién­do­le des­de la fren­te.

8. En la pe­lí­cu­la, el ayudante de di­rec­ción era Mar­tín Ho­da­ra, que pa­re­ce un co­me­ta en la vi­da de Da­rín: vuel­ve ca­da 6, 7 o 10 años. Se co­no­cie­ron en el ro­da­je de un anun­cio en 1994. Coin­ci­die­ron en Nue­ve rei­nas en 2000. Co­di­ri­gie­ron La se­ñal en 2007 (la úni­ca en la que el ac­tor se ha co­lo­ca­do tras la cá­ma­ra). Y Ho­da­ra lo di­ri­gió en Nie­ve ne­gra, una pe­lí­cu­la a me­dio ca­mino en­tre la tra­ge­dia y el dra­ma fa­mi­liar, pro­ta­go­ni­za­da jun­to a Leo­nar­do Sba­ra­glia. En su tie­rra la han vis­to 680 000 es­pec­ta­do­res, más que La La Land.

9. Cuan­do se co­no­cie­ron, ro­dan­do aquel spot de 1994, Da­rín ya ha­bía he­cho y si­do de to­do en Ar­gen­ti­na: ni­ño ac­tor, do­bla­je en di­bu­jos, obras tea­tra­les, pie­zas ra­dio­fó­ni­cas, par­te de un fe­nó­meno pa­re­ci­do a los Beatles pe­ro en ver­sión in­ter­pre­ta­ti­va (“los ga­lan­ci­tos”), no­vio de la ve­det­te Susana Gi­mé­nez, do­ce­na y me­dia de se­ries de te­le­vi­sión, un dis­co con or­ques­ta del que pre­fie­re no ha­blar, bai­la­do y can­ta­do en mu­si­ca­les, y pro­ta­go­ni­za­do un buen pu­ña­do de pe­lí­cu­las. Siem­pre, di­ce el ac­tor, hu­bo al­guien que lo aga­rró de la mano, ti­ró de él y lo ele­vó al si­guien­te es­ca­lón. Una mez­cla de ta­len­to, su­dor y suer­te.

ÉXI­TO

10. Pa­ra Mar­tín Ho­da­ra, Nue­ve rei­nas y El hi­jo de la no­via mar­can el an­tes y el des­pués. “Acom­pa­ña­ron el boom del ci­ne ar­gen­tino a ni­vel lo­cal y en el res­to del mun­do”. A Da­rín lo ca­ta­pul­ta­ron al hi­per­es­pa­cio: des­de en­ton­ces, ha ro­da­do cer­ca de 30 pe­lí­cu­las. “Es co­mo un Ro­bert de Ni­ro”, de­fi­ne el di­rec­tor. “Has­ta cuan­do no te con­ven­ce, siem­pre de­ja un de­ta­lle, al­go ex­cep­cio­nal”. Ho­da­ra ase­gu­ra que el 'mé­to­do Da­rín' es “me­dio ex­tra­ño”: “Tie­ne un po­der de con­cen­tra­ción ins­tan­tá­neo. Siem­pre es­tá jo­dien­do has­ta el se­gun­do en que en­tra en cá­ma­ra. Sue­le te­ner un co­no­ci­mien­to del guion de prin­ci­pio a fin, de to­dos los per­so­na­jes, una vi­sión glo­bal de la his­to­ria. Tie­ne me­mo­ria de ele­fan­te”.

11. Con la edad, tam­bién le han ido lle­ga­do nuevos pa­pe­les: En Tru­man (2015), de Cesc Gay, in­ter­pre­tó a un hom­bre al que un día le anun­cian un cán­cer ful­mi­nan­te. Ja­vier Cá­ma­ra, su me­jor ami­go en el lar­go­me­tra­je, so­lía to­mar­le el pe­lo mien­tras ro­da­ban: “Es­toy en pri­me­ro de Da­rín”. Co­mo si fue­ra un maes­tro. “Él so­lo acep­ta la ver­dad en la es­ce­na”, des­cri­be Cá­ma­ra. “Jue­ga mu­cho. Y no hay quien lo en­ga­ñe. Te des­nu­da con la mi­ra­da. Tie­ne co­nec­ta­do el ra­dar to­do el tiem­po. Su ins­tru­men­to es un Stra­di­va­rius. Po­see un oí­do per­fec­to. Y es la per­so­na con la que afi­na la or­ques­ta. Un ti­po de­li­cio­so, se­duc­tor, uno de los me­jo­res ac­to­res del mun­do. Ex­tra­or­di­na­rio y hu­mil­de, por­que es cons­cien­te de que ne­ce­si­ta a to­do el equi­po. Lle­ga­ba can­tan­do al ro­da­je. Y to­dos lo ce­le­bra­ban”. Cá­ma­ra, que úl­ti­ma­men­te ha tra­ba­ja­do con elen­cos in­ter­na­cio­na­les de pri­me­ra fi­la en las se­ries Nar­cos y El jo­ven pa­pa, ex­pli­ca que su co­le­ga po­see au­ra de mi­to: “To­dos me pre­gun­tan por Da­rín”.

“Es co­mo un Ro­bert de Ni­ro”, “Has­ta cuan­do no te con­ven­ce, siem­pre de­ja un de­ta­lle, al­go ex­cep­cio­nal”.

Ri­car­do Da­rín con la ac­triz Pau­li­na García en El Pre­si­den­te. (DR)

(Si­pa)

A pun­to de cum­plir 61 años, Da­rín es ya to­do un mi­to del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano.

(DR)

En una es­ce­na de El pre­si­den­te, con la ac­triz ar­gen­ti­na Eri­ca Rivas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.