Los ar­gen­ti­nos re­su­ci­tan los clu­bes del true­que

Le troc 2.0, la nou­ve­lle réa­li­té des Ar­gen­tins

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

La inflación ha lle­ga­do a du­pli­car en so­lo seis me­ses el pre­cio de ali­men­tos bá­si­cos

Ré­seaux d'échan­ge et d'en­trai­de pour les po­pu­la­tions les plus dé­mu­nies, les clubs de troc ont con­nu leur apo­gée en 2002 en Ar­gen­ti­ne au mo­ment de la pi­re cri­se éco­no­mi­que con­nue par le pays. Cet­te nou­ve­lle façon de s’ap­pro­vi­sion­ner sans avoir à uti­li­ser le pe­so com­me mon­naie d’échan­ge est de nou­veau de mi­se en Ar­gen­ti­ne pour fai­re fa­ce à l’in­fla­tion. Mais à l’ère des ré­seaux so­ciaux, les mét­ho­des ont évo­lué !

Agri­tos, de­ce­nas de mu­je­res se lla­man por nom­bre y ape­lli­do al la­do de las vías del tren en Mo­reno, una de las ciu­da­des de la pe­ri­fe­ria oes­te de Bue­nos Ai­res. Cuan­do se en­cuen­tran, in­ter­cam­bian bie­nes pac­ta­dos de an­te­mano. Un cal­za­do de­por­ti­vo por una bo­te­lla de acei­te y un pa­que­te de pas­ta, unos pan­ta­lo­nes por me­dia do­ce­na de hue­vos y un ki­lo de azú­car, una ca­mi­se­ta de Bo­ca Ju­niors por yer­ba ma­te y le­che. Co­mo ya ocu­rrió en la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca de 2001-2002, ca­da vez más ar­gen­ti­nos han vuel­to a re­cu­rrir al true­que en los úl­ti­mos me­ses. Las cau­sas son la caí­da del tra­ba­jo in­for­mal que sus­ten­ta la eco­no­mía de los ho­ga­res más po­bres y una inflación ga­lo­pan­te que pue­de su­pe­rar el 40 % en 2018 y ha lle­ga­do a du­pli­car en so­lo seis me­ses el pre­cio de ali­men­tos bá­si­cos co­mo la ha­ri­na.

2. Clau­dia Na­va­rre­te, ma­dre de cua­tro hi­jos, se que­dó sin tra­ba­jo co­mo em­plea­da do­més­ti­ca cuan­do se em­ba­ra­zó del úl­ti­mo, el año pa­sa­do. "La­bu­ré has­ta el oc­ta­vo mes de em­ba­ra­zo. Lue­go no pu­de más. Me le­van­ta­ba a las cin­co pa­ra en­trar a las ocho y vol­ver de no­che, y no me es­pe­ra­ron. No en­con­tré otro la­bu­ro por­que aho­ra te di­cen que no, que se arre­glan so­las, la si­tua­ción es­tá muy mal", co­men­ta es­ta mu­jer con un par de ca­mi­se­tas en la mano que cam­bia­rá por le­che pa­ra sus hi­jos.

3. Na­va­rre­te via­ja 45 mi­nu­tos en au­to­bús pa­ra lle­gar pun­tual, ca­da vier­nes, a las dos de la tar­de, a es­ta fe­ria de true­que que cre­ce se­ma­na a se­ma­na. Pa­ra mu­je­res co­mo ella, el true­que es esen­cial an­te la fal­ta de otro in­gre­so que no sea el sub­si­dio es­ta­tal. Pa­ra otras, la fe­ria es una for­ma de con­tri­buir a la eco­no­mía fa­mi­liar. "La si­tua­ción ac­tual no me afec­ta tan­to por­que mi ma­ri­do tra­ba­ja y so­lo te­ne­mos una hi­ja, pe­ro acá ve­mos gen­te que la es­tá pa­san­do muy mal. Da mu­cha im­po­ten­cia ca­da vez que uno va al sú­per y ve que la ha­ri­na, el acei­te, los hue­vos vol­vie­ron a su­bir", di­ce Ma­ri­sol Alon­so, una de las or­ga­ni­za­do­ras del club de true­que de Mo­reno.

SU­PER­VI­VEN­CIA

4. Ha­bi­tua­dos a las re­cu­rren­tes cri­sis eco­nó­mi­cas, los ar­gen­ti­nos han desa­rro­lla­do múl­ti­ples es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia. El true­que pa­só a ser una más en 2001, cuan­do el des­em­pleo su­peró el 20 % y una de ca­da dos per­so­nas que­dó ba­jo la lí­nea de la po­bre­za. Am­bos in­di­ca­do­res son aho­ra me­jo­res que en aquel mo­men­to —9,2 % de des­em­pleo y 28,7% de po­bre­za— pe­ro las fe­rias de in­ter­cam­bio lle­van

me­ses en au­ge. "Ca­yó mu­cho el tra­ba­jo. Soy re­pos­te­ra y el año pa­sa­do te­nía que sus­pen­der pe­di­dos. Aho­ra ten­go co­mo mu­cho tres pe­di­dos por mes", cuen­ta An­drea Bar­to­lo­mé, quien in­ter­cam­bia ro­pa que ya no usa y bu­di­nes por azú­car, ha­ri­na y acei­te que su ma­dre car­ga en el ca­rri­to de la com­pra.

5. A di­fe­ren­cia de ha­ce 17 años, cuan­do el uso de In­ter­net es­ta­ba po­co ex­ten­di­do, aho­ra gran par­te de las transac­cio­nes se pac­tan de an­te­mano por las re­des so­cia­les. En Fa­ce­book hay más de una trein­te­na de gru­pos de true­que. En Mo­reno fun­cio­nan al me­nos cua­tro, que tie­nen en­tre 5000 y 20 000 miem­bros. Ca­da usua­rio pu­bli­ca lo que quie­re ofer­tar y lo que pi­de a cam­bio y, si en­cuen­tra al­guien in­tere­sa­do, se po­nen de acuer­do y se bus­can des­pués con car­te­les y a vi­va voz el día y la ho­ra acor­da­das. "Si hay tres in­asis­ten­cias con­se­cu­ti­vas son si­len­cia­das y pue­den ser blo­quea­das por una se­ma­na", ex­pli­ca Alon­so.

6. Más del 90 % de los que com­pran y ven­den son mu­je­res. Los po­cos hom­bres que par­ti­ci­pan de la fe­ria de true­que se man­tie­nen en los már­ge­nes, vien­do des­de fue­ra có­mo los pro­duc­tos cam­bian de ma­nos. Son, en su ma­yo­ría, hi­jos o pa­re­jas que ayu­dan a trans­por­tar la mer­can­cía in­ter­cam­bia­da. "La pre­sen­cia de la mu­jer en to­do lo que es co­mu­ni­ta­rio es pre­do­mi­nan­te. En las or­ga­ni­za­cio­nes, en los co­me­do­res, en el true­que... Son ellas las que lo sus­ten­tan, so­bre to­do en lo más ex­tre­mo, que tie­ne que ver di­rec­ta­men­te con el ham­bre", di­ce por te­lé­fono Da­niel Me­nén­dez, re­fe­ren­te de la or­ga­ni­za­ción so­cial Ba­rrios de Pie, que ha­ce unos me­ses re­le­vó 25 fe­rias de in­ter­cam­bio en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res. pa­re­jas com­pa­ñe­ros, ma­ri­dos.

(Sipa)

El des­plo­me del pe­so ha­ce que los ar­gen­ti­nos re­cu­rran al true­que pa­ra po­der lle­gar a fin de mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.