Deutsche Welle (Spanish edition)

Amé­ri­ca La­ti­na pier­de mi­les de vi­das por sui­ci­dio ca­da año

Angustia, de­pre­sión, fal­ta de au­to­es­ti­ma y ansiedad, en­tre otros, son al­gu­nos de los tras­tor­nos que su­fren los jó­ve­nes en si­len­cio y que pue­den de­ri­var en un sui­ci­dio. Las per­so­nas ma­yo­res tam­bién co­rren pe­li­gro.

- Health · Society · Americas · America · Latina · World Health Organization · United States of America · Brazil · Brazil national football team · Mexico · Canada · Argentina · Colombia · Chile · Chile national football team · Cuba · Peru · Bolivia · Jared Leto · El Salvador · Mexico City

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, el sui­ci­dio fue la se­gun­da cau­sa de muer­te de jó­ve­nes de en­tre 15 y 29 años en to­do el mun­do en el año 2016. Asi­mis­mo, más del 79% de los sui­ci­dios en to­do el mun­do tu­vie­ron lu­gar en paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dia­nos.

El sui­ci­dio no so­lo se pro­du­ce en los paí­ses de al­tos in­gre­sos, sino que es un fe­nó­meno glo­bal que afec­ta a to­das las re­gio­nes del mun­do. "En la re­gión de las Amé­ri­cas, se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te 100.000 per­so­nas se qui­tan la vi­da anual­men­te. Los diez paí­ses de la re­gión con el ma­yor nú­me­ro es­ti­ma­do de muer­tes por sui­ci­dio son: Es­ta­dos Uni­dos (49.394), Bra­sil (13.467), Mé­xi­co (6.537), Ca­na­dá (4.525), Ar­gen­ti­na (4.030), Co­lom­bia (3.486), Chi­le (1.893), Cu­ba (1.596), Pe­rú (1.567) y Bo­li­via (1.326)”, di­jo a DW una vo­ce­ra de la Ofi­ci­na Re­gio­nal de las Amé­ri­cas de la OMS.

Aun­que Amé­ri­ca La­ti­na ha te­ni­do ta­sas de sui­ci­dio más ba­jas que el pro­me­dio mun­dial, "en Amé­ri­ca del Nor­te ocu­rren el 56,1% de las muer­tes por sui­ci­dio de la re­gión”, ase­gu­ró.

El 36% de los sui­ci­dios en el con­ti­nen­te ame­ri­cano se pro­du­cen en eda­des com­pren­di­das en­tre los 25 y los 44 años, y un 26% en­tre los 45 y los 59 años. "Las ta­sas de sui­ci­dio en hombres con­ti­núan sien­do su­pe­rio­res a las de las mu­je­res, y re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 78% de to­das las de­fun­cio­nes por sui­ci­dio”, di­jo la por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción internacio­nal, apun­tan­do a di­ver­sos mo­ti­vos que ex­pli­can es­ta di­fe­ren­cia: cues­tio­nes de igual­dad de gé­ne­ro, pa­tro­nes de con­su­mo de al­cohol y bús­que­da de aten­ción pa­ra los tras­tor­nos mentales, en­tre otros. "En los paí­ses de al­tos in­gre­sos se sui­ci­dan tres ve­ces más hombres que mu­je­res, pe­ro en los de in­gre­sos ba­jos y me­dios la ra­zón es mu­cho me­nor, de 1,5 hombres por ca­da mu­jer”, re­cal­có.

Un ejem­plo de la ele­va­da ta­sa de sui­ci­dio mas­cu­lino en la re­gión es El Sal­va­dor, se­gún da­tos re­co­pi­la­dos por el Ob­ser­va­to­rio Cen­troa­me­ri­cano de la Con­duc­ta Sui­ci­da, que se pu­so en mar­cha en 2013. "Pre­ten­de ser una he­rra­mien­ta pa­ra el in­ter­cam­bio de da­tos y co­no­ci­mien­tos sobre el com­por­ta­mien­to sui­ci­da en Amé­ri­ca

La­ti­na, con el ob­je­ti­vo de in­for­mar sobre las es­tra­te­gias de prevención, ba­sa­das en in­for­ma­ción de ca­li­dad y en pro­mo­ver la de­tec­ción tem­pra­na, así co­mo en la ges­tión de la po­bla­ción en ries­go”, sub­ra­yó la vo­ce­ra de la Ofi­ci­na Re­gio­nal de las Amé­ri­cas de la OMS.

Con la con­tri­bu­ción de go­bier­nos, mi­nis­te­rios de salud y otras ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, di­cha ini­cia­ti­va pre­ten­de ana­li­zar la edad, el método y el lu­gar en que se co­me­ten los sui­ci­dios, pa­ra que se pue­dan to­mar de­ci­sio­nes con­for­me los da­tos re­co­pi­la­dos. Y es que so­lo 80 paí­ses que per­te­ne­cen a la OMS dis­po­nen de da­tos de re­gis­tro ci­vil de bue­na ca­li­dad que se pue­dan uti­li­zar di­rec­ta­men­te pa­ra es­ti­mar ta­sas de sui­ci­dio, he­cho que di­fi­cul­ta la cla­si­fi­ca­ción de es­ta cau­sa co­mo fac­tor de de­fun­ción.

Ade­más de par­ti­ci­par en di­cho ob­ser­va­to­rio, el go­bierno sal­va­do­re­ño ins­ta­ló una do­ce­na de uni­da­des des­cen­tra­li­za­das de salud men­tal en hos­pi­ta­les de­par­ta­men­ta­les, e in­cor­po­ró psi­có­lo­gos en los equi­pos es­pe­cia­li­za­dos de salud fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­ria pa­ra me­jo­rar la aten­ción in­te­gral de las en­fer­me­da­des mentales.

La prevención es la me­di­da im­pla­ca­ble pa­ra ter­mi­nar con el sui­ci­dio. En es­te sen­ti­do, los paí­ses que per­te­ne­cen a la OMS se com­pro­me­tie­ron a re­du­cir las ta­sas na­cio­na­les de sui­ci­dios en un 10% pa­ra 2020. No obs­tan­te, so­lo 38 paí­ses han no­ti­fi­ca­do que cuen­tan con una es­tra­te­gia na­cio­nal de prevención del sui­ci­dio.

A ni­vel lo­cal tam­bién exis­ten ini­cia­ti­vas que se en­fo­can en la salud men­tal. "En 2015 el Ins­ti­tu­to de Juventud de Mé­xi­co lle­vó a ca­bo un es­tu­dio en­tre 1.675 jó­ve­nes de Ciu­dad de Mé­xi­co a tra­vés de la con­sul­ta de ten­den­cias ju­ve­ni­les con el ob­je­ti­vo de co­no­cer sus prin­ci­pa­les de­man­das res­pec­to a la salud emo­cio­nal. Más del 50% de los en­cues­ta­dos pre­sen­ta­ron in­fe­li­ci­dad o ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal ", di­jo a DW Ma­ría Fernanda Ol­ve­ra, pro­mo­to­ra de una red de clí­ni­cas mu­ni­ci­pal es­pe­cia­li­za­das en salud men­tal pa­ra jó­ve­nes en la ca­pi­tal me­xi­ca­na.

Sara ( nom­bre fic­ti­cio), una jo­ven de 27 años, se ani­mó a uti­li­zar el ser­vi­cio cuan­do era uni­ver­si­ta­ria, des­pués de acom­pa­ñar a una ami­ga en su pri­me­ra vi­si­ta en un cen­tro. "Las pre­sio­nes aca­dé­mi­cas, la com­pe­ti­ti­vi­dad y el po­co in­te­rés por par­te del pro­fe­so­ra­do en el as­pec­to aca­dé­mi­co y hu­mano me ge­ne­ra­ron una pér­di­da de au­to­es­ti­ma, a pesar de to­das las me­tas ob­te­ni­das a lo lar­go de mi vi­da, y li­mi­ta­ron mi pla­ni­fi­ca­ción de me­tas per­so­na­les ", con­tó a DW.

La jo­ven con­si­de­ra que se tra­ta "de un ser­vi­cio vi­tal": "Si una per­so­na de­ja de la­do el as­pec­to emo­cio­nal, se pue­den ge­ne­rar con­flic­tos in­di­vi­dua­les con un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la sociedad", aler­tó. Por es­te mo­ti­vo, acon­se­jó que "las per­so­nas lo vean co­mo un apo­yo que brin­da las he­rra­mien­tas pa­ra vi­vir sin­tién­do­se bien con­si­go mis­mo".

La ac­tual pan­de­mia po­dría ser un aci­ca­te pa­ra que los go­bier­nos de la re­gión des­ti­nen más re­cur­sos a la sa­ni­dad."El co­ro­na­vi­rus es­tá afec­tan­do la salud men­tal de mu­chas per­so­nas, tan­to a ni­vel mun­dial co­mo den­tro de nues­tra re­gión. Los da­tos mues­tran un au­men­to de la angustia, la ansiedad y la de­pre­sión, es­pe­cial­men­te en los tra­ba­ja­do­res de la salud”, di­jo la por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción internacio­nal. No obs­tan­te, aun­que "la pan­de­mia CO­VID-19 es­tá au­men­tan­do al­gu­nos de los fac­to­res de ries­go, hay da­tos pen­dien­tes sobre có­mo eso im­pac­ta­rá en los ín­di­ces de sui­ci­dio”, con­clu­yó.

(cp)

 ??  ??
 ??  ?? La fal­ta de au­to­es­ti­ma y la de­pen­den­cia de cier­tas dro­gas pue­den con­du­cir a que una per­so­na se qui­te la vi­da.
La fal­ta de au­to­es­ti­ma y la de­pen­den­cia de cier­tas dro­gas pue­den con­du­cir a que una per­so­na se qui­te la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany