Deutsche Welle (Spanish edition)

Filipinas de­por­ta a ma­ri­ne in­dul­ta­do por Ro­dri­go Du­ter­te

El es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Scott Pem­ber­ton fue con­de­na­do a diez años de pri­sión, de los que so­lo ha cum­pli­do un po­co más de la mi­tad, por el ase­si­na­to de Jen­ni­fer Lau­de.

- Politics · Philippines · Rodrigo Duterte · United States of America · Manila · Olongapo City · Subic · Como · Harry Roque · Economic Community of West African States · Algiers · Bamako · Aguinaldo · Mali

El ma­ri­ne es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Scott Pem­ber­ton -que cum­plía con­de­na en Filipinas por ma­tar en 2014 a una mu­jer trans- fue de­por­ta­do es­te do­min­go (13.09.2020) a Es­ta­dos Uni­dos tras ser in­dul­ta­do por el pre­si­den­te Ro­dri­go Du­ter­te.

La Ofi­ci­na de In­mi­gra­ción con­fir­mó que Pem­ber­ton fue de­por­ta­do "con éxi­to" en un avión mi­li­tar a las 9.14 ho­ra lo­cal (1.14 GMT) con des­tino a Es­ta­dos Uni­dos des­de el ae­ro­puer­to internacio­nal de Ma­ni­la.

Pem­ber­ton - un sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se que se en­con­tra­ba en una mi­sión de vi­si­ta de tro­pas en Filipinas en oc­tu­bre de

Ni­noy Aquino

2014- ase­si­nó a Jen­ni­fer Lau­de cuan­do es­ta­ban a pun­to de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les en un mo­tel de Olon­ga­po, ciu­dad cer­ca­na a la ba­se na­val de Su­bic don­de el ca­bo ha­cía ma­nio­bras.

El ma­ri­ne, que en­ton­ces te­nía 19 años, fue con­de­na­do en 2015 a diez años de pri­sión por ho­mi­ci­dio, de los que so­lo ha cum­pli­do cin­co años y ocho me­ses en la cár­cel del cuar­tel mi­li­tar de Camp Agui­nal­do en Ma­ni­la, don­de ha per­ma­ne­ci­do so­lo has­ta su de­por­ta­ción.

"Co­mo con­se­cuen­cia de la or­den de de­por­ta­ción en su con­tra, Pem­ber­ton ha si­do in­clui­do en la lis­ta ne­gra, prohi­bién­do­le per­pe­tua­men­te re­gre­sar", se­ña­ló en un co­mu­ni­ca­do el co­mi­sio­na­do de la Ofi­ci­na de In­mi­gra­ción, Jai­me Mo­ren­te. El fun­cio­na­rio re­ve­ló que el sol­da­do ya fi­gu­ra­ba en la lis­ta ne­gra des­de el 16 de sep­tiem­bre de 2015 co­mo "ex­tran­je­ro in­de­sea­ble" tras su con­de­na de cul­pa­bi­li­dad por ho­mi­ci­dio, ya que su pre­sen­cia en Filipinas no es pro­pi­cia "pa­ra la se­gu­ri­dad, el bie­nes­tar, la fe­li­ci­dad o el buen or­den de la sociedad fi­li­pi­na".

Pem­ber­ton pa­só a cus­to­dia de In­mi­gra­ción el vier­nes, des­pués de que Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­ras eje­cu­ta­ra su or­den de li­be­ra­ción co­mo con­se­cuen­cia del in­dul­to con­ce­di­do por Du­ter­te el pa­sa­do lu­nes, de­ci­sión que cau­só in­dig­na­ción en­tre la sociedad -en par­ti­cu­lar en la po­bla­ción LGTBI- que no en­ten­dió el per­dón pre­si­den­cial por un "de­li­to de odio". La de­ci­sión fue cri­ti­ca­da tam­bién por or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, gru­pos fe­mi­nis­tas y par­ti­dos de la opo­si­ción.

Des­pués de sa­ber­se que ni las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses ni la de­fen­sa de Pem­ber­ton ha­bían so­li­ci­ta­do for­mal­men­te el in­dul­to –y en medio de la po­lé­mi­ca- el por­ta­voz pre­si­den­cial, Harry Ro­que, su­gi­rió que la de­ci­sión de Du­ter­te po­dría ser un ges­to de bue­na vo­lun­tad con Washington a cam­bio de que fa­ci­li­ten el ac­ce­so a Filipinas de la vacuna con­tra el CO­VID-19.

"To­dos los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les en el ca­so se lle­va­ron a ca­bo ba­jo la ju­ris­dic­ción y la ley de Filipinas. El ca­bo Pem­ber­ton cum­plió la sen­ten­cia or­de­na­da por los tri­bu­na­les fi­li­pi­nos y par­tió de Filipinas el 13 de sep­tiem­bre", se li­mi­tó a con­fir­mar en un co­mu­ni­ca­do la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Ma­ni­la.

ama (efe, reuters, dpa, ap, cnn, abs-cbn, ptv, rap­pler)

sa­cio­nes con en­via­dos de la CEDEAO, des­pués del gol­pe, la jun­ta mi­li­tar su­gi­rió una tran­si­ción de tres años.

En el diá­lo­go clausurado hoy par­ti­ci­pa­ron par­ti­dos po­lí­ti­cos, sin­di­ca­tos, gru­pos pro­fe­sio­na­les y de pren­sa, re­pre­sen­tan­tes de las re­gio­nes y ac­to­res de la sociedad ci­vil, ade­más de re­pre­sen­tan­tes de ma­lien­ses re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro.

Tam­bién to­ma­ron par­te miem­bros del co­lec­ti­vo opo­si­tor M5-RFP, ac­tor cla­ve en la lu­cha con­tra el ré­gi­men an­te­rior y que apo­yó abier­ta­men­te el gol­pe, en­tre quie­nes es­ta­ba el des­ta­ca­do lí­der re­li­gio­so imam Mah­moud Dic­ko, así co­mo re­pre­sen­tan­tes de la Coor­di­na­do­ra de Mo­vi­mien­tos del Aza­wad (CMA).

Los par­ti­ci­pan­tes acor­da­ron tam­bién el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­fen­sa y de la se­gu­ri­dad en to­do el te­rri­to­rio ma­lien­se, la pro­mo­ción de la bue­na go­ber­nan­za, la re­fun­da­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la re­for­ma po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, la adop­ción de un pac­to de es­ta­bi­li­dad so­cial y la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Se­gún el do­cu­men­to fir­ma­do hoy, el man­da­ta­rio in­te­ri­no nom­bra­rá a un go­bierno de tran­si­ción com­pues­to por 25 miem­bros, di­ri­gi­do por un pri­mer mi­nis­tro de­sig­na­do por el pre­si­den­te de la tran­si­ción.

Asi­mis­mo, la ho­ja de ru­ta es­ti­pu­la la for­ma­ción de un ór­gano le­gis­la­ti­vo de­no­mi­na­do "con­se­jo na­cio­nal de tran­si­ción" in­te­gra­do por 121 miem­bros que re­pre­sen­tan las di­fe­ren­tes fuer­zas na­cio­na­les que par­ti­ci­pa­ron en el diá­lo­go que clau­su­ró hoy.

El do­cu­men­to de tran­si­ción no ci­ta en nin­gún mo­men­to el acuer­do de paz in­ter­ma­lien­se, ru­bri­ca­do en 2015 en Ar­gel en­tre el Go­bierno y los gru­pos ar­ma­dos tua­regs del nor­te del país co­mo la CMA, que ha­bía pe­di­do que las con­clu­sio­nes de ese acuer­do ri­gie­ran las re­la­cio­nes en­tre la coor­di­na­do­ra y los gol­pis­tas.

Tras la adop­ción del do­cu­men­to de tran­si­ción, se vie­ron miem­bros del M5-RFP ce­le­bran­do la vic­to­ria en los pa­si­llos del Cen­tro Na­cio­nal de Con­fe­ren­cias en la ca­pi­tal Ba­ma­ko, don­de se ce­le­bra­ron las sesiones del diá­lo­go na­cio­nal, pre­si­di­das por el pre­si­den­te del CNSP, co­ro­nel As­si­mi Goi­ta.

Sin em­bar­go, la di­ri­gen­te del M5-RFP Ka­dia­tou Sow ex­pre­só hoy su des­con­ten­to por­que, en su opi­nión, el bo­rra­dor de la ho­ja de ru­ta no ha to­ma­do en con­si­de­ra­ción to­das las exi­gen­cias de su co­lec­ti­vo, pe­ro al fi­nal ha acep­ta­do las con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas del diá­lo­go.

Se­gún los ob­ser­va­do­res en Ba­ma­ko, la jun­ta mi­li­tar en Malí es­pe­ra, des­pués de ga­nar hoy el apo­yo in­terno al plan de la tran­si­ción, la reac­ción de la CEDEAO y de las po­ten­cias in­ter­na­cio­na­les al con­te­ni­do de la ho­ja de ru­ta re­sul­tan­te del diá­lo­go na­cio­nal.

mg (efe, afp)

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany