Lang Lang: Bach es el re­me­dio pa­ra es­tos tiem­pos di­fí­ci­les

El pia­nis­ta es­tre­lla ase­gu­ró que ha te­ni­do que es­pe­rar más de 20 años pa­ra atre­ver­se a gra­bar las "Va­ria­cio­nes Goldberg" de Bach. Y no una vez, sino dos ve­ces. "Pa­ra to­car­las se ne­ce­si­tan dos ce­re­bros", ase­gu­ró.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Cultural -

En tiem­pos de cri­sis, el pia­nis­ta chino es­tre­lla Lang Lang cree que la mú­si­ca es la me­jor me­di­ci­na, es­pe­cial­men­te Johann Se­bas­tian Bach, quien di­ce que es­cri­bió la "ban­da so­no­ra" per­fec­ta pa­ra es­tos tiem­pos de pan­de­mia ha­ce más de 250 años.

El tro­ta­mun­dos, na­ci­do en el no­res­te de Shen­yang en 1982, se hi­zo fa­mo­so in­ter­pre­tan­do a los gran­des com­po­si­to­res ro­mán­ti­cos y ha es­ta­do "man­te­nien­do las ma­nos ca­lien­tes" vol­vien­do a ellos en los úl­ti­mos me­ses. Pe­ro el do­mi­nio de Bach ha si­do la bús­que­da de su vi­da, di­ce.

"La mú­si­ca es un buen re­me­dio en es­tos tiem­pos par­ti­cu­la­res", di­jo a la agen­cia AFP an­tes del lan­za­mien­to de su ver­sión de las "Va­ria­cio­nes Goldberg" (BWV 988) el pa­sa­do vier­nes (04.09.2020).

"Bach, si lo com­pa­ra­mos con otros gran­des com­po­si­to­res, tie­ne un po­der cu­ra­ti­vo aún ma­yor".

Lang Lang se su­mer­gió en su pa­sa­do.

El pia­nis­ta to­có las 30 va­ria­cio­nes "a la edad de 10 años" y se las sa­bía de me­mo­ria sie­te años des­pués. "Me­mo­ri­zar­los no fue tan di­fí­cil, por­que em­pe­cé tem­prano". Pe­ro "es­tar lis­to ... 27 años. Esa es la ver­dad", di­jo. "He es­ta­do es­pe­ran­do pa­ra co­no­cer me­jor la pie­za".

Lang Lang ha de­ci­di­do gra­bar es­ta obra maes­tra del ba­rro­co y no una vez sino dos: el dis­co (Deuts­che Gra­mop­ho­ne) in­clu­ye la in­ter­pre­ta­ción que hi­zo de ellas en el lu­gar de tra­ba­jo y tum­ba de Bach (1685-1750), la igle­sia de San­to To­más de Leip­zig, y una se­gun­da en es­tu­dio, en Ber­lín.

Bach, sos­tie­ne, "de­man­da emo­cio­nes reales, no se pue­de to­car de for­ma me­cá­ni­ca. Hay que apren­der su mé­to­do y ca­da par­te es muy im­por­tan­te. Ca­da no­ta de­ber ser sin or­na­men­ta­ción, de­jar que el piano 'can­te' las me­lo­días".

El ar­tis­ta chino bus­co más tar­de el ase­so­ra­mien­to de ex­per­tos co­mo el pia­nis­ta y cla­ve­ci­nis­ta ale­mán An­dreas Staier, quien le en­se­ñó la im­por­tan­cia de apro­xi­mar­se a la obra con ri­gor aca­dé­mi­co y en­trar en lo que él des­cri­be co­mo "otra for­ma de pen­sar".

"To­do el tra­ba­jo sir­vió pa­ra es­tar más cer­ca del au­tén­ti­co Bach", ase­gu­ro en en­tre­vis­ta con la agen­cia Efe des­de Pe­kín, ins­ta­la­do en una sa­la con un piano con el que in­ter­pre­ta du­ran­te la en­tre­vis­ta al­gu­nas no­tas del dis­co.

Jus­to an­tes de que la pan­de­mia em­pe­za­ra a ce­rrar fron­te­ras, el pia­nis­ta es­ta­ba en Ale­ma­nia pa­ra to­car las "Va­ria­cio­nes" en San­to To­más y allí se sin­tió "tan cer­ca" de Bach que qui­so que aque­lla ver­sión, flui­da, es­pon­tá­nea y vi­va, se in­clu­ye­ra en el dis­co que gra­bó po­co des­pués en un es­tu­dio en Ber­lín con una eje­cu­ción más con­tem­pla­ti­va y re­fle­xi­va.

El con­jun­to de 30 va­ria­cio­nes de Bach y un aria es­tá es­cri­to con tal aus­te­ri­dad que es co­mo un lien­zo en blan­co por­que "no hay nor­mas pa­ra la or­na­men­ta­ción", es de­cir, no hay prác­ti­ca­men­te apuntes de tem­po y así pue­de du­rar me­nos de una ho­ra o, co­mo en el ca­so de Lang, más 90 mi­nu­tos.

"Pa­ra in­ter­pre­tar bien a Bach no pue­des apo­yar­te de­ma­sia­do en tus hom­bros. Hay que to­car des­de la mu­ñe­ca has­ta los de­dos. Es­tá to­do en tus ma­nos y en tu ce­re­bro y pa­ra ca­da una de las par­tes tie­nes que desa­rro­llar una nue­va es­tra­te­gia", di­ce.

Pe­ro ade­más, ase­gu­ra, "pa­ra to­car las 'Va­ria­cio­nes' se ne­ce­si­ta un ce­re­bro ex­tra, uno pa­ra los tem­pos lar­gos y otras pa­ra los cor­tos, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes a cor­to y a lar­go tiem­po".

Con el mun­do de los conciertos en vi­vo en des­or­den por el co­ro­na­vi­rus, Lang Lang, un pro­lí­fi­co in­tér­pre­te que so­lía dar al me­nos 90 conciertos un año an­tes de la pan­de­mia, di­ce que ha ex­tra­ña­do to­car fren­te al pú­bli­co.

"Lo que más ex­tra­ño es el es­ce­na­rio", di­jo Lang Lang a AFP, y agre­gó que es­pe­ra­ba que un avan­ce mé­di­co pu­die­ra ayu­dar a ter­mi­nar con la in­te­rrup­ción. "Es­pe­ro la va­cu­na, me po­nen una in­yec­ción y me voy de via­je".

No obs­tan­te, Lang Lang no ha es­ta­do com­ple­ta­men­te au­sen­te de su pú­bli­co. En abril acom­pa­ñó a Ce­li­ne Dion, Lady Ga­ga, An­drea Bo­ce­lli y John Le­gend en un con­cier­to vir­tual en ho­me­na­je a los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud.

La pan­de­mia, di­ce, ha he­cho to­do "muy di­fí­cil" aun­que es­tá se­gu­ro de que "pron­to" ven­drán nue­vas co­sas, "nue­vo re­per­to­rio y nue­va nor­ma­li­dad en la que se­re­mos me­jo­res".

"Ne­ce­si­ta­mos la mú­si­ca en nues­tro co­ra­zón y la mú­si­ca ne­ce­si­ta que no pa­re­mos por­que es la que nos con­sue­la en es­tos tiem­pos más que cual­quier otra co­sa", aña­de el ar­tis­ta, que tie­ne pro­gra­ma­da una gi­ra eu­ro­pea pa­ra la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra.

FEW (AFP, EFE)

Lang Lang in­ter­pre­tan­do las "Va­ria­cio­nes Goldberg" de Johann Se­bas­tian Bach en la igle­sia de San­to To­más en Leip­zig, Ale­ma­nia.

Aria con va­ria­cio­nes ("Va­ria­cio­nes de Goldberg"). Pá­gi­na de tí­tu­lo de la im­pre­sión ori­gi­nal, Balt­ha­sar Sch­mid, Nu­rem­berg, 1742.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.