Ale­ma­nia: in­te­gra­ción de re­fu­gia­dos a tra­vés de la mú­si­ca

La ra­pe­ra Nu­ra y el pia­nis­ta Aeham Ah­mad son mú­si­cos con ex­pe­rien­cia de vi­da co­mo re­fu­gia­dos. Nu­ra lle­gó ha­ce 30 años, y Ah­mad ha­ce cin­co. ¿De qué for­ma lo­gra­ron te­ner éxi­to en Ale­ma­nia? Aquí lo cuen­tan.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Alemania -

Ha­ce cin­co años, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, di­jo sus qui­zás más fa­mo­sas pa­la­bras: “Lo lo­gra­re­mos”. Una fra­se que iba a te­ner con­se­cuen­cias, tan­to pa­ra Mer­kel co­mo pa­ra la sociedad ale­ma­na. Y tam­bién pa­ra las mi­les de per­so­nas que hu­ye­ron de sus paí­ses y a quie­nes se les im­pe­día in­gre­sar o sa­lir de Hun­gría, así co­mo pa­ra otros que ya es­ta­ban en ca­mino, cuan­do An­ge­la Mer­kel se­ña­li­zó su dis­po­si­ción a aco­ger a so­li­ci­tan­tes de asilo.

Aeham Ah­mad, el “pia­nis­ta de los es­com­bros”

“Esas pa­la­bras de la se­ño­ra Mer­kel fue­ron pa­ra mí una ayu­da humanitari­a ma­ra­vi­llo­sa”, di­ce Aeham Ah­mad hoy. Él era uno de los que huían, y es­ta­ba en al­gún lu­gar en­tre la ac­tual Ma­ce­do­nia del Nor­te y Ser­bia. Uno de aque­llos a los que la fra­se de la can­ci­ller ale­ma­na les dio fuer­za pa­ra con­ti­nuar. Pe­ro Ah­mad era ya al­guien co­no­ci­do en to­do el mun­do. Los me­dios lo bau­ti­za­ron co­mo “el pia­nis­ta de los es­com­bros” de la gue­rra en Siria. Es­te mú­si­co si­rio-pa­les­tino lle­va­ba su piano des­de 2014 a las ca­lles de su ba­rrio des­trui­do en Da­mas­co, a pesar del pe­li­gro mor­tal de las bom­bas, y to­ca­ba y can­ta­ba allí con otras per­so­nas, la ma­yo­ría de ellas ni­ños, pa­ra dar­les es­pe­ran­za. Esas imá­ge­nes cir­cu­la­ron por el mun­do. Has­ta que, en 2015, la agru­pa­ción te­rro­ris­ta au­to­de­no­mi­na­da Es­ta­do Is­lá­mi­co que­mó su ins­tru­men­to. En 2015, Aeham Ah­mad hu­yó ha­cia Ale­ma­nia, don­de fue el pri­mer mú­si­co en re­ci­bir el Premio Internacio­nal Beet­ho­ven por su in­ter­pre­ta­ción en medio de la des­truc­ción de la gue­rra. Un año más tar­de, lle­ga­ron a Ale­ma­nia igual­men­te su es­po­sa y sus dos hi­jos, y tam­bién los pa­dres de Ah­mad vi­ven aho­ra en Ale­ma­nia. Ha­ce sie­te me­ses na­ció su hi­ja, Bul­sa­ra.

Ah­mad vi­ve en War­burg, Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia. Cuen­ta a DW que se sien­te más se­gu­ro ha­blan­do in­glés que ale­mán. A me­nu­do, al­gu­nos lo critican por eso. Pe­ro “in­te­gra­ción no sig­ni­fi­ca so­lo ha­blar ale­mán, sino tam­bién res­pe­tar las le­yes y la cultura de un país. Pa­ra mí, sig­ni­fi­ca, sobre to­do, cons­truir un víncu­lo con la gen­te”, ex­pli­ca.

La in­te­gra­ción es un con­cep­to com­ple­jo. Por un la­do, su­gie­re la per­te­nen­cia a una sociedad ya exis­ten­te, ho­mo­gé­nea, en la que los mi­gran­tes de­ben in­ser­tar­se, en lo po­si­ble, sin lla­mar la aten­ción. Pe­ro ni si­quie­ra es po­si­ble par­tir de una sociedad co­mo esa, co­mo un con­cep­to rí­gi­do. Eso lo de­mues­tran las dis­cu­sio­nes re­cu­rren­tes sobre re­gio­nes de Ale­ma­nia es­truc­tu­ral­men­te dé­bi­les o sobre gru­pos po­bla­cio­na­les aban­do­na­dos a su suer­te. Al ha­blar de “víncu­lo”, Ah­mad se re­fie­re a un víncu­lo re­cí­pro­co. Se­gún so­ció­lo­gos, la in­te­gra­ción es el ac­ce­so igua­li­ta­rio a los re­cur­sos y bie­nes de una sociedad, así co­mo la par­ti­ci­pa­ción en el desa­rro­llo de es­ta. Pa­ra eso, Ah­mad tie­ne un re­cur­so pro­pio: la mú­si­ca, a tra­vés de la cual pien­sa que la in­te­gra­ción pue­de ser más exi­to­sa.

Nu­ra: mú­si­ca pa­ra de­nun­ciar la in­jus­ti­cia so­cial

Nu­ra Ha­bib Omer, cu­yo nom­bre ar­tís­ti­co es Nu­ra, es una de las ra­pe­ras más exi­to­sas de Ale­ma­nia y ha­ce jus­ta­men­te aque­llo por lo cual otros han muer­to: usa su crea­ti­vi­dad pa­ra de­nun­ciar si­tua­cio­nes in­jus­tas. Co­mo ar­tis­ta ne­gra, bi­se­xual y fe­mi­nis­ta con ori­gen mi­gra­to­rio, sa­be de lo que ha­bla. “Ten­go la im­pre­sión de que es­toy es­tu­dian­do el ra­cis­mo y el se­xis­mo des­de ha­ce 31 años”, se­ña­la en en­tre­vis­ta con DW. Pa­ra ter­mi­nar con los pre­jui­cios y cli­chés sobre las mu­je­res, Nu­ra los re­sig­ni­fi­ca.

Co­mo Aeham Ah­mad, en­con­tró en la mú­si­ca un ca­mino pa­ra po­der ela­bo­rar su pro­pia historia y, al mis­mo tiem­po, de­nun­ciar pro­ble­mas so­cia­les ac­tua­les.

La bio­gra­fía de am­bos mú­si­cos tie­ne va­rios pa­ra­le­los: tan­to Nu­ra co­mo Ah­mad na­cie­ron en 1988. Nu­ra na­ció en Ku­wait, adon­de su ma­dre ha­bía emi­gra­do pri­me­ro des­de Eri­trea, y hu­yó más tar­de des­de Ku­wait ha­cia Ale­ma­nia de­bi­do al pe­li­gro que re­pre­sen­ta­ba la se­gun­da Gue­rra del Gol­fo. La fa­mi­lia de Ah­mad vi­vió en el ba­rrio de re­fu­gia­dos de Yar­mouk, en Da­mas­co, Siria, adon­de su abue­lo ha­bía hui­do ha­cía 70 años des­de te­rri­to­rio pa­les­tino. Los dos se ga­nan la vi­da hoy con su mú­si­ca.

“Los ni­ños de­ben po­der vi­vir al es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal”

La gran di­fe­ren­cia en­tre am­bos es que Nu­ra lle­gó sien­do una ni­ña a Ale­ma­nia y no co­no­ce otro ho­gar más que es­te. Ofi­cial­men­te, todavía vi­ve aquí co­mo re­fu­gia­da, por­que has­ta hoy no tie­ne un pa­sa­por­te ale­mán. Des­de di­ciem­bre de 2019 ob­tu­vo, con ayu­da de un abo­ga­do, un permiso de es­ta­día ili­mi­ta­do. La cues­tión de la in­te­gra­ción acom­pa­ña a Nu­ra du­ran­te to­da su vi­da.

Su ma­dre que­ría edu­car­la a ella y a sus her­ma­nos se­gún los va­lo­res mu­sul­ma­nes, pe­ro Nu­ra que­ría go­zar de las mis­mas li­ber­ta­des que sus her­ma­nos va­ro­nes. Fue por eso por lo que Nu­ra no so­lo su­frió la pre­sión des­de el ex­te­rior, sino tam­bién des­de el in­te­rior de la fa­mi­lia. “Si los chi­cos se quie­ren in­te­grar a la sociedad ale­ma­na, en­ton­ces de­ben po­der vi­vir una vi­da al es­ti­lo oc­ci­den­tal”, es­cri­bió en su au­to­bio­gra­fía “Weißt Du, ¿was ich mei­ne?” (¿Sa­bes a qué me re­fie­ro?), que se pu­bli­có en agos­to de 2020. Cuan­do era ado­les­cen­te, Nu­ra de­ci­dió de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria ir­se a vi­vir a un ho­gar pa­ra jó­ve­nes.

Éxi­to no sig­ni­fi­ca igual­dad de opor­tu­ni­da­des

Pe­ro en el ho­gar co­men­zó a su­frir de de­pre­sión. Lue­go de mu­dar­se a Ber­lín, ya ma­yor de edad, su vi­da es­tu­vo mar­ca­da por el tra­ba­jo, las dro­gas y las fies­tas. Cuan­do ha­bla de esa épo­ca, se re­fie­re al "pa­so del ho­gar pa­ra re­fu­gia­dos a la lis­ta de éxi­tos mu­si­ca­les”. Aho­ra que ga­na su­fi­cien­te di­ne­ro, de­be pa­gar im­pues­tos se­gún la ta­sa más al­ta, y ni si­quie­ra pue­de vo­tar. “Quie­ren mi di­ne­ro, pe­ro no to­do lo de­más”, cri­ti­ca.

Mien­tras Nu­ra re­fuer­za su ca­rre­ra pre­sen­tán­do­se en pro­gra­mas te­le­vi­si­vos, Aeham Ah­mad pla­nea tra­ba­jar me­nos en los pró­xi­mos cin­co años. “Los con­cier­tos son ma­ra­vi­llo­sos, pe­ro via­jar de aquí pa­ra allá cues­ta mu­cho di­ne­ro y mu­cha ener­gía. Quie­ro ser un buen pa­pá y to­mar par­te en la edu­ca­ción de mis hi­jos. Eso se me ha­ce di­fí­cil aho­ra. Tal vez en­cuen­tre un tra­ba­jo fi­jo en Mar­burg, por ejem­plo, co­mo pro­fe­sor de Mú­si­ca”, con­clu­ye el pia­nis­ta.

(cp/ers)

Aeham Ah­mad, el pia­nis­ta de los es­com­bros, y la ra­pe­ra Nu­ra Ha­bib Omer.

Aeham Ah­mad, en con­cier­to con otros mú­si­cos: la mú­si­ca es in­te­gra­ción pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.