El án­gel ne­gro de Ar­gen­ti­na

Le th­ri­ller ar­gen­tin L’An­ge.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR RO­DOL­FO PA­LA­CIOS

Car­los Ro­ble­do Puch avait 17 ans à pei­ne et un vi­sa­ge d’an­ge couron­né de bou­cles blon­des. Pour­tant, il de­vint en 1971 l’en­ne­mi pu­blic nu­mé­ro 1 en Ar­gen­ti­ne sui­te à on­ze meur­tres et de nom­breux cam­brio­la­ges com­mis de sang froid. Le th­ri­ller L’An­ge de l’Ar­gen­tin Luis Or­te­ga, le 9 jan­vier sur les écrans, re­tra­ce l’équi­pée sau­va­ge du plus cé­lè­bre as­sas­sin ar­gen­tin de tous les temps…

Cuan­do a Car­los Eduar­do Ro­ble­do Puch le pre­gun­ta­ron por qué ma­tó a un hom­bre mien­tras dor­mía, mi­ró al in­te­rro­ga­dor y le res­pon­dió: Qué que­ría, ¿que lo des­per­ta­ra?

2. El jo­ven de ojos ce­les­tes, ca­be­llo ru­bio en­sor­ti­ja­do, hi­jo de una fa­mi­lia aco­mo­da­da y ca­paz de ha­blar en tres idio­mas, ya ha­bía ma­ta­do a on­ce per­so­nas. Es­po­sa­do, da­ba el as­pec­to de un már­tir. Su be­lle­za im­pac­tó has­ta a uno de los ru­dos de­tec­ti­ves, que lo com­pa­ró con Ma­rilyn Mon­roe. La pren­sa y la Po­li­cía lo lla­mó el 'Án­gel ne­gro'. Te­nía 19 años.

3. El ase­sino más fa­mo­so de la Ar­gen­ti­na ma­ta­ba a sus víc­ti­mas por la es­pal­da o cuan­do dor­mían. Su le­yen­da ne­gra vol­vió a re­so­nar en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo a par­tir de El án­gel, la pe­lí­cu­la del ci­neas­ta Luis Or­te­ga que es­tá ins­pi­ra­da muy li­bre­men­te en el ca­so.

4. Ro­ble­do Puch, de 66 años, siem­pre qui­so ser una le­yen­da mun­dial. Su sue­ño de­li­ran­te era que su his­to­ria lle­ga­ra al cine di­ri­gi­da por Mar­tin Scor­se­se, Ste­ven Spiel­berg o Quen­tin Ta­ran­tino. Que­ría ser in­ter­pre­ta­do por Leo­nar­do Di Ca­prio o Matt Da­mon. “Yo mis­mo po­dría ha­cer las es­ce­nas de ries­go y es­cri­bir par­te del guion”, pro­pu­so al­gu­na vez el cri­mi­nal des­de la cár­cel de Sie­rra Chi­ca, Ola­va­rría, a ca­si 400 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res.

5. En­tre el 15 de mar­zo de 1971 y el 3 de fe­bre­ro de 1972, Ro­ble­do ma­tó a ba­la­zos a on­ce per­so­nas: nue­ve se­re­nos y dos mu­je­res. No so­lía de­jar tes­ti­gos de los ro­bos que co­me­tía con dos cóm­pli­ces. Uno de ellos era Jor­ge Ibá­ñez, a quien co­no­ció en la es­cue­la se­cun­da­ria. El otro, Héc­tor So­mo­za. Des­pués de ro­bar y ma­tar so­lían ir jun­tos al cine. Dos de sus pe­lí­cu­las pre­fe­ri­das fue­ron La pan­di­lla sal­va­je y Easy Ri­der (Bus­can­do mi des­tino).

6. “Que cons­te que siem­pre ma­té por la es­pal­da”, le pi­dió al juez de la cau­sa, Víc­tor Sas­son. En ese jo­ven irre­fre­na­ble to­do pa­re­cía una com­pul­sión: ro­bar y ma­tar por­que sí. Lle­gó in­clu­so a es­tre­llar su au­to con­tra una ove­ja, por pu­ro pla­cer. Co­mo si hu­bie­se ac­tua­do sin sa­ber lo que ha­cía, ba­jo la idea de que to­do era un cuen­to de ha­das. “Du­ran­te los vein­ti­cin­co en­cuen­tros que tu­ve con el psi­có­pa­ta ase­sino sen­tí que yo era el cu­ra y él el dia­blo de la pe­lí­cu­la El exor­cis­ta, aun­que era be­llo y an­ge­li­cal”, di­ce el pe­ri­to fo­ren­se Os­val­do Raf­fo, au­tor de las prue­bas psi­quiá­tri­cas que man­da­ron a Ro­ble­do a la cár­cel ca­si de por vi­da. 7. Los dia­rios y las re­vis­tas de 1972 lo lla­ma­ron 'mons­truo', 'bes­te­zue­la hu­ma­na', 'sá­di­co ase­sino', 'hie­na per­ver­sa', 'tuer­ca mal­di­to', 'ni­ño-muer­te', 'ase­sino uni­sex', 'Bel­ce­bú', 'ga­to ro­jo', 'de­mo­nio bien pa­re­ci­do', 'dia­blo con ca­ra de ni­ño' y 'cha­cal'. Pe­ro los apo­dos que per­du­ra­ron fue­ron 'el Án­gel de la muer­te' y 'el Án­gel ne­gro'.

8. Uno de los po­li­cías que par­ti­ci­pó de su de­ten­ción, el 3 de fe­bre­ro de 1972, re­ve­ló que te­nían la or­den de fu­si­lar­lo y plan­tar­le un ar­ma pa­ra si­mu­lar un en­fren­ta­mien­to; no lo hi­cie­ron por­que, cuan­do lo en­con­tra­ron, es­ta­ba con su ma­dre, y el plan de­bía eje­cu­tar­se sin tes­ti­gos. Po­cos días des­pués, cuan­do lo tras­la­da­ban pa­ra ha­cer la re­cons­truc­ción de los crí­me­nes, un gru­po de per­so­nas in­ten­tó lin­char­lo. “La som­bra del pa­re­dón de fu­si­la­mien­to pa­ra el mons­truo con ca­ra de ni­ño”, ti­tu­ló la re­vis­ta Así, que ese día ago­tó la ti­ra­da. Por en­ton­ces, la jus­ti­cia

ana­li­zó apli­car­le la pe­na de muer­te, ins­tau­ra­da en 1971 por la dic­ta­du­ra de Juan Car­los On­ga­nía, pe­ro so­lo es­ta­ba per­mi­ti­da pa­ra se­cues­tros se­gui­dos de muer­te o aten­ta­dos con­tra trans­por­tes y de­pen­den­cias mi­li­ta­res.

9. Un año des­pués de su caí­da se fu­gó de la Uni­dad Pe­nal Nú­me­ro 9 de La Pla­ta. Sal­tó un mu­ro con una so­ga anu­da­da y es­qui­vó las rá­fa­gas de ame­tra­lla­do­ra de los guar­dias que qui­sie­ron frus­trar su hui­da. “Soy Ro­ble­do Puch, no me ma­ten”, su­pli­có cuan­do lo re­cap­tu­ra­ron ca­si tres días des­pués.

10. En 1980, el neu­ro­ci­ru­jano Raúl Ma­te­ra, el más po­pu­lar de aque­lla épo­ca, qui­so so­me­ter­lo a una lo­bo­to­mía fron­tal. Con esa téc­ni­ca, que ya no se apli­ca por­que re­sul­tó un fra­ca­so (los ope­ra­dos que­da­ban zom­bis o aún más vio­len­tos), los cien­tí­fi­cos pre­ten­dían neu­tra­li­zar las con­duc­tas vio­len­tas de psi­có­pa­tas, cri­mi­na­les, de­pre­si­vos y de­men­tes. “A Ro­ble­do na­die le to­ca el ce­re­bro”, le con­tes­tó Ro­ble­do Puch a Ma­te­ra. Por en­ton­ces ha­bla­ba de sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na.

11. Ro­ble­do lle­va 46 años preso. Na­die en la Ar­gen­ti­na pa­só tan­to tiem­po en­tre re­jas. “Año­ro el mun­do ex­te­rior por­que no he vi­vi­do na­da, pe­ro sé que afue­ra po­dría mo­rir de tris­te­za, le­jos de los mu­ros. Sea aden­tro o afue­ra, hay una reali­dad: mien­tras to­dos se van en li­ber­tad, yo es­toy mu­rién­do­me de a po­co en es­te cal­va­rio”, con­fe­só una vez. Du­ran­te el tiem­po que lle­va de­te­ni­do, pa­sa­ron por Ar­gen­ti­na dos dic­ta­du­ras (co­man­da­das por ocho mi­li­ta­res) y ca­tor­ce pre­si­den­tes de­mo­crá­ti­cos.

12. Ro­ble­do gas­ta­ba el di­ne­ro que ro­ba­ba en au­tos, mo­tos y al­cohol. Des­pués de ca­da cri­men iba a fes­te­jar a los bo­li­ches de mo­da. A ve­ces brin­da­ba cer­ca de los ca­dá­ve­res, mien­tras el di­ne­ro le so­bre­sa­lía de los bol­si­llos o la bra­gue­ta de su pan­ta­lón. En uno de los atra­cos lle­gó a dis­pa­rar­le a un be­bé que llo­ra­ba: la ba­la ro­zó el ba­rro­te de la cu­na.

13. Los dos úl­ti­mos ami­gos que tu­vo en su vi­da —Jor­ge Ibá­ñez y Héc­tor So­mo­za que, ade­más, eran sus cóm­pli­ces— mu­rie­ron en 1972. A So­mo­za lo ma­tó de dos ba­la­zos (“pa­ra que no su­frie­ra por­que era mi ami­go”, de­cla­ró) y le des­fi­gu­ró la ca­ra con un so­ple­te. Ibá­ñez mu­rió en un mis­te­rio­so ac­ci­den­te cuan­do iba sen­ta­do en el asien­to de acom­pa­ñan­te en un Siam Di Te­lla. Ma­ne­ja­ba Ro­ble­do. Siem­pre se sos­pe­chó que lo ha­bía ma­ta­do él. Él ju­ra que no los ma­tó.

14. En me­dio de la ex­po­si­ción de su nom­bre por la pe­lí­cu­la (que en la Ar­gen­ti­na fue vis­ta por más de un mi­llón dos­cien­tas mil per­so­nas), Ro­ble­do no qui­so dar en­tre­vis­tas. Siem­pre odió a la pren­sa.

Na­die en Ar­gen­ti­na pa­só tan­to tiem­po en­tre re­jas co­mo Ro­ble­do.

(DR)

El jo­ven ac­tor Lo­ren­zo Fe­rro, de 19 años, fue ga­lar­do­na­do con el pre­mio a me­jor ac­tor del 40º Fes­ti­val del Nue­vo Cine La­ti­noa­me­ri­cano de La Ha­ba­na, en Cu­ba, por su pa­pel del ase­sino.

(DR)

Chino Da­rín, hi­jo del ac­tor Ri­car­do Da­rín, da vi­da a Ra­món, el com­pa­ñe­ro de fe­cho­rías de Car­li­tos.

(DR)

Se con­vir­tió en el ma­yor ase­sino de la his­to­ria ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.