Ja­mal Mu­sia­la, jo­ven ta­len­to del Ba­yern Mú­nich, "to­da­vía me lla­ma se­ñor"

Ja­mal Mu­sia­la es el ju­ga­dor y go­lea­dor más jo­ven de la his­to­ria del Ba­yern Mú­nich. Su en­tre­na­dor en las ju­ve­ni­les ha­bló con DW so­bre el ca­mino de Mu­sia­la ha­cia la ci­ma, de ca­ra a la Su­per­co­pa a ju­gar­se en Bu­da­pest.

Deutsche Welle (Spanish edition) - - Deportes -

Uno de los pri­me­ros en fe­li­ci­tar al go­lea­dor más jo­ven en la his­to­ria del Ba­yern Mú­nich fue su ex en­tre­na­dor. "Felicitaci­ones Ja­mal. El pri­me­ro de cien­tos de go­les fu­tu­ros", de­cía el men­sa­je de An­drew Mar­tin a Ja­mal Mu­sia­la, de 17 años. El mu­cha­cho de ori­gen ale­mán, que aca­ba­ba de ha­cer his­to­ria al mar­car an­te el Schal­ke, res­pon­dió rá­pi­da­men­te con un pul­gar ha­cia arri­ba y las pa­la­bras "Gra­cias, se­ñor".

An­drew Mar­tin es el di­rec­tor de fút­bol de la es­cue­la pri­va­da Whit­gift en Croy­don, al sur de Lon­dres. Ahí en­tre­nó a Mu­sia­la en­tre 2013 y 2016. "In­clu­so aho­ra que jue­ga pa­ra el Ba­yern Mú­nich, aun me lla­ma se­ñor", di­jo Mar­tin a DW. "Eso te di­ce to­do lo que ne­ce­si­tas sa­ber so­bre el chi­co. Es tan edu­ca­do, tan res­pe­tuo­so. So­lo que­ría ha­cer­le sa­ber que aquí se­gui­mos su ca­rre­ra con gran in­te­rés, y que to­dos es­ta­mos or­gu­llo­sos de él. Es­toy con­ven­ci­do de que mar­ca­rá cien­tos de go­les, ya sea en el Ba­yern Mú­nich o en cual­quier otro club al que va­ya ". im­pul­so y de­ter­mi­na­ción por lle­gar a lo más al­to son "evi­den­tes des­de ha­ce mu­cho tiem­po". "Tu­ve la suer­te de en­tre­nar a Ja­mal en los tres años que es­tu­vo con no­so­tros en Whit­gift. Cuan­do lle­gó por pri­me­ra vez era un ni­ño pe­que­ño y fla­co, y no exu­da­ba mu­cha con­fian­za. Pe­ro tan pron­to co­mo pi­só el cam­po, se trans­for­mó ”, di­ce el hom­bre de 40 años, quien fue ju­ga­dor y en­tre­na­dor del ac­tual club de la Pre­mier Lea­gue, Crys­tal Palace.

"Es un ex­ce­len­te fut­bo­lis­ta, eso era ob­vio des­de su cor­ta edad. Es hu­mil­de, un chi­co re­traí­do y se ha con­ver­ti­do en al­guien que tie­ne con­fian­za y de­ter­mi­na­ción, pe­ro nun­ca es arro­gan­te o gro­se­ro", di­jo Mar­tin. . "Mar­có más de 50 go­les por tem­po­ra­da pa­ra no­so­tros y tam­po­co es­tu­vo le­jos de esa mar­ca en el Chel­sea. Téc­ni­ca­men­te ex­ce­len­te, muy há­bil y un ju­ga­dor que pue­de en­con­trar un fi­nal en cual­quier lu­gar, den­tro y fue­ra del área". Des­de el pun­to de vis­ta de Mar­tin, no es so­lo el com­po­nen­te fut­bo­lís­ti­co lo que lo dis­tin­gue: "Su apa­rien­cia es lo que lo dis­tin­gue, por ejem­plo, siem­pre es­ta­ba im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­do pa­ra la es­cue­la y se pre­sen­ta­ba de ma­ne­ra muy co­rrec­ta". Tam­bién se lle­vó es­ta cua­li­dad al cam­po de fút­bol: "Su com­por­ta­mien­to, su com­pro­mi­so, su de­ter­mi­na­ción, to­do jun­to lo con­vier­te en el fut­bo­lis­ta que ve­mos hoy".

El ca­mino de Mu­sia­la es si­mi­lar al de Ca­llum Hud­son-Odoi, quien tam­bién fue en­tre­na­do por Mar­tin en Whit­gift y, co­mo Mu­sia­la, lue­go se mu­dó a Chel­sea. A di­fe­ren­cia de Hud­so­nO­doi, a quien el FC Ba­yern que­ría fi­char al mis­mo tiem­po, Mu­sia­la de­jó el Chel­sea des­pués de tres años y lle­gó a Mú­nich en 2019. Su co­ne­xión per­so­nal con Ale­ma­nia po­dría ha­ber ju­ga­do un pa­pel en es­to. Por­que Mu­sia­la na­ció en

Stutt­gart en fe­bre­ro de 2003 y pa­só los pri­me­ros sie­te años de su vi­da en Ful­da, Hes­se, an­tes de que su ma­dre ale­ma­na y su pa­dre ni­ge­riano se mu­da­ran con él a Lon­dres.

Se­gún Mar­tin, la cues­tión de en qué país de­be­ría ju­gar ha des­en­ca­de­na­do un con­flic­to in­terno en Mu­sia­la. Y aun­que Ale­ma­nia y la DFB se es­for­za­ron mu­cho por con­se­guir­le, des­pués de to­do, ya ha­bía ju­ga­do en equi­pos ju­ve­ni­les ale­ma­nes, Mu­sia­la se de­ci­dió al fi­nal por In­gla­te­rra por­que "su co­ra­zón per­te­ne­ce a los Tres Leo­nes". "Pre­fe­ría In­gla­te­rra y to­da­vía lo es", ex­pli­ca Mar­tin. "Cre­ció co­mo fut­bo­lis­ta en el Chel­sea y jugó con mu­chos otros ju­ga­do­res in­gle­ses allí. Cuan­do ju­ga­ba pa­ra Ale­ma­nia, se sen­tía co­mo un ex­tra­ño".

Mien­tras Mu­sia­la eli­gió In­gla­te­rra a ni­vel de se­lec­cio­nes, pre­fi­rió a Ale­ma­nia a ni­vel de clu­bes. El ju­ga­dor, co­di­cia­do por los me­jo­res equi­pos in­ter­na­cio­na­les, to­mó la de­ci­sión cons­cien­te de unir­se al Ba­yern Mú­nich y la Bun­des­li­ga. "Cuan­do Ja­mal fue al Ba­yern, ha­bía mu­chos otros clu­bes que es­ta­ban in­tere­sa­dos en él", ex­pli­ca Mar­tin. "Fue el má­xi­mo go­lea­dor en va­rias com­pe­ti­cio­nes en las que jugó con el Chel­sea.

Eso, na­tu­ral­men­te, lla­mó la aten­ción, in­clu­so de al­gu­nos de los me­jo­res clu­bes de Es­pa­ña", di­jo el ex en­tre­na­dor ju­ve­nil, ci­tan­do otros fac­to­res que ha­bla­ron a fa­vor del Ba­yern Mú­nich y Ale­ma­nia: "Su ma­dre es ale­ma­na, siem­pre ha te­ni­do con­tac­tos en Ale­ma­nia y so­lía via­jar allí du­ran­te las va­ca­cio­nes de ve­rano. Cuan­do sur­gió la opor­tu­ni­dad de vol­ver a Ale­ma­nia y ju­gar en el Ba­yern, le pa­re­ció la me­jor op­ción. A su fa­mi­lia le sor­pren­dió que eli­gie­ra vol­ver a Ale­ma­nia, pe­ro al fi­nal to­dos se fue­ron con él ".

En Mú­nich, el en­tre­na­dor Han­si Flick es otro de los que ven un gran po­ten­cial en Mu­sia­la. "Con es­te gol, Ja­mal de­mos­tró el gran ta­len­to que es. Le ayu­da­re­mos a desa­rro­llar to­do su po­ten­cial", di­jo Flick, vi­si­ble­men­te im­pre­sio­na­do, des­pués del pri­mer par­ti­do de la Bun­des­li­ga con­tra el Schal­ke 04, cuan­do Mu­sia­la anotó en el mi­nu­to 81 su pri­mer gol en la Bun­des­li­ga. Ya sea An­drew Mar­tin en su ju­ven­tud o Han­si Flick con el mul­ti­cam­peón ale­mán, Ja­mal Mu­sia­la siem­pre pa­re­ce con­tar con el res­pe­to de sus en­tre­na­do­res.

Mu­sia­la, a pun­to de man­dar el dis­pa­ro pa­ra su pri­mer gol en la Bun­des­li­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Germany

© PressReader. All rights reserved.