Re­tra­to del ar­tis­ta en­si­mis­ma­do

La vie de l’énig­ma­ti­que Joan Mi­ró.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR IG­NA­CIO VIDAL-FOLCH

Du 3 oc­to­bre au 4 fé­vrier le Grand Pa­lais con­sa­cre une gran­de ré­tros­pec­ti­ve à Joan Mi­ró. Son uni­vers aux cou­leurs pri­mai­res, peu­plé d’oi­seaux, d’étoi­les et de créa­tu­res fan­tas­ti­ques est sou­vent ré­duit à un lan­ga­ge pic­tu­ral en­fan­tin ou poé­ti­que. Or ce­lui qu’An­dré Bre­ton con­si­dé­rait com­me le plus su­rréa­lis­te de tous les ar­tis­tes a pro­fon­dé­ment bou­le­ver­sé l’art du XXe siè­cle. Ar­tis­te énig­ma­ti­que, trans­gres­seur, ico­no­clas­te… Mais qui était vrai­ment Joan Mi­ró ?

La pin­tu­ra de Mi­ró es el ca­mino más cor­to de un mis­te­rio a otro” (Lei­ris). “De to­dos los pin­to­res con­tem­po­rá­neos, Mi­ró pa­sa por el más se­cre­to” (Que­neau). “Fue el hom­bre más mis­te­rio­so, más im­pe­ne­tra­ble que he en­con­tra­do en to­da mi vi­da” (Pie­rre Loeb, su mar­chan­te fran­cés). “Lo sé to­do de él y no sé na­da de él” (su ami­go Joan Prats)… A ese nú­cleo de mis­te­rio, la ima­gen es­te­reo­ti­pa­da de Joan Mi­ró (Barcelona, 1893 - Pal­ma de Ma­llor­ca, 1983) su­ma la idea de un ar­tis­ta ató­ni­to, ais­la­do, un po­co in­tui­ti­vo y pue­ril —de ahí que sea tan pre­fe­ri­do por los ni­ños—, que gra­cias a su es­té­ti­ca dis­per­sa, pu­ra y as­tral, ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do en la plé­ya­de de la pin­tu­ra mo­der­na.

IN­TI­MI­DAD

2. Los nu­me­ro­sos co­na­tos de bio­gra­fías que se han he­cho —Jacques Du­pin, Geor­ges Rai­llard, Lluís Per­man­yer, Jo­sep Me­liá, Ro­sa Ma­let, et­cé­te­ra— se es­tre­lla­ron con­tra el mu­ro de la­dri­llos del mí­ti­co la­co­nis­mo del pin­tor, con­tra su ex­tre­mo ce­lo por pre­ser­var su in­ti­mi­dad.

3. El pe­rio­dis­ta Jo­sep Mas­sot ha lo­gra­do rom­per ese mu­ro, o ro­dear­lo, pa­ra tra­zar una de­ta­lla­da y apa­sio­nan­te bio­gra­fía del pin­tor bar­ce­lo­nés que na­ce ya con el mar­cha­mo de ca­nó­ni­ca y de­fi­ni­ti­va y que ha­ce tri­zas esos es­te­reo­ti­pos. Joan Mi­ró. El ni­ño que ha­bla­ba con los ár­bo­les (Ga­la­xia Gu­ten­berg) es el re­tra­to de un ar­tis­ta de su tiem­po so­me­ti­do a las in­fluen­cias de sus con­tem­po­rá­neos, un agen­te ac­ti­vo en el co­ra­zón de las van­guar­dias que, hu­yen­do del pro­vin­ciano am­bien­te ar­tís­ti­co bar­ce­lo­nés —do­mi­na­do por un no­ve­cen­tis­mo he­le­nis­ta y pa­trio­te­ro—, y tras la es­te­la de su ad­mi­ra­do Pi­cas­so que ya a los 35 años era el rey de la pin­tu­ra mun­dial, lle­ga a Pa­rís al mis­mo tiem­po que lle­ga Tris­tan Tza­ra. Tza­ra y Bre­ton, Mas­son y Ar­taud, Lei­ris y Ba­tai­lle, Pi­ca­bia y Pi­cas­so, el li­bro si­gue el pro­gre­so de Mi­ró en el meo­llo del ar­te del si­glo XX, y sus nu­me­ro­sas va­ria­cio­nes y ex­cur­sos com­po­nen una his­to­ria de las van­guar­dias a tra­vés del pin­tor bar­ce­lo­nés.

BIO­GRA­FÍA

4. Al pre­gun­tar­le al au­tor cuán­to tiem­po le ha lle­va­do es­cri­bir es­ta bio­gra­fía, res­pon­de: “To­da la vi­da”. Mas­sot co­no­ció a Mi­ró sien­do ado­les­cen­te: “Pa­ra mí, era el abue­lo de mi ami­go Da­vid. Era un se­ñor en­can­ta­dor y, co­mo yo era muy jo­ven e in­ge­nuo, sa­qué la erró­nea con­clu­sión de que to­dos los ar­tis­tas eran así. Yo lo veía co­mo el co­ne­jo blan­co de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas: siem­pre te­nía pri­sa”. Su lar­go tra­to con la fa­mi­lia le ha da­do ac­ce­so a los ar­chi­vos fa­mi­lia­res, a su co­rres­pon­den­cia y a otras fuen­tes nun­ca has­ta aho­ra es­tu­dia­das; in­clu­so a la lec­tu­ra de to­dos los li­bros de la bi­blio­te­ca per­so­nal del ar­tis­ta, que es qui­zá la vía el ac­ce­so más di­rec­to a la psi­que de un hom­bre.

5. Lo que Mas­sot me­jor re­cuer­da del pin­tor en la Ma­llor­ca de los años se­ten­ta era su no­ble ge­ne­ro­si­dad, de la que da al­gu­nos ejem­plos con­mo­ve­do­res. La vi­da de Mi­ró es una his­to­ria de es­fuer­zo ti­tá­ni­co por so­bre­po­ner­se a sus de­fi­cien­cias en bus­ca de la ple­ni­tud y de la es­pi­ri­tua­li­dad más allá de la pin­tu­ra, a la que se pro­po­nía, co­mo sos­tu­vo re­pe­ti­das ve­ces, “ase­si­nar”, co­mo quien tira la es­ca­le­ra des­pués de ac­ce­der a las nu­bes. Era un hom­bre dual, pa­cien­te de al­gu­na ti­po­lo­gía bi­po­lar o de­pre­si­va, es­cin­di­do en­tre un op­ti­mis­mo crea­ti­vo y un fon­do de me­lan­co­lía som­bría. Su in­fan­cia fue un su­fri­mien­to per­ma­nen­te ba­jo la tu­te­la de un pa­dre ti­rá­ni­co que le gri­ta­ba co­sas co­mo: “¡Has­ta el ai­re que res­pi­ras me per­te­ne­ce!”; su ju­ven­tud, la vo­ca­ción de la pin­tu­ra, ar­te pa­ra el que no es­ta­ba muy do­ta­do. Su pri­me­ra ex­po­si­ción, en la que ci­fra­ba al­tas es­pe­ran­zas, le de­pa­ró mil bur­las… A to­das esas di­fi­cul­ta­des opu­so una vo­lun­tad de ace­ro y un es­ti­lo de vi­da de ri­gor es­par­tano, que in­cluía la ru­ti­na ho­ra­ria, la prác­ti­ca de­por­ti­va sis­te­má­ti­ca, la ali­men­ta­ción cui­da­da (in­clui­do el há­bi­to de mas­ti­car muy len­ta­men­te)… Y, pa­ra man­te­ner con­tro­la­dos de­mo­nios in­te­rio­res a los que da­ba rien­da suel­ta en el ta­ller, la es­ta­bi­li­dad do­més­ti­ca, bus­can­do el ma­tri­mo­nio, des­pués de años de “per­ma­nen­te enamo­ra­mien­to” con di­fe­ren­tes mu­je­res: Lo­la An­gla­da, pin­to­ra fe­mi­nis­ta, com­pa­ñe­ra su­ya del Cer­cle de Sant Lluc; con Do­ra Bian­ca, pin­to­ra po­la­ca en Pa­rís, es­pe­cia­li­za­da en pin­tar pa­ya­sos del cir­co Medrano, mo­de­lo de dos cua­dros fun­da­men­ta­les, Ma­da­me B y Ma­da­me K; con la in­de­pen­dien­te y de­por­tis­ta Pi­lar Tey, a la que de­jó prác­ti­ca­men­te plan­ta­da an­te el al­tar so pre­tex­to de una im­pos­ter­ga­ble vi­si­ta a Madrid pa­ra asis­tir a una ex­po­si­ción de Go­ya; en­tre mu­chos otros amo­res me­no­res. Fi­nal­men­te la her­ma­na y la ma­dre del ar­tis­ta to­ma­ron car­tas en el asun­to y le pre­sen­ta­ron a la que se­ría su es­po­sa: Pi­lar Jun­co­sa, a la que él des­cri­bi­rá co­mo “la chi­ca más her­mo­sa y más dul­ce del mun­do y sin má­cu­la de in­te­lec­tua­li­dad”. Así se de­cla­ró el pin­tor: —Pi­lar ¿te sa­bría mal que te qui­sie­ra? Y así con­sin­tió ella: —Peor me sa­bría que no me qui­sie­ras. 6. Ca­da vez que se sen­tía es­tan­ca­do, Mi­ró iba a ver a Pi­cas­so. Una vi­si­ta a su ta­ller bas­ta­ba pa­ra ins­pi­rar­le, pe­ro su fir­me pro­pó­si­to era su­pe­rar­le, lo que lo­gró en cier­to sen­ti­do —si es que tie­nen al­guno es­tas je­rar­quías— al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do sus fa­mo­sas Cons­te­la­cio­nes lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos don­de rei­na­ba el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, con el que Mi­ró co­nec­tó in­me­dia­ta­men­te. Pi­cas­so en cam­bio nun­ca qui­so ab­ju­rar de la fi­gu­ra­ción. “Pi­cas­so era el úl­ti­mo gran ar­tis­ta del si­glo XIX”, sos­tie­ne Mas­sot, “Du­champ y Mi­ró los pri­me­ros del si­glo XX”.

Mi­ró co­nec­tó in­me­dia­ta­men­te con el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to

(Suc­ces­sió Mi­ró / Adagp, Pa­ris 2018 Photo Suc­ces­sió Mi­ró Ar­chi­ve)

Joan Mi­ró pin­tan­doEl se­ga­dor, Ex­po­si­ción uni­ver­sal de Pa­rís 1937.

Mu­jer, pá­ja­ro y es­tre­lla. Ho­me­na­je a Pi­cas­so. (1966. Suc­ces­sió Mi­ró / Adagp, Pa­ris 2018 Photo Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía / Pho­to­grap­hic Ar­chi­ves Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía)

Au­to­rre­tra­to. 1919. (Suc­ces­sió Mi­ró / Adagp, Pa­ris 2018 Photo Rmn-Grand Pa­lais (mu­sée na­tio­nal Pi­cas­so-Pa­ris) / Mat­hieu Ra­beau)

Por­ta­da del li­bro de Jo­sep Mas­sot.

Mu­jer y pá­ja­ro. 1967. (Suc­ces­sió Mi­ró / Adagp, Pa­ris 2018 Photo Clau­de Ger­main Ar­chi­ves Fon­da­tion Maeght)

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.