Deutsche Welle (Spanish edition) - - Cien­cias -

en los úl­ti­mos años, lo que ha de­ja­do a los ani­ma­les con me­nos agua y ve­ge­ta­ción.

En Bot­sua­na fue una cia­no­bac­te­ria

Los pri­me­ros ha­llaz­gos de pa­qui­der­mos muer­tos en Zim­ba­bue, don­de la po­bla­ción de es­tos ani­ma­les es de unos 84.000 ejemplares, ocu­rrie­ron a fi­nes de agos­to. Los guar­da­par­ques rea­li­za­ron re­co­no­ci­mien­tos aé­reos y uti­li­za­ron dro­nes pa­ra de­tec­tar más ca­sos. En­ton­ces ya se ba­ja­ra­ba la hi­pó­te­sis de la bac­te­ria, por­que los ani­ma­les muer­tos eran ca­si to­dos jó­ve­nes in­ca­pa­ces de al­can­zar las ra­mas de los ár­bo­les y que de­ben bus­car co­mi­da a ras de sue­lo, don­de se ex­po­nen a la sep­ti­ce­mia he­mo­rrá­gi­ca.

Es­te ca­so de muer­te ma­si­va de ele­fan­tes se su­ma al de­nun­cia­do en ju­lio de es­te año en la ve­ci­na Bot­sua­na, don­de más de 300 ejemplares mu­rie­ron en un cor­to lap­so. Las in­ves­ti­ga­cio­nes lan­za­das por el Go­bierno de­ter­mi­na­ron que es­tos fue­ron víc­ti­mas de una cia­no­bac­te­ria pro­duc­to­ra de neu­ro­to­xi­nas "que se desa­rro­lló en pun­tos de agua”. Es­to ex­pli­ca­ría el com­por­ta­mien­to errá­ti­co de los ani­ma­les an­tes de mo­rir.

Bot­sua­na al­ber­ga a unos 130.000 ele­fan­tes en li­ber­tad, o sea, un ter­cio de la po­bla­ción afri­ca­na co­no­ci­da de es­tos pa­qui­der­mos.

DZC (EFE, AFP)

di­rec­ta­men­te con la NASA.

El ca­ta­li­za­dor se­rá en­via­do a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS) des­de Vir­gi­nia (Es­ta­dos Uni­dos) es­te mar­tes 29 de sep­tiem­bre, pa­ra rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos y ver si fun­cio­na la pu­ri­fi­ca­ción de la ori­na en el es­pa­cio. Lo que quie­ren sa­ber los expertos es có­mo rin­de el dis­po­si­ti­vo ex­pues­to a con­di­cio­nes de in­gra­vi­dez du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po.

El quí­mi­co Jo­sé So­lla Gu­llón ase­gu­ró que si los re­sul­ta­dos son sa­tis­fac­to­rios, se fa­bri­ca­rá un pro­to­ti­po que se­rá in­te­gra­do en el sis­te­ma de re­ci­cla­je de la ori­na de los as­tro­nau­tas en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, pa­ra ge­ne­rar agua y ener­gía. El cien­tí­fi­co re­cal­có que es­to es muy im­por­tan­te pa­ra mi­sio­nes lar­gas o per­ma­nen­cias pro­lon­ga­das en el es­pa­cio.

"Es un or­gu­llo po­der lle­var el co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­do y desa­rro­lla­do en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal", des­ta­có So­lla

Gu­llón, quien ha se­ña­la­do que es­te pro­yec­to de sus co­le­gas de Puer­to Ri­co es­tá di­rec­ta­men­te fi­nan­cia­do por la NASA den­tro del pro­gra­ma PR NASA EPSCoR.

DZC (EFE, NASA)

de com­bus­ti­ble o uti­li­za­do en com­bi­na­ción con el CO2 pa­ra pro­du­cir que­ro­seno sin­té­ti­co.

Pro­to­ti­po de avión Air­bus ZEROe tur­bohé­li­ce pro­pul­sa­do por hi­dró­geno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.