Cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les re­ge­ne­ran la piel sin usar in­jer­tos

Des scien­ti­fi­ques es­pag­nols ont-il dé­cou­vert le se­cret de la jeu­nes­se éter­ne­lle ?

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

Adieu bo­tox et aci­de hya­lu­ro­ni­que ! Le se­cret de l’éter­ne­lle jou­ven­ce est-il né ? Un scien­ti­fi­que es­pag­nol au­rait trou­vé une tech­ni­que pour con­trer le viei­llis­se­ment et sur­tout ré­gé­né­rer la peau sans gref­fe !

La cien­cia as­pi­ra a con­ver­tir el ser hu­mano en la­gar­ti­ja o qui­zá en ajo­lo­te, ese cu­rio­so an­fi­bio me­xi­cano con una asom­bro­sa ha­bi­li­dad bio­ló­gi­ca: no so­lo es ca­paz de ha­cer cre­cer una pa­ta o una co­la per­di­da, sino tam­bién su co­ra­zón y otros ór­ga­nos in­ter­nos. Cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Salk de Ca­li­for­nia, li­de­ra­dos por el es­pa­ñol Juan Car­los Iz­pi­sua, han da­do un pa­so más en esa di­rec­ción pa­ra cum­plir el sue­ño de la re­ge­ne­ra­ción, el que po­dría per­mi­tir al or­ga­nis­mo hu­mano re­pa­rar­se a sí mis­mo cuan­do es­té da­ña­do, de una ma­ne­ra ca­si na­tu­ral.

2. En la re­vis­ta Na­tu­re los in­ves­ti­ga­do­res de­ta­llan có­mo han cu­ra­do una gran he­ri­da abier­ta y pro­fun­da al re­ge­ne­rar múl­ti­ples ca­pas de la piel sin uti­li­zar in­jer­tos. Lo han he­cho re­pro­gra­man­do las cé­lu­las de una zo­na le­sio­na­da en nue­vas cé­lu­las de la piel. Una de las cla­ves es que el ex­pe­ri­men­to se ha rea­li­za­do en ra­to­nes, unos ma­mí­fe­ros co­mo los hu­ma­nos que no po­seen la ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción de los an­fi­bios.

ELI­MI­NAR LAS ARRU­GAS

3. Si se lo­gra­ran tras­la­dar es­tos re­sul­ta­dos al hos­pi­tal, es­te avan­ce abri­ría la puer­ta a nu­me­ro­sas apli­ca­cio­nes mé­di­cas: el tra­ta­mien­to de gran­des que­ma­dos, el de dia­bé­ti­cos con úl­ce­ras que nun­ca cie­rran e in­clu­so po­dría dar pis­tas pa­ra en­ten­der me­jor el cán­cer de piel en­tre otros pro­ble­mas de der­ma­to­lo­gía.

4. Sus au­to­res tam­bién as­pi­ran a re­vo­lu­cio­nar el mun­do es­té­ti­co y re­ver­tir la hue­lla que de­ja el pa­so del tiem­po en la en­vol­tu­ra hu­ma­na. Con es­ta nue­va apro­xi­ma­ción, una piel sur­ca­da por arru­gas pro­fun­das tam­bién po­dría vol­ver a la ter­su­ra de la ju­ven­tud.

5. Aun­que, de mo­men­to, es­to úl­ti­mo aún es­tá por de­mos­trar. «Hoy lo im­por­tan­te es que es­te tra­ba­jo es la prue­ba de con­cep­to de que la re­ge­ne­ra­ción en­dó­ge­na es po­si­ble. Po­de­mos re­ge­ne­rar un te­ji­do tri­di­men­sio­nal for­ma­do por dis­tin­tos ti­pos ce­lu­la­res a par­tir del pro­pio or­ga­nis­mo y sin ne­ce­si­dad de un tras­plan­te ex­terno. Eso en un ma­mí­fe­ro tal y co­mo nos han en­se­ña­do los li­bros de tex­to no es po­si­ble», ex­pli­ca con en­tu­sias­mo a ABC, Juan Car­los Iz­pi­sua, pro­fe­sor del la­bo­ra­to­rio de Ex­pre­sión Gé­ni­ca del Ins­ti­tu­to Salk y ca­te­drá­ti­co de Bio­lo­gía del Desa­rro­llo de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Mur­cia.

6. La idea es que, de esa ma­ne­ra, al­gún día se pue­da re­pa­rar cual­quier te­ji­do da­ña­do sin ex­traer cé­lu­las del cuer­po ni ha­cer cul­ti­vos en el la­bo­ra­to­rio. El pró­xi­mo pa­so es re­ge­ne­rar con es­ta es­tra­te­gia «el car­tí­la­go de las ar­ti­cu­la­cio­nes, los ri­ño­nes y el co­ra­zón», avan­za.

DES­DE EL IN­TE­RIOR DEL CUER­PO

7. Los ma­mí­fe­ros no se re­ge­ne­ran, pe­ro ha ha­bi­do otros in­ten­tos cien­tí­fi­cos por for­zar a la Na­tu­ra­le­za. El cien­tí­fi­co ja­po­nés Shin­ya Ya­ma­na­ka re­ci­bió el pre­mio No­bel en 2012 por abrir la pri­me­ra puer­ta a la re­ge­ne­ra­ción al en­con­trar una fór­mu­la sen­ci­lla de cua­tro ge­nes con la que de­vol­ver a las cé­lu­las hu­ma­nas a su es­ta­do pri­mi­ge­nio de cé­lu­las ma­dre. Gra­cias a es­te tra­ba­jo, nu­me­ro­sos equi­pos cien­tí­fi­cos han po­di­do crear des­de piel a «mi­ni­ri­ño­nes» o pul­mo­nes y va­sos san­guí­neos. Lo que se de­no­mi­na «ór­ga­nos de la­bo­ra­to­rio».

8. Pe­ro es­ta vez, en lu­gar de tra­ba­jar en una pla­ca de Pe­tri, con cé­lu­las de cul­ti­vo, el equi­po de Iz­pi­sua lo ha con­se­gui­do des­de el in­te­rior del cuer­po, en la zo­na don­de se ha pro­du­ci­do la le­sión. Bas­tó con in­yec­tar un cóc­tel con cua­tro fac­to­res de re­pro­gra­ma­ción. 9. Es­to ya se ha­bía in­ten­ta­do en el co­ra­zón pa­ra ge­ne­rar nue­vas cé­lu­las del múscu­lo car­dia­co, aun­que nun­ca se ha­bía crea­do un te­ji­do com­ple­to co­mo la piel con sus múl­ti­ples ca­pas.

10. Pa­ra tra­tar la úl­ce­ra, en lu­gar de fa­bri­car un par­che de piel en el la­bo­ra­to­rio o de tras­plan­tar la piel de otro lu­gar pa­ra cu­brir la he­ri­da, el equi­po del Ins­ti­tu­to Salk re­pro­gra­mó las cé­lu­las que in­ter­vie­nen de for­ma na­tu­ral en la ci­ca­tri­za­ción. Las con­vir­tió en que­ra­ti­no­ci­tos ba­sa­les, unas cé­lu­las pa­re­ci­das a las cé­lu­las ma­dre que ac­túan co­mo pre­cur­so­res de los di­fe­ren­tes ti­pos de cé­lu­las cu­tá­neas. «Nos pu­si­mos a fa­bri­car piel don­de no ha­bía», ase­gu­ra Ma­sa­ka­zu Ku­ri­ta, ci­ru­jano plás­ti­co y coau­tor de es­ta in­ves­ti­ga­ción. 11. No fue fá­cil con­se­guir la re­ce­ta fi­nal pa­ra re­ge­ne­rar por com­ple­to la piel. Es­te gru­po de in­ves­ti­ga­do­res ne­ce­si­tó cin­co años y más de 2000 ex­pe­ri­men­tos di­fe­ren­tes has­ta ob­te­ner la fór­mu­la de­fi­ni­ti­va. Con la pa­cien­cia del mé­to­do cien­tí­fi­co tra­di­cio­nal, se pro­ba­ron las com­bi­na­cio­nes de 86 fac­to­res de re­pro­gra­ma­ción di­fe­ren­tes has­ta lle­gar a un cóc­tel de cua­tro fac­to­res tras nu­me­ro­sas prue­bas de en­sa­yo y error.

NUE­VA PIEL EN 18 DÍAS

12. Con el tra­ta­mien­to se creó nue­va piel en me­nos de tres se­ma­nas. A los 18 días de la apli­ca­ción, la he­ri­da se ha­bía ce­rra­do y cu­bier­to con una piel sa­na. La re­ge­ne­ra­ción com­ple­ta no se lo­gró has­ta seis me­ses des­pués, un tiem­po que los in­ves­ti­ga­do­res con­fían en acor­tar.

13. Los in­jer­tos de piel, con los que se tra­ta a los gran­des que­ma­dos, ne­ce­si­tan tam­bién tres se­ma­nas pa­ra fa­bri­car­se en el la­bo­ra­to­rio. Pe­ro una vez tras­plan­ta­dos re­quie­ren un par de se­ma­nas más pa­ra «pren­der» en la piel y no siem­pre se tie­ne éxi­to. El fra­ca­so del in­jer­to obli­ga a re­pe­tir­lo y en es­te de­li­ca­do y lar­go pro­ce­so mu­chos en­fer­mos fa­lle­cen. Si la re­ge­ne­ra­ción fun­cio­na­ra se evi­ta­ría to­do es­te su­fri­mien­to por­que la piel se cu­ra­ría de for­ma na­tu­ral. «Y la Na­tu­ra­le­za tra­ba­ja me­jor que los hu­ma­nos», afir­man los in­ves­ti­ga­do­res.

Con el tra­ta­mien­to se creó nue­va piel en me­nos de tres se­ma­nas.

(Si­pa)

Juan Car­los Iz­pi­sua Belmonte, pro­fe­sor en el Ins­ti­tu­to Salk de Es­tu­dios Bio­ló­gi­cos y el cien­tí­fi­co Jun Wu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.