‘La ca­sa de las flo­res’ rein­ven­ta la te­le­no­ve­la ‘millennial’

Com­ment une té­lé­no­vé­la me­xi­cai­ne peut-elle de­ve­nir une sé­rie Net­flix ?

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

Lan­cé en août sur Net­flix, La Ca­sa de las Flo­res con­naît de­puis quel­ques se­mai­nes un suc­cès re­ten­tis­sant. De­rriè­re ses ap­pa­ren­ces de te­le­no­ve­la kitsch, cet­te sé­rie me­xi­cai­ne réin­ven­te le gen­re en dé­cor­ti­quant les se­crets de la bour­geo­isie me­xi­cai­ne.

Un sui­ci­dio, un ma­ri­do in­fiel, un yerno tran­se­xual, un ne­go­cio en la rui­na, un hi­jo bi­se­xual, nar­co­trá­fi­co, son­rían. La ca­sa de las flo­res, la se­rie que lan­zó Net­flix es­te ve­rano, des­ve­la las con­tra­dic­cio­nes de una ex­tra­va­gan­te fa­mi­lia de cla­se alta, afe­rra­da a man­te­ner las apa­rien­cias que le exi­ge una sociedad cla­sis­ta co­mo es la me­xi­ca­na, y las grie­tas que se abren en su có­di­go éti­co pre­sun­ta­men­te in­fran­quea­ble. Una tra­ma me­lo­dra­má­ti­ca que en esen­cia re­pi­tie­ron las te­le­no­ve­las ha­ce dé­ca­das, es­tan­ca­das en un mis­mo for­ma­to su­ma­men­te ren­ta­ble, pe­ro que el di­rec­tor Ma­no­lo Ca­ro rein­ven­ta has­ta un ex­tre­mo re­vo­lu­cio­na­rio: una ver­sión sin com­ple­jos del cu­le­brón «millennial».

PRO­DUC­TO GE­NE­RO­SO

2. "A mu­cha gen­te le da­ba pu­dor de­fi­nir La ca­sa de las flo­res co­mo un me­lo­dra­ma o una te­le­no­ve­la. Pen­sa­ban que yo me eno­ja­ría. Y al con­tra­rio. Es cohe­ren­te y ge­nuino", cuen­ta el di­rec­tor me­xi­cano Ma­no­lo Ca­ro a EL PAÍS. Pues, se­gún ex­pli­ca Ca­ro or­gu­llo­so, "no hay na­da más real en la vi­da que es­te gé­ne­ro, por­que vi­vi­mos en él". Re­co­no­ce que el pro­yec­to su­po­ne la rein­ven­ción de un pro­duc­to que ha si­do muy "ge­ne­ro­so" con Mé­xi­co, de­va­lua­do con los años, pe­ro vi­gen­te.

3. Y co­mo un ejem­plo de es­ta trans­for­ma­ción, sin per­der la esen­cia, la se­rie in­tro­du­ce co­mo pro­ta­go­nis­ta a to­do un sím­bo­lo pa­ra Mé­xi­co y me­dio mun­do. La rei­na de las te­le­no­ve­las, con más de 50 años de ca­rre­ra a sus es­pal­das, Ve­ró­ni­ca Cas­tro, es el eje fun­da­men­tal de una tra­ma que co­no­ce muy bien, pe­ro a la que es­ta nue­va ver­sión la ha des­co­lo­ca­do por com­ple­to: "A mí Ma­no­lo me min­tió [ríe]. Yo vi­ne a ha­cer un pa­pel dra­má­ti­co y al fi­nal la gen­te ha ter­mi­na­do rién­do­se de mí. ¡Has­ta fu­mo ma­rihua­na!", cuen­ta en­tre ri­sas Cas­tro, que in­ter­pre­ta a la ma­triar­ca de la fa­mi­lia De la Mora, ri­ca gra­cias a una ex­clu­si­va flo­ris­te­ría, pe­ro que real­men­te vi­ve de las ganancias de un ca­ba­ret en una zo­na po­pu­lar.

4. "A Ma­no­lo siem­pre le ha in­quie­ta­do es­te sec­tor de la sociedad. Ya lo vi­mos en su cor­to Gen­te bien... atas­ca­da, don­de to­ca esa mis­ma es­fe­ra so­cial", di­ce la ac­triz me­xi­ca­na Ce­ci­lia Suá­rez, que in­ter­pre­ta a Pau­li­na de la Mora, la hi­ja ma­yor de la

fa­mi­lia y he­re­de­ra prin­ci­pal de un im­pe­rio que se tam­ba­lea. "Le in­tere­sa la for­ma en que se com­por­tan, có­mo tie­nen un mar­co mo­ral ab­so­lu­ta­men­te ma­lea­ble y có­mo el po­der tie­ne una for­ma de aco­mo­dar­se a lo que más le con­vie­ne. La men­ti­ra es una he­rra­mien­ta que pre­va­le­ce en­tre ellos. Pe­ro, pe­se a to­do, hay una raíz pro­fun­da en lo fa­mi­liar. Esa com­ple­ji­dad y sus con­tra­dic­cio­nes es lo que le lla­ma la aten­ción, y su pers­pec­ti­va es real­men­te in­tere­san­te y pro­fun­da", aña­de.

5. La ca­sa de las flo­res des­ve­la sin com­ple­jos to­dos los ta­búes de la cla­se adi­ne­ra­da me­xi­ca­na des­de el pri­mer ca­pí­tu­lo. Es­ta ob­se­sión por no per­der el es­ta­tus ad­qui­ri­do y el pe­so del ape­lli­do lle­ga has­ta ex­tre­mos tan ri­dícu­los y ab­sur­dos co­mo es­con­der un ca­dá­ver. Tam­bién po­ne so­bre la me­sa, des­de el prin­ci­pio, te­mas di­fí­ci­les de en­con­trar en la pa­rri­lla te­le­vi­si­va me­xi­ca­na ac­tual, co­mo es la tran­se­xua­li­dad o la ho­mo­se­xua­li­dad. "Me pa­re­ce ab­sur­do que po­da­mos ver a las cin­co de la tar­de ri­fles, me­tra­llas, y no vea­mos un be­so en­tre dos hom­bres o dos mu­je­res. Eso es do­ble mo­ral. Per­mi­ti­mos la vio­len­cia, pe­ro no un ac­to amo­ro­so", apun­ta Suá­rez.

PO­LÉ­MI­CA

6. Uno de los as­pec­tos más po­lé­mi­cos de la se­rie ha si­do la par­ti­ci­pa­ción del ac­tor es­pa­ñol Paco León, que in­ter­pre­ta al ma­ri­do tran­se­xual de Pau­li­na —an­tes Jo­sé Ma­ría, aho­ra Ma­ría Jo­sé— . La in­ten­ción de vi­si­bi­li­zar la tran­se­xua­li­dad en la pan­ta­lla chi­ca le ha ju­ga­do a Ca­ro una ma­la pa­sa­da, pues el he­cho de no ha­ber in­clui­do a un ac­tor que real­men­te fue­ra tran­se­xual le ha pro­pi­cia­do nu­me­ro­sas crí­ti­cas. "Es un te­ma que lo he­mos abor­da­do con com­ple­to res­pe­to. In­vi­to a la gen­te a que no juz­gue an­tes de ver el pro­duc- to. Es im­por­tan­tí­si­mo dar­le opor­tu­ni­da­des a per­so­nas «trans», que ha­ya más es­tre­llas, y que la vi­si­bi­li­dad sea más ho­nes­ta. Pe­ro por al­go te­ne­mos que em­pe­zar. Yo he he­cho prue­bas a va­rios ac­to­res tran­se­xua­les pa­ra otros pro­yec­tos y, co­mo el pro­ce­so en­tre el di­rec­tor y el ac­tor es tan ín­ti­mo, tan du­ro, ne­ce­si­tas pro­fe­sio­na­les muy ver­sá­ti­les. Lla­mé a Paco por­que me pa­re­ce un ac­tor es­tu­pen­do y jus­to él es­tá en esa lu­cha de dar­le vi­si­bi­li­dad a mu­chos co­lec­ti­vos", ex­pli­ca Ca­ro so­bre la po­lé­mi­ca.

7. Des­pués de una dé­ca­da fue­ra de las ta­blas, la ac­triz re­co­no­ce que no le ha­bía in­tere­sa­do nin­gún pro­yec­to te­le­vi­si­vo has­ta que se to­pó con es­te: "Es­ta­mos in­ten­tan­do ha­cer una nue­va ver­sión del me­lo­dra­ma, to­tal­men­te bien he­cho y con te­mas muy ac­tua­li­za­dos".

(Net­flix)

La se­rie cons­ta de 13 epi­so­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.