La reali­dad vir­tual no tie­ne fron­te­ra

Les nom­breu­ses ap­pli­ca­tions de la VR.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

La tech­no­lo­gie de la réa­li­té vir­tue­lle est lar­ge­ment uti­li­sée pour dif­fé­rents usa­ges. Tels que les jeux, l'in­gé­nie­rie, le di­ver­tis­se­ment, l'édu­ca­tion, le de­sign, les films, les mé­dias, la mé­de­ci­ne et plus en­co­re. La réa­li­té vir­tue­lle a pro­vo­qué dif­fé­rents chan­ge­ments im­por­tants dans la vie des hu­mains et leurs ac­ti­vi­tés quo­ti­dien­nes et ce n’est qu’un dé­but...

Ha­ce tiem­po que la reali­dad vir­tual (VR) ha de­ja­do de cir­cuns­cri­bir­se so­lo al mun­do lú­di­co y de la ani­ma­ción. Aden­trar­se en las cue­vas de Al­ta­mi­ra en ple­na prehis­to­ria, su­pe­rar el es­trés pos­trau­má­ti­co o em­pa­ti­zar con víc­ti­mas de bull­ying po­nién­do­se en su piel son so­lo tres ejem­plos del am­plio aba­ni­co que la VR pue­de ofre­cer. Hoy, ya en una fa­se más ma­du­ra, es­te no­ve­do­so len­gua­je au­dio­vi­sual ha lle­ga­do a pro­fe­sio­na­les muy ale­ja­dos del ám­bi­to de los vi­deo­jue­gos y empieza a co­no­cer­se y pro­bar­se en en­tor­nos tan dis­tin­tos y ale­ja­dos del pu­ra­men­te tec­no­ló­gi­co co­mo son la cul­tu­ra, la edu­ca­ción o la me­di­ci­na. “Es­ta­mos ha­blan­do de una nue­va for­ma de in­ter­ac­tuar que pue­de re­sol­ver has­ta pro­ble­mas clí­ni­cos”, des­ta­ca Lau­ra Ra­ya, di­rec­to­ra de los pos­gra­dos en reali­dad vir­tual del cen­tro uni­ver­si­ta­rio U-tad.

2. Es­ta ex­per­ta se­ña­la que en un fu­tu­ro cer­cano la VR se­rá apli­ca­ble a un sin­fín de sec­to­res, mu­chos que aho­ra mis­mo “ni se nos ocu­rren”. “Es­to es co­mo cuan­do lle­gó el co­lor a la te­le­vi­sión, es apli­ca­ble a to­do y da una for­ma nue­va y trans­for­ma­do­ra de ver las co­sas”, ilus­tra. Uno de los ám­bi­tos don­de ya se es­tá usan­do des­de ha­ce en torno a un año es en el pa­no­ra­ma cul­tu­ral y ar­tís­ti­co. “El Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les, el de Amé­ri­ca o el Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal le es­tán ha­cien­do un hue­co”, de­ta­lla Ra­ya. En es­te úl­ti­mo, gra­cias a unas ga­fas in­mer­si­vas, los vi­si­tan­tes del mu­seo pue­den aden­trar­se en mul­ti­tud de es­ce­na­rios de la his­to­ria de Es­pa­ña. “An­tes, po­días ex­pli­car al pú­bli­co có­mo eran las cue­vas prehis­tó­ri­cas o las ciu­da­des ro­ma­nas, pe­ro, con la VR, se en­cuen­tra li­te­ral­men­te den­tro de esos uni­ver­sos, lo que per­mi­te una in­te­gra­ción y una in­mer­sión muy po­ten­te”, des­ta­ca An­drés Ca­rre­te­ro, di­rec­tor del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal (MAN).

HE­RRA­MIEN­TA

3. Pa­ra el res­pon­sa­ble de es­ta pi­na­co­te­ca, la VR se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta más pa­ra do­tar de un atrac­ti­vo aña­di­do a la ins­ti­tu­ción: “Siem­pre he­mos tra­ta­do de usar la úl­ti­ma tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble pa­ra lle­gar al pú­bli­co”. Y, en con­cre­to, es­ta nue­va ofer­ta en­gan­cha es­pe­cial­men­te a los más jó­ve­nes por ser na­ti­vos di­gi­ta­les, mien­tras que el pú­bli­co más ve­te­rano to­da­vía se acer­ca más a “mo­do de ex­pe­ri­men­ta­ción”, ob­ser­va Ca­rre­te­ro. Un aná­li­sis que com­ple­men­ta la ex­per­ta de U-tad: “La gen­te más jo­ven se abu­rre un po­co en los mu­seos, y es­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten mo­ti­var­les y acer­car­les a las obras clá­si­cas, y me­ter­les, por ejem­plo, den­tro de un cua­dro de Da­lí o de El Bos­co”.

4. Una nue­va for­ma de in­ter­ac­tuar con la cul­tu­ra tan­to den­tro co­mo fue­ra de los mu­seos. El MAN ofre­ce un re­co­rri­do vir­tual sa­la por sa­la por los más de 10 000 me­tros cua­dra­dos del re­cin­to en 360 gra­dos, lo que per­mi­te aden­trar­se en él sin ne­ce­si­dad de pi­sar­lo. So­lo ha­ce fal­ta des­car­gar­se la apli­ca­ción gra­tui­ta desa­rro­lla­da por Sam­sung y te­ner unas ga­fas de VR. “Si te que­das mi­ran­do fi­ja­men­te una pie­za ex­pues­ta, apa­re­ce to­da la in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Fran­cis­co Hor­ti­güe­la, di­rec­tor de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Sam­sung Es­pa­ña. Le­jos de que es­te ti­po de vi­si­tas re­em­pla­ce la asis­ten­cia a los mu­seos, Hor­ti­güe­la cree que, al con­tra­rio, “po­ten­cia­rá el in­te­rés de la gen­te en ir a ver una ex­po­si­ción”.

5. Sam­sung tam­bién ha co­la­bo­ra­do con otras ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de re­nom­bre, co­mo el Mu­seo del Pra­do, pa­ra el que ha di­gi­ta­li­za­do un gran nú­me­ro de obras que es­tán ayu­dan­do a su res­tau­ra­ción. O con el Tea­tro Real, que, al igual que el MAN, ofre­ce a tra­vés de una apli­ca­ción gra­tui­ta una vi­si­ta vir­tual por to­dos los re­co­ve­cos del tea­tro a los que nor­mal­men­te el pú­bli­co no tie­ne ac­ce­so, así co­mo frag­men­tos de ópe­ras, co­mo Ma­da­ma But­terfly, vi­vi­das des­de el mis­mo es­ce­na­rio. Co­mo se­ña­la Ca­rre­te­ro, el mun­do de la cul­tu­ra en Es­pa­ña se es­tá fi­jan­do en los gran­des re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les que es­tán li­de­ran­do es­te cam­bio: el Bri­tish Mu­seum de Londres, el Rijks­mu­seum de Ho­lan­da o el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York.

6. Tam­bién el En­glish Na­tio­nal Ba­llet, cu­ya di­rec­ción ar­tís­ti­ca es­tá a car­go de la acla­ma­da bai­la­ri­na es­pa­ño­la Tamara Ro­jo, ofre­ce ba­llets vir­tua­les. En una re­cien­te con­fe­ren­cia en la Fun­da­ción Telefónica, Ro­jo ala­bó es­ta tec­no­lo­gía: “La VR nos per­mi­te no so­lo tras­pa­sar fron­te­ras más allá de los tea­tros, sino lle­var el ba­llet a nue­vos ti­pos de pú­bli­cos con in­tere­ses to­tal­men­te di­fe­ren­tes”. In­clu­so in­di­có que la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge tie­ne un de­par­ta­men­to ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­do a ex­plo­rar las po­si­bi­li­dad que esas nue­vas tec­no­lo­gías ofre­cen.

EN LAS AU­LAS

7. Ade­más de acer­car­se a la reali­dad de una for­ma to­tal­men­te di­fe­ren­te, las ga­fas in­mer­si­vas de VR con­si­guen, se­gún el res­pon­sa­ble de Sam­sung Es­pa­ña, que “na­da te pue­da dis­traer y que la aten­ción pues­ta sea mu­cho ma­yor”, una opor­tu­ni­dad que ha lle­va­do a la tec­no­ló­gi­ca a co­la­bo­rar en va­rias ini­cia­ti­vas con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Una de ellas, y apro­ve­chan­do los la­zos ya crea­dos, es lle­var los mu­seos a las au­las me­dian­te vi­si­tas vir­tua­les pa­ra que los alum­nos pue­dan am­pliar, afian­zar o eva­luar los con­te­ni­dos vis­tos en cla­se. Se tra­ta de una op­ción es­pe­cial­men­te in­tere­san­te pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos ale­ja­dos de las ciu­da­des que al­ber­gan los gran­des mu­seos y que ya es­tá en mar­cha en 80 co­le­gios de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

8. Asig­na­tu­ra Em­pa­tía es otro de los pro­yec­tos es­co­la­res que es­tá te­nien­do, se­gún Hor­ti­güe­la, “un enor­me éxi­to” a la ho­ra de con­cien­ciar y pre­ve­nir el aco­so den­tro del au­la. La in­mer­sión de la VR, co­men­ta, per­mi­te que los ni­ños se pon­gan en la piel de un com­pa­ñe­ro que es­té su­frien­do bull­ying y que em­pa­ti­cen mu­cho más con la si­tua­ción.

Y EN LA ME­DI­CI­NA

9. Ba­jo la di­rec­ción de pro­fe­sio­na­les mé­di­cos tam­bién se es­tán desa­rro­llan­do nue­vas te­ra­pias con VR. Se­gún des­ta­ca Ra­ya, es­ta nue­va tec­no­lo­gía se es­tá em­pe­zan­do a apli­car a “chi­cos con au­tis­mo pa­ra su­pe­rar cri­sis de es­trés, así co­mo a pa­cien­tes con sín­dro­me de As­per­ger”. E in­clu­so es­tá sur­tien­do efec­tos, in­di­ca, en la reha­bi­li­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca de le­sio­nes mo­to­ras o la es­cle­ro­sis múl­ti­ple. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do con va­rios hos­pi­ta­les y ve­mos que en to­dos ellos se mues­tran muy dis­pues­tos y con­fia­dos a pro­bar nue­vos mé­to­dos”, con­ti­núa.

10. Uno de ellos es el Hos­pi­tal La Paz, en Ma­drid, don­de la psi­có­lo­ga de la uni­dad de tras­plan­tes pe­diá­tri­cos Eri­ka Gui­ja­rro ha con­ver­ti­do la VR en un gran alia­do pa­ra tra­tar la an­sie­dad y el do­lor en ni­ños an­tes de so­me­ter­les a pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos, pa­liar el es­trés pos­trau­má­ti­co su­fri­do tras un ac­ci­den­te, pe­ro tam­bién pa­ra tra­tar mu­chos ti­pos de fo­bias. “Hay que en­ten­der­la co­mo una he­rra­mien­ta más que nos ayu­da tan­to en la eva­lua­ción co­mo en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de cier­tas pa­to­lo­gías”, se­ña­la.

11. Una “te­ra­pia ha­bi­tual” pa­ra tra­tar los mie­dos y fo­bias se sue­le di­vi­dir, se­gún Gui­ja­rro, en una par­te ima­gi­na­ti­va, en la que el pa­cien­te se tras­la­da men­tal­men­te a la si­tua­ción que re­cha­za y, pos­te­rior­men­te, en una ex­po­si­ción real a ese mie­do. Pues bien, el uso de la VR aña­de un pa­so intermedio que ayu­da mu­cho, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta, a que el pa­cien­te se sien­ta pro­te­gi­do en la con­sul­ta. Pa­ra Gui­ja­rro, la VR, co­mo he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca, “so­lo pue­de ir en au­men­to”, co­mo tam­bién cree que lo ha­rá la co­la­bo­ra­ción en­tre mé­di­cos e in­ge­nie­ros. “Es­toy con­ven­ci­da de que los pró­xi­mos años van a su­po­ner una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en el sec­tor”, pre­sa­gia.

(IStock)

(Istock)

Se es­tá em­pe­zan­do a apli­car nue­vas te­ra­pias con VR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.