Schal­ke con­tra Wer­der Bre­men: la cum­bre de la de­ses­pe­ra­ción

Son dos de los equi­pos de ma­yor tra­di­ción en la Bun­des­li­ga y, sin em­bar­go, vi­ven días ne­gros. Schal­ke 04 y Wer­der Bre­men lle­gan a su par­ti­do del sá­ba­do, de he­cho, en una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Deportes -

Schal­ke 04 y Wer­der Bre­men se en­fren­ta­rán es­te sá­ba­do, en el par­ti­do es­te­lar del día en la Bun­des­li­ga. El en­cuen­tro se rea­li­za­rá en la ca­sa de los mi­ne­ros: el es­ta­dio Vel­tins Are­na de la ciu­dad de Gel­sen­kir­chen. La si­tua­ción de am­bos clu­bes es muy com­pli­ca­da, y los las­tres del tor­neo an­te­rior se hi­cie­ron vi­si­bles en la pri­me­ra jor­na­da del ac­tual.

Con­tan­do el tor­neo an­te­rior, Schal­ke lle­va 17 par­ti­dos sin co­no­cer la vic­to­ria. La se­gun­da ron­da fue fa­tí­di­ca. En to­do el tor­neo, Schal­ke ga­nó so­lo 9 par­ti­dos, la ma­yo­ría en la pri­me­ra ron­da. La di­fe­ren­cia de go­les fue bru­tal: -20, lo cual ha­bla de un dé­fi­cit enor­me a la de­fen­si­va. Es­pe­ran­za ro­ta

Se es­pe­ra­ba que con la nue­va tem­po­ra­da las co­sas cam­bia­rían, pe­ro la go­lea­da 8-0 que le im­pu­so el Ba­yern en la pri­me­ra jor­na­da fue un amar­go re­gre­so a es­ta mis­ma reali­dad. El club de Gel­sen­kir­chen pa­re­ce me­ti­do en un ato­lla­de­ro, sin que se vea una sa­li­da cla­ra: las fi­nan­zas del equi­po no de­jan lu­gar a la es­pe­ran­za de com­prar ju­ga­do­res de pri­me­ra cla­se. Y al­gu­nos de los me­jo­res mi­ne­ros del tor­neo an­te­rior emi­gra­ron a otros clu­bes.

Las le­sio­nes son otro de los fac­to­res que han afec­ta­do ma­yor­men­te al Schal­ke. El pro­ble­ma fue tan gran­de, que par­te del cuer­po mé­di­co del equi­po fue des­pe­di­do en la pau­sa de ve­rano. Con­tra el Ba­yern, sin em­bar­go, con­ti­nua­ron las ba­jas, sien­do la más sen­si­ble la de Suat Ser­dar, el má­xi­mo go­lea­dor del Schal­ke el tor­neo an­te­rior. Ser­dar no ju­ga­rá con­tra el Wer­der Bre­men, de­bi­do a su nue­va le­sión en el mus­lo.

De to­do es­to po­dría sur­gir al­go bueno. La si­tua­ción de Schal­ke es tan cla­ra­men­te ca­la­mi­to­sa, que po­dría re­sul­tar un in­cen­ti­vo pa­ra la úni­ca so­lu­ción vi­si­ble: la unión in­con­di­cio­nal del equi­po. Co­mo sea, el téc­ni­co Da­vid Wag­ner y la di­rec­ti­va se han im­pues­to pa­ra es­ta tem­po­ra­da una me­ta dis­cre­ta: Schal­ke, que to­da­vía en el tor­neo 2017/2018 aca­bó se­gun­do en la ta­bla y ju­gó la Cham­pions League, aho­ra se da­rá por sa­tis­fe­cho si aca­ba en­tre los pri­me­ros diez. Sal­va­ción sin hon­ra

La si­tua­ción del Wer­der Bre­men no es me­nos dra­má­ti­ca. El club en el que al­gu­na vez mi­li­ta­ron glorias del fút­bol co­mo Mi­ros­lav Klo­se y Clau­dio Pi­za­rro, lo­gró man­te­ner­se el tor­neo an­te­rior en la pri­me­ra di­vi­sión del mo­do más ig­no­mi­nio­so: ga­nan­do a du­ras pe­nas el re­pe­cha­je a Hei­den­heim, no por ha­ber me­ti­do más go­les, sino gra­cias a la re­gla del gol vi­si­tan­te.

La de Bre­men fue la se­gun­da peor de­fen­sa de to­do el tor­neo, su­pe­ra­da so­lo por la de Pa­der­born, que se hun­dió en el pur­ga­to­rio de la se­gun­da di­vi­sión. La pri­me­ra jor­na­da de la nue­va tem­po­ra­da hi­zo re­apa­re­cer los ne­gros nu­ba­rro­nes. En ca­sa, Bre­men fue cla­ra­men­te su­pe­ra­do por un Hert­ha Ber­lín implacable, que le im­pu­so un 4-1 re­ve­la­dor. De to­dos los clu­bes de la Bun­des­li­ga, so­lo Schal­ke en­ca­jó más go­les que Wer­der Bre­men en la jor­na­da an­te­rior. Pa­ra es­te equi­po, la ru­ta lu­ce cues­ta arri­ba, y tam­bién se da­rá por bien ser­vi­do si lo­gra per­ma­ne­cer fue­ra de la zo­na de des­cen­so. La es­pe­ran­za nun­ca mue­re

Las es­pe­ran­zas de Schal­ke es­tán pues­tas en la fla­man­te con­tra­ta­ción del por­tu­gués , de­lan­te­ro pro­ce­den­te del Ein­tracht Frank­furt. Ade­más, los mi­ne­ros re­cu­pe­ra­ron en la por­te­ría a Ralph Fähr­mann. A pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do ocho go­les con­tra el Ba­yern, el ar­que­ro es con­fia­ble ba­jo los pos­tes, y un lí­der en la can­cha.

En cuan­to a Bre­men, el ata­can­te Da­vie Sel­ke ya de­mos­tró an­te Ber­lín que tie­ne ham­bre de gol. Con­tra Ber­lín, el equi­po de­jó en cla­ro que tie­ne em­pe­ño, aun­que le fal­ta de­fi­nir an­te la por­te­ría con­tra­ria. El es­ta­dou­ni­den­se Jos­hua Sar­gent hi­zo una bue­na pre­tem­po­ra­da, y ya anotó en la ac­tual Co­pa Ale­ma­na.

Con to­do y es­tos an­he­los, Schal­ke y Wer­der Bre­men coin­ci­den por el mo­men­to en su cris­pan­te de­ses­pe­ra­ción. Pa­ra am­bos, la ne­ce­si­dad de cam­bio es ur­gen­te. De otro mo­do, no ha­brá ma­ne­ra de pa­rar la caí­da li­bre. Si la de­ba­cle es to­tal, se­rá im­po­si­ble que Bre­men re­pi­ta la per­ma­nen­cia, y que Schal­ke evi­te el só­tano de la ta­bla.

Afi­cio­na­do del Schal­ke su­fre en la tri­bu­na del Vel­tins Are­na

Schal­ke fue apa­bu­lla­do por el Ba­yern 8-0 en la jor­na­da 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.