"¡Que vie­nen los ger­ma­nos!": mu­seos de Ber­lín acla­ran mi­tos ger­má­ni­cos

Pa­ra los ro­ma­nos, eran sus opo­nen­tes bár­ba­ros. Pa­ra los na­zis, he­roi­cos gue­rre­ros. Una mues­tra en Ber­lín arro­ja luz so­bre los mi­tos aso­cia­dos a los pue­blos ger­má­ni­cos que han per­du­ra­do has­ta nues­tros días.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Cultural -

Ya des­de el prin­ci­pio de la ex­po­si­ción, el vi­si­tan­te apren­de que los ger­ma­nos no exis­tie­ron. Al me­nos no co­mo pue­blo in­de­pen­den­tien­te que así se or­ga­ni­za­ra y de­no­mi­na­ra a sí mis­mo. Más bien se tra­ta­ba de una se­rie de es­tir­pes que vi­vían en co­mu­ni­da­des po­bla­cio­na­les a lo largo de un ex­ten­so te­rri­to­rio. En­tre los si­glos I y IV des­pués de Cris­to, es­tos "ger­ma­nos" ocu­pa­ban el área si­tua­da al oes­te del Rin y al nor­te del Da­nu­bio.

La ex­hi­bi­ción lle­va por tí­tu­lo "Ger­ma­nos: es­ta­do ar­queo­ló­gi­co de la cues­tión" y es pre­ci­sa­men­te eso: un re­co­rri­do ob­je­ti­vo por aque­llos pue­blos. "Lo es­pe­cial de es­ta ex­po­si­ción es que se tra­ta de la pri­me­ra en la que los ger­ma­nos es­tán en su to­ta­li­dad re­pre­sen­ta­dos en ese am­plio es­pa­cio en­tre el Rin y el Vís­tu­la", di­ce el cu­ra­dor, Heino Neu­ma­yer, del Mu­seo de la Prehis­to­ria y Pro­tohis­to­ria de Ber­lín. Aun­que ha ha­bi­do ex­po­si­cio­nes an­te­rio­res de­di­ca­das a los ger­ma­nos, so­lo se mos­tra­ban en ellas as­pec­tos par­cia­les. "De for­ma ais­la­da, el te­rri­to­rio es muy di­fe­ren­te, pe­ro en con­jun­to es arre­ba­ta­dor, so­bre to­do gra­cias a sus bos­ques", es­cri­bió el his­to­ria­dor ro­mano Tá­ci­to so­bre el lu­gar que de­no­mi­nó Ger­ma­nia, al­re­de­dor del 100 des­pués de Cris­to.

Pe­ro los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos y las pie­zas pres­ta­das pro­ce­den­tes de Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca, Po­lo­nia y Ru­ma­nia nos ofre­cen una ima­gen muy dis­tin­ta: es cier­to que los pue­blos ger­má­ni­cos vi­vían en po­bla­cio­nes sin ca­mi­nos for­ti­fi­ca­dos, pe­ro no pue­de ha­blar­se en ab­so­lu­to de bos­ques. Las ex­ca­va­cio­nes de­mues­tran que en al­gu­nas zo­nas ha­bía asen­ta­mien­tos ca­da 12 ki­ló­me­tros, al­gu­nas ve­ces in­clu­so vi­si­bles en­tre ellos, ro­dea­dos por cam­pos de cul­ti­vo y pra­dos.

Los pue­blos ger­ma­nos eran au­to­su­fi­cien­tes. Su ba­se de vi­da eran la agri­cul­tu­ra y so­bre to­do la ga­na­de­ría. Las va­cas ocu­pa­ban un lu­gar im­por­tan­te, así lo de­mues­tran las nu­me­ro­sas fi­gu­ras va­cu­nas ta­lla­das con es­me­ro, que nos in­di­can que ha­bía un au­tén­ti­co cul­to a su al­re­de­dor. To­do lo que es­tos pue­blos ne­ce­si­ta­ban, lo fa­bri­ca­ban ellos mis­mos. Pa­ra ello uti­li­za­ban, en­tre otras co­sas, par­tes de ani­ma­les co­mo su pe­lo, sus ten­do­nes y sus hue­sos, por ejem­plo pa­ra la fa­bri­ca­ción de pei­nes.

Mu­chas pie­zas de la ex­po­si­ción mues­tran que los ger­ma­nos eran mag­ní­fi­cos he­rre­ros, que de­co­ra­ban re­ci­pien­tes y jo­yas con he­rra­mien­tas es­pe­cia­les. Los he­rre­ros co­no­cían téc­ni­cas de ele­bo­ra­ción de me­ta­les pre­cio­sos y so­lían ofre­cer sus ser­vi­cios co­mo tra­ba­ja­do­res ma­nua­les am­bu­lan­tes en va­rias re­gio­nes. En esos via­jes apren­dían nue­vas téc­ni­cas, in­clu­so de los ro­ma­nos, con quie­nes los ger­ma­nos a me­nu­do es­ta­ban en pie de gue­rra.

La ex­po­si­ción con­ven­ce a la ho­ra de de­mos­trar que los "ger­ma­nos" no eran bár­ba­ros sin cul­ti­var, tal y co­mo trans­mi­tie­ron, so­bre to­do, sus enemi­gos ro­ma­nos. En el ad­ya­cen­te Mu­seo Nue­vo, uni­do de for­ma sub­te­rrá­nea con la Ga­le­ría Ja­mes Si­mon, la ex­po­si­ción "Ger­ma­nos. 200 años de mi­tos, ideo­lo­gía y cien­cia" se ocu­pa de for­ma crí­ti­ca del pa­pel de los pro­pios mu­seos ber­li­ne­ses en la per­cep­ción de los pue­blos ger­ma­nos. En­tre otras co­sas, pue­de ver­se un film na­zi pro­pa­gan­dís­ti­co que apo­ya el cul­to a los ger­ma­nos y en el que apa­re­ce una pie­za de la co­lec­ción del mu­seo ber­li­nés. Se tra­ta de una cruz ga­ma­da cu­yo co­lo­ri­do fue ex­plí­ci­ta­men­te in­ten­si­fi­ca­do en la pe­lí­cu­la pa­ra ser­vir de reivin­di­ca­ción de las raí­ces ger­ma­nas de los na­zis.

Pa­ra el cu­ra­dor Neu­ma­yer, am­bas ex­po­si­cio­nes tie­nen ac­tual­men­te una im­por­tan­cia es­pe­cial: "El con­cep­to de los ger­ma­nos es­tá co­bran­do fuer­za de for­ma equi­vo­ca­da en­tre la nue­va de­re­cha. Co­mo ar­queó­lo­gos, que­re­mos ale­gar que aque­llo que fue di­fun­di­do so­bre los ger­ma­nos, ha­ce tiem­po fue su­pe­ra­do. No eran un pue­blo ni una na­ción". Al fin y al ca­bo, el tér­mino era uti­li­za­do por los ro­ma­nos pa­ra alu­dir a to­dos aque­llos que vi­vían al nor­te de los Al­pes.

(ms/ers)

Pie­zas ger­má­ni­cas ex­pues­tas en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.