Cuan­do la fic­ción de­ja de ser­lo

Quand les sé­ries té­lé­vi­sées ser­vent des com­bats so­cié­taux.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - POR PAU­LA HERGAR

Vê­tues de ca­pes rou­ges et af­fu­blées de coif­fes blan­ches, de nom­breu­ses Ar­gen­ti­nes por­taient en jui­llet der­nier de­vant le Sé­nat le cos­tu­me des ser­van­tes écar­la­tes de la sé­rie The Hand­maid’s Ta­le pour ma­ni­fes­ter en fa­veur du droit d’avor­te­ment. De mê­me, de nom­breux ac­ti­vis­tes ou vo­leurs se couvrent du mas­que de Da­lí, à l’ima­ge de ce­lui que por­tent les per­son­na­ges de la sé­rie La Ca­sa de Pa­pel… Pe­tit ré­ca­pi­tu­la­tif des fic­tions qui ins­pi­rent la réa­li­té...

La di­fe­ren­cia en­tre la reali­dad y la fic­ción es que la fic­ción de­be te­ner sen­ti­do", de­cía el es­cri­tor Tom Clancy. Por ello, se­gu­ra­men­te, hay per­so­nas que bus­can en ella la ins­pi­ra­ción pa­ra sus ac­tos.

2. A prin­ci­pios del pa­sa­do mes de agos­to el ves­tua­rio ro­jo y blan­co de El cuen­to de la cria­da (The Hand­maid’s ta­le) se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la reivin­di­ca­ción fe­mi­nis­ta mun­dial, a la vez que de­te­nían a una ban­da de de­lin­cuen­tes ins­pi­ra­dos en La que se ave­ci­na.

3. Ni son las pri­me­ras, ni las úl­ti­mas se­ries que la reali­dad aca­ba adop­tan­do co­mo em­ble­ma, ejem­plo a se­guir o has­ta eje­cu­ción de nues­tras peo­res pe­sa­di­llas.

4. A con­ti­nua­ción, enu­me­ra­mos al­gu­nas de las fic­cio­nes que han da­do el sal­to a la vi­da real:

EL CUEN­TO DE LA CRIA­DA

5. El atuen­do de las cria­das en la no­ve­la dis­tó­pi­ca de Mar­ga­ret At­wood El cuen­to de la cria­da (1985), y en su re­cien­te adap­ta­ción pa­ra la TV, ha si­do adop­ta­do por mu­je­res de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos, Ir­lan­da y el Reino Uni­do co­mo uno de los em­ble­mas más po­de­ro­sos en la ac­tual reivin­di­ca­ción fe­mi­nis­ta, dán­do­le la vuel­ta a su sim­bo­lis­mo de mu­je­res opri­mi­das.

6. Cuan­do el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Mi­ke Pen­ce, vi­si­tó Fi­la­del­fia el 23 de ju­lio, fue re­ci­bi­do por un blo­que de mu­je­res ves­ti­das con tú­ni­cas de co­lor ro­jo escarlata y gran­des som­bre­ros blan­cos que os­cu­re­cían sus ros­tros.

7. En Ir­lan­da, la ro­pa la lle­va­ron pues­ta las ma­ni­fes­tan­tes a fa­vor del de­re­cho a de­ci­dir du­ran­te el exi­to­so re­fe­rén­dum, pa­ra re­vo­car la en­mien­da que im­pe­día el abor­to más allá de cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les y, en Bue­nos Ai­res, la usa­ron las ac­ti­vis­tas por el de­re­cho al abor­to.

8. En Lon­dres, las ma­ni­fes­tan­tes se pu­sie­ron la tú­ni­ca y el som­bre­ro pa­ra pro­tes­tar con­tra

las me­di­das del Go­bierno de Do­nald Trump y con­tra su vi­si­ta al Reino Uni­do.

LA CA­SA DE PA­PEL

9. Cuan­do al­go tie­ne mu­cho éxi­to le sa­len imi­ta­do­res por to­dos la­dos. Y eso es lo que ha ocu­rri­do con el fe­nó­meno de La Ca­sa de Pa­pel.

10. El pa­sa­do mes de abril, un gru­po de de­lin­cuen­tes chi­le­nos in­ten­ta­ron ro­bar, sin éxi­to, un ca­je­ro au­to­má­ti­co dis­fra­za­dos de los per­so­na­jes de la se­rie: con los mo­nos ro­jos que vis­ten los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro sin las po­pu­la­res ca­re­tas de Da­lí.

11. Los la­dro­nes uti­li­za­ron el mé­to­do de sa­tu­ra­ción por gas pa­ra ha­cer ex­plo­tar el ca­je­ro au­to­má­ti­co. Los la­dro­nes qui­sie­ron huir, pe­ro hu­bo un en­fren­ta­mien­to en­tre ofi­cia­les e imi­ta­do­res y, co­mo con­se­cuen­cia, hu­bo un he­ri­do por im­pac­to de ba­la en el tó­rax.

LA QUE SE AVE­CI­NA

12. El pa­sa­do mes de agos­to, la Po­li­cía Na­cio­nal es­pa­ño­la in­for­ma­ba de la de­ten­ción de seis per­so­nas, dos de ellas me­no­res de edad, por de­li­tos de In­cen­dio y Da­ños. To­dos ellos for­ma­ban par­te de una ban­da de de­lin­cuen­tes ju­ve­ni­les que se ha­cían lla­mar "Los pa­ya­sos jus­ti­cie­ros", un mo­te ins­pi­ra­do en La que se ave­ci­na.

13. El gru­po de jó­ve­nes, de en­tre 16 y 22 años, co­me­tió "he­chos de­lic­ti­vos" ba­jo el mis­mo nom­bre que usa la pan­di­lla fic­ti­cia for­ma­da por An­to­nio Re­cio, Co­que y com­pa­ñía en la se­rie de Te­le­cin­co. 14. Los he­chos, que co­men­za­ron co­mo ac­tos de ven­gan­za, cre­cie­ron por la di­ver­sión que sin­tie­ron los au­to­res y to­ma­ron es­pe­cial pe­li­gro­si­dad, por lo que po­dría ha­ber pa­sa­do de no ha­ber me­dia­do la in­ter­ven­ción de los bom­be­ros, con los in­cen­dios de co­ches en ga­ra­jes co­mu­ni­ta­rios.

DEX­TER

15. Mark Twit­chell era un jo­ven ci­neas­ta que ro­dó al­gu­nos pro­yec­tos has­ta que es­cri­bió un guion co­mo pro­pues­ta de ca­pí­tu­lo pa­ra Dex­ter. Él mis­mo se pro­po­nía co­mo pro­ta­go­nis­ta de la en­tre­ga pa­ra —co­mo se sa­bría más tar­de— ini­ciar su plan de con­ver­tir­se en ase­sino en se­rie.

16. Co­mo esa idea fue desecha­da, em­pe­zó a ha­cer­lo por su cuen­ta en 2008 y ma­tó a John Brian Al­tin­ger en su ga­ra­je. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, la po­li­cía re­co­pi­ló su­fi­cien­te ma­te­rial en sus re­des so­cia­les que con­cluían que Twit­chell ido­la­tra­ba al per­so­na­je de fic­ción y emu­la­ba as­pec­tos de su vi­da.

17. Aca­bó en ais­la­mien­to en el Cen­tro de De­ten­ción de Ed­mon­ton (Ca­na­dá). Allí, des­de su cel­da, él mis­mo co­mu­ni­có su pla­cer por te­ner ac­ce­so a más de 60 ca­na­les de te­le­vi­sión por ca­ble... en­tre los que se emi­tía di­cha se­rie.

BLACK MI­RROR

18. El pri­mer ca­pí­tu­lo de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Black Mi­rror —lla­ma­do "No­se­di­ve"— es uno de los más es­ca­lo­frian­tes de la se­rie (y eso es de­cir mu­cho) por­que mien­tras lo vi­sio­nas sien­tes lo cer­ca­na que es­tá esa reali­dad sin sen­ti­do en la que re­des so­cia­les son tu me­jor currículum.

19. Pe­ro na­die creía que aque­llo es­ta­ba tan pró­xi­mo co­mo pa­ra que el pa­sa­do mes de ma­yo en Chi­na se pu­sie­ra en mar­cha el lla­ma­do 'cré­di­to so­cial'. Un sis­te­ma es­ta­tal que per­mi­te pre­miar o cas­ti­gar a sus ciu­da­da­nos se­gún la cla­si­fi­ca­ción en la red so­cial.

20. Es­te par­ti­cu­lar car­net por pun­tos ha em­pe­za­do a usar­se en tre­nes y avio­nes, que han si­do los pri­me­ros si­tios a los que no pue­den ac­ce­der los chi­nos con ba­ja ca­li­fi­ca­ción. He­chos co­mo ha­blar mal del Go­bierno o te­ner ami­gos con ba­ja ca­li­fi­ca­ción pue­den re­per­cu­tir en tu pro­pia ca­li­fi­ca­ción. Va­mos, Black Mi­rror en to­da re­gla.

Par­ti­da­rias de la le­ga­li­za­ción del abor­to se ma­ni­fies­tan en Bue­nos Ai­res fren­te al Con­gre­so, el día 1 de agos­to ves­ti­das co­mo las mu­je­res des­ti­na­das a la re­pro­duc­ción de la se­rie te­le­vi­si­va 'The Hand­maid's Ta­le'. (Si­pa)

(Si­pa)

La ca­re­ta de Da­lí de La Ca­sa de Pa­pel en una pro­tes­ta en Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.