Deutsche Welle (Spanish edition)

Ale­ma­nia: una nue­va re­la­ción en­tre po­lí­ti­ca e in­dus­tria au­to­mo­triz

“An­tes ha­bía más con­fe­tis”, pen­sa­ron pro­ba­ble­men­te los je­fes de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca ale­ma­na tras su re­cien­te con­fe­ren­cia con la can­ci­ller. Mer­kel man­tu­vo la bol­sa ce­rra­da. Y eso es­tá bien, opi­na Hen­rik Böh­me.

- Business · Germany · Germany national football team · Como · Ruhr · Este · Das Kapital · Cuenca

No ha­ce tan­to tiem­po que es­to fun­cio­na­ba así: los se­ño­res je­fes de la in­dus­tria au­to­mo­triz ale­ma­na mar­cha­ban ha­cia la Can­ci­lle­ría, pin­ta­ban un gran y ame­na­zan­te te­lón de fon­do, con cien­tos de mi­les de em­pleos que se pon­drían en pe­li­gro si se pre­ten­día de­ci­dir sobre nuevos lí­mi­tes de emi­sio­nes, o si ha­bía que con­tra­rres­tar las con­se­cuen­cias de la crisis fi­nan­cie­ra mun­dial. Así, sa­lían con una bo­ni­fi­ca­ción por des­gua­ce ba­jo el bra­zo o la pro­me­sa de la o el Can­ci­ller de que ha­ría cam­pa­ña en Bruselas por lí­mi­te de emi­sio­nes más acep­ta­bles.

Hoy, las co­sas han cam­bia­do. Por fin, ten­go que de­cir. Des­pués de la más re­cien­te de una se­rie de cum­bres au­to­mo­tri­ces -un tér­mino ex­tre­ma­da­men­te exa­ge­ra­do, por su­pues­to, por­que to­das las reunio­nes po­si­bles en la Can­ci­lle­ría son aho­ra "cum­bres"- el te­ma fue en­car­ga­do a gru­pos de tra­ba­jo que exa­mi­na­rán la si­tua­ción.

Por ejem­plo, con qué "idea de eco­no­mía de mer­ca­do" se po­dría for­ta­le­cer el pa­tri­mo­nio de las em­pre­sas pro­vee­do­ras par­ti­cu­lar­men­te afec­ta­das. Esa so­la pre­gun­ta ya de­ja en­tre­ver dos én­fa­sis.

Con el fo­co en los pro­vee­do­res

Por un la­do, el én­fa­sis en la eco­no­mía de mer­ca­do: no va­ya a ser que con los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de ayu­da del go­bierno, co­mo par­te de la po­lí­ti­ca de res­ca­te en tiem­pos de co­ro­na­vi­rus, se es­té to­man­do el ca­mino de la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da.

Por otro la­do: de re­pen­te, en el cen­tro de las con­si­de­ra­cio­nes no es­tán los fa­bri­can­tes, sino los pro­vee­do­res, pues su si­tua­ción es real­men­te ame­na­zan­te. Es­to tie­ne que ver con el pro­ce­so de trans­for­ma­ción en el que es­tá atra­pa­da y por el que es­tá sien­do tre­men­da­men­te sa­cu­di­da la in­dus­tria del au­to­mó­vil en su con­jun­to. Ya que, ob­via­men­te, cual­quie­ra que ha­ya es­ta­do fa­bri­can­do car­ca­sas de mo­tor, por ejem­plo, pron­to ten­drá me­nos que ha­cer , en el mo­men­to en que ca­da vez más

co­ches eléc­tri­cos sal­gan de la lí­nea de pro­duc­ción.

Ade­más, son los pro­vee­do­res quie­nes siem­pre se ven so­me­ti­dos a una pre­sión ma­si­va, y no siem­pre a tra­vés de me­dios jus­tos, por par­te de los fa­bri­can­tes, pa­ra en­tre­gar las pie­zas unos eu­ros más ba­ra­tas. So­lo pa­ra que los pro­pios fa­bri­can­tes pue­dan cum­plir sus du­ros pla­nes de aho­rro.

Por su­pues­to, la in­dus­tria au­to­mo­triz ale­ma­na tie­ne una gran par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción de va­lor agre­ga­do y, por lo tan­to, en lo bien que le va a es­te país. Pe­ro tam­bién se ha­bía ins­ta­la­do muy plá­ci­da­men­te en una zo­na de con­fort, y cre­yó que eso du­ra­ría pa­ra siem­pre. Mien­tras, afue­ra, los de­más, an­tes bur­la­dos, in­di­ca­ban la nue­va di­rec­ción. Y cuan­do, en­ci­ma, co­men­za­ron los tru­cos y el en­ga­ño -palabra cla­ve: die­sel­ga­te-, una gran par­te de la ad­mi­ra­ción por la in­dus­tria in­sig­nia de Ale­ma­nia se des­va­ne­ció co­mo la nie­ve ba­jo el sol pri­ma­ve­ral.

¿Y el res­to de in­dus­trias in­sig­nia ale­ma­nas?

Y a pro­pó­si­to de la in­dus­tria in­sig­nia: las de la in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca y la in­ge­nie­ría eléc­tri­ca tam­bién son in­dus­trias in­sig­nia ale­ma­nas, que tam­bién dan tra­ba­jo a cien­tos de mi­les de per­so­nas, y se vie­ron igual­men­te afec­ta­das por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. En el pa­sa­do, ra­ra vez se les veía en la Can­ci­lle­ría, aun­que por su­pues­to que tam­bién ha­cen ca­bil­deo. Pe­ro, ¿se es­cu­cha aca­so de la in­dus­tria de la in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca ale­ma­na­que es­pe­ra una dis­mi­nu­ción de su pro­duc­ción de al me­nos un 17 por cien­to es­te año- al­gún pe­di­do de una pri­ma por des­gua­ce?

El di­ne­ro es­ta­tal no ayu­da a na­die a lar­go pla­zo

Co­mo sea, el Es­ta­do ale­mán ha abier­to ya am­plia­men­te su bol­sa pa­ra lan­zar sus pa­que­tes de res­ca­te. Y las em­pre­sas de in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca se be­ne­fi­cian de ellos, al igual que los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les. Ade­más, un pro­gra­ma es­pe­cial de fi­nan­cia­ción pa­ra las em­pre­sas au­to­mo­vi­lís­ti­cas in­clu­ye ya dos mil mi­llo­nes de eu­ros, con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver in­no­va­cio­nes en nue­vas tec­no­lo­gías. Eso, sin con­tar que el Es­ta­do tam­bién par­ti­ci­pa en la pro­duc­ción de ba­te­rías pa­ra au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos.

La in­dus­tria au­to­mo­triz de­be­ría cui­dar­se de de­pen­der de­ma­sia­do del Es­ta­do. El ca­pi­tal es­ta­tal no ayu­da a na­die a lar­go pla­zo. La in­dus­tria ale­ma­na del car­bón, que ha es­ta­do sub­ven­cio­na­da du­ran­te mu­chas dé­ca­das, pue­de ser­vir de ejem­plo: por su­pues­to que de­be ayu­dar­se a los tra­ba­ja­do­res; pe­ro has­ta hoy no ha ha­bi­do cam­bio es­truc­tu­ral real al­guno en la Cuen­ca del Ruhr, otro­ra bas­tión del car­bón ale­mán.

Así que es­tá muy bien que ha­ya gru­pos de tra­ba­jo pen­san­do aho­ra en so­lu­cio­nes de eco­no­mía de mer­ca­do y que, por lo tan­to, el fon­do de par­ti­ci­pa­ción es­ta­tal so­li­ci­ta­do por los so­cial­de­mó­cra­tas, los ver­des y el sin­di­ca­to del me­tal es­té des­car­ta­do. Se­rá in­te­re­san­te ver qué es­ta­rá en­ton­ces sobre la me­sa, en su lu­gar, en la pró­xi­ma "cum­bre".

(rml/cp)

agos­to del año pa­sa­do los via­je­ros in­ter­na­cio­na­les gas­ta­ron 64.124 mi­llo­nes de eu­ros (11.765 só­lo en agos­to). Es­te año, en­tre enero y ju­lio ape­nas se lle­ga a 14.291 mi­llo­nes. Só­lo en ju­lio fue­ron 2.450 mi­llo­nes, fren­te a ca­si 12.000 de un año an­tes.

ee (efe/el es­pa­ñol/eco­no­mía di­gi­tal)

 ??  ?? Es­ta vez, Mer­kel no me­tió sus ma­nos en el bol­si­llo es­ta­tal pa­ra asis­tir a la in­dus­tria del au­to­mó­vil ale­ma­na.
Es­ta vez, Mer­kel no me­tió sus ma­nos en el bol­si­llo es­ta­tal pa­ra asis­tir a la in­dus­tria del au­to­mó­vil ale­ma­na.
 ??  ?? Hen­rik Böh­me, re­dac­ción de Eco­no­mía de DW.
Hen­rik Böh­me, re­dac­ción de Eco­no­mía de DW.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany