Deutsche Welle (Spanish edition)

Ni­ca­ra­gua, la violencia se­xual co­mo método de tor­tu­ra

Un Tri­bu­nal de Con­cien­cia crea­do en Cos­ta Ri­ca acu­só al go­bierno de Da­niel Or­te­ga de los "de­li­tos de tor­tu­ra, me­dian­te el abu­so se­xual y la vio­la­ción" de per­so­nas arres­ta­das tras par­ti­ci­par en pro­tes­tas en 2018.

- Crime · Society · Sexual Abuse · Human Rights · Violence and Abuse · Nicaragua · Costa Rica · San Jose · Bianca Jagger · Mick Jagger · United Nations · Rosario · Este · Amnesty International · Como · Inter-American Commission on Human Rights · Daniel Ortega · Managua · Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights · Rosario Murillo · Inter-American Court of Human Rights · Sandinista National Liberation Front

"No­so­tros pre­sen­cia­mos có­mo vio­la­ban a las cha­va­las. A unos los po­nían de fren­te y les cor­ta­ban tal vez un de­do, los ampu­taban, les qui­ta­ban las uñas o les me­tían cues­tio­nes den­tro del ano (...). Us­ted po­día ver a tra­vés del vi­drio lo que les es­ta­ban ha­cien­do a los cha­va­los".

Así re­la­tó una ni­ca­ra­güen­se que brin­dó tes­ti­mo­nio an­te un Tri­bu­nal de Con­cien­cia que se ins­ta­ló el pa­sa­do mar­tes (08.09.2020) en Cos­ta Ri­ca, pa­ra co­no­cer y do­cu­men­tar ca­sos de violencia se­xual y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos por el go­bierno san­di­nis­ta de Da­niel Or­te­ga con­tra jó­ve­nes de­te­ni­dos en­tre abril y agos­to de 2018, en el mar­co de las pro­tes­tas so­cia­les que es­ta­lla­ron en ese país.

La per­so­na, so­lo iden­ti­fi­ca­da co­mo E013 por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, es una de los 18 ciu­da­da­nos (10 mu­je­res y ocho va­ro­nes) que con­ta­ron sus his­to­rias a la ins­tan­cia, crea­da por la no gu­ber­na­men­tal Fun­da­ción Arias pa­ra la Paz y el Pro­gre­so, una ONG for­ma­da por el ex­pre­si­den­te cos­ta­rri­cen­se y No­bel de la Paz Ós­car Arias (1986-1990 y 2006-2010).

El tri­bu­nal se­sio­nó en un ho­tel de San Jo­sé, aun­que la ma­yo­ría de sus ju­ra­dos y pe­ri­tos asis­tió de ma­ne­ra vir­tual. Tam­bién las víc­ti­mas, que no re­ve­la­ron sus ver­da­de­ros nom­bres por te­mor a re­pre­sa­lias, si­guie­ron la trans­mi­sión des­de las re­des. Sus dra­má­ti­cos re­la­tos se plas­ma­ron en el in­for­me pro­yec­ta­do en pan­ta­llas du­ran­te la pri­me­ra se­sión.

Gol­pea­da has­ta abor­tar

"Em­pe­za­ron a gol­pear­me con los pu­ños y pa­ta­das. Me ti­ra­ron al pi­so y me violaron dos de los tres hombres en­ca­pu­cha­dos.

Mien­tras unos me vio­la­ban el otro me apun­ta­ba con el ar­ma; yo sen­tía que que­ría mo­rir­me, ellos es­tu­vie­ron co­mo una ho­ra mien­tras me abu­sa­ban", na­rró una jo­ven que fue cap­tu­ra­da por pa­ra­mi­li­ta­res en la vía pú­bli­ca.

Y una ter­ce­ra víc­ti­ma re­cor­dó: "La úni­ca mu­jer que no fue vio­la­da se­xual­men­te fue por­que no sa­bía que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, tu­vo un abor­to in­vo­lun­ta­rio por los gol­pes que re­ci­bió y en vir­tud de las he­mo­rra­gias no se atre­vie­ron a vio­lar­la, pe­ro sí la obli­ga­ron a ver có­mo vio­la­ban a su com­pa­ñe­ra de cel­da".

In­te­gra­do por re­co­no­ci­dos psi­có­lo­gos, abo­ga­dos y ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos co­mo la ac­triz y pa­ci­fis­ta ni­ca­ra­güen­se Bian­ca Jag­ger, el Tri­bu­nal de Con­cien­cia que ce­rró sesiones el vier­nes (11.09.2020) re­co­pi­ló y do­cu­men­tó los de­li­tos de violencia se­xual, en su ma­yo­ría co­me­ti­dos den­tro de las cárceles del país cen­troa­me­ri­cano en­tre el 21 de abril y el 18 de agos­to de 2018.

To­dos los en­tre­vis­ta­dos di­je­ron ha­ber su­fri­do gol­pes, tor­tu­ras o violencia se­xual de par­te de las fuer­zas del go­bierno. Do­ce de ellos fue­ron ve­ja­dos en la cár­cel El Chi­po­te, en Ma­na­gua, que or­ga­nis­mos hu­ma­ni­ta­rios iden­ti­fi­can co­mo un cen­tro de tor­tu­ras.

En­tre los abu­sos men­cio­na­ron gol­pes a pu­ñe­ta­zos, pa­ta­das, vio­la­cio­nes se­xua­les, pe­ne­tra­cio­nes con ob­je­tos, que­ma de los ge­ni­ta­les con áci­do, frac­tu­ras de man­dí­bu­la y de na­riz, que­bra­du­ras de dien­tes y tor­tu­ras psi­co­ló­gi­cas por par­te de po­li­cías, en­tre es­tas pri­var­los del agua y los ali­men­tos, ade­más de obli­gar­los a pre­sen­ciar tor­tu­ras a otros reos.

La sen­ten­cia: de­li­to de tor­tu­ra

Al con­cluir sus sesiones tres días des­pués, el tri­bu­nal emi­tió su sen­ten­cia: "No hay du­da de que el Es­ta­do ni­ca­ra­güen­se co­me­tió el de­li­to de tor­tu­ra me­dian­te el abu­so se­xual y la vio­la­ción de mu­je­res y hombres ba­jo la cus­to­dia de las fuer­zas po­li­cia­les y pa­ra­po­li­cia­les del país".

Las tor­tu­ras se co­me­tie­ron de for­ma "sis­te­má­ti­ca por agen­tes del Es­ta­do con­tra la po­bla­ción ci­vil ni­ca­ra­güen­se, cons­ti­tu­yen­do por tan­to un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad", des­ta­có la re­so­lu­ción, que in­cor­po­ra tam­bién de­nun­cias de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, y el in­for­me del Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes (GIEI) sobre la re­pre­sión de 2018 en Ni­ca­ra­gua.

Se­gún la Fun­da­ción Arias, tras anun­ciar­se la ins­ta­la­ción del tri­bu­nal, ac­ti­vis­tas li­ga­dos al go­bierno de Or­te­ga ini­cia­ron una cam­pa­ña de "ata­ques ci­ber­né­ti­cos, ame­na­zas e in­ti­mi­da­ción" a tra­vés de las re­des so­cia­les con­tra esa ONG.

DW so­li­ci­tó una de­cla­ra­ción ofi­cial sobre el te­ma a la asis­ten­te de la vi­ce­pre­si­den­ta y vo­ce­ra del go­bierno, Ro­sa­rio Mu­ri­llo, pe­ro no hu­bo nin­gu­na res­pues­ta.

Un ac­to de jus­ti­cia sim­bó­li

La Fun­da­ción Arias in­for­mó que el tra­ba­jo del tri­bu­nal bus­ca "em­po­de­rar" a las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, pa­ra dar­les "un re­co­no­ci­mien­to sim­bó­li­co, in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo que ayu­de a su re­pa­ra­ción". Tam­bién es­pe­ra po­der pre­sen­tar es­tos ca­sos an­te or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos.

"Es­te tri­bu­nal for­ma­do por es­pe­cia­lis­tas re­pre­sen­ta un ac­to de jus­ti­cia sim­bó­li­ca que re­afir­ma el de­re­cho de las mi­les de víc­ti­mas a la ver­dad y la re­pa­ra­ción", di­jo a DW Erika Gue­va­ra Ro­sas, di­rec­to­ra pa­ra las Amé­ri­cas de Am­nis­tía Internacio­nal (AI).

Agre­gó que el tri­bu­nal "cons­ti­tu­ye en sí mis­mo un im­por­tan­te le­ga­do que pue­de ser­vir co­mo cuer­po de evi­den­cia pa­ra la con­ti­nua lu­cha por la jus­ti­cia".

El pleno del tri­bu­nal es­tu­vo com­pues­to ade­más por las ju­ris­tas cos­ta­rri­cen­ses So­nia Pi­ca­do y Ai­da Fa­cio; la abo­ga­da es­pa­ño­la Al­mu­de­na Ber­na­béu; la psi­có­lo­ga co­lom­bia­na Cle­men­cia Correa, y el abo­ga­do es­pa­ñol Ja­red Gen­sier.

Co­mo re­la­tor del mis­mo par­ti­ci­pó el di­rec­tor de la Fun­da­ción Jus­ti­cia y Gé­ne­ro, Ro­dri­go Ji­mé­nez, y el pe­ri­ta­je es­tu­vo a car­go de la ex­di­rec­to­ra del Cen­tro por la Jus­ti­cia y el De­re­cho Internacio­nal (CEJIL), So­ra­ya Long, y los ni­ca­ra­güen­ses Ja­vier Meléndez y Ro­ber­to Sam­cam, es­te úl­ti­mo un ma­yor en re­ti­ro del Ejér­ci­to de Ni­ca­ra­gua.

En declaracio­nes a DW, Sam­cam di­jo que una de las ins­tan­cias pa­ra pre­sen­tar las de­nun­cias po­dría ser la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (Cor­te IDH), siem­pre que las víc­ti­mas es­tén dis­pues­tas a par­ti­ci­par en el pro­ce­so.

El ex­mi­li­tar ni­ca­ra­güen­se, quien ana­li­zó las ope­ra­cio­nes de la ca­de­na de man­do po­li­cial du­ran­te la re­pre­sión de las pro­tes­tas, ase­gu­ró que en es­tos de­li­tos "se in­vo­lu­cra­ron di­rec­ta­men­te al­tas au­to­ri­da­des, co­mo je­fes po­li­cia­les, fun­cio­na­rios de go­bierno, al­cal­des y se­cre­ta­rios po­lí­ti­cos del par­ti­do Fren­te San­di­nis­ta", quie­nes a su jui­cio "ten­drán que ser juz­ga­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad".

El 18 de abril de 2018 es­ta­lló una re­vuel­ta cí­vi­ca con­tra Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua, que ini­ció con pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les con­tra una re­for­ma al se­gu­ro so­cial y cul­mi­nó con ac­cio­nes de re­pre­sión es­ta­tal que de­ja­ron al me­nos 328 muertos, va­rios cen­te­na­res de de­te­ni­dos –que la opo­si­ción con­si­de­ra "pre­sos po­lí­ti­cos"– ymás de 88.000 exi­lia­dos, de acuer­do con la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH).

Es­trés pos­trau­má­ti­co

El go­bierno, que re­co­no­ce 200 fa­lle­ci­dos, acu­só a sus ad­ver­sa­rios de pro­mo­ver un "fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do" pa­ra des­alo­jar­lo del po­der, que os­ten­ta des­de 2007. Or­te­ga, que ha si­do re­ele­gi­do en dos oca­sio­nes, tam­bién ha­bía si­do pre­si­den­te de 1985 a 1990, du­ran­te la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta.

"La prác­ti­ca de vio­la­ción se­xual en Ni­ca­ra­gua por agen­tes es­ta­ta­les cons­ti­tu­yó tor­tu­ra", afir­mó por su par­te la cos­ta­rri­cen­se So­ra­ya Long, ex­di­rec­to­ra de la ONG Cen­tro por la Jus­ti­cia y el De­re­cho Internacio­nal (CEJIL), que tu­vo a su car­go el pe­ri­ta­je psi­co­so­cial de las víc­ti­mas.

Long, quien in­te­gró un equi­po de cua­tro psi­có­lo­gas y tres abo­ga­das que prac­ti­ca­ron exá­me­nes psi­co­ló­gi­cos a las víc­ti­mas, di­jo que del

to­tal de afectados, 10 mu­je­res y dos hombres su­frie­ron vio­la­ción se­xual, en al­gu­nos ca­sos de for­ma múl­ti­ple y si­mul­tá­nea.

Las víc­ti­mas pre­sen­tan hoy sín­to­mas de es­trés pos­trau­má­ti­co que se re­fle­jan en do­len­cias fí­si­cas y otros pro­ble­mas co­mo de­pre­sión e in­som­nio. Una de las psi­có­lo­gas que aten­dió al gru­po, y que tam­po­co qui­so ser iden­ti­fi­ca­da, ad­vir­tió que "la tor­tu­ra se­xual que­dó ins­cri­ta en sus cuer­pos". (chp)

 ??  ??
 ??  ?? Abo­ga­dos, si­có­lo­gos y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, in­te­gra­ron el pa­nel de ex­per­tos que in­te­gró el Tri­bu­nal de Con­cien­cia.
Abo­ga­dos, si­có­lo­gos y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, in­te­gra­ron el pa­nel de ex­per­tos que in­te­gró el Tri­bu­nal de Con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany