¿Tro­pe­za­re­mos de nue­vo con la mis­ma pie­dra?

Com­ment les Es­pag­nols ont-ils chan­gé après 10 ans de cri­se ?

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR FER­NAN­DO TO­MÉ BER­ME­JO

Une dé­cen­nie après la cri­se fi­nan­ciè­re de 2008, les leçons de ce krach ont-elles été re­te­nues? Alors que l’Es­pag­ne a été l’un des pays eu­ro­péen à être le plus du­re­ment tou­ché par la ré­ces­sion liée à l’ex­plo­sion de la bu­lle im­mo­bi­liè­re, le quo­ti­dien Cin­co días ex­pli­que com­bien les Es­pag­nols ont chan­gé…

Tal día co­mo hoy, echá­ba­mos el te­lón al ve­rano del 2008. Éra­mos fe­li­ces y di­ge­ría­mos la pri­me­ra Eu­ro­co­pa de fut­bol de la se­lec­ción es­pa­ño­la, con­so­li­dan­do nues­tra edad de oro de­por­ti­va mun­dial. Con­fun­di­dos pro­ba­ble­men­te por ese opio del pue­blo, no acer­ta­mos a ver las nu­bes ne­gras de la cri­sis fi­nan­cie­ra que se ave­ci­na­ba des­de Es­ta­dos Uni­dos. El co­lap­so de Leh­man Brot­hers se tra­du­jo en pánico fi­nan­cie­ro y he­ló las eco­no­mías del mun­do más avan­za­do, su­mer­gién­do­nos en un in­vierno eco­nó­mi­co frío y du­ro. Tan du­ro fue que, a día de hoy, tras una dé­ca­da de re­cu­pe­ra­ción, per­ci­bi­mos vi­vir más en un co­bar­de oto­ño que de vuel­ta en aquel ca­lu­ro­so ve­rano eco­nó­mi­co, que ya no con­fia­mos en re­cu­pe­rar nun­ca.

TO­DO HA CAM­BIA­DO

2. El pa­so del tiem­po nos ha de­ja­do mu­chas en­se­ñan­zas de los erro­res que nos abo­ca­ron a aque­lla cri­sis, co­mo el ne­ce­sa­rio con­trol de la in­no­va­ción fi­nan­cie­ra, de­to­nan­te de la cri­sis, aho­ra más con­te­ni­da por nue­vas re­gu­la­cio­nes y con­tro­les; lo fi­ni­to de la deu­da pú­bli­ca, an­tes per­ci­bi­da co­mo in­fi­ni­ta, que al au­men­tar más de un 30 % en las prin­ci­pa­les eco­no­mías mun­dia­les se mos­tró co­mo una fan­tás­ti­ca bo­la de nie­ve cre­cien­te; el ne­ce­sa­rio equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio que de­be fre­nar la ve­lo­ci­dad de la cre­cien­te bo­la de nie­ve de deu­da pú­bli­ca, y el re­co­no­ci­mien­to de un en­deu­da­mien­to pri­va­do ex­ce­si­vo, irres­pon­sa­ble y ven­ta­jis­ta que, aún hoy, nos si­gue aver­gon­zan­do. Val­ga co­mo ejem­plo aque­lla cos­tum­bre de con­se­guir un cré­di­to hi­po­te­ca­rio por en­ci­ma de lo adeu­da­do con el in­sano ob­je­ti­vo de com­prar­se un vehícu­lo de alta ga­ma que no po­día­mos per­mi­tir­nos. Han pa­sa­do diez años y aún nos pro­vo­ca son­ro­jo.

3. Pe­ro ni he­mos apren­di­do to­do lo ne­ce­sa­rio ni he­mos pa­ga­do aún to­das las fac­tu­ras pen­dien­tes de aque­lla cri­sis ge­ne­ra­li­za­da, que si­guió a la fi­nan­cie­ra. Hay ci­ca­tri­ces en nues­tro día a día que nos si­guen re­cor­dan­do los ex­ce­sos de aque­llos años.

4. Los sa­la­rios no se han re­cu­pe­ra­do y he­mos acep­ta­do vi­vir en una economía más aus­te­ra en la que pa­sa­mos de pre­su­mir de los fla­man­tes asien­tos de cue­ro de nues­tro to­do­te­rreno a con­fe­sar, con fal­sa hu­mil­dad, que vo­la­mos en com-

pa­ñías low cost. La cri­sis nos hi­zo aban­do­nar de­ter­mi­na­dos ex­ce­sos, una prác­ti­ca sa­na que in­cre­men­tó nues­tra ca­pa­ci­dad de aho­rro y, por tan­to, de in­ver­sión, pe­ro tam­bién nos abo­có a otras re­nun­cias no tan vo­lun­ta­rias, que han evi­den­cia­do una pér­di­da de bie­nes­tar y, so­bre to­do, una mer­ma en la ca­pa­ci­dad de com­pra de nues­tros suel­dos.

5. El des­em­pleo si­gue gol­pean­do nues­tras con­cien­cias diez años des­pués. Ni se ha re­cu­pe­ra­do a ni­vel eu­ro­peo ni a ni­vel na­cio­nal, su­peran­do el 15 %. No so­lo se­gui­mos mos­tran­do ci­fras ex­ce­si­vas en la ta­sa de des­em­plea­dos, sino que el nue­vo em­pleo ge­ne­ra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da es un em­pleo de me­nor va­lor, peor pa­ga­do, más in­se­gu­ro y con me­no­res vi­sos de du­ra­bi­li­dad. Nos he­mos vis­to obli­ga­dos a de­ci­dir en­tre dos es­ce­na­rios: que tra­ba­jen so­lo unos po­cos pa­ra man­te­ner los suel­dos de an­tes con un pa­ro in­sos- te­ni­ble o que tra­ba­jen de nue­vo ca­si to­dos, pe­ro ba­ján­do­nos los sa­la­rios y em­po­bre­cien­do las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. He­mos ele­gi­do es­ta úl­ti­ma op­ción, aun­que nos ta­pe­mos los ojos pa­ra no ver­lo. Ade­más, con es­ta re­co­lo­ca­ción del mer­ca­do la­bo­ral, per­ci­bi­mos un in­cre­men­to de la in­jus­ti­cia de la con­cen­tra­ción sa­la­rial. Los que ga­na­ban más an­tes de la cri­sis ob­tie­nen aho­ra suel­dos aún ma­yo­res, mien­tras que un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de tra­ba­ja­do­res ga­nan me­nos tras la cri­sis.

6. Los ser­vi­cios pú­bli­cos se han de­gra­da­do. En es­tos días se res­tau­ra la universalidad sa­ni­ta­ria, pe­ro ni ocu­pa por­ta­das ni nos aca­ba de con­ven­cer a to­dos. Las ca­lles de mu­chas ciu­da­des y pue­blos es­tán más su­cias y las ca­rre­te­ras peor cui­da­das que ha­ce diez años. Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas no pa­san por su me­jor mo­men­to, ni pre­su­pues­ta­ria­men­te, ni en re­cur­sos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, ni en vi­si­bi­li­dad den­tro de la sociedad. Y he­mos vis­to có­mo se ce­rra­ban ae­ro­puer­tos, am­bu­la­to­rios y de­pen­den­cias de ser­vi­cios pú­bli­cos ba­jo la jus­ti­fi­ca­ción de los ne­ce­sa­rios re­cor­tes.

CI­CA­TRI­CES

7. Pe­ro esas ci­ca­tri­ces, que ti­ran de la piel de la sociedad cuan­do tra­ta de es­ti­rar­se, no han lo­gra­do qui­tar­nos nues­tras ga­nas de pro­gre­sar. In­can­sa­ble­men­te bus­ca­mos nue­vas re­for­mas y eva­lua­mos las que apa­ren­te­men­te se han pro­du­ci­do, co­mo la ban­ca­ria o la de la cons­truc­ción. Ape­la­mos a la cri­sis y a los ex­ce­sos, es­gri­mién­do­los co­mo es­pa­da, cuan­do al­guien nos pro­po­ne un pro­yec­to fa­raó­ni­co fre­nan­do el irre­fre­na­ble ím­pe­tu del con­su­mis­mo que apo­rrea de nue­vo la puer­ta de nues­tra economía. Nos he­mos re­con­ver­ti­do en pe­que­ños eco­no­mis­tas ama­teurs que co­no­cen nue­vos tér­mi­nos que se­ña­li­zan alar­mas, co­mo la pri­ma de ries­go, que con­tro­lan los prin­ci­pa­les ín­di­ces bur­sá­ti­les, co­mo el bo­xea­dor que ve ve­nir el gol­pe y se pre­pa­ra pa­ra el im­pac­to, y con­si­de­ra­mos más y me­jor de­ter­mi­na­dos gas­tos, mos­tran­do sin pu­dor que so­mos aus­te­ros. Bus­ca­mos aho­rros, re­vi­sa­mos las cuen­tas, pres­cin­di­mos de lu­jos in­ne­ce­sa­rios y me­di­mos el gas­to en to­das o ca­si to­das las par­ti­das de nues­tro con­su­mo. So­mos más res­pon­sa­bles, más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de aho­rrar y apli­ca­mos un con­cep­to co­mo el de la sos­te­ni­bi­li­dad, que en 2008 nos so­na­ba ex­tra­ño y aho­ra lo im­preg­na to­do.

8. Diez años des­pués, la cri­sis nos ha de­ja­do me­lla, nos ha res­ta­do co­mo­di­da­des que re­cu­pe­ra­mos len­ta­men­te o que nun­ca vol­ve­rán, nos ha en­du­re­ci­do co­mo sociedad, pe­ro nos ha con­ver­ti­do en con­su­mi­do­res más ra­cio­na­les, más cui­da­do­sos y ha desa­rro­lla­do en no­so­tros una nue­va ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia a las di­fi­cul­ta­des, pro­ba­ble­men­te ol­vi­da­da des­de mi­tad del si­glo XX. Oja­lá ha­ya­mos apren­di­do la lec­ción y no vol­va­mos a tro­pe­zar de nue­vo en la mis­ma pie­dra.

La cri­sis nos ha con­ver­ti­do en con­su­mi­do­res más ra­cio­na­les.

(Si­pa)

Pin­ta­da en Madrid con una fra­se ho­me­na­je al es­cri­tor uru­gua­yo Eduardo Ga­leano: “Al fin y al ca­bo, so­mos lo que ha­ce­mos pa­ra cam­biar lo que so­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.