Deutsche Welle (Spanish edition)

El gi­gan­te de los neu­má­ti­cos Con­ti­nen­tal des­ta­pa su pa­sa­do na­zi

- Adolf Hitler · Geneva · Hungary · Una · Germany · Germany national football team · Facebook · Twitter · Youtube · Sachsenhausen

Un in­for­me en­car­ga­do por Con­ti­nen­tal sobre su pa­sa­do con­clu­ye que el se­gun­do pro­vee­dor mun­dial de la in­dus­tria au­to­mo­triz fue un pi­lar de la "má­qui­na de gue­rra" de Hitler y usó ma­si­va­men­te tra­ba­ja­do­res for­za­dos y has­ta pri­sio­ne­ros de cam­pos de con­cen­tra­ción. Un ejem­plo par­ti­cu­lar­men­te ma­ca­bro que des­cri­be fue la "ru­ta de prue­ba de za­pa­tos" en el cam­po de con­cen­tra­ción de Sach­sen­hau­sen: "los je­fes eran co­no­ci­dos por su bru­ta­li­dad y hu­bo nu­me­ro­sos ca­sos de ase­si­na­tos de los pri­sio­ne­ros", que de­bían re­co­rrer ki­ló­me­tros sin des­can­so al­re­de­dor del cam­po "en­to­nan­do mar­chas ale­ma­nas".

El an­ti­guo gi­gan­te mun­dial del cau­cho se une así a una lar­ga lis­ta de em­pre­sas ale­ma­nas que han in­ten­ta­do me­jo­rar su ima­gen arro­jan­do luz sobre su re­la­ción con el na­zis­mo en los años 1930 y 1940. El ca­so es "ar­que­tí­pi­co y sir­ve de ejem­plo sobre el pa­pel de las em­pre­sas en ge­ne­ral" du­ran­te el pe­rio­do del Ter­cer Reich, ex­pli­có el au­tor del es­tu­dio, Paul Er­ker, pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Mú­nich, en rue­da de pren­sa.

En aquel mo­men­to Con­ti­nen­tal desem­pe­ñó un pa­pel cen­tral en el su­mi­nis­tro a la in­dus­tria de la gue­rra, prin­ci­pal­men­te de "ma­te­rias pri­mas es­tra­té­gi­cas co­mo el cau­cho y la go­ma". "El es­tu­dio mues­tra en de­ta­lle có­mo Con­ti­nen­tal se con­vir­tió en una ver­da­de­ra co­lum­na ver­te­bral de la eco­no­mía de gue­rra na­cio­nal­so­cia­lis­ta, apro­ve­chan­do eco­nó­mi­ca­men­te la po­lí­ti­ca de mo­vi­li­za­ción y de ar­ma­men­to", re­co­no­ce el pro­pio gru­po.

Se­gún el his­to­ria­dor, la em­pre­sa re­cu­rrió a unos 10.000 tra­ba­ja­do­res for­za­dos en sus fá­bri­cas, a me­nu­do pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos, y no du­dó en los úl­ti­mos años de la gue­rra en uti­li­zar a los de­te­ni­dos de los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis. El es­tu­dio se pu­bli­ca­rá en un li­bro ti­tu­la­do 'Pro­vee­dor de la gue­rra hitle­ria­na', cu­yas más de ocho­cien­tas pá­gi­nas re­la­tan las in­jus­ti­cias co­me­ti­das. Es el "ca­pí­tu­lo más som­brío de nues­tra historia cor­po­ra­ti­va", ex­pli­có el pre­si­den­te El­mar De­gen­hart. (afp/ dpa)

com­pa­re la "sal­sa gi­ta­na" con el es­ca­lo­pe "ca­za­dor" o los pas­te­li­tos "ber­li­ne­ses", se equi­vo­ca de pro­ble­ma. No se tra­ta de pro­te­ger a na­die del canibalism­o o al­go si­mi­lar. Se tra­ta más bien de ha­cer un "uso crí­ti­co y re­fle­xi­vo del len­gua­je", co­mo pi­de Sil­vio Pe­ri­to­re, vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo Cen­tral Gi­tano.

El tér­mino "gi­tano" es­tá car­ga­do de con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas y es­te­reo­ti­pos ra­cis­tas en el uso co­ti­diano del len­gua­je ale­mán, que el Con­se­jo Cen­tral Gi­tano re­cha­za. Así pues, en el se­gun­do con­gre­so gi­tano en Gi­ne­bra, en 1978, se de­ci­dió sus­ti­tuir el tér­mino por el de "ro­ma­ni". Pe­ro el tér­mino "gi­tano" se ha se­gui­do uti­li­zan­do has­ta hoy, in­clu­so co­mo nom­bre de la fa­mo­sa sal­sa.

¿Qué tie­nen que ver los gi­ta­nos con la sal­sa?

En reali­dad, na­da. En los li­bros de co­ci­na se des­cri­be co­mo una sal­sa de cham­pi­ñón y to­ma­te con pi­mien­tos, ce­bo­llas, vi­na­gre y es­pe­cias. Los usua­rios tam­bién la con­si­de­ran co­mo una sal­sa a la hún­ga­ra o pi­can­te y los pro­pios gi­ta­nos con­si­de­ran que es­tá más en­rai­za­da en Hun­gría que en su pro­pia tra­di­ción cu­li­na­ria. Tras Knorr, otros fa­bri­can­tes de ali­men­tos quie­ren re­nom­brar sus pro­pias sal­sas lla­ma­das gi­ta­nas. "Tan­to el al­can­ce y la in­fluen­cia de los me­dios so­cia­les co­mo los lla­ma­dos in­fluen­cers ac­túan co­mo mo­der­nas pa­lan­cas, ca­pa­ces de in­fluen­ciar la ima­gen de las mar­cas de ma­ne­ra ex­tre­ma­da­men­te po­si­ti­va o ne­ga­ti­va", es­cri­be la agen­cia de pu­bli­ci­dad nk. Una ima­gen po­si­ti­va de mar­ca es un im­por­tan­te fac­tor de éxi­to y los te­mas ba­sa­dos en va­lo­res y con un de­ter­mi­na­do po­si­cio­na­mien­to ga­nan ca­da vez más im­por­tan­cia. (ms/cp)

Deuts­che We­lle es la emi­so­ra internacio­nal de Ale­ma­nia y pro­du­ce pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te en 30 idio­mas. Sí­ga­nos en Fa­ce­book | Twit­ter | YouTu­be |

 ??  ??
 ??  ?? In­te­rior de una fá­bri­ca de Con­ti­nen­tal en 1935.
In­te­rior de una fá­bri­ca de Con­ti­nen­tal en 1935.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany