Es­to es lo que el cam­bio cli­má­ti­co ya ha he­cho en Es­pa­ña

L’Es­pag­ne est le pays d’Eu­ro­pe le plus vul­né­ra­ble au chan­ge­ment cli­ma­ti­que.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

La tem­pé­ra­tu­re a aug­men­té de 1,5 de­gré en mo­yen­ne de­puis 30 ans, le niveau de la mer de 4 mi­lli­mè­tres de mo­yen­ne an­nue­lle sans com­pter que 20% du te­rri­toi­re es­pag­nol peut être con­si­dé­ré com­me dé­ser­ti­que dé­sor­mais ! L'Es­pag­ne est en ef­fet le pays eu­ro­péen le plus vul­né­ra­ble au chan­ge­ment cli­ma­ti­que.

El cam­bio cli­má­ti­co no es una ame­na­za del fu­tu­ro ni de is­las re­mo­tas en mi­tad del mar. Es­tá pa­san­do aho­ra, y es­tá pa­san­do aquí. Es la ima­gen del mar gol­pean­do un edi­fi­cio en la cos­ta de Te­ne­ri­fe ha­ce ape­nas un mes, los seis ca­sos de den­gue con­traí­dos por pri­me­ra vez en Es­pa­ña o los in­cen­dios que arra­sa­ron Ga­li­cia en 2017. Fo­to­gra­fías ais­la­das que for­man par­te de una mis­ma reali­dad: Es­pa­ña es el país de la Unión Eu­ro­pea más vul­ne­ra­ble al ca­len­ta­mien­to glo­bal y sus im­pac­tos ya son cuan­ti­fi­ca­bles.

2. “Exis­ten evi­den­cias pal­pa­bles de que hay de­ser­ti­za­ción, no so­lo en ba­se a mo­de­los cien­tí­fi­cos sino que ya se es­tá vien­do en el cam­po, en los cul­ti­vos, en los bos­ques…”, ha di­cho el doc­tor Da­vid Viei­tes, bió­lo­go y di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Cam­bio Glo­bal del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), ha­ce un mes, en Ma­drid.

3. Él es uno de los ex­per­tos que, jun­to a Green­pea­ce y al fo­to­pe­rio­dis­ta An­to­nio Ar­mes­tre, han re­co­pi­la­do, ana­li­za­do y re­tra­ta­do al­gu­nos de los efec­tos más gra­ves que el cam­bio cli­má­ti­co ya es­tá de­jan­do en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. El tra­ba­jo se pre­sen­tó so­lo unos días an­tes de que co­mien­ce en Po­lo­nia la cum­bre anual del cli­ma de las Na­cio­nes Uni­das, una ci­ta cla­ve pa­ra lle­gar a acuer­dos mun­dia­les que evi­ten las peo­res con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co.

4. “Ser cons­cien­tes de los ries­gos de­be ser el prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra de­ci­dir qué ha­cer y, lo que he­mos he­cho has­ta aho­ra, es in­su­fi­cien­te. El pro­yec­to de ley de cam­bio cli­má­ti­co del Go­bierno va en la di­rec­ción co­rrec­ta, pe­ro le fal­ta am- bi­ción”, ha di­cho por su par­te el res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de Cam­bio Cli­má­ti­co de la or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta, Jo­sé Luis Gar­cía Or­te­ga.

5. “El cam­bio cli­má­ti­co no es un de­ba­te, es una cues­tión cien­tí­fi­ca”, ha ex­pre­sa­do Cris­ti­na Linares Gil, cien­tí­fi­ca ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III e in­te­gran­te del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de ex­per­tos so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC).

5. e(= y de­vant i) in­te­gran­te de et mem­bre de / el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de ex­per­tos so­bre Cam­bio

Cli­má­ti­co (IPCC) le grou­pe d'ex­perts in­ter­gou­ver­ne­men­tal sur le chan­ge­ment du cli­mat (dé­pen­dant du pro­gram­me des Na­tions unies pour l'en­vi­ron­ne­ment).

AU­MEN­TO DE LA TEM­PE­RA­TU­RA ME­DIA

6. En las tres úl­ti­mas dé­ca­das, la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de Es­pa­ña ha au­men­ta­do 1,5 gra­dos cen­tí­gra­dos, más de lo que ha au­men­ta­do la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del pla­ne­ta (1 ºC) en el mis­mo pe­rio­do. Es­pa­ña se ca­lien­ta a un rit­mo de 0,5 gra­dos por dé­ca­da, un 50 % más de la me­dia con­ti­nen­tal en el he­mis­fe­rio nor­te y ca­si el tri­ple de la me­dia glo­bal. La con­se­cuen­cia más pal­pa­ble son las olas de ca­lor co­mo las que se han re­gis­tra­do en 2011, 2015 y 2017, los años más ca­lu­ro­sos re­gis­tra­dos has­ta aho­ra en la his­to­ria de nues­tro país, se­gún la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía. Des­de 1975, las olas de ca­lor han ido en au­men­to en Es­pa­ña.

DES­HIE­LO

7. En Es­pa­ña, ca­si el 90 % de la ex­ten­sión de los gla­cia­res ha des­apa­re­ci­do en ape­nas un si­glo y más del 80 % de los gla­cia­res pi­re­nai­cos se han per­di­do. Se­gún el Ins­ti­tu­to Pi­re­nai­co de Eco­lo­gía (CSIC), el gla­ciar de Mon­te Per­di­do re­tro­ce­de un me­tro al año y otros, co­mo la Ma­la­de­ta o Ane­to, se en­cuen­tran tam­bién en es­ta­do ter­mi­nal. El Atlas del Cam­bio Cli­má­ti­co del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te re­gis­tra que el úl­ti­mo gla­ciar de Sie­rra Ne­va­da des­apa­re­ció com­ple­ta­men­te en 1995; y, de los 34 gla­cia­res que ha­bía en Es­pa­ña en 1982, se han re­du­ci­do a 18. Ese mis­mo año, la su­per­fi­cie de hie­lo en el Pi­ri­neo es­pa­ñol ocu­pa­ba 600 hec­tá­reas, de las que en 2010 so­lo que­da­ban 210.

SUBIDA DEL NI­VEL DEL MAR

8. Mien­tras que en la dé­ca­da de los años se­sen­ta el ni­vel del mar en Es­pa­ña subía unos 2 mi­lí­me­tros de me­dia ca­da año, aho­ra lo ha­ce a un rit­mo pró­xi­mo a los 4 mi­lí­me­tros anua­les. En al­gu­nos lu­ga­res, co­mo la cos­ta atlán­ti­ca y can­tá­bri­ca, el mar ha lle­ga­do a su­bir en­tre 3 y 6 mi­lí­me­tros al año a lo lar­go del año pa­sa­do, se­gún el Go­bierno del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias.

DE­SER­TI­ZA­CIÓN Y DESERTIFICACIÓN

9. Los ex­per­tos coin­ci­den en que al me­nos un 20 % del te­rreno es­pa­ñol se pue­de con­si­de­rar ya de­sér­ti­co y un 75 % es sus­cep­ti­ble de su­frir desertificación a lo lar­go de es­te si­glo. Se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­dio Am­bien­te, sie­te de las diez cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas con ma­yor es­trés hí­dri­co (se­quía cró­ni­ca) de to­da Eu­ro­pa se en­cuen­tran en Es­pa­ña, que es tam­bién el país más ári­do de Eu­ro­pa. Se­gún la ONU, un 6 % de la su­per­fi­cie de nues­tro país ya se ha de­gra­da­do de for­ma irre­ver­si­ble.

IN­CEN­DIOS

10. En 2017, la su­per­fi­cie que­ma­da por el fue­go fue un 94 % su­pe­rior a la me­dia de la úl­ti­ma dé­ca­da, y el tri­ple de lo que que­dó arra­sa­do en 2016. Ade­más, ese año se pro­du­jo el ma­yor nú­me­ro de gran­des in­cen­dios (su­pe­rio­res a 500 hec­tá­reas) de los úl­ti­mos diez años.

PÉR­DI­DA DE BIO­DI­VER­SI­DAD

11. El cam­bio cli­má­ti­co ha he­cho que pro­li­fe­ren especies in­va­so­ras co­mo me­du­sas o el mos­qui­to ti­gre, al tiem­po que otras au­tóc­to­nas, co­mo los ca­ra­co­les ma­ri­nos, de­cre­cen. Tam­bién ha ge­ne­ra­do que las aves es­tén mo­di­fi­can­do sus pro­ce­sos mi­gra­to­rios tra­di­cio­na­les o que se ha­yan dis­pa­ra­do las ta­sas de mor­ta­li­dad de la po­si­do­nia, el or­ga­nis­mo vi­vo más lon­ge­vo del mun­do, o de los arre­ci­fes de co­ral del Me­di­te­rrá­neo.

SA­LUD

12. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III, en­tre los años 2000 y 2009 fa­lle­cie­ron 13 333 per­so­nas en Es­pa­ña a con­se­cuen­cia de las olas de ca­lor y 8 384 más por las olas de frío. Tam­bién, y se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­dio Am­bien­te, la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca pro­vo­ca más de 30 000 muer­tes pre­ma­tu­ras en Es­pa­ña ca­da año. El au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras es­tá fa­vo­re­cien­do, ade­más, las con­di­cio­nes pa­ra que apa­rez­can nue­vos ti­pos de mos­qui­tos, co­mo el ti­gre, que ya se ha es­ta­ble­ci­do en Le­van­te, y que trans­mi­ten en­fer­me­da­des has­ta aho­ra des­co­no­ci­das en Es­pa­ña.

(Si­pa)

Pai­sa­je de­sér­ti­co en Bar­de­nas Reales, Na­va­rra.

(Si­pa)

In­cen­dio en el cam­po cer­ca de Gan­día el pa­sa­do mes de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.