“En po­lí­ti­ca eu­ro­pea ad­mi­ro a la Rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca”

In­ter­view de San­tia­go Abas­cal, lea­der de Vox.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR MA­RIANO CA­LLE­JA SAN­TIA­GO ABAS­CAL lea­der de Vox

Après qua­ran­te ans de dic­ta­tu­re fran­quis­te on au­rait pu croi­re l’Es­pag­ne à l'abri du po­pu­lis­me d’ex­trê­me droi­te. An­ti-im­mi­gré, nos­tal­gi­que du fran­quis­me et en gue­rre con­tre l’in­dé­pen­dan­tis­me ca­ta­lan, le nou­veau par­ti Vox a pour­tant mo­bi­li­sé les fou­les lors d’un con­grès dé­but oc­to­bre à Ma­drid. Si pour l’ins­tant, l’as­cen­sion de ce par­ti d’ex­trê­me droi­te res­te mo­des­te, il con­fir­me la pous­sée des idées réac­tion­nai­res en Eu­ro­pe. Son lea­der San­tia­go Abas­cal ex­pri­me dans cet­te in­ter­view ses idées.

La se­de de Vox en Ma­drid ama­ne­ció el pa­sa­do 8 de oc­tu­bre con una pin­ta­da en el por­tal: «Na­zis, no». El mi­tin de Vis­ta­le­gre el día an­te­rior su­peró to­das las ex­pec­ta­ti­vas del par­ti­do, que pen­sa­ba re­du­cir el afo­ro de la pla­za con pa­ne­les, pa­ra que no se vie­ran si­llas va­cías. No hi­zo fal­ta. Em­pu­ja­dos por su da­to en el CIS, que les si­túa por pri­me­ra vez con po­si­bi­li­da­des de en­trar en el Con­gre­so, en Vox se han dis­pa­ra­do las afi­lia­cio­nes. La se­de se les ha que­da­do pe­que­ña, y ya pien­san en una ma­yor.

2. En la me­sa de su des­pa­cho, el pre­si­den­te de la for­ma­ción, San­tia­go Abas­cal, tie­ne un mapa de Es­pa­ña con sus au­to­no­mías: cu­rio­so, cuan­do es­te par­ti­do de­fien­de el fi­nal de las Co­mu­ni­da­des. «Sí, pe­ro de­fen­de­mos el im­pe­rio de la ley, y aho­ra es­ta es la Es­pa­ña que hay». 3. Pre­gun­ta: «Es­pa­ña, lo pri­me­ro». Su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción es una co­pia del le­ma de Trump. Res­pues­ta: Es­pa­ña, lo úni­co im­por­tan­te, de­cía Fra­ga. Más que un le­ma es una in­ten­ción. Quie­re de­cir que Es­pa­ña es­tá por en­ci­ma de cual­quier par­ti­do po­lí­ti­co, y que los in­tere­ses de los es­pa­ño­les es­tán por en­ci­ma de lob­bies, de em­pre­sas y de po­ten­cias ex­tran­je­ras. A Trump lo ve­mos co­mo ex­pre­sión de un gran ma­les­tar en po­ten­cias de oc­ci­den­te. En ese sen­ti­do, te­ne­mos al­gu­nas coin­ci­den­cias.

4. P.: ¿A quién ad­mi­ra en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea? Le com­pa­ran con Le Pen. R.: En la po­lí­ti­ca eu­ro­pea, a la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca y a Car­los V. Y en la ac­tua­li­dad, de­be­mos ha­cer un re­co­no­ci­mien­to a Vik­tor Or­bán, que ejer­ce el li­de­raz­go de una nue­va Eu­ro­pa, asen­ta­da en la so­be­ra­nía de sus na­cio­nes, en la iden­ti­dad cris­tia­na de Eu­ro­pa y en la opo­si­ción a la in­mi­gra­ción ma­si­va.

5. P.: ¿Se con­si­de­ra eu­ro­peís­ta? ¿Cree en la Unión Eu­ro­pea?

R.: No­so­tros, los es­pa­ño­les, so­mos Eu­ro­pa con más de­re­cho que na­die, a pe­sar de que a ve­ces han tra­ta­do de de­cir­nos que Eu­ro­pa ter­mi­na en los Pirineos. Si Eu­ro­pa aca­ba en los Pirineos, es por­que em­pie­za en Gi­bral­tar. Es­pa­ña ha sal­va­do a Eu­ro­pa del avan­ce is­lá­mi­co. Pe­ro hay que dis­tin­guir muy bien Eu­ro­pa de la Unión Eu­ro­pea, y no­so­tros ve­mos a la ac­tual Unión Eu­ro­pea, so­bre to­do en su pul­sión fe­de­ra­lis­ta, co­mo una enemi­ga de Eu­ro­pa.

6. P.: ¿Qué me­di­das to­ma­ría Vox aho­ra mis­mo en Ca­ta­lu­ña? R.: Lo que hay que ha­cer es res­ta­ble­cer el or­den con los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les que ten­ga­mos. Si es el 155, el 155, si es el 116, pues el 116. No hay que te­ner nin­gún com­ple­jo. Hay que po­ner en­ci­ma de la me­sa la ile­ga­li­za­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes gol­pis­tas que han ac­tua­do co­mo or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, es de­cir el PDECat, CUP, ERC, Òm­nium Cul­tu­ral, la ANC, y tam­bién la di­so­lu­ción in­me­dia­ta de los Mossos d’Es­qua­dra. Y ha de po­ner­se en­ci­ma de la me­sa una nue­va ley que ile­ga­li­ce a los par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas.

7. P.: ¿Cuál es el mo­de­lo te­rri­to­rial de Vox? R.: Vox no ocul­ta su ob­je­ti­vo fi­nal, que es la con­ver­sión del Es­ta­do de las Au­to­no­mías en un Es­ta­do uni­ta­rio, po­lí­ti­ca­men­te cen­tra­li­za­do, ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te des­cen­tra­li­za­do, con un úni­co Go­bierno, un úni­co Par­la­men­to. Sa­be­mos que exi­ge una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Mien­tras tan­to, es per­fec­ta­men­te fac­ti­ble ini­ciar un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de com­pe­ten­cias.

8. P.: ¿Us­ted es mo­nár­qui­co? R.: Yo fun­da­men­tal­men­te creo en Es­pa­ña, y creo que la Monarquía re­pre­sen­ta la per­vi­ven­cia de Es­pa­ña en es­tos mo­men­tos, la uni­dad. Mien­tras la Monarquía sea leal a eso, pues los es­pa­ño­les se­re­mos lea­les al rey. 9. P.: ¿Qué con­tes­ta cuan­do lla­man 'xe­nó­fo­bo' a Vox? R.: Lla­man 'xe­nó­fo­bos' a mi­llo­nes de es­pa­ño­les que que­re­mos sin más que las fron­te­ras de Es­pa­ña sean de­fen­di­das. Y, des­de lue­go, si un ex­tran­je­ro ob­tie­ne la na­cio­na­li­dad, y se de­di­ca a ata­car la uni­dad de Es­pa­ña, a con­ver­tir Es­pa­ña en Ve­ne­zue­la, no­so­tros plan­tea­re­mos que se les re­ti­re la na­cio­na­li­dad y sean ex­pul­sa­dos.

10. P.: A us­ted le es­tán lla­man­do de to­do es­tos días, pe­ro, so­bre to­do, fa­cha. R.: No per­de­mos ni un se­gun­do. Cuan­do nos lla­man eso es por­que ha­ce­mos lo co­rrec­to pa­ra en­fren­tar­nos a la iz­quier­da y pa­ra com­ba­tir a los enemi­gos de Es­pa­ña.

11. P.: ¿Vox es­tá en la ul­tra­de­re­cha? R.: No, es­tá en la 'ul­tra­ne­ce­si­dad', el sen­ti­do co­mún y las co­sas nor­ma­les que nos en­se­ña­ron nues­tros pa­dres.

(Sipa)

10.000 asis­ten­tes acu­die­ron a prin­ci­pios de oc­tu­bre en el Pa­la­cio de Vis­ta­le­gre en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.