Gran Bre­ta­ña recomienda es­tu­diar es­pa­ñol tras el Bre­xit

L’en­jeu de l’es­pag­nol avec le Bre­xit.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

Bien que le chi­nois soit la lan­gue la plus par­lée au mon­de, ce sont l’an­glais et l’es­pag­nol qui se dis­pu­tent le ti­tre de lan­gues com­mer­cia­les. Par­mi les con­sé­quen­ces du Bre­xit, l’es­pag­nol est re­ve­nu sur le de­vant de la scè­ne en Gran­de-Bre­tag­ne. Ain­si, le Bri­tish Coun­cil vient de pu­blier une étu­de re­com­man­dant l’ap­pren­tis­sa­ge de la lan­gue de Cer­van­tes com­me pre­miè­re lan­gue étran­gè­re.

El bre­xit ha traí­do a la ac­tua­li­dad bri­tá­ni­ca la im­por­tan­cia del idio­ma es­pa­ñol co­mo len­gua glo­bal, des­pués de que el Bri­tish Coun­cil hi­cie­ra pú­bli­co ha­ce un mes un es­tu­dio en el que se recomienda la en­se­ñan­za de la len­gua de Cer­van­tes co­mo pri­me­ra op­ción an­te la ne­ce­si­dad de me­jo­rar las com­pe­ten­cias lin­güís­ti­cas de los bri­tá­ni­cos en el con­tex­to de la nue­va si­tua­ción po­lí­ti­ca, tras el aban­dono de la Unión Eu­ro­pea. Pa­sa­do ya más de un año des­de el re­fe­rén­dum, es ho­ra de pen­sar en có­mo Gran Bre­ta­ña di­bu­ja­rá su fu­tu­ro co­mer­cial en el mun­do. Y cuen­tan con el es­pa­ñol, chino, fran­cés, ára­be y ale­mán co­mo prio­ri­dad, por ese or­den.

2. Pa­ra el Bri­tish Coun­cil, de­di­ca­do a la cul­tu­ra y las opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas, Gran Bre­ta­ña de­be con­si­de­rar con ur­gen­cia su ne­ce­si­dad de con­ver­tir­se en una potencia co­mer­cial más allá del con­ti­nen­te, al mis­mo tiem­po que de­be re­for­zar los la­zos bi­la­te­ra­les con los gobiernos eu­ro­peos, más cer­ca­nos geo­grá­fi­ca­men­te. En es­te con­tex­to de una «Gran Bre­ta­ña glo­bal», el mul­ti­lin­güis­mo se con­vier­te en va­lor fun­da­men­tal. Sin em­bar­go, la reali­dad bri­tá­ni­ca dis­ta mu­cho de ser un pa­raí­so de las len­guas.

EL «MANTRA»

3. El in­for­me aler­ta de la po­bre en­se­ñan­za lin­güís­ti­ca del país an­glo­sa­jón. «Te­ne­mos que sa­lir del mantra de que el in­glés es “el” len­gua­je in­ter­na­cio­nal de los negocios, pa­ra en­ten­der la im­por­tan­cia de apren­der otros idio­mas y las mu­chas y va­ria­das cir­cuns­tan­cias en que se es­tán usan­do a la vez, o en de­tri­men­to, del in­glés». El tex­to se­ña­la que es­ta­mos en un mo­men­to crí­ti­co, en el que la me­jo­ra de las ha­bi­li­da­des lin­güís­ti­cas de la na­ción es «fun­da­men­tal», pues ne­ce­si­ta ciu­da­da­nos ca­pa­ces de re­for­zar las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, po­lí-

ti­cas y cul­tu­ra­les del país con sus ve­ci­nos eu­ro­peos.

4. Pues­tos al ha­bla con Te­re­sa Tins­ley, po­nen­te de es­te in­tere­san­te in­for­me, es­ta lin­güis­ta co­men­ta des­de Londres a ABC — en per­fec­to cas­te­llano — que, pa­ra la rea­li­za­ción del es­tu­dio, «se han te­ni­do en cuen­ta diez in­di­ca­do­res con ci­fras con­tras­ta­das. Hay fac­to­res eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les, di­plo­má­ti­cos, educativos, las pers­pec­ti­vas em­pre­sa­ria­les, del Go­bierno y los gus­tos y com­por­ta­mien­tos cul­tu­ra­les de los bri­tá­ni­cos».

5. Así, Tins­ley afir­ma que la for­ta­le­za del es­pa­ñol, que les ha lle­va­do a po­ner­le el pri­me­ro de la lis­ta, es una mez­cla de esos fac­to­res. «Pri­me­ro es­tá el tu­ris­mo, pues­to que Es­pa­ña es el pri­mer des­tino de los bri­tá­ni­cos (por ese mo­ti­vo es el pri­mer idio­ma en la en­se­ñan­za pa­ra adul­tos, mien­tras que en las es­cue­las es to­da­vía el se­gun­do, tras el fran­cés)».

6. Ade­más, es­tá el he­cho de la can­ti­dad de paí­ses que ha­blan la len­gua de Cer­van­tes, «lo cual es una evi­den­te ven­ta­ja» de ca­rác­ter di­plo­má­ti­co y co­mer­cial. «Hay que en­ten­der que el in­glés es lin­gua fran­ca en fo­ros mul­ti­na­cio­na­les, pe­ro que, en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les y co­mer­cia­les, las dos len­guas co­bran gran im­por­tan­cia», ase­ve­ra Tins­ley.

PO­COS ERASMUS

7. El in­for­me «marca cla­ra­men­te cin­co len­guas cu­ya en­se­ñan­za se­rá una prio­ri­dad pa­ra Gran Bre­ta­ña: es­pa­ñol, fran­cés y ale­mán, que ya se es­tu­dian en nues­tras es­cue­las, y ára­be y man­da­rín, cu­yo es­tu­dio de­be­ría­mos im­plan­tar», con­fir­ma Te­re­sa Tins­ley. ¿Hay me­di­das ya en mar­cha? «Yo no ten­go esa in­for­ma­ción aun­que de mo­men­to — re­co­no­ce— he­mos ha­bla­do de la ne­ce­si­dad de re­clu­tar a los pro­fe­so­res ne­ce­sa­rios», re­ma­cha.

8. La reali­dad que re­ve­lan las ci­fras es que «so­lo un 34 % de los jó­ve­nes apren­de, con un ni­vel muy bá­si­co, una len­gua ex­tran­je­ra en Gran Bre­ta­ña has­ta los 16 años. Tal vez por eso te­ne­mos esa ci­fra tan ba­ja de Erasmus, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, por­que nues­tros es­tu­dian­tes no se sien­ten con la se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria, que da el co­no­ci­mien­to de una len­gua ex­tran­je­ra, pa­ra cur­sar es­tu­dios en otros paí­ses eu­ro­peos», se la­men­ta. En efec­to, ape­nas 15 000 es­tu­dian­tes bri­tá­ni­cos es­tu­dia­ron en el ex­tran­je­ro en 2013, un nú­me­ro muy in­fe­rior a los 40 000 es­pa­ño­les que sí lo hi­cie­ron ese año. De he­cho el tra­ba­jo pide que se man­ten­gan los be­ne­fi­cios de aco­gi­da de es­tu­dian­tes Erasmus tras el bre­xit o, en su ca­so, crear es­truc­tu­ras edu­ca­ti­vas bi­la­te­ra­les de igual im­por­tan­cia. Pa­ra la es­tu­dio­sa, el bre­xit ha he­cho aflo­rar con­tra­dic­cio­nes y pa­ra­do­jas pe­ro «hay que te­ner cla­ro que no va­mos a nin­gún la­do sin me­jo­rar nues­tra com­pe­ten­cia lin­güís­ti­ca, pa­ra que el bre­xit sea un éxi­to ne­ce­si­ta­mos ha­blar más len­guas».

9. Los mo­ti­vos eco­nó­mi­cos de la prio­ri­dad de en­se­ñan­za del es­pa­ñol que marca es­ta propuesta se ba­san en que Es­pa­ña ya era un mer­ca­do de 15 000 mi­llo­nes de li­bras en 2015. A ello se su­man los mer­ca­dos de opor­tu­ni­dad que de­tec­tan en Mé­xi­co, Chi­le y Co­lom­bia, con una su­ma de 185 mi­llo­nes de per­so­nas his­pa­noha­blan­tes con po­co co­no­ci­mien­to del in­glés. En Mé­xi­co se atis­ba la sép­ti­ma eco­no­mía mun­dial pa­ra 2050 y Gran Bre­ta­ña quie­re as­cen­der en la es­ca­la que ya le ha con­ver­ti­do en el quin­to in­ver­sor.

10. Tal vez por ello, el his­to­ria­dor del CSIC Ma­nuel Lu­ce­na, con­sul­ta­do por ABC, no du­da­ba en va­lo­rar po­si­ti­va­men­te es­te in­for­me, con es­pe­cial acen­to en el he­cho de que «Gran Bre­ta­ña ya se ha da­do cuen­ta de que el es­pa­ñol es len­gua glo­bal, y que en su cui­da­do no es­ta­mos ha­cien­do to­dos los es­fuer­zos que de­be­ría­mos.».

11. En­tre las con­clu­sio­nes que las ci­fras arro­jan fi­gu­ran da­tos co­mo que los pro­fe­so­res y lin­güis­tas es­ta­ble­ci­dos en Gran Bre­ta­ña se­rán cru­cia­les pa­ra lle­gar a una eco­no­mía exi­to­sa tras el bre­xit. Tam­bién en el mun­do de la em­pre­sa que­da pa­ten­te có­mo el co­no­ci­mien­to idio­má­ti­co per­mi­ti­rá me­jo­res suel­dos a quie­nes ten­gan más com­pe­ten­cia pa­ra ne­go­ciar en otro idio­ma.

12.Tra­di­cio­nal­men­te las uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas ofre­cían el fran­cés o el ale­mán, pe­ro hoy in­tere­sa el es­pa­ñol. Su­pera a la len­gua ger­ma­na en so­li­ci­tu­des de exa­men en In­gla­te­rra, Ir­lan­da del Nor­te y Ga­les (so­lo de­trás del fran­cés). Los mo­ti­vos eco­nó­mi­cos que des­ta­ca el tra­ba­jo pa­ra el es­tu­dio son: las ex­por­ta­cio­nes, las ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas, las prio­ri­da­des del co­mer­cio en el fu­tu­ro y los mer­ca­dos emer­gen­tes.

13. «Mien­tras mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do apren­dían in­glés, dán­do­nos una gran ven­ta­ja, nos he­mos que­da­do atrás por no de­di­car su­fi­cien­te tiem­po, re­cur­sos y es­fuer­zo al apren­di­za­je de len­guas fo­rá­neas», concluye el in­for­me.

(Si­pa)

Los Re­yes de Es­pa­ña du­ran­te una vi­si­ta al Reino Uni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.