Deutsche Welle (Spanish edition)

Ro­bert Ca­pa, el fo­tó­gra­fo que me­jor cap­tó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

Ca­pa fue pro­ba­ble­men­te el fo­tó­gra­fo de gue­rra más fa­mo­so del si­glo XX. Tu­vo una vi­da agi­ta­da y ex­ci­tan­te, pe­ro un día en In­do­chi­na lo cam­bió to­do.

- Military · History · Photography · Warfare and Conflicts · World Politics · Politics · Social Sciences · Arts · Spain · Budapest · Berlin · Paris · United States of America · Germany · Germany national football team · English Channel · London · Wesel · Leipzig · Life · Hollywood · Ingrid Bergman · Magnum Photos · Henri Cartier-Bresson · Cartier SA · Israel · Robert Capa

Las imá­ge­nes son bo­rro­sas, un po­co des­en­fo­ca­das. Y sin em­bar­go, las on­ce fo­to­gra­fías que Ro­bert Ca­pa to­mó el 6 de ju­nio de 1944, el lla­ma­do Día D, en la pla­ya de Nor­man­día, ase­gu­ra­ron su repu­tación co­mo el más fa­mo­so fo­tó­gra­fo de gue­rra. In­clu­so 75 años des­pués del fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, si­guen es­tan­do en­tre las imá­ge­nes que se re­cuer­dan en to­do el mun­do. Ca­pa fue el úni­co fo­to­pe­rio­dis­ta que des­em­bar­có con los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te la in­va­sión. Otras fotos, co­mo "El hom­bre en el mar" (ver arri­ba), mues­tran a los sol­da­dos tum­ba­dos has­ta el cue­llo en el agua o po­nién­do­se a sal­vo. Una ope­ra­ción au­daz y va­lien­te, pe­ro tam­bién se pu­so en du­da el ori­gen de las fo­to­gra­fías y, por tan­to, la repu­tación de Ca­pa co­mo fo­tó­gra­fo de gue­rra.

Ger­da Ta­ro es­ta­ble­ció un nue­vo es­ti­lo de del re­por­ta­je grá­fi­co uti­li­zan­do pe­que­ñas cá­ma­ras por­tá­ti­les pa­ra acer­car­se a los com­ba­tes. De Ca­pa vie­ne la fa­mo­sa fra­se: "Si una fo­to no es su­fi­cien­te­men­te bue­na es por­que no es­ta­bas lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca". Ta­ro mu­rió mien­tras tra­ba­ja­ba en Es­pa­ña en 1937.

Ro­bert Ca­pa, na­ci­do en Bu­da­pest en 1913, tu­vo que huir de los na­cio­nal­so­cia­lis­tas por­que era ju­dío. Fue des­de Ber­lín ha­cia Pa­rís, y des­de allí via­jó re­pe­ti­da­men­te a Es­pa­ña por su tra­ba­jo. En 1939 en­tró en EE. UU. con un vi­sa­do de vi­si­tan­te. Allí pu­do usar sus bue­nos con­tac­tos con pe­rio­dis­tas, fo­tó­gra­fos y au­to­res pa­ra con­se­guir tra­ba­jo. Ro­bert Ca­pa, que ha­bía ad­qui­ri­do es­te alias du­ran­te su exi­lio pa­ri­sino, y cu­yo ver­da­de­ro nom­bre era En­dre Fried­mann, no fue el úni­co fo­tó­gra­fo de gue­rra de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro se lo con­si­de­ra­ba, in­clu­so den­tro de las tro­pas alia­das, par­ti­cu­lar­men­te va­lien­te y am­bi­cio­so. En su li­bro "Slightly Out of Fo­cus” (Li­ge­ra­men­te des­en­fo­ca­do), in­for­ma sobre su tra­ba­jo en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro tam­bién sobre su mie­do y su mo­ti­va­ción. Ca­pa que­ría fotos ex­clu­si­vas, y que­ría es­tar allí co­mo re­por­te­ro du­ran­te la in­va­sión alia­da. El Ejér­ci­to de EE. UU. acep­tó que for­ma­ra par­te del pe­que­ño círcu­lo de re­por­te­ros del pla­nea­do Día D, a pesar de que era un ciu­da­dano hún­ga­ro de un país alia­do con la Ale­ma­nia na­zi.

En el Día D no so­lo era im­por­tan­te pa­ra el jo­ven Ca­pa, de 30 años, por­que que­ría so­bre­vi­vir a su mi­sión. Tam­bién te­nía que cum­plir con el pla­zo de la edi­to­rial. Los ne­ga­ti­vos tu­vie­ron que ser trans­por­ta­dos des­de la cos­ta fran­ce­sa, a tra­vés del Ca­nal de la Man­cha, has­ta Lon­dres. Allí fue­ron re­ve­la­dos, y el cen­sor mi­li­tar tu­vo que dar su vis­to bueno. Un avión es­ta­ba lis­to pa­ra lle­var los ne­ga­ti­vos a tra­vés del Atlán­ti­co a tiem­po, a fin de que lle­ga­ran a la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se pa­ra la cual Ca­pa tra­ba­ja­ba.

Des­pués de la in­va­sión de Nor­man­día, Ca­pa es­ta­ba den­tro de un el 25 de agos­to de 1944 du­ran­te la li­be­ra­ción de su ama­da Pa­rís. En mar­zo de 1945, cer­ca de la ciu­dad ale­ma­na de We­sel, sal­tó de­trás de las lí­neas ale­ma­nas enemi­gas jun­to con pa­ra­cai­dis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Ca­pa no fo­to­gra­fió la ba­ta­lla de Ber­lín. "Ha­bía otra historia que Ca­pa que­ría fo­to­gra­fiar: la li­be­ra­ción de Leip­zig", es­cri­be Alex Kers­haw en su bio­gra­fía de Ca­pa "Blood and Cham­pag­ne - The Li­fe and Ti­mes of Ro­bert Ca­pa".

jeep­mi­li­tar Li­fe,

Ca­pa no lle­gó a Ber­lín sino has­ta des­pués del fin de la gue­rra, en el ve­rano de 1945, y to­mó fo­to­gra­fías de la ciu­dad li­be­ra­da y de su gen­te. Fue acom­pa­ña­do por la es­tre­lla sue­ca de Hollywood In­grid Berg­man. Su aven­tu­ra amo­ro­sa co­men­zó en el des­trui­do Ber­lín y ter­mi­nó a prin­ci­pios de 1947.

A par­tir del 9 de sep­tiem­bre de 2020, una exposición en Ber­lín mos­tra­rá nu­me­ro­sas fotos de las fo­to­gra­fías de Ca­pa del ve­rano de 1945.

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ro­bert Ca­pa fun­dó la agen­cia fo­to­grá­fi­ca

Mag­num jun­to con los fo­tó­gra­fos Hen­ri Car­tier-Bres­son, David Sey­mour ( Chim) y Geor­ge Rod­ger, que aún hoy se con­si­de­ra una de las más re­nom­bra­das. Ca­pa tam­bién fo­to­gra­fió otras dos gue­rras: la Pri­me­ra Gue­rra ára­be-is­rae­lí, des­pués de la fun­da­ción del es­ta­do de Israel, en 1948, una obra que fue muy im­por­tan­te pa­ra él, y la Gue­rra de In­do­chi­na (1946-1954).

El 25 de ma­yo de 1954, Ca­pa acom­pa­ñó a una uni­dad fran­ce­sa en una ac­ción con­tra los sol­da­dos viet­na­mi­tas co­mu­nis­tas. Se apartó un po­co del ca­mino, pi­só una mi­na y fue he­ri­do de muer­te. Se di­ce que aún en su muer­te se ha­bía aferrado a su cá­ma­ra. Si el bió­gra­fo Kers­haw tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Ca­pa hoy, ten­dría dos pre­gun­tas: "¿Va­lió la pe­na el ries­go de mo­rir a los 40 años?" Y "¿có­mo es que In­grid Berg­man es­té lo­ca­men­te enamo­ra­da de ti?"

(gg/cp)

 ??  ??
 ??  ?? Ami­gos des­de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la: Ca­pa (izq.) y Er­nest He­ming­way (der.) en ca­mino con las tro­pas de EE.UU. en Fran­cia en ju­lio de 1944.
Ami­gos des­de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la: Ca­pa (izq.) y Er­nest He­ming­way (der.) en ca­mino con las tro­pas de EE.UU. en Fran­cia en ju­lio de 1944.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany