La cons­truc­ción de pre­sas agra­va la es­ca­sez de agua en Me­dio Orien­te

Los cien­tí­fi­cos ad­vier­ten so­bre los im­pac­tos ne­ga­ti­vos en la bio­di­ver­si­dad, pe­ro la re­gión au­tó­no­ma de Kur­dis­tán es­tá cons­tru­yen­do va­rias pre­sas. Es­tas po­drían agra­var la es­ca­sez de agua.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Portada -

En los úl­ti­mos 30 años, Jas­sim Al-Asa­di ha si­do tes­ti­go de có­mo las ma­ris­mas de Me­so­po­ta­mia, al sur de Irak, don­de na­ció, han su­fri­do un cam­bio dra­má­ti­co. En su día, fue­ron el ma­yor hu­me­dal de Me­dio Orien­te. Las vías flu­via­les de las ma­ris­mas y los grue­sos y al­tos jun­cos se ex­ten­die­ron a lo lar­go de 20.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, fa­vo­re­cien­do una ri­ca bio­di­ver­si­dad y la sin­gu­lar cul­tu­ra ára­be de las ma­ris­mas.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, los pan­ta­nos se re­du­je­ron al sie­te por cien­to de su ex­ten­sión his­tó­ri­ca, tras ha­ber si­do dre­na­dos por Sad­dam Hus­sein pa­ra ex­pul­sar a los re­bel­des chii­tas que se escondían en ellos. Su res­tau­ra­ción par­cial des­pués de 2003 se con­si­de­ra to­do un éxi­to.

Pe­ro aho­ra, Al-Asa­di, di­rec­tor ge­ne­ral de la ONG lo­cal Na­tu­re Iraq, te­me de nue­vo por su fu­tu­ro. La pro­pues­ta de cons­truir una pre­sa en la re­gión au­tó­no­ma de Kur­dis­tán ame­na­za a va­rios de los prin­ci­pa­les afluen­tes del río Ti­gris, que, jun­to con el Éu­fra­tes, abas­te­cen de agua a las ma­ris­mas.

"La es­ca­sez de agua se re­fle­ja­rá en la can­ti­dad de agua que flui­rá a los pan­ta­nos”, ex­pli­ca Al-Asa­di. Es­to afec­ta­rá a la ca­li­dad del agua y a la bio­di­ver­si­dad de las ma­ris­mas, que son pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de la Unesco y "un eco­sis­te­ma dis­tin­to que de­be­mos pre­ser­var pa­ra siem­pre", aña­de.

Aun­que la re­gión de Kur­dis­tán ira­quí, si­tua­da en el nor­te del país, ha dis­fru­ta­do his­tó­ri­ca­men­te de am­plios re­cur­sos hí­dri­cos, es­tán so­me­ti­dos a una ten­sión ca­da vez ma­yor de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de las llu­vias y las ne­va­das y a la ma­la ges­tión que ha pro­vo­ca­do un de­rro­che in­ne­ce­sa­rio de agua.

El vo­lu­men de agua de los otro­ra exu­be­ran­tes ríos Ti­gris y Éu­fra­tes ha dis­mi­nui­do en un 30 por cien­to des­de la dé­ca­da de 1980. Y el go­bierno ira­quí pre­vé una nue­va re­duc­ción de has­ta el 50 por cien­to pa­ra 2030.

Des­de 2014, pa­ra com­pen­sar es­tas pér­di­das y ase­gu­rar sus pro­pios re­cur­sos hí­dri­cos, el Go­bierno re­gio­nal de Kur­dis­tán ha pro­pues­to la cons­truc­ción de 245 pre­sas du­ran­te un pe­río­do de tiem­po in­de­fi­ni­do. Es­tas se su­ma­rían a las 17 pre­sas exis­ten­tes y no de­ja­rían nin­gún río en la zo­na sin re­pre­sar.

La re­gión de Kur­dis­tán tam­bién ha su­fri­do su pro­pia es­ca­sez de agua re­la­cio­na­da con las pre­sas.

En los úl­ti­mos ve­ra­nos, las pre­sas y los pro­yec­tos de des­via­ción de aguas de Irán han he­cho que los cau­da­les de los ríos Sir­wan y Zab In­fe­rior –fuen­tes vi­ta­les pa­ra la re­gión de Kur­dis­tán y los prin­ci­pa­les afluen­tes del Ti­gris– dis­mi­nu­yan con­si­de­ra­ble­men­te. Es­to ha afec­ta­do al abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble, los me­dios de sub­sis­ten­cia y la pro­duc­ción de ener­gía.

"Las pre­sas son im­por­tan­tes pa­ra la pro­duc­ción de ener­gía en la re­gión y pa­ra ase­gu­rar el agua pa­ra uso do­més­ti­co, rie­go, pes­ca y tu­ris­mo”, de­ta­lla Akram Ah­med, di­rec­tor ge­ne­ral de la Di­rec­ción de Pre­sas y Em­bal­ses de la Re­gión de Kur­dis­tán.

Es un pro­ce­so en cur­so en el que se ha da­do prio­ri­dad a 35 pre­sas. De ellas, 14 se es­tán cons­tru­yen­do ac­tual­men­te, se­gún con­fir­ma Ah­med. Es­tán bus­can­do in­ver­so­res, ya que los fon­dos asig­na­dos por el go­bierno re­gio­nal han si­do in­su­fi­cien­tes, aña­de. Se­gu­ri­dad del agua, pe­ro ¿pa­ra quién?

Aun­que las nue­vas pre­sas pro­pues­tas pu­die­ran ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del agua en la re­gión de Kur­dis­tán, ten­drían un im­pac­to ne­ga­ti­vo en los su­mi­nis­tros en Irak, se­gún Sa­ve the Ti­gris, una cam­pa­ña ci­vil pan­me­so­po­tá­mi­ca. Da­do que Irak es el úl­ti­mo país en ex­traer agua de los dos ríos, es el más vulnerable a las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des de agua de sus ve­ci­nos aguas arri­ba.

Las re­la­cio­nes en­tre Bag­dad y Er­bil (ca­pi­ta­les de Irak y de la re­gión au­tó­no­ma kur­da, res­pec­ti­va­men­te) son com­ple­jas y frá­gi­les por los con­ti­nuos con­flic­tos po­lí­ti­cos y la tur­bu­len­ta his­to­ria del país. La ges­tión de los re­cur­sos hí­dri­cos se com­pli­ca por la "cons­ti­tu­ción y la di­vi­sión de com­pe­ten­cias, que se in­ter­pre­tan de ma­ne­ras di­fe­ren­tes”, ex­pli­ca un por­ta­voz de Sa­ve the Ti­gris.

Pa­ra Na­bil Mu­sa, de Wa­ter­kee­pers Iraq, una ini­cia­ti­va con se­de en Kur­dis­tán, el pro­ble­ma es la cons­truc­ción de pre­sas en la re­gión de Kur­dis­tán en res­pues­ta a las pre­sas si­tua­das río arri­ba: "Es­ta­mos tra­tan­do de co­rre­gir los errores de otros paí­ses re­pi­tien­do los mis­mos errores”.

Un in­for­me re­cien­te de Sa­ve the Ti­gris se­ña­la que ha ha­bi­do po­co o nin­gún de­ba­te en la re­gión del Kur­dis­tán so­bre el im­pac­to des­truc­ti­vo de las pre­sas pre­vis­tas en Irak. El in­for­me se­ña­la que, aun­que la le­gis­la­ción kur­da exi­ge la rea­li­za­ción de eva­lua­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal pa­ra los pro­yec­tos de pre­sas, a me­nu­do se des­cui­dan. Y de las que se han lle­va­do a ca­bo, la ma­yo­ría no tu­vie­ron en cuen­ta el im­pac­to en Irak.

Irak de­pen­de del Ti­gris y del Éu­fra­tes pa­ra ca­si to­do su abas­te­ci­mien­to hí­dri­co. Al igual que la re­gión de Kur­dis­tán, sus re­cur­sos hí­dri­cos se ven afectados por las pre­sas si­tua­das río arri­ba, el cam­bio cli­má­ti­co, la ma­la ges­tión in­ter­na y los desechos en la agri­cul­tu­ra y la in­dus­tria. La si­tua­ción ya es gra­ve. En los úl­ti­mos años, la es­ca­sez de agua ha con­tri­bui­do a des­truir los me­dios de vi­da agrí­co­las, a pro­vo­car des­pla­za­mien­tos in­ter­nos, a ali­men­tar los con­flic­tos tri­ba­les y a pro­vo­car una cri­sis sa­ni­ta­ria en Ba­so­ra. El pro­ble­ma se ve agra­va­do por el de­te­rio­ro de la in­fra­es­truc­tu­ra y la li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad del go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes ira­quíes.

Sal­man Khai­ra­lla, Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de la ONG me­dioam­bien­tal Hu­mat Dij­lah, y Mu­sa, de Wa­ter­kee­pers Iraq, es­tán frus­tra­dos por la in­di­fe­ren­cia de los go­bier­nos ira­quí y kur­do an­te el em­peo­ra­mien­to de los pro­ble­mas de agua.

"Na­die ha­bla de es­tas co­sas.

Y pa­ra una vez que ha­bla­mos no­so­tros, na­die nos es­cu­chó", cri­ti­ca Khai­ra­lla. Más da­ño que be­ne­fi­cios

En to­da la cuen­ca del sis­te­ma Ti­gris-Éu­fra­tes, las pre­sas se con­si­de­ran un signo de pro­gre­so y son pro­mo­vi­das por po­lí­ti­cos y aca­dé­mi­cos.

Es­to con­tras­ta con la ten­den­cia en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y Amé­ri­ca del Nor­te a des­man­te­lar las pre­sas, a me­di­da que los cien­tí­fi­cos ad­quie­ren ma­yor co­no­ci­mien­to so­bre sus efec­tos des­truc­ti­vos en los eco­sis­te­mas. Los ac­ti­vis­tas sos­tie­nen que las pre­sas en­tra­ñan al­tos cos­tes pa­ra los me­dios de sub­sis­ten­cia y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral lo­ca­les, y cau­san des­pla­za­mien­tos de­bi­do a las inun­da­cio­nes.

Tam­bién es­tán los cos­tos me­dioam­bien­ta­les. Los ríos al­ber­gan una im­por­tan­te bio­di­ver­si­dad y desem­pe­ñan fun­cio­nes vi­ta­les en la co­ne­xión de los eco­sis­te­mas te­rres­tres

con los eco­sis­te­mas cos­te­ros y ma­ri­nos. Las pre­sas in­te­rrum­pen es­te pro­ce­so, im­pac­tan­do ne­ga­ti­va­men­te en la ca­li­dad del agua y el in­ter­cam­bio de nu­trien­tes.

Des­de 1970, los eco­sis­te­mas de agua dul­ce, in­clui­dos los ríos, han per­di­do más vi­da sil­ves­tre que cual­quier otro eco­sis­te­ma, se­gún el In­for­me Pla­ne­ta Vi­vo 2020 de WWF: un 84 por cien­to. Coope­ra­ción fa­lli­da

El nú­me­ro de pre­sas en Tur­quía, Si­ria, Irán e Irak ha­ce ne­ce­sa­rio un enfoque trans­fron­te­ri­zo pa­ra la cuen­ca de los ríos Ti­gris y Éu­fra­tes, se­gún un por­ta­voz de Sa­ve the Ti­gris.

Sin em­bar­go, la com­pren­sión con­flic­ti­va de la pro­pie­dad y los de­re­chos so­bre los dos ríos di­fi­cul­ta la coope­ra­ción. Ni Tur­quía ni Irán han es­ta­do dis­pues­tos a fir­mar un acuer­do que ga­ran­ti­ce las cuo­tas de agua de Irak y Si­ria, lo que ha da­do lu­gar a "una cre­cien­te cul­tu­ra de po­lí­ti­cas de agua uni­la­te­ra­les”, ex­pli­ca el por­ta­voz de Sa­ve the Ti­gris.

En el pa­sa­do, la con­ten­ción de los flu­jos de agua ha si­do uti­li­za­da por los es­ta­dos ri­be­re­ños co­mo me­dio de pre­sión po­lí­ti­ca. Con el fin de pre­ve­nir fu­tu­ras cri­sis, "el go­bierno re­gio­nal de Kur­dis­tán y Bag­dad de­be­rían es­ta­ble­cer un co­mi­té con­jun­to pa­ra fa­ci­li­tar el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y la coor­di­na­ción es­tra­té­gi­ca so­bre las pre­sas y los re­cur­sos hí­dri­cos”, acla­ra el por­ta­voz de Sa­ve the Ti­gris.

Asi­mis­mo, aña­de que tam­bién de­be­rían con­si­de­rar­se al­ter­na­ti­vas a las pre­sas, in­clui­das otras fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble, la cap­ta­ción de agua de llu­via, plan­tas de tra­ta­mien­to de agua o téc­ni­cas mo­der­nas de irri­ga­ción.

Los ac­ti­vis­tas in­sis­ten en que es ne­ce­sa­rio ac­tuar ur­gen­te­men­te. "¿Nos es­tán es­cu­chan­do? Irak su­fri­rá de ver­dad", ad­vier­te Mu­sa (ar/dz)

La­go Du­kan, un em­bal­se en el río Zab In­fe­rior for­ma­do por la pre­sa de Du­kan, una de las tres gran­des pre­sas de la re­gión del Kur­dis­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.