Deutsche Welle (Spanish edition)

¿Có­mo pre­ve­nir los sui­ci­dios en tiem­pos de co­ro­na­vi­rus?

En el Día Mun­dial pa­ra la Prevención del Sui­ci­dio, ex­per­tos ad­vier­ten sobre pe­li­gros de las restriccio­nes por co­ro­na­vi­rus pa­ra per­so­nas en ries­go de sui­ci­dio: que el dis­tan­cia­mien­to fí­si­co no sea tam­bién so­cial.

- Lee Harvey Oswald · Germany · Germany national football team · Vienna · TikTok · Facebook · Instagram · Twitter · Wikipedia · Como · Barbara · OpenAI · Microsoft

Man­te­ner la dis­tan­cia con otras per­so­nas ha si­do du­ran­te me­ses la prin­ci­pal prio­ri­dad an­te la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Y na­die sa­be has­ta cuán­do lo se­gui­rá sien­do. Pe­ro las per­so­nas con pen­sa­mien­tos sui­ci­das en reali­dad ne­ce­si­tan lo con­tra­rio: con­tac­to in­ter­per­so­nal di­rec­to.

El 10 de sep­tiem­bre es el Día Mun­dial pa­ra la Prevención del Sui­ci­dio. Y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo con­me­mo­rar a los que se han sui­ci­da­do y ani­mar­nos a cui­dar­nos unos a otros.

Bar­ba­ra Sch­nei­der es mé­di­ca je­fa en la clí­ni­ca LVR de Co­lo­nia y di­ri­ge el pro­gra­ma na­cio­nal de prevención del sui­ci­dio en Ale­ma­nia. "Lo prin­ci­pal es so­bre­lle­var la si­tua­ción jun­tos", di­ce a DW. "Ten­der la mano y sal­var vi­das ha si­do le­ma re­cu­rren­te del Día Mun­dial pa­ra la Prevención del Sui­ci­dio. No po­de­mos to­car­nos en es­te mo­men­to. Pe­ro es aún más im­por­tan­te to­mar la ima­gen sim­bó­li­ca de que real­men­te es­ta­mos ahí el uno pa­ra el otro y nos cui­da­mos unos a otros", agre­ga.

El fac­tor co­ro­na­vi­rus

Al­re­de­dor de 800.000 per­so­nas se qui­tan la vi­da ca­da año en to­do el mun­do. Y un pro­me­dio de 135 per­so­nas adi­cio­na­les (fa­mi­lia­res, ami­gos, co­no­ci­dos) se ven afec­ta­das por ca­da uno de esos sui­ci­dios. Eso su­ma 108 mi­llo­nes de per­so­nas ca­da año.

Las di­fe­ren­cias de un país a otro son gran­des. In­clu­so si el nú­me­ro de sui­ci­dios en Ale­ma­nia ha dis­mi­nui­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, si­gue sien­do más al­to que la su­ma de las muer­tes por ac­ci­den­tes de trá­fi­co mor­ta­les y por el uso de dro­gas ile­ga­les. Las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, de 2018, mues­tran más de 9.300 sui­ci­dios.

Au­men­to del ries­go

Los ex­per­tos asu­men que las con­se­cuen­cias de la ac­tual pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus au­men­ta­rán el ries­go de sui­ci­dio: ais­la­mien­to, mie­dos, ries­gos eco­nó­mi­cos in­di­vi­dua­les y ma­yor con­su­mo de al­cohol y dro­gas.

Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res ad­vier­ten con­tra con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das sobre el nú­me­ro de sui­ci­dios que pue­de pro­vo­car es­ta crisis. Sim­ple­men­te, aún no hay da­tos disponible­s. "No sa­be­mos mu­cho aún acer­ca de los efec­tos del co­ro­na­vi­rus sobre los sui­ci­dios", di­ce Tho­mas Nie­der­kro­tent­ha­ler, in­ves­ti­ga­dor del sui­ci­dio y pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Vie­na. Eso sí, cree que la pan­de­mia es­tá te­nien­do un gran im­pac­to en el tra­ba­jo pa­ra prevención del sui­ci­dio, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de asis­tir di­rec­ta­men­te a per­so­nas en ries­go de sui­ci­dio.

Nie­der­kro­tent­ha­ler y va­rios otros in­ves­ti­ga­do­res es­tán com­pi­lan­do ac­tual­men­te es­ta­dís­ti­cas y es­tu­dios glo­ba­les sobre co­ro­na­vi­rus y prevención del sui­ci­dio. La es­pe­ran­za es que es­to re­ve­le có­mo ayu­dar a las per­so­nas en es­ta y fu­tu­ras pan­de­mias. "No ne­ce­sa­ria­men­te te­ne­mos que rein­ven­tar la rue­da de­bi­do a la pan­de­mia", di­ce Nie­der­kro­tent­ha­ler, "pe­ro te­ne­mos que ver có­mo po­de­mos apli­car lo que sa­bía­mos an­tes de la pan­de­mia a la si­tua­ción ac­tual".

Ayu­da en lí­nea

Las restriccio­nes por el co­ro­na­vi­rus han ce­rra­do al­gu­nas puer­tas, pe­ro tam­bién han abier­to puer­tas di­gi­ta­les. Mu­chos gru­pos de apo­yo han am­plia­do sus ser­vi­cios en lí­nea, las reunio­nes gru­pa­les se han mo­vi­do al es­pa­cio en lí­nea a tra­vés de chats de vi­deo y los te­ra­peu­tas han po­di­do ha­blar con sus pa­cien­tes, aun­que sea a tra­vés de la pan­ta­lla.

"Es­ta­mos li­dian­do con una crisis muy sin­gu­lar y tam­bién con una pan­de­mia muy sin­gu­lar", di­ce Nie­der­kro­tent­ha­ler, "por­que por pri­me­ra vez po­de­mos usar ser­vi­cios en lí­nea ".

Es­cán­da­lo por un vi­deo de Ti­kTok

In­ter­net pue­de ser de ayu­da pa­ra las per­so­nas en ries­go de sui­ci­dio. Pe­ro, en es­te con­tex­to, los ex­per­tos ad­vier­ten tam­bién con­tra los pe­li­gros de al­gu­nos con­te­ni­dos on­li­ne.

El por­tal de vi­deos Ti­kTok ha si­do fuer­te­men­te cri­ti­ca­do en los úl­ti­mos días, lue­go de que se pu­die­ra ver allí un apa­ren­te sui­ci­dio. El vi­deo, que su­pues­ta­men­te apa­re­ció por pri­me­ra vez en Fa­ce­book, se vio más

tar­de en otras re­des so­cia­les. Ti­kTok es es­pe­cial­men­te po­pu­lar en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes. La com­pa­ñía se apre­su­ró a de­cir que es­ta­ban tra­tan­do de sa­car de cir­cu­la­ción el vi­deo. Se emitieron aler­tas pa­ra pa­dres y es­cue­las, en los que usua­rios jó­ve­nes con­ta­ron cuán­to les trau­ma­ti­zó el vi­deo.

Vi­deos si­mi­la­res han si­do vis­tos en otras pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twit­ter. Las pla­ta­for­mas es­tán ba­jo pre­sión pa­ra to­mar me­jo­res me­di­das con­tra un con­te­ni­do tan per­tur­ba­dor.

"Es po­si­ble ayu­dar"

El sui­ci­dio sue­le te­ner más de una cau­sa. Pe­ro pa­ra cual­quier per­so­na que su­fra de­pre­sión o ten­ga pen­sa­mien­tos sui­ci­das, los ex­per­tos tie­nen un men­sa­je cla­ro: no es­tás so­lo.

"Es im­por­tan­te ofre­cer con­tac­to y re­la­ción a los afectados, y man­te­ner es­te con­tac­to", ex­pli­ca Bar­ba­ra Sch­nei­der. "Y si uno ve o es­ti­ma que eso no es su­fi­cien­te, se pue­de brin­dar más ayu­da".

Es­pe­cial­men­te en tiem­pos de man­te­ner la dis­tan­cia, es im­por­tan­te ha­blar con per­so­nas que no ven una sa­li­da a su angustia in­te­rior y pre­gun­tar­les sobre ello di­rec­ta­men­te, in­di­ca Bar­ba­ra Sch­nei­der. Y, lo más im­por­tan­te: "Lo que to­dos de­be­mos sa­ber, de­fi­ni­ti­va­men­te, es po­si­ble ayu­dar".

DW in­for­ma con cau­te­la sobre el te­ma del sui­ci­dio, ya que hay in­di­cios de que al­gu­nas for­mas de in­for­ma­ción pue­den pro­vo­car reacciones de imi­ta­ción. Si tie­ne pen­sa­mien­tos sui­ci­das o su­fre

angustia emo­cio­nal, no du­de en bus­car ayu­da. Pue­de en­con­trar ayu­da en su país en el si­tio web be­frien­ders.org. En Ale­ma­nia pue­de en­con­trar ayu­da con ase­so­ra­mien­to te­le­fó­ni­co en los nú­me­ros gra­tui­tos 0800/111 0 111 y 0800/111 0 222.

(rml/cp)

cio­nes muy na­tu­ra­les y plau­si­bles", di­ce Bru­ce De­lat­tre, es­pe­cia­lis­ta en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de la agen­cia de con­sul­to­ría de da­tos Ar­te­fact. "Es im­pre­sio­nan­te ver cuán­to es ca­paz el mo­de­lo de apro­piar­se de es­ti­los li­te­ra­rios, in­clu­so si hay re­pe­ti­cio­nes".

Re­cien­te­men­te, diario bri­tá­ni­co le pi­dió a Ope­nAI que GPT-3 es­cri­bie­se un ar­tícu­lo pa­ra su por­tal, el cual fue pu­bli­ca­do es­te mar­tes (08.09.2020). el

The Guar­dian

re­sol­ver al­gu­nos pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos, ex­pre­sar­se en va­rios idio­mas o ge­ne­rar có­di­go de compu­tado­ra pa­ra ta­reas sim­ples que los desa­rro­lla­do­res tie­nen que ha­cer pe­ro que fe­liz­men­te evi­ta­rían.

De­lat­tre di­jo a la AFP que to­do fun­cio­na gra­cias a "re­gu­la­ri­da­des es­ta­dís­ti­cas". "El mo­de­lo sa­be que una palabra (o ex­pre­sión) en par­ti­cu­lar es más o me­nos pro­ba­ble que si­ga a otra".

Ami­ne Ben­hen­ni, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial Da­tas­wa­ti, di­jo, por su par­te, que "la gran di­fe­ren­cia" en com­pa­ra­ción con otros sis­te­mas es el ta­ma­ño del mo­de­lo.

GPT-3 ha si­do ali­men­ta­do con el con­te­ni­do de mi­les de mi­llo­nes de pá­gi­nas web que es­tán disponible­s gra­tui­ta­men­te en lí­nea y to­do ti­po de tra­ba­jos es­cri­tos.

Pa­ra dar una idea de la mag­ni­tud del proyecto, to­do el con­te­ni­do de la en­ci­clo­pe­dia en lí­nea Wi­ki­pe­dia re­pre­sen­ta so­lo el tres por cien­to de to­da la in­for­ma­ción que se le ha da­do.

Por otra par­te, Clau­de de Loupy, co­fun­da­dor de la em­pre­sa fran­ce­sa Sy­llabs que se es­pe­cia­li­za en la crea­ción au­to­ma­ti­za­da de tex­tos, di­ce que el sis­te­ma ca­re­ce de "prag­ma­tis­mo".

Otro gran pro­ble­ma es que re­pli­ca sin pen­sar­lo dos ve­ces cual­quier es­te­reo­ti­po o dis­cur­so de odio ali­men­ta­do du­ran­te su pe­río­do de for­ma­ción, y pue­de con­ver­tir­se rá­pi­da­men­te en ra­cis­ta, an­ti­se­mi­ta o se­xis­ta.

Co­mo tal, los ex­per­tos en­tre­vis­ta­dos por la agen­cia fran­ce­sa sin­tie­ron que GPT-3 no era lo su­fi­cien­te­men­te con­fia­ble pa­ra nin­gún sec­tor que ne­ce­si­ta­ra de­pen­der de má­qui­nas, co­mo el ro­bo­pe­rio­dis­mo o los ser­vi­cios al clien­te. Sin em­bar­go, pue­de ser útil, al igual que otros mo­de­los si­mi­la­res, pa­ra es­cri­bir re­se­ñas fal­sas o in­clu­so pro­du­cir no­ti­cias en ma­sa pa­ra una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción.

Preocupado por las "apli­ca­cio­nes ma­li­cio­sas de la tec­no­lo­gía", Ope­nAI, que fue co­fun­da­da en 2015 por Musk y es­tá fi­nan­cia­da por Mi­cro­soft, en­tre otros, op­tó por no lan­zar la ver­sión an­te­rior del mo­de­lo, GPT-2, en fe­bre­ro de 2019.

Ori­gi­nal­men­te una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, Ope­nAI lue­go se con­vir­tió en una em­pre­sa de "ga­nan­cias li­mi­ta­das", lo que sig­ni­fi­ca que los in­ver­so­res ob­tie­nen un ren­di­mien­to li­mi­ta­do. Y en ju­nio, la em­pre­sa cam­bió de tác­ti­ca y abrió su mo­de­lo GPT-3 al uso co­mer­cial, lo que per­mi­tió la re­tro­ali­men­ta­ción de los usua­rios. Un pa­so que, se­gún Clau­de de Loupy, po­dría ge­ne­rar gran­des be­ne­fi­cios.

No hay "du­da de que la can­ti­dad de tex­to ge­ne­ra­do por la IA es­tá a pun­to de ex­plo­tar en la web", ase­gu­ró. (AFP)

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany