"He es­cri­to una no­ve­la pa­ra qui­tar pre­jui­cios"

Le best-se­ller de l’été est sig­né Do­lo­res Re­don­do.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - DO­LO­RES RE­DON­DO

Après sa tri­lo­gie po­li­ciè­re du Bat­zan qui se dé­rou­le en Na­va­rre, la star de la lit­té­ra­tu­re ibé­ri­que, Do­lo­res Re­don­do nous em­mè­ne cet­te fois en Ga­li­ce, au coeur de la ré­gion vi­ti­co­le de la Ri­bei­ra Sa­cra avec Tout cela, je te le don­ne­rai (Ed. Fleu­ves). Au menu, se­crets de fa­mi­lle et con­flit en­tre tra­di­tion et mo­der­ni­té…

Des­de que pu­bli­có El guar­dián in­vi­si­ble en 2013, Do­lo­res Re­don­do (San Se­bas­tián, 1969) tie­ne la im­pre­sión de ha­ber en­ca­de­na­do un sue­ño tras otro. Pri­me­ro fue­ron las su­ce­si­vas en­tre­gas de la Tri­lo­gía del Baz­tán, que han cau­ti­va­do a cien­tos de mi­les de lec­to­res, lue­go El guar­dián in­vi­si­ble (dis­po­ni­ble en Net­flix) la pe­lí­cu­la ba­sa­da en su ópe­ra pri­ma y, des­pués el Pre­mio Pla­ne­ta con To­do es­to te da­ré.

2. Pre­gun­ta: Pa­re­cen ins­pi­rar­le los pai­sa­jes hos­ti­les, de cie­los en­ca­po­ta­dos. Des­pués del valle na­va­rro del Baz­tán, la Ri­bei­ra Sa­cra en To­do es­to te da­ré. Res­pues­ta: Me atraen las tie­rras del nor­te en ge­ne­ral, pe­ro es­pe­cial­men­te los es­pa­cios exi­gen­tes, ca­pa­ces de ex­pri­mir a los per­so­na­jes has­ta sa­car lo me­jor y lo peor de ellos: des­de el com­pro­mi­so pro­fun­do con el lu­gar has­ta la hos­ti­li­dad o el re­cha­zo. Los ha­bi­tan­tes de es­tos si­tios son du­ros y fie­ros co­mo vi­kin­gos, vi­ven co­mo hé­roes; so­lo hay que pen­sar en quie­nes se de­solla­ban las ma­nos y las ro­di­llas ven­di­mian­do en las abrup­tas la­de­ras de la Ri­bei­ra Sa­cra.

3. Pre­gun­ta: Su li­bro in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre el do­lor y el su­fri­mien­to, que no siem­pre son si­nó­ni­mos. Res­pues­ta: Así es, y tam­bién so­bre el do­lor que se en­se­ña y el que se lle­va por den­tro, el pú­bli­co y el otro. De­pen­de de por qué te to­que su­frir, el do­lor pue­de ser tam­bién ver­güen­za, lo que au­men­ta el su­fri­mien­to por­que no pue­des de­jar­lo sa­lir. A Ma­nuel, el pro­ta­go­nis­ta, le ocu­rre que se ve obli­ga­do a po­ner un ta­pón en lu­gar de dar rien­da suel­ta a su do­lor; ni si­quie­ra pue­de llo­rar, no pue­de de­jar sa­lir eso que le aho­ga por den­tro.

4. Pre­gun­ta: Ten­go en­ten­di­do que la his­to­ria de es­ta no­ve­la (un hom­bre re­ci­be la no­ti­cia de que su ma­ri­do ha muer­to en un lu­gar don­de no de­be­ría es­tar) le ron­da­ba des­de los tiem­pos de El guar­dián in­vi­si­ble. ¿Por qué se de­ci­dió por ini­ciar­se en el mun­do edi­to­rial con la Tri­lo­gía del Baz­tán? Res­pues­ta: Fue mi pa­re­ja quien me di­jo que era de­ma­sia­do arries­ga­do. "De­ja que te co­noz­can pri­me­ro", me acon­se­jó, con buen cri­te­rio. Es ver-

dad que al­gu­nos te­mas de es­te li­bro son pe­lia­gu­dos, co­men­zan­do por la ho­mo­se­xua­li­dad, aun­que no me cen­tro en la sa­li­da del ar­ma­rio sino en un trau­ma que no es ex­clu­si­vo de los ho­mo­se­xua­les. Es­ta es una no­ve­la pa­ra qui­tar­se pre­jui­cios. Por eso con­fun­do vo­lun­ta­ria­men­te al lec­tor si­tuán­do­le an­te per­so­na­jes fá­ci­les de eti­que­tar, pe­ro que re­sul­tan otra co­sa; el mis­mo pro­ce­so lo vi­ven los pro­pios per­so­na­jes del re­la­to.

5. Pre­gun­ta: ¿Le pa­re­cía una no­ve­la que po­día le­van­tar al­gu­na am­po­lla? Res­pues­ta: En cier­to mo­do. Pen­sa­ba que es­tos te­mas po­dían no es­tar tan nor­ma­li­za­dos y que pre­sen­tar el li­bro al Pla­ne­ta qui­zá no fue­ra afor­tu­na­do. El pre­mio de­mues­tra va­len­tía por­que la li­te­ra­tu­ra tie­ne que abrir ca­mi­nos, ir de rom­pehie­los.

6. Pre­gun­ta: Y que opi­na de la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El guar­dián in­vi­si­ble, en cu­yo guion ha par­ti­ci­pa­do. Res­pues­ta: Ten­go bue­na im­pre­sión, no so­lo por­que acep­ta­ron bas­tan­tes de mis con­se­jos —lo que siem­pre se agra­de­ce—, sino tam­bién por otros de­ta­lles. Por un la­do, vi a la ac­triz Marta Etu­ra con oje­ras y los la­bios azu­les, pe­ro no por efec­to del ma­qui­lla­je sino por el frío y la llu­via in­ce­san­te. Las es­ce­nas de los bos­ques ro­da­das con dro­nes trans­mi­ten to­da la fuer­za y la pe­li­gro­si­dad de un lu­gar don­de te pue­den pa­sar co­sas y eres un ser muy vul­ne­ra­ble. Por úl­ti­mo, es un acier­to la ban­da so­no­ra, en­car­ga­da al com­po­si­tor de Lo im­po­si­ble, Fer­nan­do Ve­láz­quez, e in­ter­pre­ta­da por la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Na­va­rra y el Or­feón Pam­plo­nés.

El pre­mio de­mues­tra va­len­tía por­que la li­te­ra­tu­ra tie­ne que abrir ca­mi­nos, ir de rom­pehie­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.