El je­sui­ta he­re­de­ro de Juan XXIII

Le Pa­pe Fra­nçois à un tour­nant de son pon­ti­fi­cat ?

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - POR JUAN ARIAS

Pre­mier pa­pe ori­gi­nai­re d’Amé­ri­que la­ti­ne, pre­mier pa­pe à avoir choi­si le pré­nom de Fra­nçois d’As­si­se, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio se dis­tin­gue de son pré­dé­ces­seur par son cha­ris­me, son en­ga­ge­ment po­li­ti­que et son hu­mour, mais est-il pour au­tant un ré­for­ma­teur ?

La ma­yor crí­ti­ca que los ul­tra­con­ser­va­do­res ha­cen al pon­ti­fi­ca­do del pa­pa Fran­cis­co es el ha­ber re­nun­cia­do a ser, co­mo sus an­te­ce­so­res, el pon­tí­fi­ce su­pre­mo de la Igle­sia pa­ra con­ver­tir­se en el sim­ple obis­po de Ro­ma. Tam­bién le re­pro­chan ha­ber­le da­do pri­ma­cía a los evan­ge­lios por en­ci­ma de la teo­lo­gía y del De­re­cho Ca­nó­ni­co. Has­ta tal pun­to que se co­men­ta en los am­bien­tes de la Cu­ria Ro­ma­na, aún hos­ti­les al nue­vo es­ti­lo de go­bierno de la Igle­sia im­pues­to por Fran­cis­co, que es­pe­ran que su su­ce­sor "vuel­va a ser pa­pa".

2. Pa­ra los ul­tra­pro­gre­sis­tas, al re­vés, la re­vo­lu­ción desata­da por el pri­mer pa­pa je­sui­ta, es más bien un ma­qui­lla­je que no ha con­se­gui­do to­car los pi­la­res bá­si­cos del con­ser­va­du­ris­mo de la Igle­sia ca­tó­li­ca. ¿Quié­nes tie­nen razón? Qui­zás los que le acu­san de ha­ber­se ol­vi­da­do de ser el pa­pa un­gi­do por las in­sig­nias de los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos, que com­ba­te por vol­ver al cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo, pa­ra ser sim­ple­men­te el su­ce­sor de Pe­dro en la se­de epis­co­pal de Ro­ma.

RE­FOR­MAS

3. Quie­nes lo acu­san de no ha­ber con­se­gui­do to­da­vía re­for­mas bá­si­cas co­mo la con­ce­sión del sa­cer­do­cio a la mu­jer, la abo­li­ción del ce­li­ba­to obli­ga­to­rio, o la le­ga­li­za­ción del abor­to ig­no­ran que los tiem­pos de la Igle­sia no son los del ca­len­da­rio que, por cier­to, ella creó, sino los de una cier­ta eter­ni­dad. Fran­cis­co no pue­de, ni qui­zás de­be, pre­sen­tar­se co­mo el ico­no­clas­ta que, de la no­che a la ma­ña­na, po­ne pa­tas arri­ba las ba­ses de una Igle­sia mi­le­na­ria, que se con­si­de­ra in­fa­li­ble.

4. Y sin em­bar­go, sí es cier­to, y lo ad­vier­ten los con­ser­va­do­res, que ha pues­to en mar­cha re­for­mas fun­da­men­ta­les, con di­fí­cil vuel­ta atrás. Se tra­ta de me­di­das que em­pie­zan por su pro­pia ac­ti­tud, des­de la sen­ci­llez de su vi­da per­so­nal has­ta el aban­dono de las in­sig­nias del po­der mun­dano, así co­mo a la in­sis­ten­cia en que la Igle­sia de­be dar la pre­fe­ren­cia ab­so­lu­ta a to­do lo que el mun­do arrin­co­na o

des­pre­cia. Le ha pues­to has­ta nom­bre a ese mun­do, en su re­cien­te dis­cur­so an­te los nue­vos car­de­na­les, cuan­do les di­jo que, en el pue­blo de Dios del que de­be ocu­par­se la Igle­sia, los pre­fe­ri­dos de­ben ser "el ham­brien­to, el ol­vi­da­do, los en­fer­mos, los tó­xi­co-de­pen­dien­tes", es de­cir, pun­tua­li­zó Fran­cis­co, "per­so­nas con­cre­tas con sus do­lo­res y he­ri­das".

LA MU­JER

5. So­bre el de­li­ca­do te­ma de la con­ce­sión del sa­cer­do­cio a la mu­jer —que la Igle­sia ha con­si­de­ra­do siem­pre im­po­si­ble por ra­zo­nes "dog­má­ti­cas"— Fran­cis­co ha con­fe­sa­do que fal­ta una "teo­lo­gía de la mu­jer" que re­to­me el te­ma a la luz del pri­mer cris­tia­nis­mo, que en la je­rar­quía con­ta­ba con pre­sen­cia fe­me­ni­na. Es el pri­mer pa­so pa­ra aca­bar con esa ano­ma­lía de la ins­ti­tu­ción de la Igle­sia de Ro­ma, la úl­ti­ma en el mun­do que dis­cri­mi­na a la mu­jer.

6. A quie­nes acu­san a la Igle­sia de Fran­cis­co, por la de­re­cha y por la iz­quier­da, ha­bría que re­cor­dar­les los pa­sos de gi­gan­te que ha su­pues­to es­te pon­ti­fi­ca­do so­lo en los úl­ti­mos 50 años al pa­sar, por ejem­plo, del hie­ra­tis­mo prin­ci­pes­co y mis­ti­cis­mo del pa­pa Pío XII al pa­pa Fran­cis­co, que aban­do­nó los palacios pon­ti­fi­cios y pi­de a los obis­pos que de­jen de pre­sen­tar­se co­mo prín­ci­pes, co­mo les ad­vir­tió en Bra­sil. Les pi­dió que "hue­lan más bien a ove­ja", incitándoles a mez­clar­se con la gen­te, a ir a su en­cuen­tro, so­bre to­do al de los mar­gi­na­dos.

7. Pa­ra los pe­si­mis­tas que creen que la Igle­sia y el Va­ti­cano no han cam­bia­do en el úl­ti­mo me­dio si­glo, el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co, com­pa­ra­do so­la­men­te con el de Pío XII, es un abis­mo de pro­gre­sis­mo. Si al pa­pa Pa­ce­lli le asus­ta­ba que ateos y co­mu­nis­tas pu­die­ran be­sar­le su ani­llo, Fran­cis­co, cuan­do era car­de­nal en Bue­nos Ai­res, cuen­ta en su li­bro de con­ver­sa­cio­nes con el ra­bino Skor­ka, En­tre el cie­lo y la tie­rra, que cuan­do en­con­tra­ba a una per­so­na no le pre­gun­ta­ba si creía en Dios sino "si ha­cía al­go por los otros". So­lo en­ton­ces se en­ten­de­rían. Y a una de­vo­ta que se jac­ta­ba de dar­les li­mos­na a los po­bres que se cru­za­ba por la ca­lle, Fran­cis­co le pre­gun­tó si le echa­ba las mo­ne­das en el plato o si "se las co­lo­ca­ba en su mano, to­cán­do­la".

8. Fran­cis­co es cons­cien­te de que ha re­co­gi­do el re­le­vo de la aper­tu­ra en la Igle­sia pro­mo­vi­da por su an­te­ce­sor Juan XXIII con el Con­ci­lio. No es ca­sua­li­dad que, en su dis­cur­so a los nue­vos car­de­na­les, les re­cor­da­se días atrás el tes­ta­men­to del lla­ma­do 'pa­pa bueno' en el que con­fie­sa: "Es­toy par­ti­cu­lar­men­te con­ten­to de mo­rir po­bre". Dio tam­bién gra­cias a su vo­to de po­bre­za que le "ayu­dó a no pe­dir na­da, ni di­ne­ro ni fa­vo­res pa­ra mí, pa­ra mis pa­rien­tes o ami­gos".

9. El sue­ño de la vie­ja Cu­ria Ro­ma­na es que Dios se lle­ve a Fran­cis­co o que re­nun­cie co­mo el pa­pa Rat­zin­ger. Re­cuer­da a lo que di­jo el car­de­nal de Se­vi­lla en su dió­ce­sis al vol­ver del re­vo­lu­cio­na­rio Con­ci­lio Va­ti­cano II, en el que el epis­co­pa­do es­pa­ñol fue de los más rea­cios al cam­bio: "Y aho­ra, a es­pe­rar que las aguas vuel­van a su cau­ce". Vol­vie­ron so­lo en par­te. Aquel Con­ci­lio no so­la­men­te no mu­rió, sino que abrió los ca­mi­nos al pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co. Des­pués de él, di­fí­cil­men­te la Igle­sia y el Va­ti­cano se­rán los mis­mos.

10. La se­mi­lla es­tá plan­ta­da. Y Fran­cis­co, que pre­fie­re ci­tar los evan­ge­lios al De­re­cho Ca­nó­ni­co, a pe­sar de su apa­ren­te sen­ci­llez, es, co­mo buen je­sui­ta, cons­cien­te de que las es­truc­tu­ras se cam­bian des­pa­cio pe­ro con ac­tos con­cre­tos. Por lo pron­to, del ac­tual Co­le­gio Car­de­na­li­cio, que de­be­rá ele­gir a su su­ce­sor, ca­si la mi­tad, 54, han si­do ya nom­bra­dos por él. El rea­lis­mo es tam­bién evan­gé­li­co. No hay que ol­vi­dar que Je­sús ex­hor­ta­ba a los su­yos a ser "sen­ci­llos co­mo las pa­lo­mas pe­ro as­tu­tos co­mo las ser­pien­tes". Fran­cis­co pa­re­ce ser am­bas co­sas.

El sue­ño de la vie­ja Cu­ria Ro­ma­na es que Dios se lle­ve a Fran­cis­co o que re­nun­cie co­mo el pa­pa Rat­zin­ger.

(Uni­ver­sal)

El pa­pa du­ran­te su via­je bo­li­viano.

(Si­pa)

En­cuen­tro con obis­pos en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.