Deuts­che Bank: una lar­ga his­to­ria de es­cán­da­los

La nue­va fil­tra­ción de los ar­chi­vos de Fi­nCEN mues­tra có­mo los prin­ci­pa­les ban­cos in­ter­na­cio­na­les es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos en la­va­do de di­ne­ro a gran es­ca­la. Aquí los es­cán­da­los más so­na­dos del prin­ci­pal ban­co de Ale­ma­nia.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Economia -

Úl­ti­ma­men­te es­ta­ba to­do tran­qui­lo en torno al Deuts­che Bank. Sin nue­vas acu­sa­cio­nes, ni más mul­tas. La nue­va di­rec­ción del ban­co ba­jo Ch­ris­tian Se­wing, al man­do des­de la pri­ma­ve­ra de 2018, pa­re­cía ha­ber lo­gra­do lo que los ras­ca­cie­los del ban­co en la me­tró­po­li fi­nan­cie­ra ale­ma­na de Fránc­fort ha­bían an­he­la­do du­ran­te mu­cho tiem­po: la cal­ma y un pro­gra­ma de re­es­truc­tu­ra­ción que se ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia. Pe­ro aho­ra que se co­no­cen los ar­chi­vos de Fi­nCEN y el pa­pel del Deuts­che Bank en ellos, esa cal­ma pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do.

Des­de el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial en 2007/2008, la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra de Ale­ma­nia, con sus 150 años de his­to­ria, ha si­do ob­je­to de fre­cuen­tes ti­tu­la­res ne­ga­ti­vos. Aquí un re­su­men de los ma­yo­res es­cán­da­los:

Los lla­ma­dos prés­ta­mos de al­to ries­go son con­si­de­ra­dos el de­to­nan­te de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial. El Deuts­che Bank tam­bién com­pró hi­po­te­cas mal ga­ran­ti­za­das de com­pra­do­res de vi­vien­das es­ta­dou­ni­den­ses, agru­pa­das en pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jos, fue­ron pro­vis­tas de las me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes y re­ven­di­das a los ban­cos co­mo pro­duc­tos de in­ver­sión se­gu­ros.

Cuan­do el mercado se de­rrum­bó, los bo­nos de pron­to de­ja­ron de te­ner va­lor. El ban­co ale­mán ha­cía mu­cho que ha­bía apos­ta­do in­ter­na­men­te por un des­plo­me, y ga­nó mu­cho di­ne­ro con él. En 2013, el Deuts­che Bank fue con­de­na­do a pa­gar 1.900 mi­llo­nes de dó­la­res a las es­ta­ti­za­das ins­ti­tu­cio­nes hi­po­te­ca­rias es­ta­dou­ni­den­ses Fred­die Mac y Fan­nie Mae. En 2017, el ban­co lle­gó a un acuer­do con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. Al prin­ci­pio se ha­bló de un to­tal de 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res, lo que ha­bría lle­va­do al Deuts­che Bank a la rui­na. Pe­ro, al fi­nal, se pa­ga­ron 7.200 mi­llo­nes de dó­la­res.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, el ban­co ha­bía blan­quea­do en ru­blos ru­sos unos 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res des­de 2011 a tra­vés de transac­cio­nes de ac­cio­nes. Co­mo se tra­ta­ba de transac­cio­nes en dó­la­res, las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses in­ter­vi­nie­ron. La mul­ta en es­te ca­so fue de 600 mi­llo­nes de dó­la­res. Pos­te­rior­men­te, el ban­co ce­rró sus ope­ra­cio­nes de ban­ca de in­ver­sión en Ru­sia. Con lo que se sa­be aho­ra, es­to fue apa­ren­te­men­te só­lo la pun­ta del ice­berg.

Eu­ri­bor y Li­bor son abre­via­tu­ras de ti­pos de in­te­rés de re­fe­ren­cia. La ta­sa de ofer­ta in­ter­ban­ca­ria en eu­ros (Eu­ri­bor) y la ta­sa de ofer­ta in­ter­ban­ca­ria de Lon­dres (Li­bor) in­di­can las con­di­cio­nes en que los ban­cos se pres­tan di­ne­ro en­tre sí en eu­ros y otras mo­ne­das. Se con­si­de­ran un im­por­tan­te pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra las ta­sas de in­te­rés de los prés­ta­mos a cor­to pla­zo y las prin­ci­pa­les transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, co­mo las hi­po­te­cas y los de­ri­va­dos. En 2013, la Co­mi­sión Eu­ro­pea im­pu­so a seis gran­des ban­cos in­ter­na­cio­na­les una mul­ta de 1.700 mi­llo­nes de eu­ros por ma­ni­pu­lar los ti­pos de in­te­rés. Gran par­te de la mul­ta, unos 725 mi­llo­nes de eu­ros, fue pa­ga­da por el Deuts­che Bank, que más tar­de fue mul­ta­do con otros 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res por las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas y es­ta­dou­ni­den­ses.

En es­te ca­so, la mul­ta que tu­vo que pa­gar el Deuts­che Bank fue con­si­de­ra­ble­men­te me­nor. En opi­nión de las au­to­ri­da­des de Was­hing­ton, el ban­co ale­mán ha­bía vio­la­do el em­bar­go es­ta­dou­ni­den­se exis­ten­te so­bre Irán y de­bió pa­gar una mul­ta de 260 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015. Una can­ti­dad mu­cho me­nor fren­te a los 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res que su com­pe­ti­dor más cer­cano, el Com­merz­bank, tu­vo que pa­gar por las mis­mas acu­sa­cio­nes.

"Fue un gra­ve error acep­tar a Jef­frey Eps­tein co­mo clien­te en 2013". Así fue co­mo el Deuts­che Bank ha­cía mea cul­pa en el ve­rano de 2020, cuan­do la Au­to­ri­dad de Su­per­vi­sión Fi­nan­cie­ra de Nue­va York (DFS) le im­pu­so una mul­ta de 150 mi­llo­nes de dó­la­res. El Deuts­che Bank co­no­cía los "te­rri­bles an­te­ce­den­tes pe­na­les" de Eps­tein, pe­ro no ac­tuó fren­te a "sos­pe­cho­sos re­ti­ros de efec­ti­vo ha­bi­tua­les". En­tre es­tos se in­cluían pa­gos re­la­cio­na­dos con el abu­so se­xual de me­no­res. El mul­ti­mi­llo­na­rio, que fue con­de­na­do por de­li­tos se­xua­les, se sui­ci­dó en pri­sión en agos­to de 2019.

El Deuts­che Bank tam­bién desem­pe­ñó un pa­pel im­por­tan­te en uno de los ma­yo­res es­cán­da­los de la­va­do de di­ne­ro del mun­do has­ta la fe­cha; des­pués de to­do, era el ban­co co­rres­pon­sal del Dans­ke Bank. En­tre 2007 y 2015, se hi­cie­ron pa­gos sos­pe­cho­sos por un mon­to de al­re­de­dor de 200 mil mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de la su­cur­sal del ban­co da­nés en Es­to­nia. Tam­bién en es­te ca­so, la au­to­ri­dad re­gu­la­do­ra de Nue­va York acu­só a los ale­ma­nes de "in­su­fi­cien­te su­per­vi­sión de sus clien­tes". En­tre­tan­to, el Deuts­che Bank ha in­ver­ti­do unos mil mi­llo­nes de dó­la­res en la me­jo­ra de los con­tro­les in­ter­nos y ha au­men­ta­do en más de 1.500 el nú­me­ro de em­plea­dos del de­par­ta­men­to co­rres­pon­dien­te.

(ct/er)

(1,3 bi­llo­nes de U$S) pa­só a tra­vés de Deuts­che Bank, que re­por­tó esas ac­ti­vi­da­des al Fi­nCEN.

Mul­tas p re­vias co n tra Deuts­che Bank

No es la pri­me­ra vez que Deuts­che Bank es­tá im­pli­ca­do en transac­cio­nes de di­ne­ro sos­pe­cho­sas. En 2015 tu­vo que pa­gar una mul­ta de 258 mi­llo­nes de dó­la­res por violar san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. De acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción de los re­gu­la­do­res ban­ca­rios de EE. UU. y del es­ta­do de Nue­va York, Deuts­che Bank ha­bía mo­vi­do ca­si 11. 000 mi­llo­nes de dó­la­res a fa­vor de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ira­níes, li­bias, si­rias, bir­ma­nas y su­da­ne­sas en­tre 1999 y 2006. El ban­co ale­mán fue acu­sa­do de lle­var a ca­bo transac­cio­nes pa­ra sus clien­tes usan­do "mé­to­dos y prác­ti­cas no trans­pa­ren­tes” pa­ra ma­qui­llar sus ac­cio­nes. "Des­de que en­ton­ces he­mos fi­na­li­za­do to­dos los ne­go­cios con las par­tes de los paí­ses im­pli­ca­dos”, di­jo en 2015 una por­ta­voz de Deuts­che Bank.

En ese con­tex­to, se des­ta­ca el ca­so de Re­za Za­rrab, un co­mer­cian­te de oro tur­co-ira­ní, quien se de­cla­ró cul­pa­ble en 2017 an­te una cor­te fe­de­ral de EE. UU. por ayu­dar a eva­dir san­cio­nes contra Irán. La fi­lial es­ta­dou­ni­den­se de Deuts­che Bank, es de­cir, Deuts­che Bank Trust Com­pany Ame­ri­cas (TCA), en­vió un in­for­me al Fi­nCEN, en mar­zo de 2017, acer­ca de los víncu­los es­tre­chos de una com­pa­ñía con Za­rrab. De acuer­do a ese in­for­me, se ha­bían trans­fe­ri­do más de 28 mi­llo­nes de dó­la­res en nom­bre de Na­dir Dö­viz, tam­bién del ru­bro del oro. Una de esos mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos fue por 1,5 mi­llo­nes de dó­la­res, de Na­dir Dö­viz, en Tur­quía, a Na­dir Gold, en Du­bai, el 12 de sep­tiem­bre de 2016. La transac­ción fue rea­li­za­da sin men­cio­nar el pro­pó­si­to.

Un por­ta­voz de Deuts­che

Bank, al re­ci­bir un ca­tá­lo­go de pre­gun­tas del ICIJ, ase­gu­ró que la in­for­ma­ción con­te­ni­da en las fil­tra­cio­nes "no es nue­va pa­ra no­so­tros ni pa­ra nues­tros re­gu­la­do­res”, que son asun­tos que da­tan de años an­te­rio­res a 2016, y que Deuts­che Bank "aho­ra es otro ban­co” Aho­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núan. Los datos del SAR plan­tean la cues­tión acer­ca de cuán­to sa­bía Deuts­che Bank so­bre la co­ne­xión de Dö­viz con Za­rrab y so­bre la im­pli­ca­ción de los co­mer­cian­tes tur­cos de oro en lo que pa­re­ce­ría ser un in­ter­cam­bio de oro por pe­tró­leo pa­ra bur­lar las san­cio­nes contra Irán.

Ope­ra­cio­nes de Re­za Za­rrab por un bi­llón de dó­la­res

Cuan­do los ban­cos ira­níes fue­ron ex­clui­dos del sis­te­ma glo­bal de transac­cio­nes SWIFT, las com­pa­ñías de ese país ya no pu­die­ron usar transac­cio­nes ban­ca­rias in­ter­na­cio­na­les pa­ra re­ci­bir pa­gos por la ex­por­ta­ción de pe­tró­leo y gas.

Pa­ra es­qui­var la prohi­bi­ción, Irán co­men­zó a acep­tar oro co­mo for­ma de pa­go. Re­za Za­rrab ju­gó un pa­pel cla­ve en ese es­que­ma de bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ayu­dar a Irán a eva­dir las san­cio­nes.

Pri­me­ro, Za­rrab fue acu­sa­do y arres­ta­do en di­ciem­bre de 2013 en Tur­quía co­mo par­te de una gran in­ves­ti­ga­ción contra mi­nis­tros del go­bierno del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo tur­co (AKP). En­tre otros car­gos, a Za­rrab se lo acu­só de so­borno a mi­nis­tros, la­va­do de di­ne­ro y con­tra­ban­do de oro. De acuer­do con un in­for­me de en­ton­ces de in­ves­ti­ga­do­res tur­cos, Za­rrab usó a Na­dir Dö­viz pa­ra com­prar oro. El emi­sa­rio de Za­rrab, Adem Ka­rahan, con­tó más tar­de al dia­rio tur­co que ac­tua­ba co­mo men­sa­je­ro de di­ne­ro al con­ta­do des­de Du­bai ha­cia Tur­quía, y des­de Du­bai ha­cia Irán.

Una de las com­pa­ñías de las que re­ci­bió di­ne­ro fue Na­dir Gold

Cum­hu­ri­yet

LLC, una sub­si­dia­ria de Na­dir Dö­viz en Du­bai. Deuts­che Bank re­gis­tró pre­ci­sa­men­te a esas dos com­pa­ñías en su SAR de mar­zo de 2017 al Fi­nCEN.

En ese mo­men­to, el go­bierno de Er­do­gan ne­gó to­das las acu­sa­cio­nes contra Za­rrab y vin­cu­ló la pes­qui­sa a un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do, arres­tan­do a los in­ves­ti­ga­do­res que la ini­cia­ron. Za­rrab es­tu­vo dos me­ses en pri­sión y lue­go fue li­be­ra­do.

En mar­zo de 2016, Za­rrab vol­vió a ser arres­ta­do, es­ta vez en EE. UU., cuan­do iba ca­mino de Dis­ney World con su fa­mi­lia. Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses lo acu­sa­ron de la­va­do de di­ne­ro, frau­de, y de ayu­dar al go­bierno ira­ní a eva­dir san­cio­nes eco­nó­mi­cas. El acu­sa­do se de­cla­ró cul­pa­ble y más tar­de fue tes­ti­go es­tre­lla en un jui­cio contra un eje­cu­ti­vo del ban­co tur­co Halk­bank.

Du­ran­te ese pro­ce­so, en no­viem­bre de 2017, Za­rrab de­nun­ció que fun­cio­na­rios del go­bierno tur­co, in­clu­yen­do el pre­si­den­te Er­do­gan, ha­bían per­mi­ti­do al Halk­bank crear una com­ple­ja red de com­pa­ñías fan­tas­ma y transac­cio­nes fal­sas en oro pa­ra ayu­dar a Irán a eva­dir las san­cio­nes im­pues­tas por EE. UU. Na­dir Dö­viz y el Deuts­che Bank se ne­ga­ron a res­pon­der pre­gun­tas es­pe­cí­fi­cas so­bre su co­ne­xión en­tre sí y con Re­za Za­rrab. Pe­ro lo que se evi­den­cia es un pa­trón en los víncu­los en­tre Deuts­che Bank con clien­tes sos­pe­cho­sos.

Deuts­che Bank hi­zo transac­cio­nes, otro ban­co se ne­gó

Las fil­tra­cio­nes del Fi­nCEN re­ve­lan que Deuts­che Bank tam­bién con­du­jo transac­cio­nes pa­ra una re­fi­ne­ría de pe­tró­leo en Turk­me­nis­tán, a pe­sar de que es­ta pro­ba­ble­men­te ha­bría vio­la­do las san­cio­nes contra Irán. La fi­lial es­ta­dou­ni­den­se del Deuts­che Bank, TCA, do­cu­men­tó dos informes SAR en oc­tu­bre de 2014 y fe­bre­ro de 2015 re­la­cio­na­dos con esas transac­cio­nes.

En esos informes, DB re­fie­re que "el Com­ple­jo de Procesamie­nto de Pe­tró­leo Turk­men­bas­hi to­da­vía es­tá im­pli­ca­do en ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les res­trin­gi­das por san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses” ex­por­tan­do gas li­cua­do a Irán. Turk­men­bas­hi Oil es el ma­yor pro­duc­tor de pe­tró­leo y gas en Turk­me­nis­tán.

De acuer­do con el SAR de Deuts­che Bank TCA, esa em­pre­sa fa­ci­li­tó transac­cio­nes por va­lor de 168,5 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre abril y sep­tiem­bre de 2014 pa­ra Turk­men­bas­hi Oil. Y pro­ce­só al­re­de­dor de 113 mi­llo­nes de dó­la­res en otras transac­cio­nes en­tre sep­tiem­bre de 2014 y enero de 2015.

Mien­tras Deuts­che Bank TCA mo­vió di­ne­ro pa­ra Turk­men­bas­hi Oil, BNY Me­llon, otro ban­co que ofre­ce ser­vi­cios en Nue­va York, rehu­só pro­ce­sar transac­cio­nes pa­ra esa com­pa­ñía tam­bién en ese pe­río­do.

Oli­gar­cas ru­sos ba­jo san­cio­nes

Los informes SAR fil­tra­dos tam­bién in­di­can que Deuts­che Bank po­dría ha­ber per­mi­ti­do a al­gu­nas com­pa­ñías es­qui­var san­cio­nes en Ru­sia y en Irán.

Sur­gut­nef­te­gas, una de las ma­yo­res com­pa­ñías ru­sas de pe­tró­leo, fue san­cio­na­da en EE. UU. en sep­tiem­bre de 2014 por apo­yar la gue­rra ru­sa contra Ucra­nia.

Las san­cio­nes prohi­bían el apro­vi­sio­na­mien­to de to­do ti­po de equi­po téc­ni­co pa­ra res­pal­dar a com­pa­ñías pe­tro­le­ras ru­sas, así co­mo transac­cio­nes que lo po­si­bi­li­ta­ran.

Co­mo ban­co co­rres­pon­sal, Deuts­che Bank TCA es­tu­vo en­vuel­to en 47 trans­fe­ren­cias por va­lor de cer­ca de 430 mi­llo­nes de dó­la­res ha­cia y des­de Sur­gut­nef­te­gas en­tre prin­ci­pios de mar­zo y mi­ta­des de ma­yo de 2015, es de­cir, bas­tan­te des­pués del anun­cio de las san­cio­nes.

El aná­li­sis que ha­ce el Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas In­ves­ti­ga­do­res (ICIJ) de los datos del Fi­nCEN in­di­ca que Deuts­che Bank tam­bién mo­vió más de 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res en trans­fe­ren­cias en­tre 2003 y 2017 pa­ra com­pa­ñías vin­cu­la­das a Oleg De­ri­pas­ka, un mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so y alia­do del pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, a pe­sar de es­tar com­ple­ta­men­te al tan­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so.

El mis­mo Deuts­che Bank en­vió un SAR en no­viem­bre de 2016 de­cla­ran­do que "De­ri­pas­ka es­tá ba­jo in­ves­ti­ga­ción de au­to­ri­da­des de EE. UU. y Reino Uni­do en re­la­ción con una transac­ción de 57,5 mi­llo­nes de dó­la­res en 2007”.

El re­por­te se­ña­ló que "en el pa­sa­do, au­to­ri­da­des de EE. UU. han acu­sa­do al Sr. De­ri­pas­ka de te­ner co­ne­xio­nes con el cri­men or­ga­ni­za­do”.

De­ri­pas­ka fue re­gis­tra­do en la lis­ta es­ta­dou­ni­den­se de san­cio­nes in­di­vi­dua­les en 2018 por la­va­do de di­ne­ro, extorsión y víncu­los con gru­po del cri­men or­ga­ni­za­do. De­ri­pas­ka nie­ga ha­ber co­me­ti­do la­va­do de di­ne­ro y crí­me­nes fi­nan­cie­ros y ha de­man­da­do al go­bierno de EE. UU. pa­ra re­ver­tir las san­cio­nes.

¿To­do por di­ne­ro?

El Deuts­che Bank ha si­do pe­na­li­za­do mu­chas ve­ces en el pa­sa­do por po­si­bi­li­tar ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas. ¿Por qué ha­bría con­ti­nua­do ha­cién­do­lo lue­go de ha­ber pa­ga­do una abul­ta­da mul­ta de 258 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015? Pa­ra Tim Whi­te, un ase­sor de AML Right Sour­ce, una con­sul­to­ra de in­ves­ti­ga­ción contra el la­va­do de di­ne­ro, la res­pues­ta es sim­ple: di­ne­ro.

Whi­te di­ce que "al con­ti­nuar con esas transac­cio­nes sos­pe­cho­sas, los ban­cos es­tán ha­cien­do más di­ne­ro que lo que po­drían cos­tar­les esas trans­gre­sio­nes”.

(cp/ers)

Ch­ris­tian Se­wing, je­fe del Deuts­che Bank des­de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.