Agro­bío, bi­chos bue­nos pa­ra com­ba­tir las pla­gas

Révolution ver­te à Al­me­ría ?

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

Tout n’est pas que mer de plas­ti­que et agri­cul­tu­re in­ten­si­ve à Al­me­ría. L’en­tre­pri­se Agro­bío qui s' y est im­plan­tée est de­ve­nue le por­te-dra­peau d’une révolution ver­te. Ex­pli­ca­tions.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, Al­me­ría ha vi­vi­do una trans­for­ma­ción si­len­cio­sa sin pre­ce­den­tes. Den­tro de los in­ver­na­de­ros que dan de co­mer a to­da Eu­ro­pa se ha ve­ni­do fra­guan­do una re­vo­lu­ción ver­de a es­ca­la di­mi­nu­ta, pe­ro de con­se­cuen­cias gi­gan­tes­cas: bi­chos bue­nos que se co­men y ani­qui­lan a bi­chos ma­los. Una téc­ni­ca na­tu­ral pa­ra aca­bar con las pla­gas que echan a per­der los cul­ti­vos sin ne­ce­si­dad del uso ex­ce­si­vo y, en mu­chos ca­sos no­ci­vo, de pla­gui­ci­das, pes­ti­ci­das y otros tó­xi­cos.

2. Y en to­da esa trans­for­ma­ción ha te­ni­do mu­cho que ver Agro­bío, em­pre­sa lí­der en el sec­tor y to­do un re­fe­ren­te tan­to en la po­li­ni­za­ción con abe­jo­rros co­mo en el con­trol de pla­gas me­dian­te de­pre­da­do­res na­tu­ra­les. Gra­cias a ella, se ha con­se­gui­do que hoy el 80 % del cul­ti­vo in­ten­si­vo en Al­me­ría uti­li­ce es­te ti­po de in­sec­tos.

3. La em­pre­sa, ubi­ca­da en La Mo­jo­ne­ra, en pleno co­ra­zón del mar de plás­ti­co al­me­rien­se, fue la pri­me­ra en Es­pa­ña en co­mer­cia­li­zar, ha­ce ya 20 años, col­me­nas de abe­jo­rros pa­ra la po­li­ni­za­ción na­tu­ral de los to­ma­tes. Ha­ce diez, tam­bién fue pio­ne­ra en la pro­duc­ción de “fau­na au­xi­liar” o in­sec­tos de­pre­da­do­res. Hoy lle­va el ti­món del sec­tor, fac­tu­ra más de 30 mi­llo­nes de eu­ros —de los que ca­si la mi­tad pro­ce­den del mer­ca­do ex­te­rior—, tie­ne fi­lia­les en Ma­rrue­cos y Tur­quía y sus ins­ta­la­cio­nes atraen vi­si­tas de los cua­tro rin­co­nes del pla­ne­ta, des­de el nor­te de Eu­ro­pa a los paí­ses ára­bes, pa­san­do por Amé­ri­ca La­ti­na.

LOS AÑOS 90

4. To­do em­pe­zó en 1995. “Éra­mos jó­ve­nes, ha­bía­mos vis­to que ha­bía sa­li­do un ex­pe­ri­men­to con bi­chos en el nor­te de Eu­ro­pa y que­ría­mos probar una nue­va opor­tu­ni­dad de ne­go­cio”, re­me­mo­ra el ge­ren­te de Agro­bío, Jo­sé An­to­nio San­to­rro­mán, que has­ta en­ton­ces se de­di­ca­ba a la co­mer­cia­li­za­ción de se­mi­lle­ros. Ese ex­pe­ri­men­to, rea­li­za­do por un ve­te­ri­na­rio bel­ga, evi­den­ció que, a di­fe­ren­cia de las abe­jas, los abe­jo­rros eran ca­pa­ces de po­li­ni­zar plan­tas den­tro de in­ver­na­de­ros. La ra­zón: la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción.

5. Las abe­jas bus­can las me­jo­res flo­res, aque­llas que tie­nen más po­len y néc­tar. Y cuan­do las en­cuen­tran, avi­san a las de­más gra­cias a un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción del que ca­re­cen los abe­jo­rros. Pe­ro hay un pro­ble­ma. A las abe­jas no les gus­ta la flor del to­ma­te ya que no da néc­tar, de ma­ne­ra que si se las en­ce­rra­ra en un in­ver­na­de­ro, irían fue­ra en bus­ca de flo­res más atrac­ti­vas y avi­sa­rían al res­to. Con los abe­jo­rros, en cam­bio, eso no pa­sa. “Ese pe­que­ño de­ta­lle ha su­pues­to un avan­ce im­pre­sio­nan­te en el mun­do de la hor­ti­cul­tu­ra”, des­ve­la San­to­rro­mán.

6. Has­ta la dé­ca­da de los no­ven­ta, pa­ra la po­li­ni­za­ción se usa­ban hor­mo­nas de cre­ci­mien­to que, ase­gu­ra, “da­ban to­ma­tes ra­rí­si­mos que no ha­bía quien se los co­mie­ra”. Tras su prohi­bi­ción, se pa­só a mé­to­dos me­cá­ni­cos, pe­ro “el cam­bio es­pec­ta­cu­lar” lle­gó con la in­tro­duc­ción de las col­me­nas de abe­jo­rros en los in­ver­na­de­ros. Y cuan­do Agro­bío em­pe­zó a pro­du­cir­los en la­bo­ra­to­rio y a co­mer­cia­li­zar las col­me­nas, “no ha­bía na­da pa­re­ci­do en Es­pa­ña”. Fue­ron los pri­me­ros y du­ran­te mu­chos años es­tu­vie­ron so­los.

(Is­tock)

Un abe­jo­rro po­li­ni­zan­do una flor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.