“Ni en mis sue­ños más sal­va­jes pen­sé que ro­da­ría con el Pa­pa”

Le ci­néas­te alle­mand Wim Wenders s’ex­pri­me sur le tour­na­ge de son do­cu­men­tai­re sur le Pa­pe Fra­nçois.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - POR MA­RÍA ES­TÉ­VEZ

Le Pa­pe Fra­nçois- Un homme de pa­ro­le (le 12 sep­tem­bre dans les sa­lles) n’est ni un por­trait ni un do­cu­men­tai­re à pro­pre­ment par­ler. Fa­ce à la ca­mé­ra de Wim Wenders, le Pa­pe s’ex­pri­me sur des su­jets qui mar­quent son pon­ti­fi­cat : la jus­ti­ce so­cia­le, l’inéga­li­té des re­ve­nus, l’éco­lo­gie, l’im­mi­gra­tion... Au­tant de thè­mes que sous-ten­dent les va­leurs de Saint-Fra­nçois d’As­si­se dont il a em­prun­té le pré­nom. Le ci­néas­te alle­mand par­ta­ge ici ses im­pres­sions après le tour­na­ge.

El nue­vo do­cu­men­tal Wim Wenders no es una bio­gra­fía al uso, ni un re­pa­so de la his­to­ria del pa­pa Fran­cis­co: es una la­bo­rio­sa e ín­ti­ma carta del ma­yor re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia a to­dos sus fie­les y, al mis­mo tiem­po, un men­sa­je de in­clu­sión pa­ra aque­llos que no pre­di­can su fe. Las pa­la­bras di­rec­tas de Fran­cis­co a la cá­ma­ra, en es­pa­ñol, cau­ti­van al es­pec­ta­dor. Fa­mi­lia, pe­dofi­lia, re­vo­lu­ción, me­dio am­bien­te, tec­no­lo­gía, igual­dad, po­bre­za, con­su­mo; Wenders pre­gun­ta sin mie­do y el Pa­pa con­tes­ta con la mis­ma va­len­tía. Una vi­sión úni­ca que no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a na­die.

2. Pre­gun­ta: ¿Có­mo sur­ge la idea de es­te do­cu­men­tal? Res­pues­ta: Ni en mis sue­ños más sal­va­jes po­día ima­gi­nar que iba a ro­dar un fil­me con el pa­pa. No es­ta­ba en mis pla­nes de vi­da. El Va­ti­cano me pre­gun­tó si es­ta­ría in­tere­sa­do en in­vo­lu­crar­me en una cin­ta so­bre el pa­pa. Siem­pre su­pe que era un hom­bre diferente. In­clu­so diez se­gun­dos an­tes de ser nom­bra­do, cuan­do anun­cia­ron su nom­bre y él eli­gió Fran­cis­co, me sor­pren­dió mu­chí­si­mo. Es un nom­bre pa­ra to­mar en se­rio por­que re­pre­sen­ta la po­bre­za y la in­clu­sión.

3. Pre­gun­ta:Por primera vez en bo­ca de un pa­pa se oyen fra­ses co­mo: "los sa­cer­do­tes acu­sa­dos de pe­dofi­lia de­ben ser lle­va­dos an­te los tri­bu­na­les por sus su­pe­rio­res". ¿Cree que es­te pa­pa es­tá dis­pues­to a eje­cu­tar sus pa­la­bras? Res­pues­ta: Esa fue la pre­gun­ta que yo no que­ría de­jar de pre­gun­tar y él nun­ca rehu­só con­tes­tar a na­da de lo que yo le pre­gun­té. Ca­da res­pues­ta su­ya fue va­lien­te y es­pon­tá­nea, sin en­sa­yos. Con la pre­gun­ta de la pe­dofi­lia se mos­tró ex­tre­ma­da­men­te en­fa­da­do, fu­rio­so. El ha­ría mu­cho más si pu­die­ra. Hay que en­ten­der que tie­ne que mo­ver una ma­qui­na­ria enor­me y tie­ne que tra­ba­jar con­tra una gran re­sis­ten­cia en una ins­ti­tu­ción tan rí­gi­da co­mo la Igle­sia. En es­te ca­so, el pa­pa man­tie­ne to­le­ran­cia ce­ro con los pe­dó­fi­los. Me di cuen­ta de que su ira es pro­duc­to de la re­sis­ten­cia que en­cuen­tra den­tro de la Igle­sia.

4. Pre­gun­ta: Ha re­eva­lua­do su pro­pia re­la­ción con la re­li­gión tras ro­dar es­te do­cu­men­tal. Res­pues­ta: Soy cre­yen­te. Soy un hom­bre re­li­gio­so. Soy un hom­bre es­pi­ri­tual. No me con­si­de­ro ca­tó­li­co, pe­ro cre­cí ca­tó­li­co y co­noz­co la Igle­sia. Me asus­ta la ri­gi­dez de la ins­ti­tu­ción. Yo me he to­ma­do a es­te hom­bre muy en se­rio por­que es hu­mil­de y va­lien­te. Un hom­bre mo­des­to que cree que to­dos po­de­mos vi­vir con me­nos.

5. Pre­gun­ta: ¿Le pre­gun­tó al Va­ti­cano por qué fue ele­gi­do? Res­pues­ta: La in­vi­ta­ción me lle­gó de un hom­bre que es un ci­né­fi­lo y co­no­ce el ci­ne muy muy bien: el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción. Fue mi úni­co co­mu­ni­ca­dor en el Va­ti­cano y sa­bía por qué me ha­bía ele­gi­do. Mis pe­lí­cu­las tie­nen una con­no­ta­ción es­pi­ri­tual y mi ci­ne es una trans­mi­sión de aque­llo que me gus­ta.

6. Pre­gun­ta: ¿Por qué ne­ce­si­ta el pa­pa re­cor­dar­nos la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia y los va­lo­res per­di­dos? ¿Cuál es su ur­gen­cia por reeducar a la so­cie­dad? Res­pues­ta: Ne­ce­si­ta­mos que nos re­cuer­den to­do lo que da­mos por sen­ta­do. En to­das las cons­ti­tu­cio­nes de to­dos los paí­ses es­tá es­cri­to que los hom­bres son igua­les an­te la ley, pe­ro nues­tros Go­bier­nos han de­ja­do

de to­mar­se en se­rio esa ley. Ni en Ru­sia, ni en Chi­na, ni en Es­ta­dos Uni­dos hay igual­dad. Las in­dus­trias crean con­di­cio­nes en las que cons­tan­te­men­te se ex­clu­ye a gen­te. Las gran­des po­ten­cias quie­ren cre­cer y lo ha­cen a cos­ta de aque­llos que no pue­den ha­cer­lo. Hay que re­cor­dar que la fa­mi­lia se cons­tru­ye en el tiem­po que pa­sa­mos jun­tos. El pa­pa pre­gun­ta en el do­cu­men­tal por los pa­dres y ma­dres que se ol­vi­dan de ju­gar con sus hi­jos. He vis­to mu­chos pa­dres con la bo­ca abier­ta cuan­do el pa­pa les pre­gun­ta si jue­gan con sus hi­jos. Pa­ra nues­tra sa­lud men­tal es im­por­tan­te re­po­sar. Pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta es im­por­tan­te de­te­ner el con­su­mis­mo. Eso es lo que nos re­cuer­da el men­sa­je del pa­pa en el do­cu­men­tal.

7. Pre­gun­ta: Es in­ne­ga­ble el ca­rác­ter po­lí­ti­co y el mo­men­to de es­te do­cu­men­tal. Res­pues­ta: Me que­dé alu­ci­na­do al dar­me cuen­ta de que en su bio­gra­fía, y en su vi­da co­mo car­de­nal, no es­tu­vie­ra cer­ca de la iz­quier­da ni de los sa­cer­do­tes po­pu­lis­tas. Su po­si­ción ac­tual es mu­cho más ra­di­cal de la que te­nía ha­ce una dé­ca­da. Pe­ro por su si­tua­ción ac­tual, es­pe­cial­men­te des­pués de vi­si­tar Bo­li­via, uno pue­de con­si­de­rar que la su­ya es una po­si­ción so­cia­lis­ta. Sin em­bar­go, no ol­vi­de­mos que, al mis­mo tiem­po, es una pos­tu­ra muy sim­ple. Es un lu­cha­dor. Uno no es­pe­ra que un pa­pa ha­ble de sa­la­rios en sus dis­cur­sos y él no du­da a la ho­ra de ser con­cre­to, no du­da al ha­blar de las tres T (tra­ba­jo, tie­rra y te­cho), que son de­re­chos hu­ma­nos bá­si­cos. Es­te es un men­sa­je muy po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te pa­ra Mé­xi­co. Es­ta­dos Uni­dos so­lo tie­ne fron­te­ras con dos paí­ses. En mi país te­ne­mos fron­te­ras con on­ce paí­ses y sie­te idio­mas, no pue­do en­ten­der que Es­ta­dos Uni­dos no sea ca­paz de res­pe­tar a sus ve­ci­nos. No se pue­de ce­rrar ese país. Yo he vi­vi­do Ber­lín con un mu­ro al­re­de­dor, llo­ré du­ran­te días cuan­do ese mu­ro fue de­rrui­do y llo­ra­ré du­ran­te días si ese mu­ro en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos se cons­tru­ye.

(Uni­ver­sal)

El di­rec­tor Wim Wenders con el pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.