¿Qué sa­be tu mó­vil de tu tris­te­za?

L’ère des smartp­ho­nes em­pat­hi­ques est-elle arri­vée ?

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

L’in­for­ma­ti­que af­fec­ti­ve est l’étu­de et le dé­ve­lop­pe­ment de sys­tè­mes et d’ap­pa­reils ayant la ca­pa­ci­té de re­con­naî­tre, d’ex­pri­mer et de mo­dé­li­ser les émo­tions hu­mai­nes. A une épo­que où la re­la­tion hom­me-ma­chi­ne est fa­ta­le­ment fu­sion­ne­lle, les smartp­ho­nes de de­main se­ront do­tés d’une in­te­lli­gen­ce émo­tion­ne­lle, ca­pa­ble de décry­pter nos trou­bles les plus in­ti­mes. Un psy à por­tée de main ?

Es­tás vien­do la te­le­vi­sión. De re­pen­te, te das cuen­ta de que una avis­pa sube por tu bra­zo. ¿Có­mo reac­cio­nas?”. Es­ta es una de las pre­gun­tas del fic­ti­cio test Voight-Kampff, uti­li­za­do en Bla­de Run­ner pa­ra de­tec­tar la fal­ta de em­pa­tía en un su­je­to. Si las res­pues­tas del in­te­rro­ga­do des­ve­lan esa in­ca­pa­ci­dad pa­ra iden­ti­fi­car­se emo­cio­nal­men­te con otros se­res, el diag­nós­ti­co que­da cla­ro: es­ta­mos de­lan­te de un an­droi­de.

2. De­jan­do a un la­do la cien­cia fic­ción, lo cier­to es que, en el mun­do real, esa ca­pa emo­cio­nal vie­ne a ser la guin­da del pas­tel de la ro­bó­ti­ca, aho­ra que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es ca­da vez más so­fis­ti­ca­da, in­clu­so aque­lla que ha­bi­ta en nues­tros dis­po­si­ti­vos móviles. Y la co­sa no ha­ce más que me­jo­rar, co­mo lo de­mues­tra el re­cien­te lan­za­mien­to de la fa­mi­lia Hua­wei Ma­te 10, una se­rie de smartp­ho­nes que dan otra vuel­ta de tuer­ca a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial gra­cias a su pro­ce­sa­dor Ki­rin 970. Es­te chip­set, con uni­dad

de pro­ce­sa­mien­to neu­ro­nal, si­mu­la el pen­sa­mien­to hu­mano y es ca­paz de ana­li­zar el en­torno, lo cual ha­ce que en cier­to mo­do los te­lé­fo­nos sean más “cons­cien­tes” de las ne­ce­si­da­des de los usua­rios pa­ra ofre­cer­les ser­vi­cios mu­cho más per­so­na­li­za­dos y ac­ce­si­bles en to­do mo­men­to.

3. ¿Se con­se­gui­rá tam­bién pron­to que un te­lé­fono mó­vil o una ta­ble­ta imi­te emo­cio­nes o que, al me­nos, con­si­ga in­ter­pre­tar­las y responder de ma­ne­ra con­se­cuen­te? Eso es al­go en lo que tra­ba­ja Ja­vier Her­nán­dez, in­ves­ti­ga­dor del Gru­po de Compu­tación Afec­ti­va del MIT, área que ex­plo­ra có­mo do­tar a las tec­no­lo­gías de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, una ca­pa­ci­dad que mu­chos con­si­de­ran crí­ti­ca pa­ra lo­grar re­la­cio­nes mu­cho más na­tu­ra­les en­tre los hu­ma­nos y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. En­tre otros ob­je­ti­vos, es­te gru­po del MIT bus­ca que en el fu­tu­ro cual­quier dis­po­si­ti­vo sea ca­paz de en­ten­der­nos mu­cho me­jor y nues­tra co­mu­ni­ca­ción con es­tas má­qui­nas sea más ín­ti­ma y per­so­na­li­za­da. “Por ejem­plo, si el mó­vil de­tec­ta que es­ta­mos pa­san­do por un mal mo­men­to, qui­zás fil­tre las noticias pa­ra dis­cri- mi­nar las más ne­ga­ti­vas, nos re­co­mien­de es­cu­char una can­ción que nos gus­ta o nos su­gie­ra ha­blar con al­guien cer­cano pa­ra ali­viar­nos y me­jo­rar nues­tro es­ta­do de áni­mo”, se­gún Her­nán­dez.

4. Es­ta per­so­na­li­za­ción de con­te­ni­dos es una de las prin­ci­pa­les áreas en las que la compu­tación afec­ti­va apor­ta­rá ven­ta­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas. No en vano, se tra­ta de una se­lec­ción rea­li­za­da a par­tir del es­tu­dio de las emo­cio­nes del usua­rio, así que gra­cias a ella se pro­por­cio­na­rá un re­me­dio pa­ra una ne­ce­si­dad con­cre­ta de una per­so­na y po­drá ga­ran­ti­zar­se, ca­si con to­tal se­gu­ri­dad, que cau­sa el efec­to desea­do. Es­to ya se es­tá apli­can­do pa­ra me­jo­rar anun­cios pu­bli­ci­ta­rios, pe­ro en el fu­tu­ro tam­bién se uti­li­za­rá en vi­deo­jue­gos y pe­lí­cu­las cu­yo ar­gu­men­to cam­bia­rá di­ná­mi­ca­men­te en fun­ción de nues­tro es­ta­do emo­cio­nal.

5. Otro ob­je­ti­vo de la apli­ca­ción de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal a los dis­po­si­ti­vos es la op­ti­mi­za­ción de la co­mu­ni­ca­ción. En es­te sen­ti­do, Her­nán­dez afir­ma que mu­chos de los es­tu­dios del MIT es­tán cen­tra­dos en uti­li­zar la compu­tación afec­ti­va co­mo una “pró­te­sis co­mu­ni­ca­ti­va” que ayu­de a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des a ex­pre­sar­se y a en­ten­der las emo­cio­nes de otros. “En el fu­tu­ro, di­chas tec­no­lo­gías no so­lo nos man­ten­drán más co­nec­ta­dos, sino que tam­bién nos ayu­da­rán a en­ten­der­nos me­jor”, re­mar­ca.

MÁS DE DOS DÉ­CA­DAS DE RE­CO­RRI­DO

6. En de­fi­ni­ti­va, es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes tra­tan de ma­xi­mi­zar el bie­nes­tar emo­cio­nal y, por lo tan­to, au­men­tar nues­tras ca­pa­ci­da­des y me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Pe­ro la compu­tación afec­ti­va no es una dis­ci­pli­na in­ci­pien­te, sino que cuen­ta con más de dos dé­ca­das de re­co­rri­do. De he­cho, el tér­mino fue acu­ña­do en 1995 por la doc­to­ra del MIT Ro­sa­lind Pi­card en un es­tu­dio en el que ya avan­za­ba lo si­guien­te: “los or­de­na­do­res no so­lo es­tán co­men­zan­do a ad­qui­rir la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar y re­co­no­cer sen­ti­mien­tos, sino que pron­to se les po­dría dar la ca­pa­ci­dad de te­ner emo­cio­nes”. Tal y co­mo co­men­ta Her­nán­dez a EL PAÍS Re­ti­na, en aquel en­ton­ces es­ta afir­ma­ción so­na­ba “muy ra­di­cal” y no fue bien aco­gi­da por mu­chos que pen­sa­ban que las emo­cio­nes eran irra­cio­na­les y, por lo tan­to, una dis­trac­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes. “Sin em­bar­go, ac­tual­men­te la re­le­van­cia de las emo­cio­nes es­tá mu­cho más de­mos­tra­da y la idea de má­qui­nas que pue­den cap­tar­las, en­ten­der­las y si­mu­lar­las no so­lo no es re­cha­za­da, sino que se con­si­de­ra ne­ce­sa­ria pa­ra es­ta­ble­cer un víncu­lo más per­so­nal con las tec­no­lo­gías”, re­mar­ca el in­ves­ti­ga­dor del MIT.

7. De he­cho, ya exis­ten va­rias tec­no­lo­gías que pue­den mo­ni­to­ri­zar e in­ter­pre­tar dis­tin­tas se­ña­les emo­cio­na­les en ca­sos muy es­pe­cí­fi­cos. Por ejem­plo, al­gu­nas em­pre­sas las uti­li­zan pa­ra es­tu­diar las ex­pre­sio­nes fa­cia­les con el fin de en­ten­der el es­ta­do emo­cio­nal de las per­so­nas mien­tras ven anun­cios co­mer­cia­les y otras em­plean tec­no­lo­gías muy si­mi­la­res pa­ra ayu­dar a gen­te con au­tis­mo a co­mu­ni­car­se me­jor. Ade­más, re­cien­te­men­te, la eclo­sión de los wea­ra­bles ha po­pu­la­ri­za­do bra­za­le­tes, re­lo­jes y otros dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes que mo­ni­to­ri­zan los “ni­ve­les de es­trés” y re­co­mien­dan ejer­ci­cios de re­la­ja­ción du­ran­te el día a día.

8. Has­ta lle­gar a es­te pun­to, du­ran­te las dos úl­ti­mas dé­ca­das he­mos vi­vi­do una re­vo­lu­ción en la crea­ción de bio­sen­so­res que per­mi­ten me­dir in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con las emo­cio­nes de una ma­ne­ra sen­ci­lla y con un ba­jo cos­te. “Es­tas me­jo­ras, jun­to al in­cre­men­to de co­nec­ti­vi­dad a tra­vés de In­ter­net y los avan­ces en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, nos es­tán per­mi­tien­do te­ner un en­ten­di­mien­to mu­cho más profundo so­bre las emo­cio­nes y su po­si­ble uso en la tecnología”, pun­tua­li­za Her­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.