La Sin­fó­ni­ca de Dres­de desafía al co­ro­na­vi­rus to­can­do des­de los te­ja­dos de Dres­de

Un con­cier­to sin pa­ran­gón apo­ya­do en la tec­no­lo­gía di­gi­tal: los mú­si­cos de la Sin­fó­ni­ca de Dres­de se suben a los te­ja­dos pa­ra dar un con­cier­to úni­co que desafía los pro­to­co­los de hi­gie­ne más exi­gen­tes de la pan­de­mia.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Noticias Destacadas -

A lo le­jos se oye re­so­nar una trom­pa al­pi­na. Des­pués otras trom­pas em­pie­zan a afi­nar. Con un po­co de fan­ta­sía, uno se ima­gi­na so­bre la cum­bre de una mon­ta­ña de los Al­pes mien­tras es tes­ti­go de có­mo los pas­to­res se en­vían se­ña­les unos a otros. Pe­ro no es­ta­mos en las mon­ta­ñas, sino en Proh­lis, un ba­rrio de Dres­de co­no­ci­do por su gran ex­ten­sión de ele­va­dos blo­ques de vi­vien­das. Ese se­rá el es­ce­na­rio el sábado 12 de sep­tiem­bre de 2020 de un sin­gu­lar con­cier­to en el que to­ma­rán par­te nu­me­ro­sos mú­si­cos. Sin mie­do a las al­tu­ras, to­ca­rán sus ins­tru­men­tos des­de los te­ja­dos de blo­ques de 17 plan­tas. mú­si­cos to­can so­bre los te­ja­dos, el pú­bli­co se en­cuen­tra aba­jo, en los apar­ca­de­ros si­tua­dos en­tre los edi­fi­cios. Tam­bién hay una dis­tan­cia de has­ta cien­tos de me­tros en­tre los pro­pios ins­tru­men­tis­tas, por­que to­can re­par­ti­dos so­bre va­rios te­ja­dos.

Pre­ci­sa­men­te es­tas dis­tan­cias tan gran­des han su­pues­to un enor­me re­to téc­ni­co pa­ra los or­ga­ni­za­do­res. Co­mo los mú­si­cos es­tán le­jos unos de otros, se es­cu­chan con re­tra­so. La so­lu­ción es­tá en una se­ñal de re­fe­ren­cia que los ins­tru­men­tis­tas re­ci­ben a tra­vés de sus au­ri­cu­la­res y me­dian­te la cual se orien­tan. Pa­ra que la mú­si­ca lle­gue al mis­mo tiem­po al pú­bli­co, pri­me­ro de­ben to­car aque­llos mú­si­cos si­tua­dos más le­jos y des­pués los que se en­cuen­tran más cer­ca­nos al pú­bli­co. Hi­cie­ron falta va­rios en­sa­yos pa­ra po­ner a prue­ba es­ta tec­no­lo­gía.

An­na Kat­ha­ri­na Schu­mann, trom­pis­ta al­pi­na de Dres­de, es­tá en el pro­yec­to des­de el prin­ci­pio. Los en­sa­yos fue­ron pa­ra ella una ex­pe­rien­cia muy es­pe­cial, a pe­sar de las di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias. "Ape­nas po­día­mos ver­nos, por­que no es­tá­ba­mos muy cer­ca, pe­ro po­día­mos es­cu­char­nos", co­men­ta. "Fue una vi­ven­cia in­creí­ble oír el so­ni­do des­de la le­ja­nía y te­ner la sen­sa­ción de es­tar real­men­te en las mon­ta­ñas".

Pa­ra Mar­kus Rindt, pre­ci­sa­men­te lo más in­tere­san­te del pro­yec­to es esa sen­sa­ción al­pi­na en mi­tad de un pai­sa­je de ele­va­dos blo­ques de vi­vien­das. Cuan­do ha­ce un año pen­só so­bre el con­cep­to del con­cier­to, le fas­ci­nó la idea de con­si­de­rar el en­torno de edi­fi­cios co­mo si fue­ra un pai­sa­je de mon­ta­ñas y va­lles, en el que los mú­si­cos se co­mu­ni­can de te­ja­do a te­ja­do. Pe­ro la idea no se li­mi­ta tan so­lo a tras­la­dar el idí­li­co am­bien­te al­pino al pé­treo pai­sa­je ur­bano. Tam­bién se tra­ta de ha­cer al­go nue­vo y acer­car la mú­si­ca a la gen­te del ba­rrio de Proh­lis, si­tua­do en el sur de la ciu­dad sa­jo­na de Dres­de, un pun­to ál­gi­do so­cial. En él vi­ven unos 15.000 ha­bi­tan­tes, mu­chos de ellos des­em­plea­dos, y tam­bién fa­mi­lias de re­fu­gia­dos.

Mar­kus Rindt es afi­cio­na­do a las ideas lo­cas. Con ellas, la Sin­fó­ni­ca de Dres­de ha aca­pa­ra­do la aten­ción mun­dial, por ejem­plo con el "Con­cier­to pa­ra el fin del tiem­po", ce­le­bra­do en el cen­te­na­rio del ge­no­ci­dio ar­me­nio. No me­nos es­pec­ta­cu­lar fue el pro­yec­to ti­tu­la­do "Tear down this wall", un con­cier­to sin fron­te­ras que tu­vo lu­gar en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, en pro­tes­ta con­tra los pla­nes de Do­nald Trump de eri­gir un mu­ro en­tre am­bos paí­ses.

"El de­seo de su­pe­rar fron­te­ras tie­ne su ori­gen en la pro­pia his­to­ria de Rindt", se lee en la pá­gi­na de la Sin­fó­ni­ca de Dres­de. En oc­tu­bre de 1989, Rindt hu­yó de la RDA por la Em­ba­ja­da ale­ma­na en Pra­ga. En 2018 fue dis­tin­gui­do con el pre­mio Erich Käst­ner por su "po­li­fa­cé­ti­co com­pro­mi­so con­tra el na­cio­na­lis­mo, el fa­na­tis­mo y la dis­cri­mi­na­ción, así co­mo por sus ac­cio­nes por un me­jor en­ten­di­mien­to en­tre los pue­blos".

En el pro­yec­to de Dres­de, los mú­si­cos pro­vie­nen de to­da Eu­ro­pa, pe­ro, so­bre to­do, de Sui­za y Aus­tria, los lu­ga­res don­de más se to­ca la trom­pa al­pi­na. "He­mos reuni­do a los es­pe­cia­lis­tas más ab­so­lu­tos pa­ra po­der in­ter­pre­tar es­tas com­ple­jas par­ti­tu­ras", di­ce Rindt. Ade­más se ha tra­ta­do de con­tar con free­lan­cers, ya que son quie­nes peor lo es­tán pa­san­do en es­tos tiem­pos de pan­de­mia. La trom­pis­ta al­pi­na An­na Kat­ha­ri­na Schu­mann es­tá fe­liz de vol­ver a to­car de nue­vo. "Se han can­ce­la­do mu­chos con­cier­tos o los pro­to­co­los son tan exi­gen­tes, que la gen­te ni se atre­ve a pen­sar en ellos". To­car so­bre los te­ja­dos de Dres­de es una bo­ni­ta for­ma de lle­var de nue­vo la mú­si­ca a la ciu­dad, a pe­sar del co­ro­na­vi­rus.

(ms/cp)

La trom­pis­ta al­pi­na An­na Kat­ha­ri­na Schu­mann so­bre el te­ja­do de un blo­que de vi­vien­das de Dres­de.

An­na Kat­ha­ri­na Schu­mann en­sa­ya con su trom­pa al­pi­na so­bre un te­ja­do en Dres­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.