¿De­ben te­ner más va­ca­cio­nes los tra­ba­ja­do­res que no fu­man?

Un em­pre­sa­rio ale­mán de­ci­dió otor­gar­les cin­co días más de asueto a sus ope­ra­rios que no pa­san ho­ras la­bo­ra­les en com­pa­ñía de los ci­ga­rri­llos. ¿Es una bue­na idea?

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Noticias Destacadas | Alemania -

Har­to de las dispu­tas so­bre el tiem­po que pier­den las per­so­nas que se to­man una pau­sa en el tra­ba­jo pa­ra fu­mar y aque­llos que de­tes­tan el hu­mo, un em­pre­sa­rio de Neus­tadt-Ham­bach (Re­na­nia-Pa­la­ti­na­do, Ale­ma­nia) de­ci­dió dar­les cin­co días de va­ca­cio­nes adi­cio­na­les a quie­nes no fu­man. De es­ta for­ma, pre­ten­de bus­car un equi­li­brio con el tiem­po que los fu­ma­do­res pa­san ca­da año pi­tan­do sus ci­ga­rri­llos.

Hel­mut Glas se lla­ma el crea­dor de la idea. Es due­ño de una po­sa­da cam­pes­tre y ex­pli­có a la ca­de­na ale­ma­na RTL có­mo se le ocu­rrió es­ta so­lu­ción. Bá­si­ca­men­te les pre­gun­tó a sus em­plea­dos cuán­to tiem­po es­ti­ma­ban ellos que pa­sa­ban fu­man­do. El cálcu­lo de­ter­mi­nó que eran en­tre 8 y 15 días al año. Él, mag­ná­ni­mo, to­mó el to­ro por las as­tas y otor­gó cin­co días de va­ca­cio­nes adi­cio­na­les a los no fu­ma­do­res, co­mo com­pen­sa­ción por­que, en la prác­ti­ca, tra­ba­jan más que los fu­ma­do­res.

"En es­ta em­pre­sa so­mos to­le­ran­tes, no es­ta­mos cas­ti­gan­do a los fu­ma­do­res”, di­ce Glas. Su ló­gi­ca es la si­guien­te: los que tie­nen ga­nas de echar­se un ci­ga­rri­llo a la bo­ca pue­den ha­cer­lo du­ran­te el ho­ra­rio la­bo­ral, co­mo has­ta aho­ra, pe­ro con ello re­nun­cian a las va­ca­cio­nes adi­cio­na­les. Si­guen te­nien­do, na­tu­ral­men­te, las va­ca­cio­nes le­ga­les.

El em­pre­sa­rio ex­pli­ca que la idea ha si­do tan bien re­ci­bi­da por sus tra­ba­ja­do­res que al­gu­nos in­clu­so han de­ja­do de fu­mar. Y él, co­mo due­ño, tam­bién ve con sa­tis­fac­ción que se aca­ba­ron las dispu­tas en­tre co­le­gas que se sen­tían so­bre­car­ga­dos de tra­ba­jo por aque­llos que de­ja­ban su pues­to pa­ra echar hu­mo. "Es­ta so­lu­ción nos ha ser­vi­do a no­so­tros, pe­ro no sé si fun­cio­na­rá en otras em­pre­sas”, con­ce­dió Glas a RTL.

Un abo­ga­do con­sul­ta­do por esa ca­de­na ase­gu­ró que la me­di­da no es dis­cri­mi­na­to­ria. In­clu­so ad­vir­tió que las per­so­nas que fu­man pue­den ser obli­ga­das por sus em­plea­do­res a re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do, aun­que en reali­dad po­cos je­fes se po­nen en ese es­ce­na­rio… has­ta aho­ra.

DZC (RTL, Die Rheinp­falz)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.