Co­mi­sión Eu­ro­pea pro­po­ne nue­vo "pac­to de mi­gra­ción y asi­lo"

Los paí­ses de la UE que no quie­ran re­ci­bir mi­gran­tes, po­drían “pa­tro­ci­nar” la de­vo­lu­ción de aque­llos que no re­ci­ban asi­lo. La UE re­de­fi­ne la so­li­da­ri­dad y se pro­po­ne ace­le­rar los pro­ce­di­mien­tos.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Noticias Destacadas -

La Co­mi­sión de la Unión Eu­ro­pea pro­me­te al­go com­ple­ta­men­te nue­vo en la po­lí­ti­ca de mi­gra­ción y asi­lo. "En es­te mo­men­to te­ne­mos un sis­te­ma inexis­ten­te y eso de­be cam­biar”, di­jo Mar­ga­ri­tis Shi­nas, co­mi­sa­rio pa­ra la Pro­mo­ción del Es­ti­lo de Vi­da Eu­ro­peo. De acuer­do con el Con­ve­nio de Du­blín, el pri­mer país de la UE al que lle­ga un mi­gran­te es res­pon­sa­ble de és­te. En el fu­tu­ro, ca­da país po­drá ele­gir en­tre aco­ger so­li­ci­tan­tes de asi­lo o ayu­dar en la de­vo­lu­ción de aque­llos a los que el asi­lo les sea de­ne­ga­do.

Es­ta for­ma de so­li­da­ri­dad no es op­cio­nal, se­gún la pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de la UE, Ur­su­la von der Le­yen. La so­li­da­ri­dad es obli­ga­to­ria. Pe­ro pue­de te­ner dis­tin­tas for­mas. La co­mi­sa­ria de Mi­gra­ción, Yl­va Johans­son, in­di­có que no ha­brá cuo­tas fi­jas pa­ra la dis­tri­bu­ción de los mi­gran­tes que se en­cuen­tran en Gre­cia o Ita­lia a otros paí­ses eu­ro­peos. Sin em­bar­go, ne­gó al mis­mo tiem­po que se ha­ya ce­di­do an­te Es­ta­dos co­mo Po­lo­nia o Hun­gría, que des­de 2015 se nie­gan ca­te­gó­ri­ca­men­te a re­ci­bir so­li­ci­tan­tes de asi­lo. En el fu­tu­ro, di­chos Es­ta­dos ha­brían de com­pro­me­ter­se a or­ga­ni­zar la de­vo­lu­ción de quie­nes no re­ci­ban asi­lo a sus paí­ses de ori­gen. Un ejem­plo: Hun­gría se en­car­ga­ría del re­gre­so a Af­ga­nis­tán de los af­ga­nos que se en­cuen­tren en Gre­cia y que no ob­ten­gan asi­lo. "Na­tu­ral­men­te, to­das las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de­ben ser res­pe­ta­das”, afir­mó Johans­son. En el ejem­plo ci­ta­do, Hun­gría se­ría tam­bién res­pon­sa­ble de la rein­ser­ción de esas per­so­nas en Af­ga­nis­tán. Eso es lo que la UE lla­ma "pa­tro­ci­nio de de­vo­lu­cio­nes”.

Johans­son hi­zo no­tar que apro­xi­ma­da­men­te dos ter­cios de las per­so­nas que en­tran en for­ma irre­gu­lar en la UE fi­nal­men­te no re­ci­ben asi­lo. En el fu­tu­ro, ha­brían de ser de­vuel­tas a sus paí­ses con ra­pi­dez. Eso no ha fun­cio­na­do has­ta aho­ra por­que los paí­ses de ori­gen no las acep­tan, o por­que no se lo­gró es­ta­ble­cer su iden­ti­dad ni su na­cio­na­li­dad. Mu­chas per­so­nas op­tan por pa­sar a la clan­des­ti­ni­dad an­tes de ser de­por­ta­das.

En las fron­te­ras ex­te­rio­res de la UE, los re­cién lle­ga­dos de­ben ser iden­ti­fi­ca­dos, con el re­gis­tro de hue­llas dac­ti­la­res, y so­me­ti­dos a un exa­men de sa­lud, en un pla­zo de cin­co días. En ese lap­so se de­ter­mi­na­ría si tie­nen po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner asi­lo. Aque­llos pro­ce­den­tes de paí­ses con una cuo­ta de re­cono

Yl­va Johans­son, co­mi­sa­ria de Mi­gra­ción de la UE, en la con­fe­ren­cia de pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.