Deutsche Welle (Spanish edition)

El oso de an­teo­jos, ame­na­za­do por los agri­cul­to­res an­di­nos

El oso de an­teo­jos, u oso an­dino, es­tá ame­na­za­do por los ca­za­do­res fur­ti­vos y los agri­cul­to­res. Su há­bi­tat tam­bién se es­tá re­du­cien­do. Dos cien­tí­fi­cos lu­chan aho­ra por su su­per­vi­ven­cia.

- Animals · Wildlife · South America · Colombia · Lucas Pratto

Ob­je­ti­vo del proyecto: sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción sobre la im­por­tan­cia del oso de an­teo­jos, u oso an­dino, pa­ra la sel­va an­di­na co­lom­bia­na y pro­te­ger a los ani­ma­les.

Eje­cu­ción del proyecto: es­tu­dio del oso y su com­por­ta­mien­to, or­ga­ni­za­ción de ta­lle­res pa­ra edu­car a los agri­cul­to­res de la re­gión sobre la im­por­tan­cia del ani­mal pa­ra el medio ambiente y có­mo pro­te­ger­lo.

So­cios: la Fun­da­ción Wii y la Fun­da­ción Bioan­di­na, que di­ri­ge el "San­tua­rio del Oso de An­teo­jos”.

En el ho­ci­co y al­re­de­dor de los ojos su pe­lo es más cla­ro, por eso pa­re­ce que lle­va unas gran­des ga­fas. Con su na­tu­ra­le­za tí­mi­da y su pe­la­je, el oso de an­teo­jos, co­no­ci­do tam­bién co­mo oso an­dino por­que ha­bi­ta en los bos­ques al pie de los An­des, no pa­re­ce una gran ame­na­za. Sin em­bar­go, los agri­cul­to­res de la re­gión an­di­na de Su­da­mé­ri­ca los ca­zan por­que creen que el úni­co oso del sub­con­ti­nen­te es una ame­na­za pa­ra su ga­na­do. La ca­za es una de las ra­zo­nes de que es­ta es­pe­cie es­té ame­na­za­da, ade­más de la de­fo­res­ta­ción y la ex­pan­sión ur­ba­na den­tro de su há­bi­tat.

El bió­lo­go Da­niel Rodríguez lle­va más de 30 años es­tu­dian­do al oso de an­teo­jos. Jun­to con el ve­te­ri­na­rio y di­rec­tor de la Fun­da­ción Bioan­di­na, Orlando Fe­li­ciano, ha asu­mi­do la mi­sión de pro­te­ger a es­ta es­pe­cie vul­ne­ra­ble. Con es­te fin, in­ten­tan sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción lo­cal sobre la im­por­tan­cia del ani­mal pa­ra la re­gión y di­ri­gen un san­tua­rio pa­ra los osos he­ri­dos en las mon­ta­ñas an­di­nas de Co­lom­bia.

Ca­da vez que los in­ves­ti­ga­do­res devuelven un oso an­dino a su há­bi­tat na­tu­ral y rea­li­zan un se­gui­mien­to de su cría, sa­ben que su du­ro tra­ba­jo va­le la pe­na.

Un vi­deo­rre­por­ta­je de Ca­ro­li­na Chi­moy y Carlos Rin­cón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany