Los jó­ve­nes es­pa­ño­les ya no pue­den ni com­prar ni al­qui­lar

L’im­pos­si­ble éman­ci­pa­tion des jeu­nes Es­pag­nols.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

Plus de 80% des jeu­nes Es­pag­nols ont des dif­fi­cul­tés à se lo­ger. Le né­go­ce des pla­te­for­mes tou­ris­ti­ques de ty­pe Airbnb les écar­te du mar­ché de la lo­ca­tion. Et com­pte te­nu de la pré­ca­ri­té de l'em­ploi pour les jeu­nes ain­si que de leur fai­ble sa­lai­re, ache­ter s'avè­re hors de leur por­tée. Quid de l’éman­ci­pa­tion ?

Los jó­ve­nes es­pa­ño­les es­tán per­dien­do la ba­ta­lla por la vi­vien­da. La eman­ci­pa­ción en so­li­ta­rio con una úni­ca fuen­te de in­gre­sos es po­co pro­ba­ble por de­ba­jo de los 30 años. Tan so­lo el 19,3 % lo ha­bía con­se­gui­do a fi­na­les de 2017 (en 2008 eran el 26 %), se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ob­ser­va­to­rio de Eman­ci­pa­ción del Con­se­jo de la Ju­ven­tud de Es­pa­ña (CJE). Eu­ros­tat lo ra­ti­fi­ca: la edad me­dia a la que se aban­do­na la ca­sa fa­mi­liar (29,3 años) es la sex­ta más al­ta en Eu­ro­pa.

2. Es­to es así por­que el por­cen­ta­je de in­gre­sos que esos me­no­res de 30 años de­ben des­ti­nar pa­ra ac­ce­der a una vi­vien­da su­pera el 30 % re­co­men­da­ble. En el ca­so de los asa­la­ria­dos en so­li­ta­rio es san­gran­te: el al­qui­ler se co­me un 88,8 % de sus in­gre­sos y la com­pra un 61 %.

3. La ra­dio­gra­fía es de­pri­men­te. Los ba­jos sa­la­rios, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y los ele­va­dos pre­cios de la vi­vien­da es­tán de­jan­do fue­ra, si no lo han con­se­gui­do ya, a es­te co­lec­ti­vo, ca­da vez más vul­ne­ra­ble. Si no fue­ra por la ayu­da fa­mi­liar, mu­chos no con­se­gui­rían in­de­pen­di­zar­se en mu­cho tiem­po. La fa­mi­lia es­tá pa­tro­ci­nan­do la eman­ci­pa­ción re­si­den­cial en Es­pa­ña. Y, por eso, las ce­sio­nes, do­na­cio­nes o al­qui­le­res por de­ba­jo del pre­cio de mer­ca­do ca­da vez co­bran más fuer­za. "Un fe­nó­meno in­tere­san­te es el de las ce­sio­nes o do­na­cio­nes de vi­vien­das por par­te de abue­los o pa­dres, que son los que, lle­ga­do el mo­men­to, plan­tean su pro­pia eman­ci­pa­ción pa­ra de­jar la ca­sa fa­mi­liar a los hi­jos", con­si­de­ra Ma­riano Urra­co So­la­ni­lla, doc­tor en So­cio­lo­gía y pro­fe­sor de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad a Dis­tan­cia de Ma­drid. Un ejem­plo: en 2017 los ho­ga­res for­ma­dos por per­so­nas con una edad de en­tre 16 y 29 años que re­si­dían en una vi­vien­da cedida gra­tui­ta­men­te eran el 21,5 %, se­gún el INE. En 2008, al fi­nal del boom in­mo­bi­lia­rio, ape­nas eran el 8,7 %.

4. Y no es la úni­ca ayu­da. Cua­tro de ca­da diez tie­ne apo­yo eco­nó­mi­co fa­mi­liar pa­ra afron­tar la com­pra de una vi­vien­da, se­gún un in­for­me de Plan­ner y So­cie­dad de Ta­sa­ción. Los pa­dres co­la­bo­ran con el pa­go de una par­te de la ca­sa, con el

aval pa­ra la hi­po­te­ca o ha­cien­do un prés­ta­mo a ba­jo in­te­rés o sin in­te­rés. De otra ma­ne­ra se­ría im­po­si­ble ha­cer fren­te en so­li­ta­rio a su­bi­das de pre­cios del 10 % anual, que lle­gan al 20 % en al­gu­nos dis­tri­tos de las gran­des ciu­da­des. Ade­más, pa­ra ad­qui­rir una vi­vien­da me­dia de 150 000 eu­ros de­be­rían te­ner aho­rra­do más de 50 000 eu­ros.

5. Un abis­mo se abre a sus pies. "An­te la im­po­si­bi­li­dad de dar­le un fu­tu­ro a los hi­jos, mu­chas fa­mi­lias re­fuer­zan la pre­sión so­bre la com­pra de vi­vien­da. Es­te dis­cur­so es si­mi­lar al de dar es­tu­dios a los hi­jos pa­ra in­ten­tar con­ju­rar los pe­li­gros de un mer­ca­do de tra­ba­jo ca­da vez más ex­clu­yen­te", di­ce el pro­fe­sor Urra­co. En con­se­cuen­cia, la pre­fe­ren­cia por la pro­pie­dad es al­go más que una sin­gu­la­ri­dad cul­tu­ral en Es­pa­ña: "Es el prin­ci­pal ac­ti­vo pa­tri­mo­nial que los pa­dres po­drán le­gar a sus des­cen­dien­tes, y, pa­ra mu­chos, ade­más, cons­ti­tu­ye una es­pe­cie de plan de ju­bi­la­ción", aña­de.

COM­PAR­TIR GAS­TOS

6. A pe­sar de la pre­sión fa­mi­liar por la com­pra, los jó­ve­nes tam­bién cuen­tan con res­pal­do pa­ra al­qui­lar. Ja­vier Ba­rrios es un jo­ven de 25 años que lle­gó de Lo­gro­ño a Ma­drid en 2011 pa­ra cur­sar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. "Me fui a com­par­tir pi­so en la zo­na de Cham­be­rí con otros dos com­pa­ñe­ros y mis pa­dres pa­ga­ron du­ran­te años el im­por­te". Has­ta que aca­bó la ca­rre­ra y en­con­tró tra­ba­jo. Con sus 1100 eu­ros cos­tea su ren­ta pe­ro es cons­cien­te de que nun­ca po­drá al­qui­lar ni com­prar so­lo. "Lo que veo es que to­dos mis com­pa­ñe­ros se­gui­mos com­par­tien­do pi­so por­que nues­tros suel­dos no per­mi­ten otra co­sa".

7. De es­to dan bue­na cuen­ta en la agen­cia Al­qui­ler Se­gu­ro. "El gru­po de 24 a 35 años que ha ac­ce­di­do a su pri­mer tra­ba­jo se ca­rac­te­ri­za por te­ner sa­la­rios ba­jos y po­ca o nin­gu­na ca­pa­ci­dad de aho­rro. Sue­len ir a las pe­ri­fe­rias y al­qui­lan, mu­chos en pa­re­ja, por 500 o 700 eu­ros men­sua­les", di­ce Da­vid Ca­ra­ba­llo, el di­rec­tor co­mer­cial.

8. La ex­clu­sión re­si­den­cial es real y, ser jo­ven, no equi­va­le ya a edad bio­ló­gi­ca. Es un vi­rus que se ex­tien­de. "Más bien po­dría­mos ha­cer­lo equi­va­ler a pre­ca­rie­dad en el sen­ti­do de in­ser­ción in­com­ple­ta en el mer­ca­do de tra­ba­jo". Por­que, "si no al­can­zas nun­ca una in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, nun­ca de­ja­rás de ser jo­ven y es­ta­rás con­de­na­do a lle­var esa eti­que­ta mu­chos años", co­men­ta Urra­co.

9. En Es­pa­ña se ha per­di­do el tren del al­qui­ler, que se ha­bía re­ve­la­do tras la cri­sis co­mo la vía pa­ra ac­ce­der a una ca­sa, pe­ro que, al fi­nal, ha mos­tra­do la peor de sus ca­ras: 1200 eu­ros al mes en Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Por es­to, "el nú­me­ro de jó­ve­nes que ha al­qui­la­do o ha in­ten­ta­do ha­cer­lo ha caí­do un 39 % en tan so­lo un año", se­gún Fo­to­ca­sa. El por­tal se­ña­la que los jó­ve­nes (de 18 a 24 años) que han con­se­gui­do al­qui­lar en 2018 ha des­cen­di­do un 58 % res­pec­to a 2017, y en el ca­so de las per­so­nas de 25 a 34 años ha caí­do un 25 %.

10. El fuer­te en­ca­re­ci­mien­to de las ren­tas les es­tá ex­pul­san­do y, más im­por­tan­te, ya son mu­chos los que vuel­ven a pen­sar, al igual que sus pa­dres, que al­qui­lar es ti­rar el di­ne­ro. La con­se­cuen­cia es que es­tán cre­cien­do los ca­sos de 'tran­si­cio­nes bu­me­rán', la vuel­ta a la ca­sa fa­mi­liar. "Tras una rup­tu­ra de pa­re­ja o un des­pi­do no pue­den se­guir pa­gan­do el al­qui­ler y han de vol­ver a la ca­sa de sus pa­dres. El es­tig­ma que cae so­bre es­tos jó­ve­nes es con­si­de­ra­ble y, una vez más, la fa­mi­lia apa­re­ce co­mo col­chón", apos­ti­lla el pro­fe­sor Urra­co. Aun­que avi­sa de que el col­chón no es sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo. "Por aho­ra, las pen­sio­nes de los ma­yo­res per­mi­ten es­te ti­po de ma­nio­bras de apo­yo fa­mi­liar, pe­ro, los hoy jó­ve­nes, no go­za­rán de es­te mar­gen".

Es­tán cre­cien­do los ca­sos de 'tran­si­cio­nes bu­me­rán', la vuel­ta a la ca­sa fa­mi­liar.

(Is­tock)

Mu­chos es­tán com­par­tien­do ha­bi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.