Deutsche Welle (Spanish edition)

No so­lo pa­ra na­zis: el in­fierno de los cam­pos es­pe­cia­les so­vié­ti­cos

En 1945 los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis fue­ron li­be­ra­dos. Pe­ro pron­to lle­ga­ron nuevos pri­sio­ne­ros. Ade­más de cri­mi­na­les de gue­rra, tam­bién lle­ga­ron mu­chos inocen­tes, a los que se re­cuer­da es­te do­min­go en Sach­sen­hau­sen.

- History · Social Sciences · Como · Soviet Union · Germany · Germany national football team · United States of America · United Kingdom · Moscow · Joseph Stalin · Berlin · Russia · Luftwaffe · Karl · Torgau · Sachsenhausen

Karl-Wil­helm Wich­mann era es­tu­dian­te de 18 años que que­ría ser pro­fe­sor cuan­do, en una con­fe­ren­cia sobre el fu­tu­ro del pue­blo ale­mán, tras la per­di­da Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, di­jo co­sas que iban a ser su per­di­ción. Co­mo pro­nun­ciar­se en con­tra de la re­for­ma agra­ria ba­sa­da en el mo­de­lo so­vié­ti­co. Al­guien de­bió de­nun­ciar­lo y fue acu­sa­do por un tri­bu­nal mi­li­tar por pro­pa­gan­da an­ti­so­vié­ti­ca. La sen­ten­cia: diez años de pri­sión.

Wich­mann ter­mi­nó en el cam­pa­men­to es­pe­cial de Tor­gau (Sa­jo­nia). "No po­día­mos sa­lir, es­tá­ba­mos de tres en tres en las cel­das, ape­nas nos da­ban de co­mer y ha­bía que ma­tar el tiem­po", ex­pli­ca el aho­ra an­ciano de 92 años en en­tre­vis­ta con DW.

Tor­gau fue uno de los diez "cam­pos es­pe­cia­les" ope­ra­dos por la Unión So­vié­ti­ca en Ale­ma­nia Oriental en­tre 1945 y 1950. Las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les ven­ce­do­ras de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial tam­bién man­tu­vie­ron cam­pos de in­ter­na­mien­to pa­ra na­zis de al­to ran­go y cri­mi­na­les de gue­rra. De­bían ren­dir cuen­tas por sus ac­tos in­fa­mes. En eso es­ta­ban de acuer­do Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña con la Unión So­vié­ti­ca.

Pe­ro el bru­tal go­ber­nan­te de Moscú, Jo­sef Sta­lin, y sus ser­vi­cios se­cre­tos te­nían otra co­sa en men­te des­de el prin­ci­pio: que­rían cor­tar de raíz cual­quier pro­tes­ta y re­sis­ten­cia con­tra el es­ta­ble­ci­mien­to de una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta en el sue­lo de la pos­te­rior Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Ale­ma­nia. Por eso mi­les de inocen­tes ter­mi­na­ron en los "cam­pos es­pe­cia­les" so­vié­ti­cos.

Wich­mann tu­vo in­clu­so suer­te. Por­que al­re­de­dor de un ter­cio de los 176.000 pri­sio­ne­ros, se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes, no so­bre­vi­vie­ron. "Mu­rie­ron de ham­bre o de en­fer­me­da­des co­mo la tu­bercu­losis o la di­sen­te­ría", di­ce An­na Ka­minsky a DW. La di­rec­to­ra de la fun­da­ción que tra­ba­ja pa­ra la su­pera­ción de la dic­ta­du­ra en la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta reali­zó una in­ves­ti­ga­ción sobre los cam­pos es­pe­cia­les a prin­ci­pios de la re­vo­lu­ción pa­cí­fi­ca en la RDA en 1989/90.

Lo que Wich­mann tu­vo que su­frir ilus­tra los ha­llaz­gos de Ka­minsky y otros es­pe­cia­lis­tas. Has­ta 1950 fue víc­ti­ma de los so­vié­ti­cos y fue en­car­ce­la­do en los cam­pos es­pe­cia­les de Tor­gau y Sach­sen­hau­sen. Lue­go re­gre­só a Tor­gau, ya co­mo pri­sio­ne­ro de la re­cién fun­da­da RDA, pa­ra cu­ya pro­pa­gan­da to­dos los pre­sos eran na­zis. Aun­que al me­nos una quin­ta par­te no lo eran en ab­so­lu­to. Cual­quie­ra que ex­pre­sa­ra la más mí­ni­ma du­da de es­to o in­for­ma­ra sobre las con­di­cio­nes en los cam­pos era acu­sa­do de "in­ci­ta­ción" y "ca­lum­nia".

Tras su li­be­ra­ción en 1954, no se le per­mi­tió ha­blar de to­do es­to, al me­nos pú­bli­ca­men­te: "Me di­je­ron se­ria­men­te que no lo hi­cie­ra", ex­pli­ca Wich­mann. Con­tó su historia a al­gu­nas per­so­nas de con­fian­za, co­mo su es­po­sa. No hay fo­to­gra­fías de lo que pa­sa­ba en esos cam­pos de in­ter­na­mien­to. Sin em­bar­go, al­gu­nos pri­sio­ne­ros do­cu­men­ta­ron en se­cre­to lo que pa­só allí con sus di­bu­jos y bo­ce­tos.

En­tre ellos, los di­bu­jos usa­dos pa­ra es­te ar­tícu­lo. Son de Detlev

Put­zar y Wil­helm Sprick. Cuan­do eran ado­les­cen­tes, en 1945, fue­ron con­de­na­dos a lar­gas pe­nas de pri­sión ba­jo car­gos po­co con­vin­cen­tes, y pa­sa­ron por va­rios cam­pos es­pe­cia­les. En­tre ellos, el de Sach­sen­hau­sen, al nor­te de Ber­lín, ori­gi­nal­men­te cons­trui­do por los na­zis.

Tras la caí­da de la RDA, se des­cu­brie­ron allí fo­sas co­mu­nes con 7.000 ca­dá­ve­res. Sin em­bar­go, los cuer­pos no pro­ce­dían del cam­po de con­cen­tra­ción, sino del cam­po es­pe­cial es­ta­ble­ci­do po­co des­pués en el mis­mo lu­gar. De­bi­do a es­tos ha­llaz­gos, pe­ro sobre to­do por la al­ta ta­sa de mor­ta­li­dad de la que fue­ron res­pon­sa­bles los so­vié­ti­cos, al­gu­nos no ven nin­gu­na di­fe­ren­cia con los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis. La di­rec­to­ra de la Fun­da­ción, An­na Ka­minsky, no es la úni­ca que en­cuen­tra inad­mi­si­ble la com­pa­ra­ción.

Es­pe­cial­men­te en un lu­gar co­mo Sach­sen­hau­sen, con un do­ble pa­sa­do, es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te "pre­sen­tar las di­fe­ren­tes fa­ses del cam­po, sus con­tex­tos his­tó­ri­cos y las in­ten­cio­nes de los per­pe­tra­do­res de ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da y cien­tí­fi­ca­men­te só­li­da", di­ce Axel Dre­coll, di­rec­tor de la Fun­da­ción de Mo­nu­men­tos de Bran­den­bur­go, a Deuts­che We­lle.

"Una se­ria di­fe­ren­cia era, por ejem­plo, el ase­si­na­to ma­si­vo se­lec­ti­vo, que era una ca­rac­te­rís­ti­ca es­pe­cí­fi­ca del te­rror en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis". Pe­ro tam­bién es­tá cla­ro que mi­les de per­so­nas mu­rie­ron de ham­bre y en­fer­me­dad en el cam­po es­pe­cial so­vié­ti­co. Dre­coll des­ta­ca el he­cho de que Sach­sen­hau­sen con­me­mo­re a am­bos gru­pos de víc­ti­mas en lu­ga­res se­pa­ra­dos y es­pe­cí­fi­cos.

El do­min­go se con­me­mo­ran los 75 años del "cam­po es­pe­cial so­vié­ti­co". El an­ti­guo re­clu­so Karl-Wil­helm Wich­mann tam­bién quie­re acu­dir. El Fis­cal Ge­ne­ral de Rusia le con­fir­mó a prin­ci­pio de los años no­ven­ta que fue con­de­na­do erró­nea­men­te. En ese mo­men­to fue ofi­cial­men­te reha­bi­li­ta­do, tras des­cla­si­fi­car­se los ar­chi­vos de la épo­ca so­vié­ti­ca.

"No les guar­do ren­cor", di­ce Wich­mann hoy, a pesar de to­do. Se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo co­mo al­guien "que ha ex­pia­do los crí­me­nes de la era na­zi". Fue he­ri­do cuan­do te­nía 16 años, co­mo coope­ran­te de la Luft­waf­fe. "He vi­vi­do los ho­rro­res de la gue­rra… y un tiem­po te­rri­ble des­pués, tam­bién", re­cuer­da. "Me gus­ta­ría que na­da de es­to le ocu­rrie­ra a nues­tros nie­tos y bis­nie­tos", con­clu­ye.

Adap­ta­ción del ori­gi­nal en ale­mán: Luis García Ca­sas (few)

 ??  ??
 ??  ?? Un tri­bu­nal so­vié­ti­co, di­bu­ja­do por por Detlev Put­zar, sen­ten­cia­do a diez años en un cam­po de tra­ba­jo en 1945.
Un tri­bu­nal so­vié­ti­co, di­bu­ja­do por por Detlev Put­zar, sen­ten­cia­do a diez años en un cam­po de tra­ba­jo en 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany