Deutsche Welle (Spanish edition)

Jó­ve­nes ac­ti­vis­tas por­tu­gue­ses de­man­dan a 33 paí­ses por el cli­ma

Seis jó­ve­nes por­tu­gue­ses pre­sen­ta­ron un ca­so an­te el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos en Es­tras­bur­go, pi­dien­do es­ta­ble­cer la res­pon­sa­bi­li­dad de 33 paí­ses por la crisis cli­má­ti­ca.

- Climate Change · Law · Society · Disasters · Ecology · Human Rights · European Court of Human Rights · Strasbourg · Germany · Germany national football team · United Kingdom · Russia · Portugal · Paris · Lisbon · United States of America · Grantham · South Korea · Peru · Canada · Este · Greta Thunberg · United Nations · European Union

Cua­tro ni­ños y dos jó­ve­nes por­tu­gue­ses han pre­sen­ta­do una de­nun­cia sobre el cli­ma an­te el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos en Es­tras­bur­go, en un ca­so sin pre­ce­den­tes. Los jó­ve­nes es­tán lle­van­do a los tri­bu­na­les a 33 paí­ses in­dus­tria­li­za­dos.

Los jó­ve­nes ale­gan que los paí­ses, en­tre ellos Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Rusia y Portugal, no han or­de­na­do los re­cor­tes de emi­sio­nes ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger su fu­tu­ro. Los de­man­dan­tes cuen­tan con el apo­yo de la Red Mun­dial de Ac­ción Glo­bal Le­gal (GLAN, por sus si­glas en in­glés, Glo­bal Le­gal Ac­tion Net­work). La or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro co­la­bo­ra con abo­ga­dos, pe­rio­dis­tas y cien­tí­fi­cos pa­ra com­ba­tir las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en to­do el mun­do.

La de­man­da se di­ri­ge con­tra los Es­ta­dos cu­yos es­fuer­zos, se­gún los abo­ga­dos, no son su­fi­cien­tes pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo cli­má­ti­co de Pa­rís: un ca­len­ta­mien­to glo­bal de me­nos de 1,5 gra­dos cen­tí­gra­dos. Ci­tan los da­tos pro­por­cio­na­dos por el ras­trea­dor cli­má­ti­co CAT (Cli­ma­te Ac­tion Trac­ker). El si­tio web cal­cu­la el ca­len­ta­mien­to glo­bal pa­ra fi­na­les de si­glo. Pa­ra ello, tie­ne en cuen­ta los paí­ses res­pon­sa­bles del 80 por cien­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro a ni­vel mun­dial.

Los jó­ve­nes de­man­dan­tes tie­nen en­tre 8 y 21 años y vi­ven en Lis­boa y Lei­ria, Portugal. Su acu­sa­ción: el cam­bio cli­má­ti­co su­po­ne una cre­cien­te ame­na­za pa­ra sus vi­das, así co­mo su bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Se ba­san en ar­gu­men­tos de de­re­chos hu­ma­nos: el de­re­cho a la vi­da, a un ho­gar se­gu­ro, a la pro­tec­ción de la fa­mi­lia y a una vi­da sin dis­cri­mi­na­ción.

"Nues­tra ge­ne­ra­ción vi­ve en una épo­ca de gran pe­li­gro e in­cer­ti­dum­bre, por lo que nues­tra voz de­be ser es­cu­cha­da”, ma­ni­fies­ta An­dré, de 12 años, a tra­vés de la tra­duc­ción de su pa­dre.

"Es­tá cla­ro que los jó­ve­nes no son los úni­cos vul­ne­ra­bles a los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co”, acla­ra Gerry Lis­ton, abo­ga­do de GLAN. "Pe­ro co­mo son quie­nes so­por­ta­rán los peo­res im­pac­tos, po­de­mos afir­mar que los efec­tos de no abor­dar ade­cua­da­men­te las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro equi­va­le a una dis­cri­mi­na­ción ile­gal por mo­ti­vos de edad”.

"No se tra­ta de se­ña­lar con el de­do, sino de dar a es­tos 33 go­bier­nos la opor­tu­ni­dad de ac­tuar me­jor y más rá­pi­do”, se­ña­la An­dré. "Es una cues­tión de de­re­chos hu­ma­nos y por eso va­mos has­ta Es­tras­bur­go”, aña­de.

Aun­que hay nu­me­ro­sos ca­sos en cur­so por el cli­ma, y mu­chos de ellos con de­man­dan­tes jó­ve­nes, es­te es el pri­me­ro de es­te ti­po que se ha pre­sen­ta­do en Es­tras­bur­go. El tri­bu­nal internacio­nal es­ta­ble­ci­do en 1959 se ocu­pa de las pre­sun­tas vio­la­cio­nes de los de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos es­ta­ble­ci­dos en el Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos.

"Hay una ne­ce­si­dad apre­mian­te de que los prin­ci­pa­les emi­so­res to­men me­di­das y ac­túen con de­ci­sión. Es­to por sí so­lo jus­ti­fi­ca­ba que fué­ra­mos a Es­tras­bur­go y no, co­mo sue­le ser el ca­so, a un tri­bu­nal na­cio­nal”, ex­pli­ca Lis­ton. "Se ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te una de­ci­sión del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos pa­ra dic­tar un fa­llo ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te, que per­mi­ta in­tro­du­cir los cam­bios ne­ce­sa­rios a ni­vel na­cio­nal”, acla­ra.

Se­gún GLAN, de te­ner éxi­to, los 33 paí­ses es­ta­rían le­gal­men­te obli­ga­dos a re­du­cir su com­por­ta­mien­to per­ju­di­cial pa­ra el cli­ma, in­clu­so a tra­vés de las fron­te­ras na­cio­na­les. Lo mis­mo se apli­ca a las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les que tie­nen su se­de allí. Los es­ta­dos se ve­rían obli­ga­dos a ace­le­rar sus me­di­das pa­ra re­du­cir sus emi­sio­nes. Se­gún Lis­ton, el tri­bu­nal de­ci­di­rá pró­xi­ma­men­te có­mo pro­ce­der.

Los de­man­dan­tes per­te­ne­cen a tres fa­mi­lias. Se in­vo­lu­cra­ron en el ca­so des­pués de co­no­cer el tra­ba­jo cli­má­ti­co de GLAN a tra­vés de ami­gos. La ma­yo­ría afir­ma que fue el cam­bio cli­má­ti­co lo que les hi­zo fi­nal­men­te dar el pa­so. Pe­ro más con­cre­ta­men­te, fue­ron los mor­ta­les incendios fo­res­ta­les que tu­vie­ron lu­gar en Portugal en 2017.

"Ex­pe­ri­men­té di­rec­ta­men­te el te­rror de los incendios”, re­cuer­da Ca­ta­ri­na, de 21 años, una de las jó­ve­nes que vi­ve en Lei­ria, una de las zo­nas más afec­ta­das. El au­men­to del ni­vel del mar, la cons­tan­te ame­na­za de incendios fo­res­ta­les y el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras for­man aho­ra par­te de su reali­dad co­ti­dia­na. "Es­tos cam­bios me preo­cu­pan” di­ce, aña­dien­do que a ve­ces el ca­lor di­fi­cul­ta su res­pi­ra­ción o sue­ño. En ju­lio de es­te año, el país re­gis­tró las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas de los úl­ti­mos 90 años.

"Quie­ro un mun­do don­de al me­nos la gen­te pue­da so­bre­vi­vir. Por eso aho­ra me es­toy in­vo­lu­cran­do en la de­man­da”, di­ce Ca­ta­ri­na. "Por­que si nues­tros go­bier­nos no ha­cen na­da, no pa­sa­rá na­da”.

Es­tas ac­cio­nes cli­má­ti­cas son ne­ce­sa­rias "pa­ra te­ner un fu­tu­ro y una vi­da sana sin mie­do”, aña­de Clau­dia Agos­tin­ho, de tam­bién 21 años de edad. "Nues­tra ge­ne­ra­ción y to­das las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras se lo me­re­cen”.

La de­man­da ac­tual en Es­tras­bur­go no es un ca­so ais­la­do. Los pro­ce­sos cli­má­ti­cos es­tán au­men­tan­do en to­dos los tri­bu­na­les del mun­do. La ma­yo­ría en EE. UU., se­gún el Ins­ti­tu­to Grant­ham sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Me­dioam­bien­te. El año pa­sa­do, se pre­sen­ta­ron que­re­llas por el cli­ma en seis con­ti­nen­tes, el 80 por cien­to de ellas con­tra los go­bier­nos. En la ma­yo­ría de los ca­sos, los de­man­dan­tes son ac­ti­vis­tas o gru­pos de in­te­rés, que afir­man que sus de­re­chos hu­ma­nos han si­do vio­la­dos.

Mu­chos es­ta­dos, en­tre ellos Co­rea del Sur, Pe­rú y Ca­na­dá, se han vis­to obli­ga­dos a fre­nar de es­te mo­do el cam­bio cli­má­ti­co. El ca­so es­pec­ta­cu­lar más re­cien­te es el de la ini­cia­ti­va cli­má­ti­ca ho­lan­de­sa Ur­gen­da.

En 2019, el Tri­bu­nal Su­pre­mo del país se con­vir­tió en el pri­mer tri­bu­nal na­cio­nal de más al­to ni­vel que es­ta­ble­ció el de­ber de un Es­ta­do de re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va e in­me­dia­ta­men­te las emi­sio­nes de acuer­do con las obli­ga­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos. Es­te ve­rano los ac­ti­vis­tas tam­bién tu­vie­ron éxi­to al lle­var al go­bierno ir­lan­dés a los tri­bu­na­les por los fra­ca­sos en la ac­ción cli­má­ti­ca. Asi­mis­mo, Gre­ta Thun­berg se en­cuen­tra en­tre los 16 jó­ve­nes ac­ti­vis­tas, que tam­bién tie­nen una de­man­da le­gal en cur­so an­te el Co­mi­té de las Na­cio­nes Uni­das sobre los De­re­chos del Ni­ño.

"Creo que un ca­so ins­pi­ra al otro”, opi­na Ca­ro­li­ne Schroe­der, de Ger­man­watch. La ONG apo­ya a nue­ve jó­ve­nes en una que­ja cons­ti­tu­cio­nal con­tra la ley de pro­tec­ción cli­má­ti­ca del go­bierno ale­mán y por su de­re­cho a un fu­tu­ro hu­mano. Schroe­der cree el ca­so de Es­tras­bur­go y la cre­cien­te ten­den­cia de li­ti­gios cli­má­ti­cos son una con­se­cuen­cia de la cre­cien­te frus­tra­ción que tam­bién im­pul­sa el mo­vi­mien­to "Vier­nes pa­ra el Fu­tu­ro”, a sa­ber, que "la po­lí­ti­ca no es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te”.

"Desea­ría que no tu­vié­ra­mos que pre­sen­tar es­te ti­po de ca­sos”, ad­mi­te Ro­da Ver­he­yen, abo­ga­da cli­má­ti­ca, que tra­ba­ja en el "Ca­so del Cli­ma de los Pue­blos" pre­sen­ta­do con­tra las ins­ti­tu­cio­nes de la UE, por un ob­je­ti­vo inade­cua­do de emi­sio­nes en 2030. "Pe­ro el ni­vel de pro­tec­ción que otor­gan los le­gis­la­do­res a nues­tros hi­jos es de­ma­sia­do ba­jo. Y es por eso que los tri­bu­na­les se­gui­rán ocu­pán­do­se de es­tos ca­sos”.

Ver­he­yen se­ña­la que el ca­so de Es­tras­bur­go es me­nos con­cre­to que otros en los que ha tra­ba­ja­do, ya que se tra­ta de un de­ber ge­ne­ral de pro­tec­ción. No se cues­tio­na nin­gu­na ley en par­ti­cu­lar. Sin em­bar­go, "una vic­to­ria po­dría te­ner con­se­cuen­cias de gran al­can­ce pa­ra los Es­ta­dos miem­bro”, aña­de. In­clu­so una de­rro­ta po­dría "re­for­zar la fuer­za del li­ti­gio tan­to en los ca­sos na­cio­na­les co­mo a ni­vel de la UE”.

Su fuer­za es que re­sal­tan la fal­ta de tiem­po y la ame­na­za que se ave­ci­na, se­gún Lis­ton. "Es­te ca­so mues­tra que hay per­so­nas que pue­den su­frir los ho­rri­bles efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co du­ran­te su vi­da”, aña­de el abo­ga­do.

El de­man­dan­te más jo­ven tie­ne tan so­lo ocho años. En 2040, ten­drá 28 años. Pa­ra en­ton­ces, el Co­mi­té Cien­tí­fi­co de la ONU es­pe­ra mu­chas de las peo­res con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co.

An­dré, de 12 años, es­pe­ra que es­te ca­so "for­ta­lez­ca la voz de to­da su ge­ne­ra­ción”, que vi­ve con una gran ansiedad y un cre­cien­te te­mor a las ca­tás­tro­fes que se ave­ci­nan, pe­ro tam­bién una ge­ne­ra­ción "que tie­ne to­da la es­pe­ran­za de que las co­sas cam­bien”.

(ar/er)

 ??  ??
 ??  ?? An­dré, de 12 años, y su her­ma­na So­fía, de 15 años, son dos de los seis jó­ve­nes que han pre­sen­ta­do una de­man­da sobre el cli­ma en Es­tras­bur­go.
An­dré, de 12 años, y su her­ma­na So­fía, de 15 años, son dos de los seis jó­ve­nes que han pre­sen­ta­do una de­man­da sobre el cli­ma en Es­tras­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany