Cla­ra Gri­ma o el pla­cer de las ma­te­má­ti­cas

Pra­ti­quer les mat­hé­ma­ti­ques de façon lu­di­que : le com­bat de la blo­gueu­se Cla­ra Gri­ma.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - POR SIL­VIA MO­RENO CLA­RA GRI­MA mat­hé­ma­ti­cien­ne es­pag­no­le

Qui a dit que les mat­hé­ma­ti­ques étaient une dis­ci­pli­ne in­di­ges­te et ré­bar­ba­ti­ve? La pé­ti­llan­te An­da­lou­se, Cla­ra Gri­ma, doc­teu­re en mat­hé­ma­ti­ques, cher­cheu­se et blo­gueu­se nous rend cet­te ma­tiè­re lu­di­que dans son ou­vra­ge de vul­ga­ri­sa­tion Je fais des maths en laçant mes chaus­su­res pu­blié en Fran­ce aux édi­tions Les Arè­nes.

Cla­ra Gri­ma (Se­vi­lla, 1971). Es­ta doc­to­ra en Ma­te­má­ti­cas ini­ció su la­bor di­vul­ga­ti­va cuan­do su hi­jo le pre­gun­tó por el nú­me­ro pi. Aca­ba de pu­bli­car en Es­pa­ña y en Fran­cia Có­mo atar­te los za­pa­tos, apar­car tu co­che y otros pro­ble­mas co­ti­dia­nos re­suel­tos por las ma­te­má­ti­cas. En es­te li­bro ex­pli­ca có­mo las ma­te­má­ti­cas ri­gen nues­tras vi­das y to­da la ga­la­xia.

2. Pre­gun­ta: Sos­tie­ne que el mun­do es­tá con­tro­la­do por las per­so­nas que sa­ben tra­ba­jar con nú­me­ros. ¿Por qué? Cla­ra Gri­ma: To­das las gran­des com­pa­ñías que do­mi­nan el mun­do lo ha­cen con al­go­rit­mos y ma­te­má­ti­cas. Ahí es­tán Goo­gle y Fa­ce­book. Tam­bién he­mos vis­to que, ma­ni­pu­lan­do da­tos ma­te­má­ti­cos, se pue­de mo­di­fi­car la in­ten­ción de vo­to en un país. Los al­go­rit­mos son los que con­tro­lan el mun­do.

3. Pre­gun­ta: Pe­ro las ma­te­má­ti­cas son las cul­pa­bles de mu­chos do­lo­res de ca­be­za de los es­tu­dian­tes. C.G.: For­ma par­te de la cul­tu­ra ge­ne­ral de­cir que las ma­te­má­ti­cas son abu­rri­das y eso, uni­do a que no se han en­se­ña­do bien, han con­se­gui­do que la gen­te odie las ma­te­má­ti­cas, a pe­sar de que son un jue­go di­ver­ti­dí­si­mo.

4. Pre­gun­ta: ¿Es­tá jus­ti­fi­ca­da la ma­la fa­ma de los al­go­rit­mos? C.G.: Sí y no. Los al­go­rit­mos que es­tán to­man­do ma­la fa­ma es­tán apren­dien­do del com­por­ta­mien­to hu­mano. Pe­ro hay que ha­cer más al­go­rit­mos de con­trol y en el sec­tor pú­bli­co.

5. Pre­gun­ta: Fa­ce­book y Goo­gle sa­ben de­ma­sia­do so­bre no­so­tros. Asus­ta. C.G.: Ellos no pue­den sa­ber na­da que no­so­tros no que­ra­mos, pe­ro la gen­te da muy ale­gre­men­te los da­tos sin fi­jar­se. Lo que me preo­cu­pa es la bur­bu­ja de fil­tros, que sur­ge de las bús­que­das que ha­ces en la red y es­tá adap­ta­da a tus gus­tos. A ries­go de que me lla­men fas­cis­ta, en te­mas de sa­lud pú­bli­ca, co­mo por ejem­plo las va­cu­nas, rom­pe­ría es­ta bur­bu­ja pa­ra que la primera pá­gi­na que sa­lie­ra al ha­cer una con­sul­ta en in­ter­net, fue­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud.

6. Pre­gun­ta: ¿Y có­mo se pue­de ha­cer? C.G.: Pa­gan­do. Goo­gle tie­ne un al­go­rit­mo de po­si­cio­na­mien­to y de or­de­na­ción ma­ra­vi­llo­so,

que me pa­re­ce una ver­da­de­ra obra de ar­te, si­mi­lar a la Ve­nus de Mi­lo. Y lo han he­cho dos ti­pos con ma­te­má­ti­cas.

7. Pre­gun­ta: De­be­res sí o de­be­res no. C.G.: Sí, so­bre to­do a par­tir de cier­ta edad. A los pe­que­ñi­tos, no, de­ben ju­gar.

8. Pre­gun­ta: La cul­tu­ra del es­fuer­zo no es­tá de mo­da. C.G.: Sí, pe­ro hay que es­for­zar­se. En la vi­da, lo que pro­du­ce más pla­cer re­quie­re de un ma­yor es­fuer­zo. Las ma­te­má­ti­cas no son fá­ci­les, pe­ro son apa­sio­nan­tes. Lo mis­mo que ju­gar al fút­bol tam­po­co es fá­cil ni su­bir al Everest. 9. Pre­gun­ta: En la cien­cia hay me­nos mu­je­res que hom­bres, ¿por qué? C.G.: En In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca es de­men­cial la de­si­gual­dad. En­tras a una cla­se y no sa­bes si es­tás en ál­ge­bra o en una des­pe­di­da de sol­te­ro. Es­to nos preo­cu­pa mu­cho en la uni­ver­si­dad. No pue­de ser. Es cier­to que hay mu­je­res: la en­car­ga­da de la se­gu­ri­dad de Goo­gle, por ejem­plo, es una mu­jer, pe­ro las ca­be­zas vi­si­bles siem­pre son hom­bres.

10. Pre­gun­ta: ¿La uni­ver­si­dad es ma­chis­ta? C.G.: Sí, aun­que en mi en­torno, no. Sin em­bar­go, aho­ra, si quie­res ser in­ves­ti­ga­do­ra, de la ma­ter­ni­dad te tie­nes que ol­vi­dar por­que es im­po­si­ble com­pa­gi­nar­lo, aun­que seas la mu­jer más bri­llan­te del mun­do.

11. Pre­gun­ta: ¿Es­tán so­bre­va­lo­ra­dos los más­te­res? C.G.: No lo sé. Los que co­noz­co en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas son muy exi­gen­tes y muy se­rios.

12. Pre­gun­ta: ¿La co­rrup­ción si­gue re­glas ma­te­má­ti­cas? C.G.: Sí. Siem­pre se lo di­go a mis alum­nos. La co­rrup­ción es co­mo los fractales, que son unos di­bu­jos que tie­nen la mis­ma for­ma geo­mé­tri­ca de le­jos que de cer­ca. Si mi­ras el país, hay co­rrup­tos, te acer­cas a la co­mu­ni­dad, y hay co­rrup­tos, y des­cien­des has­ta el ayun­ta­mien­to, y tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.