El Valle de los Caí­dos: mu­seo o rui­na

Le mo­nu­ment sym­bo­le du fran­quis­me qui en­com­bre les Es­pag­nols.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

Le nou­veau gou­ver­ne­ment es­pag­nol veut en fi­nir avec l’hé­ri­ta­ge fran­quis­te et il a ain­si dé­ci­dé de re­ti­rer au mois de jui­llet Fran­co de son mau­so­lée : El Valle de los caí­dos. Que fai­re de la « va­llée de ceux qui sont tom­bés », cons­trui­te en 1940 au nord-ouest de Ma­drid s’in­te­rro­gent les ex­perts et his­to­riens…

La di­men­sión de nues­tra Cru­za­da […] no pue­de que­dar per­pe­tua­da por los sen­ci­llos mo­nu­men­tos con los que sue­len con­me­mo­rar­se en villas y ciu­da­des (…). Es ne­ce­sa­rio que las pie­dras que se le­van­ten ten­gan la gran­de­za de los mo­nu­men­tos an­ti­guos […] pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras rin­dan tri­bu­to de ad­mi­ra­ción a los hé­roes y már­ti­res de la Cru­za­da”, pro­cla­mó Fran­cis­co Fran­co en un de­cre­to el 1 de abril de 1940. Así con­ci­bió el Valle de los Caí­dos, co­mo una suer­te de gran pi­rá­mi­de egip­cia ("la gran­de­za de los mo­nu­men­tos an­ti­guos") que sir­vie­ra pa­ra in­mor­ta­li­zar su vic­to­ria en la Gue­rra Ci­vil. Más de cua­tro dé­ca­das des­pués de la muer­te del dic­ta­dor, los his­to­ria­do­res Ju­lián Ca­sa­no­va y Santos Ju­liá y el his­pa­nis­ta Paul Pres­ton coin­ci­den en que su sig­ni­fi­ca­do no ha cam­bia­do y ce­le­bran que la de­mo­cra­cia va­ya a in­ter­ve­nir fi­nal­men­te en el mau­so­leo, aun­que dis­cre­pan so­bre la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo.

2. “El Valle de los Caí­dos es el mo­nu­men­to a la vic­to­ria del na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo. Es­tá en su ar­qui­tec­tu­ra [la cruz mi­de 130 me­tros de al­tu­ra], en las pa­la­bras que se pro­nun­cia­ron en su inau­gu­ra­ción… Era el mo­nu­men­to al triun­fo de la Cru­za­da so­bre un enemi­go que ha­bía que ex­ter­mi­nar y si­gue sién­do­lo por­que no se ha mo­di­fi­ca­do”, afir­ma Santos Ju­liá. Pa­ra Pres­ton, se tra­ta de una ano­ma­lía en la Unión Eu­ro­pea. “No hay en Ale­ma­nia o Aus­tria mo­nu­men­tos a Hitler, ni en Ita­lia a Mus­so­li­ni”. Tal y co­mo es­tá, coin­ci­de Ca­sa­no­va, "es un elo­gio al fran­quis­mo, no a la re­con­ci­lia­ción. Hay una ex­pli­ca­ción his­tó­ri­ca pa­ra in­ter­ve­nir”.

3. El mau­so­leo aco­ge los res­tos de al me­nos 33 847 per­so­nas de am­bos ban­dos: el ven­ce­dor y el per-

de­dor en la Gue­rra Ci­vil, se­gún los re­gis­tros de los mon­jes be­ne­dic­ti­nos. Fran­co pen­sa­ba que el com­ple­jo es­ta­ría cons­trui­do en cin­co años, pe­ro fue­ron 18. Ca­si 20 000 hom­bres, mu­chos de ellos cau­ti­vos de gue­rra y pre­sos po­lí­ti­cos, re­cuer­da Ca­sa­no­va, tra­ba­ja­ron en su cons­truc­ción. El en­tu­sias­mo ini­cial pa­ra que las fa­mi­lias de “los caí­dos en la Cru­za­da” tras­la­da­ran sus res­tos fue ca­yen­do y cuan­do los ayun­ta­mien­tos fue­ron re­que­ri­dos por una cir­cu­lar pa­ra in­for­mar de la exis­ten­cia de fo­sas en el mu­ni­ci­pio, mu­chos, co­mo el de Co­gul (Llei­da), con­tes­ta­ron que sí te­nían, “pe­ro son caí­dos del Ejér­ci­to ro­jo”. Fran­co de­ci­dió en­ton­ces ali­men­tar su mau­so­leo tam­bién con res­tos de fo­sas de re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro su dis­cur­so el día de la inau­gu­ra­ción mues­tra que esa coin­ci­den­cia no obe­de­cía a un es­pí­ri­tu de re­con­ci­lia­ción: “No sa­cri­fi­ca­ron nues­tros muer­tos sus pre­cio­sas vi­das pa­ra que no­so­tros po­da­mos des­can­sar. La an­tiEs­pa­ña fue ven­ci­da, pe­ro no es­tá muer­ta. Pe­rió­di­ca­men­te, la ve­mos le­van­tar ca­be­za”.

LOS RES­TOS DEL DIC­TA­DOR

4. Pres­ton es par­ti­da­rio de tras­la­dar los res­tos del dic­ta­dor fue­ra del Valle de los Caí­dos, co­mo ha ga­ran­ti­za­do que ha­rá el Go­bierno. “Es una bue­na ini­cia­ti­va, por­que mien­tras es­tén los res­tos de Fran­co, se­gui­rá sien­do un lu­gar de pe­re­gri­na­je pa­ra los par­ti­da­rios de su dic­ta­du­ra”. Santos Ju­liá no cree, sin em­bar­go, que se pue­da con­ver­tir el Valle de los Caí­dos en al­go di­fe­ren­te. “Es im­po­si­ble re­sig­ni­fi­car­lo, pe­ro tam­po­co es ló­gi­co que si­ga sig­ni­fi­can­do lo mis­mo. El me­jor des­tino de ese si­tio es su rui­na. No vo­lar­lo, sino de­jar que se de­rrum­be, que el tiem­po lo de­vo­re, des­pués de ex­hu­mar el ca­dá­ver de Fran­co y en­tre­gar los res­tos a su fa­mi­lia. Los be­ne­dic­ti­nos po­drían ir a otro mo­nas­te­rio”. El his­to­ria­dor con­si­de­ra que hay con­sen­so su­fi­cien­te pa­ra tras­la­dar los res­tos del dic­ta­dor. "Ni al PP se le ocu­rre ya uti­li­zar a Fran­co o el lu­gar pú­bli­co que ocu­pa co­mo par­te de su pro­yec­to po­lí­ti­co". Y es par­ti­da­rio de cons­truir en otro en­cla­ve un me­mo­rial pa­ra to­das las víc­ti­mas, tan­to las que mu­rie­ron en un cam­po co­mo en otro. “Es una cues­tión de Es­ta­do”, afir­ma. “Si no se pu­die­ra iden­ti­fi­car a to­dos [los en­te­rra­dos en el Valle de los Caí­dos] in­di­vi­dual­men­te y las fa­mi­lias qui­sie­ran, po­drían ir a ese me­mo­rial. Ahí, por su­pues­to, no ca­ben los res­tos de Fran­co, por­que no es una víc­ti­ma, es el ven­ce­dor de la Gue­rra, pe­ro sí los que mu­rie­ron en los pri­me­ros me­ses ba­jo la au­to­ri­dad del Go­bierno de la Re­pú­bli­ca. La de­mo­cra­cia no pue­de ha­cer lo mis­mo que la dic­ta­du­ra: re­cor­dar so­lo a los su­yos. Y eso no sig­ni­fi­ca una equi­pa­ra­ción de na­da”.

(Si­pa)

Vis­ta del Valle de los Caí­dos, don­de se en­cuen­tra en­te­rra­do Fran­co.

(Si­pa)

De­ta­lle del mo­nu­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.