"El ro­bo de be­bés fue una tra­ma a ni­vel mun­dial"

Un li­vre-en­quê­te dé­cor­ti­que le scan­da­le des bé­bés vo­lés en Es­pag­ne.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR ALE­JAN­DRO TORRÚS (Si­pa)

Le pre­mier pro­cès des "bé­bés vo­lés" sous la dic­ta­tu­re de Fran­co s'est ache­vé le 8 oc­to­bre der­nier à Ma­drid. Eduar­do Ve­la, mé­de­cin oc­to­gé­nai­re a été re­con­nu coupa­ble du tra­fic d'en­fants mais n'a pas été con­dam­né car les faits sont pres­crits. Le li­vre en­quê­te de l’anth­ro­po­lo­gue es­pag­no­le Neus Roig, No llo­res que vas a ser fe­liz, va plus loin et ré­vè­le l’exis­ten­ce d’une tra­me or­ga­ni­sée qui a agi de 1936 jus­qu’en 1996, soit bien des an­nées après le re­tour de la dé­mo­cra­tie. In­ter­view.

La an­tro­pó­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra Neus Roig aca­ba de pu­bli­car la obra No llo­res que vas a ser fe­liz (Áti­co de li­bros), una ex­ce­len­te in­ves­ti­ga­ción que da fe, y ha­ce ac­ce­si­ble al gran pú­bli­co, uno de los ma­yo­res dra­mas del si­glo XX es­pa­ñol: el ro­bo de be­bés re­cién na­ci­dos a sus ma­dres. El nú­me­ro de pe­que­ños que des­apa­re­cie­ron de los bra­zos de sus ma­dres es, a día de hoy, im­po­si­ble de co­no­cer. El juez Gar­zón ha­bló de 30 000 ni­ños, pe­ro la ci­fra pue­de ser aún ma­yor. La tra­ma co­men­zó en 1936 en las cár­ce­les fran­quis­tas con los ni­ños de las mu­je­res re­pu­bli­ca­nas, pe­ro con­ti­nuó a lo lar­go de to­da la dic­ta­du­ra y se pro­lon­gó has­ta, mí­ni­mo, la dé­ca­da de los 90. 2. "La de­mo­cra­cia aca­bó con la com­pra­ven­ta de be­bés, pe­ro nun­ca qui­so in­ves­ti­gar qué ha­bía ocu­rri­do ni quién ha­bía ro­ba­do", ex­pli­ca Roig, cu­yo li­bro es­tá ba­sa­do en su te­sis doc­to­ral que, por cier­to, es­tu­vo di­ri­gi­da por tres pro­fe­so­res, en­tre ellos, Fer­nan­do Mar­tí­nez López, aho­ra di­rec­tor general de Me­mo­ria His­tó­ri­ca del Go­bierno de Pe­dro Sánchez.

3. Pre­gun­ta: Ha­bla de tres eta­pas de una tra­ma de ro­bo de be­bés que se pue­de ana­li­zar en tres fa­ses. Sin em­bar­go, hay un ele­men­to co­mún: las re­li­gio­sas. Res­pues­ta: Yo me cen­tro en Es­pa­ña, pe­ro el ro­bo de be­bés no ha ocu­rri­do so­lo aquí. Por ejem­plo, en Ir­lan­da, aca­ba de sa­lir el es­cán­da­lo del ro­bo de pe­que­ños en las la­van­de­rías del Asi­lo de las Mag­da­le­nas, ba­jo la cus­to­dia de las Her­ma­nas de la Mi­se­ri­cor­dia. Ahí es­ta­ban tra­fi­can­do con be­bés des­de 1922 has­ta 1996. Por tan­to, es­ta­mos ha­blan­do de una tra­ma de ven­ta de be­bés a ni­vel mun­dial, aus­pi­cia­da por ór­de­nes re­li­gio­sas en con­cre­to.

4. Por ejem­plo, en el li­bro, ha­go re­fe­ren­cia a que la or­den re­li­gio­sa de la Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta tam­bién se de­di­có a la ven­ta de ni­ños. Sin

em­bar­go, en In­dia han si­do muy rá­pi­dos. Han des­cu­bier­to la tra­ma y han juz­ga­do. Aquí que­re­mos ha­cer ver que no ha pa­sa­do na­da o que, en to­do ca­so, eran co­sas de la Gue­rra Ci­vil. Y no. Hay ca­sos de los 80 y de los 90. En ple­na de­mo­cra­cia ya se ro­ba­ban ni­ños.

5. P.: Em­pie­za us­ted la obra de­fen­dien­do que es­ta­mos an­te un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad. R.: Cla­ro, es un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad. La cla­ve pa­ra que sea con­si­de­ra­do así es que es­ta­mos an­te una tra­ma or­ga­ni­za­da con apo­yo de au­to­ri­da­des del Es­ta­do que arran­ca en las cár­ce­les fran­quis­tas con­tra las mu­je­res re­pu­bli­ca­nas y sus hi­jos, y que pro­si­gue has­ta bien en­tra­da la de­mo­cra­cia. En el ini­cio, en el 36, las au­to­ri­da­des fran­quis­tas tra­ta­ban de cas­ti­gar a las re­pu­bli­ca­nas, ma­tan­do a sus hi­jos o de­jan­do que se mu­rie­ran de hambre. Sin em­bar­go, el psi­quia­tra Va­lle­jo-Ná­ge­ra, que lle­ga de la Alemania na­zi, pien­sa que Es­pa­ña se es­tá des­po­blan­do y que ha­cen fal­ta ni­ños. Así que, es­te Va­lle­jo Na­je­ra, que ya ha­bía es­tu­dia­do a Freud, de­ci­de de­jar a los ni­ños has­ta los tres años con las ma­dres bio­ló­gi­cas. A esa edad, arre­ba­tan los ni­ños de sus ma­dres y se los en­tre­gan a fa­mi­lias de re­co­no­ci­da ca­to­li­ci­dad.

6. Y, pa­ra que es­tas fa­mi­lias pu­die­ran ins­cri­bir a los me­no­res co­mo na­tu­ra­les, el ré­gi­men fran­quis­ta cam­bia una ley, en 1941, pa­ra que se per­mi­ta dar una nue­va iden­ti­dad a un ni­ño has­ta esa edad y eli­mi­nar to­do ras­tro an­te­rior. No pa­sa­ba na­da por cam­biar la iden­ti­dad de un ni­ño y esa ley no se cam­bia has­ta la dé­ca­da de los 80, con Fe­li­pe Gon­zá­lez en el po­der.

7. P.: En­ton­ces, ¿es­tá fue­ra de to­da du­da que tan­to el dic­ta­dor co­mo el res­to de au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas co­no­cían el en­tra­ma­do de ro­bo de be­bés? R.: Sí. Es evi­den­te que Fran­co no iba a ro­bar be­bés per­so­nal­men­te. Pe­ro si el Go­bierno pro­mul­ga le­yes que fa­ci­li­tan ro­bar ni­ños sin de­jar ras­tro... pues tie­nen que sa­ber qué se es­tá ha­cien­do con los pe­que­ños. Ade­más, en 1953, Fran­co fir­ma su pri­mer tra­ta­do in­ter­na­cio­nal des­de que ga­na la Gue­rra... Es con el Va­ti­cano y otor­ga un po­der a la Igle­sia ca­tó­li­ca que la de­ja por en­ci­ma del bien y del mal. Per­mi­te que cam­pen a sus an­chas, que ha­gan lo que quie­ran.

8. De he­cho, a par­tir de los 90, de­cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos el trá­fi­co de be­bés. Sin em­bar­go, aquí es­tá Teresa con no­so­tros, que na­ció en 1982 y des­co­no­ce sus orí­ge­nes. La ley le re­co­no­ce el de­re­cho, pe­ro a pe­sar de ha­ber ido a la Jus­ti­cia se­gui­mos sin co­no­cer su ver­da­de­ra iden­ti­dad.

9. P.: Por lo que me cuen­ta, la de­mo­cra­cia española aca­bó —tar­de— con el ro­bo de be­bés, pe­ro nun­ca qui­so in­ves­ti­gar qué ha­bía su­ce­di­do. R.: Tal cual. La Ley de Adop­ción de 1996, co­mo he­mos di­cho, otor­ga el de­re­cho a los adop­ta­dos a co­no­cer la iden­ti­dad de sus ma­dres bio­ló­gi­cas. Pe­ro, ¿qué pa­sa an­tes? La re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 1995 ti­pi­fi­ca los de­li­tos de fin­gi­mien­to de par­to y fal­se­dad do­cu­men­tal, y da un un pla­zo de pres­crip­ción en el tiem­po.

10. Cuan­do hay me­no­res que acu­den a co­no­cer su ver­da­de­ra iden­ti­dad se dan cuen­ta de que no hay do­cu­men­ta­ción. Y, ¿qué pa­sa? Que to­do ha pres­cri­to ya. To­do ha que­da­do im­pu­ne. El Es­ta­do ha to­ma­do me­di­das pa­ra que no vuel­va a pa­sar, pe­ro no ha he­cho na­da por las per­so­nas que si­guen bus­can­do su iden­ti­dad.

11. P.: Has­ta aho­ra he­mos ha­bla­do más de esa pri­me­ra eta­pa del ro­bo de be­bés que afec­ta a las ma­dres re­pu­bli­ca­nas. Las otras dos fa­ses, ¿cuán­do se­rían? R.: La pri­me­ra es la eta­pa re­pre­si­va y se cen­tra en las cár­ce­les re­pu­bli­ca­nas, efec­ti­va­men­te. La se­gun­da fa­se iría de 1952 a 1977, apro­xi­ma­da­men­te, y afec­ta­ría más a las ma­dres sol­te­ras. Es una fa­se de re­pre­sión, pe­ro más li­ge­ra. Di­ría in­clu­so que se­rá co­mo de ’re­edu­ca­ción’. En el 52 se re­abre en Es­pa­ña el Pa­tro­na­to de la Mu­jer, una ins­ti­tu­ción que ce­rró la Re­pú­bli­ca du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y que, en­tre sus cen­tros más em­ble­má­ti­cos, te­nía la Ma­ter­ni­dad de Pe­ña­gran­de. Es­tu­vo abier­ta has­ta el año 1983, cuan­do en otro cen­tro se sui­ci­dó una ni­ña de 14 años a la que le ro­ba­ron al hi­jo. A par­tir de es­te su­ce­so, y al­gún otro, el Es­ta­do in­ter­vie­ne y cie­rra es­tos cen­tros de re­pro­duc­ción tan ex­tra­ños que se­guían en Es­pa­ña.

12. A par­tir del 77 los robos ya no se cen­tran tan­to en las ma­dres sol­te­ras co­mo en aque­llas mu­je­res des­arrai­ga­das del cen­tro en el que van a dar a luz. Y ya no se tra­ta de re­pre­sión. Es pu­ro ne­go­cio y bus­can ob­je­ti­vos fá­ci­les. Por ejem­plo, en es­ta fa­se, to­das las ma­dres de Ta­rra­go­na que han de­nun­cia­do el ro­bo de ni­ños, son mu­je­res que no na­cie­ron en la ciu­dad.

13. P.: ¿Por cuán­to di­ne­ro se com­pra­ban los ni­ños? R.: Hay quien pa­ga has­ta dos mi­llo­nes de pe­se­tas [12 000 eu­ros ac­tua­les] por una ni­ña en 1968. Es­ta­mos ha­blan­do de un di­ne­ral de la épo­ca, con el que te po­días com­prar una ca­sa en el cen­tro de Ma­drid. Se pa­ga más por los ni­ños que pue­den ser ins­cri­tos co­mo bio­ló­gi­cos que por los adop­ti­vos, y se pa­ga más por las ni­ñas que por los ni­ños.

14. P.: ¿Por qué eran más ca­ras las ni­ñas? R.: Pues mi teo­ría es que mu­chos de los com­pra­do­res eran ma­yo­res de 50 años que no ha­bían po­di­do te­ner des­cen­den­cia y que bus­ca­ban una ni­ña por­que así se ase­gu­ra­ban una cha­cha que les cui­da­ra de ma­yo­res.

15. P.: ¿Y qué de­be­ría ha­cer el Go­bierno pa­ra aca­bar con es­ta si­tua­ción en la que hay per­so­nas que des­co­no­cen su iden­ti­dad y ma­dres que si­guen bus­can­do a sus hi­jos? R.: Pues ha­cien­do lo que nos di­ce el re­la­tor de la ONU pa­ra la Ver­dad, la Jus­ti­cia y la Re­pa­ra­ción: que Es­pa­ña ad­mi­ta que es­to ocu­rrió y se pon­ga a tra­ba­jar pa­ra que no pres­cri­ban es­te ti­po de de­li­tos. Hay que te­ner en cuen­ta que los be­bés no se ro­ban: se ro­ban los ob­je­tos, los be­bés de­sa­pa­re­cen. Y hay be­bés que si­guen des­apa­re­ci­dos por lo que esos de­li­tos de­be­rían ser impu­tables a día de hoy. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de de­vol­ver la iden­ti­dad bio­ló­gi­ca a esas per­so­nas. En Ar­gen­ti­na, que co­pia­ron nues­tro mo­de­lo de ro­bo de be­bés, han con­se­gui­do re­cu­pe­rar la iden­ti­dad de 179 per­so­nas que fue­ron ro­ba­das. Han de­mos­tra­do que es po­si­ble cuan­do se tra­ba­ja en equi­po. ¿Por qué Es­pa­ña no co­pia el mo­de­lo ar­gen­tino de lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad?

RENCONTRE AVEC NEUS ROIG anth­ro­po­lo­gue es­pag­no­le

Aso­cia­cio­nes de be­bés ro­ba­dos pro­tes­tan por los ca­sos ar­chi­va­dos.

(Si­pa)

Inés Ma­dri­gal, la mu­jer que fue ro­ba­da por el doc­tor Eduar­do Ve­la na­da más na­cer, ha anun­cia­do que re­cu­rri­rá an­te el Su­pre­mo la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid que de­ter­mi­na que la sus­trac­ción se pro­du­jo, pe­ro ab­suel­ve al mé­di­co por la pres­crip­ción de los de­li­tos.

(Si­pa)

Pro­tes­ta de una aso­cia­ción an­da­lu­za. Mi­les de ni­ños fue­ron ro­ba­dos, se­pa­ra­dos de sus pa­dres al na­cer du­ran­te va­rias dé­ca­das y en­tre­ga­dos en adop­cio­nes ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.