10 ex­pre­sio­nes en es­pa­ñol que nos sue­nan a chino a los es­pa­ño­les

Des ex­pres­sions la­tino-amé­ri­cai­nes qui ne man­quent pas de pi­quant !

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

Il y a dé­sor­mais 577 millions d’his­pa­nop­ho­nes dans le mon­de se­lon l’Ins­ti­tu­to Cer­van­tes qui a di­vul­gué en jui­llet der­nier les pre­miè­res don­nées de son rap­port sur l’es­pag­nol dans le mon­de. Ain­si, si 7,6% de la population mon­dia­le par­le la langue de Cer­van­tès, tout le mon­de ne l'en­ton­ne pas avec la mê­me mé­lo­die. Les dif­fé­rents ac­cents sont une vé­ri­ta­ble ri­ches­se tout com­me les vo­ca­bles. Voi­ci 10 ex­pres­sions la­tino-amé­ri­cai­nes ex­pli­quées à un Es­pag­nol.

E

res un pe­lu­cón: Pa­tri­cia Vi­lla­rruel, co­rres­pon­sal en Es­pa­ña del dia­rio ecua­to­riano EL UNI­VER­SO: “Es­ta pa­la­bra es cu­rio­sa por­que la pu­so de mo­da Ra­fael Correa [pre­si­den­te de Ecua­dor en­tre 2007 y 2017]. Se re­fie­re a la gen­te que tie­ne di­ne­ro. A prin­ci­pios de es­te si­glo se acen­tuó mu­cho la di­fe­ren­cia en Ecua­dor en­tre la gen­te con re­cur­sos eco­nó­mi­cos y la gen­te que ca­re­ce de ellos y, pa­ra Correa, quie­nes te­nían di­ne­ro eran los pe­lu­co­nes. Y a par­tir de ahí la gen­te em­pe­zó a usar la ex­pre­sión”. La jer­ga ecua­to­ria­na aún no ha en­con­tra­do una pa­la­bra pa­ra de­sig­nar a los ri­ca­cho­nes que ade­más go­zan de una bue­na ca­be­lle­ra, que los hay.

2. Eres un lám­pa­ra: ¿Por qué al­guien que­rría lla­mar a otra per­so­na 'lám­pa­ra'? ¿Por­que se cuel­ga del te­cho co­mo Spi­der­man? ¿Por­que ilu­mi­na con su sa­bi­du­ría? ¿Por­que es un ser de luz? ¿Un ilu­mi­na­do? Na­da más le­jos de la reali­dad ecua­to­ria­na. “Un lám­pa­ra es al­guien que quie­re apa­ren­tar. Pue­de que la ex­pre­sión pro­ce­da de ese de­seo de lla­mar la aten­ción, co­mo la luz de una lám­pa­ra”, ba­ra­ja Pa­tri­cia Vi­lla­rruel. En la pe­nín­su­la ibé­ri­ca lo lla­ma­ría­mos 'lis­ti­llo', 'chu­li­to', 'far­dón', 'pe­dan­te' o 'es­nob'.

3. Es­tás sa­la­do: En Es­pa­ña lla­mar 'sa­la­do' a al­guien im­pli­ca re­co­no­cer que tie­ne sa­le­ro, gra­cia, chis­pa, des­par­pa­jo, do­nai­re. No es exac­ta­men­te un pi­ro­po, pe­ro quien lo re­ci­be se­gu­ra­men­te lo en­ca­ja­rá con agra­do. En Ecua­dor pue­de que no cai­ga tan bien. “Si te lo di­cen allí, es­tán in­si­nuan­do que tie­nes ma­la suer­te, que es­tás ga­fa­do”, acla­ra Pa­tri­cia Vi­lla­rruel Gordillo.

4. Te in­vi­to a un tin­to: “No tie­ne na­da que ver con el vino tin­to”, se apre­su­ra a acla­rar Fran­cis­co Car­do­na, sino con el ca­fé, pro­duc­to na­cio­nal de Co­lom­bia. “Un tin­to es ese ca­fé os­cu­ro, sin le­che, sin crema, que se ven­de en to­das las es­qui­nas. Le de­ci­mos 'tin­to' o 'tin­ti­co', por­que uti­li­za­mos

mu­chos di­mi­nu­ti­vos. Si vas a una ca­sa y te ofre­cen un tin­to, es un ca­fé siem­pre”.

5. No des pa­pa­ya: De nue­vo los co­lom­bia­nos y las fru­tas. En es­te ca­so, la fra­se tie­ne que ver con la inseguridad en las ca­lles y se le apli­ca a quien ha si­do víc­ti­ma de un ro­bo. “Si al­guien di­ce: ‘Me han ro­ba­do el mó­vil”, pue­de que le res­pon­dan: ‘Ah, es por­que dis­te pa­pa­ya’. Quie­re de­cir que te has ex­pues­to, que fuis­te un blan­co fá­cil. Es cu­rio­so, por­que en lu­gar de cues­tio­nar la inseguridad, ter­mi­na sien­do res­pon­sa­bi­li­dad de la per­so­na a la que le ha su­ce­di­do”, co­men­ta Car­do­na, di­rec­tor de pro­duc­to de Ra­dio Ca­ra­col en Es­pa­ña. “La pa­pa­ya es tan sua­ve que se par­te muy rá­pi­do con el cu­chi­llo, es una fru­ta muy fá­cil. De ahí vie­ne”, aña­de.

6. Es­toy en­gua­ya­ba­do: Quien pro­fie­ra es­ta fra­se tí­pi­ca­men­te co­lom­bia­na es­tá dan­do a en­ten­der que tie­ne una re­sa­ca de mil de­mo­nios. “El gua­ya­bo, el ár­bol don­de cre­ce la gua­ya­ba, es gran­de y fron­do­so, y ob­via­men­te da mu­cha som­bra. Cuan­do al­guien tie­ne re­sa­ca, da­ría cual­quier co­sa por arri­mar­se a la som­bra de es­te ár­bol y que na­die le mo­les­ta­ra. Tam­bién la uti­li­za­mos en otros con­tex­tos. Por ejem­plo: “Es­toy en­gua­ya­ba­do por­que mi pa­re­ja me de­jó”, ex­pli­ca Fran­cis­co Car­do­na. Es de­cir, que es vá­li­da siem­pre que uno es­té muy he­cho pol­vo. 7. Tie­nes vio­lín: No, no es un lla­ma­mien­to a Ara Ma­li­kian, que se­gu­ro que es muy lim­pio. Se uti­li­za en Ve­ne­zue­la pa­ra ha­blar de al­guien a quien —por con­tra­ata­car con una ex­pre­sión cas­ti­za— le can­ta el ale­rón, o, lo que es lo mis­mo, no ha vis­to el des­odo­ran­te ni de le­jos, o sea, que le huele la axi­la. “Si te me­tes en el me­tro, aho­ra en ve­rano, te da­rás cuen­ta de que la gen­te tie­ne mu­cho vio­lín”, de­cre­ta Car­leth Mo­ra­les. “Si a un ve­ne­zo­lano le di­ces: ‘An­da a ba­ñar­te que tie­nes un vio­lín in­so­por­ta­ble’, le es­tás ofen­dien­do y lo cap­ta per­fec­ta­men­te”, di­ce es­ta pe­rio­dis­ta, que opi­na que, co­mo sos­pe­cha­mos, la pos­tu­ra de to­car el vio­lín pue­de es­tar de­trás de es­te di­cho.

SA­BRO­SO

8. Va­mos a echar­nos un pa­lo: En Es­pa­ña pre­fe­ri­mos de­cir 'to­mar­nos una co­pa' o 'echar­nos un tra­go'. Se em­plea cuan­do uno tie­ne la in­ten­ción de be­ber­se un par de ca­ñas o una co­pa, sin pro­pó­si­to de em­bo­rra­char­se. Co­mo ex­pli­ca Car­leth Mo­ra­les, “de­ri­va en ‘es­tás pa­sa­do de pa­los’, cuan­do has bebido más de dos cer­ve­zas”. Pa­re­ce, se­gún es­ta pe­rio­dis­ta, que la vi­tu­pe­ra­ble cos­tum­bre de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les de apa­lear a los es­cla­vos de Amé­ri­ca pro­vo­ca­ba en es­tos una ne­ce­si­dad irre­fre­na­ble de re­fu­giar­se en el al­cohol, lo que po­dría ha­ber da­do ori­gen a es­ta fra­se.

9. Na­ran­jas: En Mé­xi­co alu­den a es­ta fru­ta, en plu­ral, cuan­do sim­ple­men­te quie­ren de­cir “no”. “Si se te acer­ca un com­pa­ñe­ro de ofi­ci­na y te pi­de que le ha­gas un tra­ba­jo, res­pon­des: ‘Na­ran­jas”. O si te in­vi­tan a una fies­ta a la que no te ape­te­ce na­da ir, tam­bién: ‘Na­ran­jas’. Vie­ne del he­cho de que a los me­xi­ca­nos nos cues­ta mu­cho de­cir no. Te da­rán mil vuel­tas an­tes de de­cir­lo. Es­te es un mo­do de ne­gar­se más sua­ve”, ex­pli­ca Ma­nuel Es­pi­no­sa.

10. Pá­sa­me esa vai­na: En Co­lom­bia, 'vai­na' pue­de ser prác­ti­ca­men­te cual­quier ob­je­to, de un te­lé­fono mó­vil a un va­so. Co­mo cuen­ta Fran­cis­co Car­do­na, ca­re­ce de con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas o po­si­ti­vas, “sim­ple­men­te es una co­sa, aun­que tam­bién pue­de re­fe­rir­se a si­tua­cio­nes. Si me cuen­tas que has su­fri­do un ac­ci­den­te, yo te di­go: ‘Ah, qué vai­na que te pa­sa­ra eso’. En el sen­ti­do de ‘qué fas­ti­dio”.

(Istock)

Eres un lám­pa­ra sig­ni­fi­ca pa­sar por lis­to.

(Istock)

Te­ner vio­lín no es un pi­ro­po en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.